BonomédicoBlogEnfermedadesRiesgos del hipertiroidismo

Riesgos del hipertiroidismo


Comentar
Publicado en Enfermedades

Entendemos como hipertiroidismo aquella condición en la que se ve alterada o modificada la glándula tiroides. En concreto, esta glándula transforma su producción de hormonas tiroideas creando una mayor cantidad de triyodotironina (T3) o tiroxina (T4). Se trata de una enfermedad extendida a nivel mundial. De hecho, se estima que más de 300 millones de personas tienen problemas tiroideos, no siendo conscientes la mitad de éstos de su afección. Y, además, múltiples son los riesgos del hipertiroidismo no tratado o mal tratado.

Los riesgos del hipertiroidismo a largo plazo incluyen una frecuencia cardíaca tan lenta que puede llegar a originar un estado de coma en el paciente, el incremento de la presión diastólica y la subida del colesterol, infertilidad o alzheimer.

Las consecuencias que se derivan de una excesiva producción de estas hormonas tiroides interfieren en el natural proceso del metabolismo, es decir, lo acelera originando una pérdida de peso corporal repentina, taquicardias o irregularidad en el latido del corazón, sudoración elevada y nerviosismo o irratibilidad.

¿Qué es el hipertiroidismo?

Es decir, el término hipertiroidismo hace referencia a cualquier condición que padezca una persona que esté caracterizada por un exceso de producción de la hormona tiroidea en el organismo. Lo que realmente incide en la aparición de una glándula tiroides hiperactiva. El hipertiroidismo es una de las principales causas de tirotoxicosis, un síndrome que tiene como especial característica, asimismo, la existencia de niveles excesivos de hormonas tiroideas.

El hipertiroidismo es una enfermedad relacionada con el exceso de producción de la hormona tiroidea.

El hipertiroidismo es una enfermedad relacionada con el exceso de producción de la hormona tiroidea.

Es, sin duda, la causa más frecuente de la aparición de esta enfermedad, de hecho afecta a más del 70% de las personas que sufren esta afección. La sobreproducción de la hormona tiroidea también es conocida bajo el nombre de enfermedad de Graves. En concreto, esta patología está causada por los anticuerpos que se encuentran en nuestro riego sanguíneo ya que se centran en potenciar la actividad de la glándula tiroides incidiendo en la segregación de un exceso de hormona tiroidea.

El hipertiroidismo está concebido más como una afección de carácter genético ya que tiende a aparecer entre los miembros de una misma familia. Además, suele afectar con una mayor incidencia en personas jóvenes de género femenino. De hecho, nos sólo son las mujeres las que tienen mayores probabilidades de presentar problemas tiroideos sino que, además, también a una edad más temprana. En este sentido, cabe señalar que las etapas más vulnerables son la pubertad, la primera menstruación, el embarazo, los primeros seis meses siguientes al parto y la menopausia.

Quién puede sufrir hipertiroidismo

Señalamos, a continuación, a modo de resumen cuáles son los perfiles de mayor riesgos del hipertiroidismo:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Personas con antecedentes familiares de problemas tiroideos.
  • Personas que padecen de enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1.
  • Mayores de 50 años.
  • Personas sometidas a radioterapia o expuestos a rayos X en el área del cuello.
  • Personas con síndrome de Down o de Turne.

El hipertiroidismo suele manifestarse en personas mayores de 50 años, mediante la aparición de bultos en la zona de la tiroides; sus principales riesgos son la irregularidad en el latido del corazón, sudoración elevada y nerviosismo excesivo.

Otra forma que tiene el hipertiroidismo de manifestarse es mediante la aparición de uno o varios bultos en el área de la tiroides que tienden a aumentar de tamaño y, por lo tanto, a incrementar también su actividad liberando una mayor cantidad en la sangre de esta hormona tiroidea. En concreto, esta patología se conoce bajo el nombre de bocio tóxico nodular o multinodular.

Riesgos del hipertiroidismo

Los últimos estudios realizados han arrojado luz con respecto a los riesgos del hipertiroidismo en la salud de los pacientes. En este sentido, se ha desvelado el efecto directo de las hormonas tiroideas sobre el sistema cardiovascular. De hecho, los especialistas relacionan la alteración en estas glándulas con un mayor riesgo de sufrir arritmias o muerte cardiovascular.

Si no se trata bien, los riesgos del hipertiroidismo a largo plazo pueden ser graves.

Si no se trata bien, los riesgos del hipertiroidismo a largo plazo pueden ser graves.

Por su parte, la Fundación Española del Corazón (FEC) subraya “el abordaje y la detección precoz de la enfermedad cardiovascular, sobre todo, entre aquellos pacientes que tengan algún tipo de trastorno tiroideo manifiesto (por fallo del tiroides el cual produce tiroxina) o subclínico (por fallo de la hipófisis o del hipotálamo).

Según una de las investigaciones desarrolladas por investigadores del Hospital Universitario Gentofte en Hellerup (Dinamarca) y publicado en la revista British Medical Journal, “sufrir hipertiroidismo conlleva un mayor riesgo de desarrollar fibrilación auricular. El riesgo de padecer fibrilación auricular está estrechamente asociado con la actividad del tiroides. Los resultados indican que los pacientes con hipotiroidismo manifiesto tienen un bajo riesgo de padecer una fibrilación auricular y, en cambio, los pacientes con hipertiroidismo tienen un elevado riesgo de presentarla”.

Por otro lado, al respecto de los nuevos datos revelados por los expertos, el presidente de la sección de arritmias y ritmo cardíaco de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y miembro de la FEC, Ángel Moya, explica que “hasta el momento se conocía que el hipertiroidismo manifiesto estaba asociado con fibrilación auricular; ahora, gracias a investigaciones como esta, vemos que también el hipertiroidismo subclínico (es decir, la reducción de la TSH <0,47 pero con niveles de concentración de tiroxina libre dentro de los rangos de referencia), se asocia con frecuencia cardíaca elevada y un aumento de las arritmias”.

Es fácil confundir los síntomas del hipertiroidismo con otras enfermedades, lo que complica el diagnóstico; la pérdida repentina de peso es una de las señales más características.

Asimismo, el doctor Moya nos recuerda que la fibrilación auricular “es la arritmia cardíaca más común en los ancianos. Se calcula que en España el 4,4% de la población mayor de 40 años padece esta enfermedad, la prevalencia de la cual se duplica a partir de los 70 años, y que se asocia a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, embolismo periférico y mortalidad”.

Síntomas del hipertiroidismo

Es fácilmente confundible ya que algunos de sus síntomas se comparten en otro tipo de enfermedades. El hecho de que el hipertiroidismo comparta síntomas con otras patologías complica su diagnóstico. A continuación, se resaltan algunos de estos síntomas:

  • Pérdida rápida y repentina de peso corporal. Este factor es curioso ya que ni la dieta ni el apetito se ven alterados. Incluso, en algunos casos la sensación de hambre llega a incrementarse.
  • Taquicardia (más de 100 latidos por minuto), arritmias (latidos irregulares) o palpitaciones.
  • Incremento del apetito.
  • Nerviosismo, ansiedad e irratibilidad. 
  • Temblor en manos y dedos. 
  • Transpiración o sudoración. 
    Algunos de los riesgos del hipertiroidismo son el insomnio, la irrirtabilidad o la depresión.

    Algunos de los riesgos del hipertiroidismo son el insomnio, la irrirtabilidad o la depresión.

  • Alteraciones en la menstruación (metrorragia). 
  • Incremento de la sensibilidad al calor.
  • Modificación en los patrones intestinales (las evacuaciones se hacen más frecuentes).
  • Incremento del tamaño de la tiroides (bocio).
  • Fatiga, debilidad muscular.
  • Dificultad para dormir (insomnio).
  • Depresión.
  • Resfriados habituales.
  • Cabello o uñas finos y quebradizos o piel seca.
  • Inflamación en manos y pies.
  • Disminución de la líbido.

Las personas de mayor edad no suelen reflejar síntomas o si los manifiestan lo hacen de forma bastante leve como puede ser, por ejemplo, cierto incremento del ritmo cardíaco, intolerancia al calor o tendencia a cansarse durante el desarrollo de sus actividades rutinarias.

Otro de los riesgos del hipertiroidismo es la aparición de una patología bastante poco común que se conoce por el nombre de oftalmopatía de Graves y que afecta de forma directa a los ojos del paciente. La principal característica de esta afección es la ubicación de los ojos que tienden a sobresalir más allá de sus órbitas como consecuencia de la inflamación de los tejidos y los músculos ubicados detrás de los ojos.



Esta inflamación, en concreto, comienza a empujar a los ojos de forma gradual lo que incidirá en la sequedad de la superficie frontal de los globos oculares. Otros síntomas de esta patología son: 

El hipertiroidismo no controlado puede ser causa de infertilidad.

El hipertiroidismo no controlado puede ser causa de infertilidad.

  • Ojos saltones.
  • Ojos rojos e inflamados.
  • Lagrimeo excesivo o malestar en uno o los dos ojos.
  • Sensibilidad a la luz, visión borrosa o doble, inflamación o movimiento reducido del ojo.

Hipertiroidismo y fertilidad

Comúnmente, la causa más habitual de hipertiroidismo materno durante el desarrollo del embarazo es la enfermedad de Graves. Esta afección se da en una de cada 500 mujeres embarazadas e incide en un aumento de las molestias propias del embarazo además del incremento en otro tipo de riesgos.

Por su parte, a la hora de confirmar el diagnóstico se puede dificultar la tarea ya que el centellograma de tiroides está contraindicado durante el período de embarazo por los riesgos que le podría suponer al bebé. Lo más habitual, es que el especialista base su diagnóstico en una cuidadosa historia clínica, la realización de un examen físico además de la ejecución de determinadas pruebas de laboratorio.

El hipertiroidismo o la enfermedad de Graves puede aparecer durante el primer trimestre o bien agravarse durante el desarrollo del embarazo en el caso de que la mujer ya sufriese esta patología. En el caso de que se lleve a cabo un tratamiento inadecuado las consecuencias podrán pasar desde un parto prematuro a la preclampsia.

Asimismo, las mujeres con la enfermedad de Graves en forma activa durante el período que dura el embarazo disponen de mayores riesgos del hipertiroidismo muy severo que se conoce bajo el nombre de tormenta tiroidea. En concreto, la enfermedad de Graves mejora a lo largo del tercer trimestre de embarazo y empeora después del parto.

Las legrumbres son algunos de los alimentos que ayudan a controlar el riesgo de hipertiroidismo.

Las legrumbres son algunos de los alimentos que ayudan a controlar el riesgo de hipertiroidismo.

Por otro lado, merece especial interés señalar los riesgos de la enfermedad de Graves para el bebé. En concreto, estos riesgos se deben a tres factores:  

  • Hipertiroidismo materno no controlado.
  • Hipertiroidismo materno no controlado asociado con taquicardia fetal, bebés pequeños para la edad gestacional, prematuridad, nacimientos de bebés muertos y posiblemente malformaciones genéticas.
  • Niveles extremadamente altos de inmunoglobulinas estimuladoras de la tiroides.

Otros datos de interés sobre los riesgos del hipertiroidismo

Pequeña pero clave

La glándula tiroidea tiene forma de mariposa, es pequeña, se encuentra en la base del cuello y su funcionamiento depende de la hipófisis. Es difícil entender cómo una glándula de tan pequeñas dimensiones, y que no supere los 20 gramos, tenga un papel tan determinante en el funcionamiento de nuestro organismo.

Además de la medicación que recete el médico, algunos alimentos ayudan a controlar la tiroides.

Además de la medicación que recete el médico, algunos alimentos ayudan a controlar la tiroides.

Y es que la glándula tiroidea, además de ser la encargada de controlar el metabolismo, es capaz de influir en los ritmos cardíacos, en los niveles de colesterol, en la fuerza muscular, en la regulación de la temperatura corporal, en el ritmo intestinal y en la función reproductiva, entre otras cosas.

Trastorno sin síntomas

En el caso de que el hipertiroidismo se manifieste en forma de bocio será visible ya que la glándula tiroidea ve incrementado su tamaño pero, sin embargo, esta afección podrá ser también asintomática. Lo más habitual, por otro lado, es que el paciente con hipertiroidismo manifieste irritabilidad, taquicardia, pérdida de peso, nerviosismo, temblor y calor.

Problemas mal diagnosticados

La mayor parte de las personas afectadas por hipertiroidismo ni siquiera son conscientes de que padecen esta enfermedad ya que sus síntomas son normalmente confundidos con los de otras patologías más comunes. Se estima que entre un 4% y un 7% de la población puede presentar nódulos tiroideos detectables de forma clínica y que de ese porcentaje el 50% podría padecer de nódulos ocultos.

Factores de riesgo

El riesgo de hipertiroidismo se ve incrementado en el momento en el que existen antecedentes de cáncer de tiroides en el seno de la familia de la persona, sobrepeso u otro tipo de tratamientos que hayan requerido la aplicación de rayos X en el área del cuello durante una edad más temprana.

Pero una alimentación inadecuada, puede incidir en la producción excesiva de la hormona tiroides.

Pero una alimentación inadecuada, puede incidir en la producción excesiva de la hormona tiroides.

Por otro lado, aquellas personas con patologías autoinmunes como, por ejemplo, psoriasis o artritis reumatoide, pueden ver potenciado un mal funcionamiento de su glándula tiroidea como consecuencia de un grave episodio de estrés, el tabaquismo activo, la aparición de infecciones virales o bacterianas.

Mujeres y embarazo

Según los datos estadísticos, se estima que alrededor de un 0,5% de las mujeres en edad reproductiva padecen hipertiroidismo. Es de suma importancia el control de la función tiroidea antes, durante y después del embarazo debido a las complicaciones tanto maternas como fetales que pueden llegar a surgir como consecuencia de una falta de tratamiento.

En general, las complicaciones maternas se resumen en riesgo de aborto durante el primer trimestre, desprendimiento de la placenta, preeclampsia y hemorragia post parto. Por otro lado, las complicaciones fatales que pueden llegar a surgir como consecuencia de la falta de tratamiento son disminución de peso, prematurez, retardo del crecimiento intrauterino y distress respiratorio.

Los riesgos de la alimentación

Además de la aplicación del tratamiento adecuado para paliar los efectos del hipertiroidismo, la alimentación juega un gran papel en la salud del paciente. La combinación de alimentos adecuados con la realización de ejercicio físico puede incidir en la excesiva producción de la hormona tiroidea. De esta forma, además nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos ya que nuestro estado de salud en general se verá recompensado.

Frutos carnosos como la uva o la granada se recomiendan para casos de hipertiroidismo.

Frutos carnosos como la uva o la granada se recomiendan para casos de hipertiroidismo.

Al controlar nuestra alimentación podemos controlar también el exceso de actividad y producción de la tiroides. En concreto, los alimentos recomendados para aquellas personas que sufren de hipertiroidismo son aquellos que reducen la producción de tiroxina, es decir, aquellos ricos en ácidos cafeico y clorogénico, aquellos que son ricos en ácido elágico y rosmarínico así como los ricos en litio.

Alimentos recomendados

A continuación, señalamos los alimentos aliados de las personas con hipertiroidismo:

  • Alimentos de la familia de las crucíferas por su capacidad de inhibir la absorción del yodo.
  • Col (rica en ácidos cafeico y clorogénico).
  • Rábano.
  • Coles de bruselas.
  • Legumbres y cacahuetes.
  • Apio, naranjas, limones, calabazas, higos o lechuga.
  • Pimientos, pepinos, zanahorias, aguacates, ciruelas, berenjenas, melocotones y trigo.
  • Frutos carnosos como la granada o la uva. 
  • Frutos secos como las castañas o las nueces. 
  • Cebollas, espárragos, endivias, melones, perejil o patatas.

Alimentos prohibidos

Por otro lado, los alimentos que se recomienda evitar son: 

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

En cambio, los mariscos son alimentos prohibidos para personas con hipertiroidismo.

En cambio, los mariscos son alimentos prohibidos para personas con hipertiroidismo.

  • Alimentos ricos en yodo como ajo, avena, coco, avellana, fresas, soja, girasol, lentejas, tomates, manzanas, mangos, dátiles, pistachos, anacardos, nueces del brasil, piñas, guisantes, almendras, albaricoques, espinacas, habas y maíz.
  • Hierbas o especias como hinojo, hisopo, hiedra terrestre, ginseng y canela.
  • Algas marinas que contengan altas cantidades de yodo como la especie fucus vesiculosus.
  • Marisco, uno de los alimentos con mayor contenido en yodo.

Los riesgos del hipertiroidismo son múltiples por lo que se recomienda que se trate la enfermedad cumpliendo las instrucciones y tomando los medicamentos establecidos por el especialista. Si bien los alimentos y el ejercicio físico pueden ser una gran ayuda, esta enfermedad debe estar controlada en todo momento por un profesional especializado al respecto.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *