BonomédicoBlogEnfermedadesImpétigo: síntomas y tratamiento

Impétigo: síntomas y tratamiento


Comentar
Publicado en Enfermedades

El impétigo es una infección purulenta de la piel, caracterizada por lesiones melicéricas encostra­das. El germen causal más común es el estreptococo hemolítico 5 del grupo A. La infección por Staphylococcus aureus es menos frecuente o se observa en combinación con estreptococos. Es una infección bacteriana primaria de la piel en los niños, que se ob­serva a todas las edades. Entre los factores predisponentes se incluyen la mala higiene y lesiones previas, como varicela, sarna, picaduras de insec­tos o traumatismos.

Tiene un período de incubación de 1 a 3 días. Y su posibilidad de contagio desaparece en menos de 48 horas una vez iniciado el tratamiento y puede durar semanas o meses si no se trata.

Síntomas del impétigo

  • Aparición de úlceras: sobre todo, en la cabeza  alrededor de los orifi­cios nasales y la boca y las extremidades. Pueden aparecer en cualquier otra zona del cuerpo.Empiezan como vesículas y luego se vuelven pustulosas.
  • Prurito, que puede diseminar la infección.
  • A menudo, antecedentes de traumatismo insignificante, como picadu­ras de insectos, sarna, arañazos o herpe simple, que constituyen puertas de entrada.
  • Antecedentes de exposición al impétigo.
  • En el impétigo sin ampollas los síntomas son:
  • Las lesiones aparecen como vesículas claras sobre base eritematosa y rápidamente se convierten en pústulas. Estas se rompen, crecen y se diseminan. Se forma la costra adherente melicérica característica. Son comunes las lesiones satélites.
  • En el impétigo con ampollas los síntomas son:
  • Las lesiones se forman rápidamente (ampollas frágiles con líquido claro en su interior, el cual se enturbia antes de que se rompan). Estas lesiones van curándose a partir del centro, con lo que dejan una costra arqueada o anular.

El diagnóstico del impétigo suele realizarse por el cuadro clínico de vesículas rezumantes y costras adherentes melicéricas. No está indicado el cultivo rutinario de las lesiones, pero se reco­mienda si éstas son extensas o graves. El pediatra debe diferenciar el impétigo de las siguientes patologías:

  • Herpe simple.
  • Dermatitis por contacto.
  • Eccema.
  • Seborrea.
  • Infección micótica.

Tratamiento del impétigo no ampollar

  • El tratamiento local puede bastar cuando sólo hay una o dos lesio­nes.
  • Eliminar las costras mediante lavado suave con agua caliente y un jabón antiséptico.
  • Aplicar pomada antibiótica tópica varias veces al día.
  • El tratamiento sistémico se emplea contra las lesiones múltiples o ampliamente separadas (p. ej., una en la cara y otra en la nalga) o contra las que no muestren una respuesta rápida al tratamiento local. El pediatra recomendará tratamiento farmacológico basado en antibióticos.

Consejos básicos ante el impétigo

  • Seguir la antibioticoterapia los 10 días; no debe interrumpirse porque las lesiones hayan desaparecido.
  • El período de incubación es de 1 a 3 días.
  • Deja de ser contagioso después de 48 horas de antibioticoterapia.
  • El enfermo debe usar toallas individuales con el fin de impedir la disemi­nación de la infección al resto de la familia.
  • La ropa de cama y la del niño deben lavarse con agua ca­liente.
  • Las uñas de las manos, bien cortas, para minimizar la diseminación por rascado.
  • Se deben explorar a los contactos y otros miembros de la familia.
  • El niño no debe volver a la escuela hasta que las lesiones hayan desa­parecido o se haya efectuado tratamiento antibiótico durante 48 ho­ras.

¿Cuándo debo acudir al pediatra?

  • Si no se observa mejoría en las primeras 24 ho­ras de tratamiento.
  • Si aparece orina oscura, oliguria o edema.
  • Volver a los 3 días si no se ha producido notable mejoría.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *