Herpes


Comentar
Publicado en Enfermedades

El herpes es una enfermedad causada por un virus, concretamente el virus del herpes simple (VHS). Pero existen muchos tipos de herpes que afectan a distintas partes del organismo, según dónde se instale el virus. En el caso del herpes bucal se manifiesta con la aparición de llagas en la zona colindante a la boca o en el rostro. Otro diferentes, es el herpes genital cuya forma de contraerse es manteniendo relaciones sexuales sin protección adecuada.

Esos herpes pueden atacar a los genitales, nalgas o ano. Hay otros casos que afectan a los ojos, la piel u otras partes del cuerpo. El virus, que los origina, puede ser peligros para los bebés o personas en estados muy delicados (con el sistema inmune debilitado.

Tipos de herpes simple

Podemos encontrar dos tipos de herpes calificados como “simple”:

  • El del tipo 1 (VHS-1): Es aquel que suele ocasionar las llagar en los labios y también el herpes genital.
  • El del tipo 2 (VHS-2): Es el que ocasiona el herpes genital pero que puede también afectar a la boca.

En ambos casos la forma en la que se contagia es directa. El herpes simple tipo 1 por contacto de boca a boca y el herpes simple tipo 2 por encuentros sexuales. El herpes tipo 1 puede ocasionar síntomas como especie de heridas o pupas labiales conocidas como calenturas y también pueden provocar herpes genital.

El herpes es una patología muy común, provocada por un virus.

El herpes es una patología muy común, provocada por un virus.

No obstante, algunas personas no presentan síntoma alguno, aunque otras pueden generar llagas en la zona por la que se introdujo el virus en el cuerpo. Allí aparecerán una especie de ampollas que darán picor y dolor, aunque después se podrán curar con el paso del tiempo.

Lo peor de esta dolencia es que nunca se cura. Pues las infecciones responsables de estos tipos de virus duran toda la vida. Por ello, quienes las padecen pueden presentar brotes a lo largo del año. No obstante, con el tiempo dichos brotes se suavizan, ayudados en parte por la toma de medicamentos que ayudan a combatir el virus y mejorar los síntomas.

Los herpes son una enfermedad que afecta a muchas personas en el mundo. Señalar que hay 3.700 millones de personas con menos d 50 años infectadas por el virus simple de tipo 1 que provoca el herpes labial. También unas 417 millones de personas con edades comprendidas entre 15 y 49 años de edad padecen el herpes genital producido por el virus simple tipo 2.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Contagio

Si bien es cierto que algunos herpes son asintomáticos la verdad es que en la mayoría de los casos esto no es así. Produciendo el virus simple responsable de la enfermedad vesículas o úlceras dolorosas en el lugar donde se inició la infección.

El herpes es muy contagioso, presente síntomas o no. Con respecto a el contagio del herpes se pueden señalar que la infección por virus simple tipo 2 incrementa el riesgo de desarrollar y transmitir infecciones como el SIDA.

Como hemos señalada el contagio del virus simple tipo 1 es normalmente por el contacto de boca a boca y genera infecciones alrededor de la boca (herpes labial). Cuando nos referimos al virus simple tipo 2, debemos buscar el modo de contagio casi exclusivamente por vía sexual. En este caso, la infección aparece en la zona genital o anal (herpes genital). No obstante, el virus simple tipo 1 también puede dar infección en la zona genital si la boca entra en contacto con esta área, tal es el caso de las personas que practican sexo oral.

La infección por virus simple tipo 1 es muy habitual y afecta a la población mundial. Es una afección endémica que se suele coger cuando la persona está en la etapa infantil de la vida y no desaparece nunca. La manifestación de este tipo de virus suele ser el herpes labial porque la infección se genera en la boca y se manifiesta alrededor de ésta en forma de heridas. Aunque no hay que olvidar, que como hemos señalado antes, hay veces en el que alguien afectado por este tipo de herpes contagia a otra persona ocasionándole herpes genital o anal.

La zona donde hay más personas afectadas por este tipo de infecciones son, según la Organización Mundial de la Salud, en alguno de sus estudios: África (87%). Donde menos incidencia hay es en América (40-50%). Hay que destacar que la infección genital por virus simple tipo 1 la sufrían personas de entre 15 y 49 años, sobre todo en: América, Europa y el Pacífico Occidental. Cuando la persona pasaba a la edad adulta. Y en África la mayoría de este tipo de infecciones la cogía la población durante su infancia y al iniciar las relaciones sexuales.

El herpes genital (de tipo 1) es la tipología más habitual de esta enfermedad, que afecta a la población de todo el mundo según la OMS.

El herpes genital (de tipo 1) es la tipología más habitual de esta enfermedad, que afecta a la población de todo el mundo según la OMS.

Hemos señalado las formas de contagio de este tipo de herpes, que en resumen son:

  • Herpes originado por VHS-1 por contacto directo del herpes con la boca de otra persona, su saliva o por el contacto del virus con los labios de la boca.
  • Síntomas que produce este virus úlceras en la boca o herpes genital si el contagio se hace por entrar en contacto la boca con la zona genital de la persona.

Este tipo de virus también se transmiten desde zonas de la boca o la piel que parecen no estar enfermas por no presentar síntomas. Aunque el riesgo de contagio es más algo cuando hay pupas en la boca. Es muy raro que un paciente que tenga herpes labial por VHS-1 se contagie de ese mismo virus en la zona genital.

Tampoco es habitual que una mujer infectada por el virus simple tipo 1 contagie a su recién nacido durante el parto.

Síntomas del herpes

Muchas de las personas que tienen herpes labial no lo saben al no presentar síntomas. Esto es un problema, ya que transmiten la enfermedad al no saber que la padecen. Otras veces sí aparecen síntomas como úlceras o vesículas alrededor de la boca. Antes de que esto suceda el infectado siente:

  • Sensación de hormigueo.
  • Picor o quemazón en la zona.
  • Después de la infección las úlceras y vesículas aparecen cada cierto tiempo. Esto dependerá de la persona.

El herpes genital también puede no presentar síntomas o tan leves que pasan desapercibido. Si hay síntomas de este tipo de herpes, la persona padecerá:

  • Vesículas o úlceras genitales o anales.
  • Después de una primera aparición de síntomas, que pueden ser graves, el enfermo sufrirá reapariciones.

En el caso del herpes por virus simple tipo 1, las reapariciones de síntomas serán menos frecuente que en el tipo 2. El VHS-2 se contagia, sobre todo, durante el acto sexual, al entrar en contacto la zona genital, la piel con las vesículas o líquidos del paciente infectado. Este virus se puede transmitir desde zonas genitales o anales aparentemente de aspecto normal y el contagio ocurre sin síntomas alguno.



En resumen, las personas infectadas con herpes genital suelen no ser conscientes de ello al no presentar síntomas en la mayoría de los casos. Sólo entre en 10 y 20 % conoce que padecen la enfermedad y han sido diagnosticados de herpes genital. Cuando este presenta síntomas, ya señalamos que aparecen vesículas o úlceras genitales o anales. También se produce infección caracterizada por la aparición de fiebre, dolores y adenopatías.

Estos síntomas son frecuentes, pero no tan intensos como se dan al principio de la infección por VHS-2. Con el tiempo los episodios y síntomas disminuyen. Antes de que aparezcan las úlceras genitales la persona siente hormigueo y color de piernas, caderas o nalgas.

Complicaciones del herpes

Como ocurre con muchas enfermedades, las complicaciones dependerán del estado de salud de la persona que tiene herpes. Si se trata de enfermos con el sistema inmunitario muy deteriorado, porque tengan otras dolencias graves como pueda ser el SIDA, los síntomas de estos herpes pueden ser más graves y recurrentes e incluso provocar infección ocular o encefalitis.

El contacto sexual es una de las vías de transmisión del herpes.

El contacto sexual es una de las vías de transmisión del herpes.

El herpes neonatal es un tipo de infección muy rara pero que puede llegar a ser mortal en el bebé. Se produce cuando el recién nacido entra en contacto durante el parto con vías genitales infectadas. El peligro de que esto ocurra es menor si la mujer contrajo el herpes genital antes del embarazo y mayor si lo ha contraído en la recta final del embarazo. Las personas que tienen herpes causado por el VHS- 1 y a las que les salen pupas, a veces, sienten un rechazo social y sufrimiento psicológico. Pues crea cierto miedo entre el resto de las personas de su círculo social, sobre todo, si desconocen cómo se contagia la enfermedad.

Existen estudios que relacionan el virus simple tipo dos con el SIDA. En dichas investigaciones se recoge que el estar afectado por VHS-2 multiplica por tres las opciones de contraer la infección por SIDA. De otra parte, las personas infectadas por ambos virus tienen más probabilidad de transmitirlo. Es más las personas que tienen sida sufren con más frecuencia la infección del virus simple tipo 2 (entre un 60% y 90%).

El problema es que la infección por VHS-2 en personas con otras enfermedades del sistema inmunitario hace que los síntomas del virus se presenten de forma más asidua y grave. Así estos enfermos pueden sufrir de complicaciones como esofagitis, hepatitis, meningoencefalitis,neumonitis o infección generalizada.

Al problema de la enfermedad y sus complicaciones se unen la estigmatización social que sufren quienes lo padecen y que hace que su calidad de vida y relaciones sexuales se vean mermadas. Esto también les ocurre a quienes padecen el herpes genital pues sus relaciones personales se ven gravemente dañadas. No obstante, los enfermos aprenden a manejar la dolencia y a sobrellevarla.

Prevención

En el caso de este tipo de enfermedad la prevención será fundamental, ya que sabemos que no tiene cura. Las personas con VHS-1 deberán tener especial cuidado de contagiar a su pareja mediante contacto labial cuando los episodios de su herpes presente síntomas. Aunque también se pueda transmitir cuando no se produzcan ningunos signos de infección. Por ello, deberán guardar una serie de normas higiénicas para no contagiarlo cuando hay síntomas de que el herpes está activo. No deberán entrar en contacto bucal y genital con otras personas. Tampoco tendrán otras relaciones sexuales en el caso de los que padezcan herpes genital y durante la manifestación de síntomas.

Los pacientes que tengan infección por VHS-1 no pueden contraer de nuevo este virus pero sí que pueden coger el herpes simple tipo 2 (VHS), responsable del herpes genital. Para que esto no ocurra será necesario utilizar preservativo. Pero éste sólo reduce el riesgo de infección ya que el virus se puede propagar en zonas que el preservativo no puede proteger.

Cuando alguien tiene un herpes, debe tener cuidado de no mantener ningún contacto bucal o genital con personas sanas.

Cuando alguien tiene un herpes, debe tener cuidado de no mantener ningún contacto bucal o genital con personas sanas.

Las mujeres embarazadas con síntomas de herpes genital deberán acudir a su ginecólogo e informarle de lo que les ocurre, vigile el tema e intente poner un tratamiento que proteja de la infección al futuro bebé. La prevención contra este virus para las mujeres en estado de gestación es vital en estos casos pues en la última etapa del embarazo contraer el virus aumenta el riesgo de herpes neonatal.

Tratamiento

La enfermedad que causan estos tipos de virus no tiene cura y dura toda la vida, sólo se pueden manejar sus síntomas con tratamiento. Lo mejor será siempre no contraer el virus con las medidas preventivas señaladas. Como el uso correcto del preservativo que reduciría el contagio por herpes genital. También que las personas con este tipo de herpes cuando presente síntomas se abstengan de mantener relaciones sexuales incluso con preservativo. En el caso de las personas con SIDA, tampoco deberán mantener relaciones cuando existan síntomas del herpes. Pues los preservativos no protegen toda la zona genital y el virus puede estar en la parte que no alcanza éste.

La circuncisión masculina ayuda a proteger al hombre de forma parcial frente al VHS-2, además del SIDA y contra el virus del papiloma humano. Pese a ello, se aconsejará siempre el uso de preservativo. El tratamiento que se utiliza para el SIDA se basa en el uso de medicamentos antivíricos, como el aciclovir, el famciclovir y el valaciclovir.

Son fármacos que no curan y sólo sirven para mejorar los síntomas más graves y disminuir su intensidad, en los enfermos que lo padecen. Se continúa investigando para encontrar una cura a estos tipos de herpes pero aún no han hallado nada. Por lo que la infección dura toda la vida y no tiene cura.

Otro tipo de herpes: el herpes zóster

Hay otro tipo de herpes cuyos síntomas se pueden curar pero cuyo virus no. Es el caso del herpes zóster. Se trata de una erupción vesicante (ampollas) muy dolorosa. Lo origina el mismo virus que provoca la varicela, en concreto, el virus varicela-zoster.

¿Cómo se origina?

  • Aparece cuando el virus, que se contrajo durante una varicela curada pero cuyo virus sigue inactivo (latente). se reactiva en los nervios del organismo, pasados muchos años. Algunas personas que pasaron la varicela no lo saben porque los síntomas de la infección fueron muy débiles en ella.
  • El motivo por el que el virus revive no se conoce y aparece a cualquier edad. 
    Los principales síntomas del herpes son dolor, ardor y hormigueo.

    Los principales síntomas del herpes son dolor, ardor y hormigueo.

  • No obstante, los candidatos más propensos a sufrirlos son : los mayores de 60 años, personas que sufrieron varicela antes de cumplir un año y aquellos cuyo sistema inmunitario está más debilitado por otras enfermedades o medicamentos.
  • La persona que entre en contacto directo con el herpes zóster, y no haya pasado la varicela ni tenga vacuna contra esta, podrá contagiarse de varicela pero no desarrollar una culebrilla.

Síntomas 

  • El afectado por este herpes sufre de dolor, hormigueo o ardor. Este se intensifica antes de que aparezca la erupción. Casi todas las personas, desarrollan una especie de parches en la piel y después de ampollas. Éstas se rompen dando lugar a heridas que se secan y forman costras que se caen a las dos o tres semanas, quedando una cicatriz extraña.
  • La zona donde se suele presentar es en la espalda o también en parte del pecho, cara, ojos, boca y oídos.
  • Además de estos síntomas tan característicos y visuales están: dolor en el abdomen, fiebre, malestar general, dolor de cabeza y articulaciones, úlceras genitales e inflamación de los ganglios linfáticos.
  • También puede puede aparecer un salpullido que afecte a partes de la cara, si el herpes está en un nervio facial. En ese caso, provocará: problemas para mover músculos de la cara, caída del párpado, problemas en la vista y en el sentido del gusto y problemas de oído.

Diagnóstico 

  • El médico podrá diagnosticarlo tras examinar la piel del paciente e informarse sobre su historia clínica.
  • Pocas veces es necesario tomar una muestra de piel para saber si se está infectado o no con el virus que causa el herpes zóster.
  • En las analíticas de sangre, el infectado por herpes zóster podrá presentar un incremento en los glóbulos blancos y anticuerpos contra el virus de la varicela, aunque esto no asegure que la erupción sea de herpes zóster.

Tratamiento

Este tipo de herpes, al contrario que los descritos al comienzo de nuestro artículo, sí tienen cura:

  • El médico podrá recetar un fármaco antiviral para disminuir el dolor, prevenir las complicaciones y acortar el desarrollo de la enfermedad.
  • Los medicamentos tendrán que tomarse 72 horas después de sentir el primer dolor y antes de que surjan las ampollas. Se suministrarán en forma de pastillas. En casos más raros, se administrará por vía intravenosa. También podrá recetar medicamentos antiinflamatorios (corticosteroides) para disminuir la inflamación y el dolor. Pero dependerá de cómo reaccione a éstos el paciente.
  • Otros medicamentos que el médico podrá mandar son. Analgésicos (contra el dolor), antihistamínicos para reducir el picor (por vía oral o tópica) y una crema que contiene contiene capsaicina (un extracto del chile picante) para disminuir el dolor.
  • Además de estos medicamentos, el enfermo podrá aplicarse compresas húmedas y frías para disminuir el dolor y tomar baños calmantes. Así como descansar hasta que se le baje la fiebre.
  • El afectado por herpes zóster deberá estar alejado de otras personas mientras las lesiones le supuren para evitar infectar a quienes nunca han padecido varicela. En especial, para no contagiar a embarazadas.

Curación

El riesgo de recaída es habitual cuando se ha tenido un herpes, independientemente del tipo de este.

El riesgo de recaída es habitual cuando se ha tenido un herpes, independientemente del tipo de este.

Este tipo de herpes desaparece a las 2 ó 3 semanas de manifestarse. Casi nunca suele reaparecer posteriormente. Cuando el virus, que lo origina, afecta a nervios que controlan el movimiento, puede hacer que la persona sufra debilidad o parálisis temporal e incluso permanente de la zona afectada. También puede hacer que el área infectada por zóster sufra dolor durante meses o años. Esto se conoce como neuralgia posherpética. Esto ocurre porque los nervios han resultado dañados por el herpes y lo suelen sufrir los mayores de 60 años.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Posibles complicaciones

Entre las posibles complicaciones está que vuelva a reaparecer. Aunque esto es muy raro. También ceguera, en personas que han sufrido el herpes en los ojos. Otros problemas serían: sordera, infección cutánea bacteriana, sistema inmunitario debilitado, sepsis (infección de sangre, esto se da sólo en personas muy débiles) o Síndrome de Ramsay Hunt -cuando el herpes afecta los nervios en la cara o el oído-.

Para evitar o minimizar estos problemas la persona deberá acudir de inmediato a su médico cuando presente alguno de los síntomas descritos con anterioridad. Pues aunque el herpes zóster tiene cura sus posibles secuelas pueden resultar devastadoras como es el caso de aquellas personas que llegan a quedarse ciegas para siempre por no recibir el tratamiento adecuado a tiempo.

Prevención

Para no contagiarse habrá que evitar el contacto con salpullidos o ampollas de personas que lo tengan o con varicela. Sobre todo, aquellos que no hayan pasado esta enfermedad ni se hayan vacunado. Existe también una vacuna contra el herpes zóster, pero será el médico el que determine quién se la debe poner y cuándo. Generalmente, se recomienda que se la pongan los mayores de 60 años para disminuir el riesgo de padecer este tipo de herpes y las complicaciones que conlleva.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *