Hilos tensores


1 comentario
Publicado en Medicina estética

Los hilos tensores son un tratamiento estético que ayudan a combatir la flacidez, uno de los asuntos que más preocupa en la actualidad a quienes desean recuperar un rostro juvenil y definido, difuminando en la medida de lo posible el paso del tiempo en la piel. En este objetivo, los ‘hilos mágicos’ -como también se denomina a los hilos tensores- son unos aliados perfectos tanto para mujeres como para hombres.

El éxito de los hilos tensores podría asemejarse al que, en sus inicios, tuvo el Bótox (sin los riesgos del Bótox), ya que su aplicación logra un efecto rejuvenecedor casi de inmediato, aunque los resultados deseados se van consolidando de forma progresiva.

hilos tensores

Los hilos tensores son uno de los tratamientos más exitosos para tratar la flacidez de la piel, con un efecto lifting sin cirugía.

Los mejores centros de Medicina Estética han incorporado ya esta innovadora técnica de rejuvenecimiento facial a su oferta de tratamientos, entre los que destacan el ácido hialurónico (en labios, por ejemplo), Bótox (en labios o entrecejo), la mesoterapia, la cavitación, la presoterapia y, también, el lifting con células madre o el plasma rico en plaquetas.

Hilos tensores

En concreto, los hilos tensores funcionan con un material biocompatible y reabsorbible, que potencia la estimulación de los tejidos internos para reafirmar la piel y corregir la flacidez.

El material del que están hechos los hilos tensores es el Polidioxanona, completamente biocompatible y reabsorbible, con lo que favorece la producción de colágeno.

Se trata de una técnica estética segura, rápida y sencilla, que no requiere de incisiones y que, por lo tanto, es absolutamente indolora.

¿Cómo funcionan?

Por tanto, es un método de lifting facial sin cirugía, basado en la implantación de múltiples y diminutos hilos de Polidioxanona (PDO). Estos hilos forman una red vertical, actuando como soporte de los tejidos, y son reabsorbidos por la piel a los seis meses, lo que quiere decir que sus resultados son temporales.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Así, se estimula el rejuvenecimiento de la piel, y se aporta vitalidad, luminosidad y elasticidad al rostro. Los hilos tensores consiguen, asimismo, difuminar el aspecto de las pequeñas arrugas nasogenianas. Además de este efecto lifting casi inmediato, se favorece la producción de colágeno de manera natural.

¿Dónde se pueden aplicar?

Los hilos tensores pueden colocarse en cualquier parte de la cara, del cuello o el escote, es decir, en cualquier zona en la que se necesite dar firmeza a la piel. Lo más demandado es elevar las cejas o pómulos, difuminar arrugas del surco nasogeniano y el código de barras, o estirar la piel del cuello y el mentón. 

Los hilos tensores ayudan, por ejemplo, a difuminar las arrugas del código de barras.

Los hilos tensores ayudan, por ejemplo, a difuminar las arrugas del código de barras.

Pero no solo sirven para rejuvenecer el rostro, sino que también se pueden utilizar, aunque no es tan habitual, en muslos, abdomen, glúteos o brazos.

Cabe subrayar que una de las grandes ventajas de esta técnica es que permite personalizar su aplicación en función de las necesidades de cada paciente, de su edad, del nivel de flacidez de la piel, de la fisionomía de la persona, etc.



¿Cómo se colocan?

Existen diferentes tipos de hilos tensores, dependiendo del grosor de los mismos -aunque ninguno llega a ser mayor que un cabello-, por lo que en la consulta previa el especialista deberá seleccionar el tipo de hilo adecuado para cada paciente, en función del tipo de piel y de la zona a tratar.

Una vez que se ha elegido la zona en la que se van a situar los hilos tensores, el especialista dibujará en el rostro con un lápiz el diseño y la dirección en la que irán distribuidos los hilos.

Antes de colocar los hilos tensores, el especialista delimitará la zona a tratar y dibujará con un lápiz el diseño y la dirección en la que irán distribuidos.

Después, estos se implantan en la piel de manera uniforme, a nivel del tejido celular subcutáneo, utilizando para ellos una finísima cánula (aguja) que sirve como guía y siguiendo el esquema dibujado en la tez.

Cuando la cánula se retira, el hilo mágico queda fijado de forma natural en los tejidos, sin suturas ni anclajes artificiales, de una manera sencilla.

El procedimiento se realiza con anestesia local y suele durar unos 30 minutos y es totalmente indoloro. Al ser un lifting sin cirugía, no requiere hospitalización, por lo que el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana y laboral inmediatamente.

¿Es permanente su efecto?

Como se ha dicho antes, normalmente los hilos se reabsorben pasados unos seis meses, pero sus resultados suelen permanecer entre un año y un año y medio. 

Hay que decir que los hilos tensores están hechos con un material reabsorbible.

Hay que decir que los hilos tensores están hechos con un material reabsorbible.

Sus efectos suelen percibirse de manera casi inmediata; no obstante, la mayor parte de la mejora facial se observará un mes después del tratamiento estético y se consolidará a los tres meses.

En cualquier caso, si el paciente lo desea el área tratada con el lifting facial sin cirugía con hilos tensores puede ser retocada en cualquier momento.

Técnica de origen japonés

Aunque la popularidad le haya llegado hace relativamente poco, lo cierto es que el uso de los hilos tensores como método de rejuvenecimiento facial sin cirugía no es nueva. Su origen hay que situarlo en Japón -de ahí que también se les conozca como hilos japoneses-, donde comenzaron a aplicarse como alterntiva a los hilos de anclaje.

Los hilos de anclaje o de oro comenzaron a usarse en 1988. El inconveniente es que su método de implantación era más invasivo, ya que requería realizar pequeñas suturas para fijarlos a la piel, y que como estaban hechos con materiales no reabsorbibles, solían provocar casos de rechazo y efectos adversos.

El origen de los hilos tensores como tratamiento estético está en Japón.

El origen de los hilos tensores como tratamiento estético está en Japón.

Después se desarrollaron los llamados Silhouette, unos hilos que aunque sí se reabsorben por la piel, incorporan una especie de anzuelo con el que se ancla al tejido.

Frente a los dos anteriores, los hilos tensores japoneses son biocompatibles y reabsorbibles al cien por cien. Están hechos con Polidioxanona (PDO), el mismo material que desde hace años se utiliza en algunas intervenciones quirúrgicas para realizar suturas de precisión en órganos o tejidos internos, como el corazón, el útero o el estómago.

Estos hilos de PDO no necesitan de anclaje, puesto que una de las propiedades de este material es su capacidad para sujetarse por sí mismo. Cuando se infiltra en la piel, se estimula la producción de colágeno nuevo, de manera que se produce un engrosamiento dérmico que se traduce en tensión.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Ventajas y posibles efectos secundarios

Los hilos tensores proporciona innumerables beneficios como tratamiento estético rejuvenecedor, especialmente frente a técnicas quirúrgicas como el lifting facial. Entre las ventajas más destacadas están las siguientes:

  • Método no quirúrgico, de tipo ambulatorio con anestesia local. No necesita hospitalización.
  • Mejora la flacidez y redefine el rostro. Difumina las arrugas.
  • Es un procedimiento rápido y sencillo de aplicar (se hace en unos 30 minutos).
  • Combina un efecto lifting con un efecto regenerador.
  • El grado de satisfacción de los pacientes con los resultados es alto.
    Los riesgos o efectos secundarios de este método son escasos.

    Los riesgos o efectos secundarios de este método son escasos.

  • No requiere incisiones, es indolora, sin cicatrices, porque los hilos de PDO no incorporan mecanismos de anclaje, ni tienen que ser suturados.
  • Es una técnica mínimamente invasiva, sin reacciones adversas.
  • No hay riesgo de deformaciones o cambios en los rasgos faciales del paciente.
  • No se necesita tiempo de recuperación, el paciente se puede incorporar a su trabajo y rutina diaria de inmediato.

Por otro lado, en cuanto a los posibles inconvenientes o efectos secundarios de este tratamiento estético con hilos tensores, hay que subrayar estos:

  • Posibles hematomas, a causa de sangrado hipodérmico.
  • Dolor o molestias en la zona tratada, durante los primeros días.
  • Escaso riesgo de infecciones, si no se siguen los cuidados de higiene básicos.
  • Inflamación.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *