BonomédicoBlogEnfermedadesDolor del herpes zóster

Dolor del herpes zóster


Comentar
Publicado en Enfermedades

El herpes zóster es una enfermedad que se produce por la reactivación de un virus latente en el organismo de la persona y que es el mismo que causa la varicela (virus de la varicela zóster). Las personas que han pasado la varicela con el paso de los años (a partir de los 50 años) o cuando su sistema inmunitario está bajo pueden desarrollar los síntomas de este tipo de herpes. Aunque las causas de su reaparición no se conocen con certeza. El dolor del herpes zóster se manifiesta en la piel como una erupción cutánea de ampollas en una zona de la espalda o en otros lugares como en la cara afectando a los ojos u oído pero puede afectar a cualquier parte del cuerpo, incluyendo órganos internos.

Neuralgia postherpética

En este artículo abordaremos el dolor del herpes zóster y que se conoce como neuralgia postherpética.

El herpes zóster también se denomina popularmente como culebrilla. Cuando el virus se pone en marcha se transmite por las fibras nerviosas (axones), que van desde los cuerpos celulares sensoriales hasta la piel, esto es lo que produce un gran dolor. Y se genera a medida que el virus se multiplica y aparecen las típicas erupciones características de él (a veces aparece una banda de ampollas alrededor de una parte de la cintura o en otras zonas del organismo).

Volviendo al tema que centra nuestro artículo, la neuralgia postherpética es el dolor que siente una persona después de haber superado los síntomas de una culebrilla. A pesar de esto, el dolor puede durar meses y años.

¿Cómo tratar el dolor del herpes zóster?

El dolor del herpes zóster o neuralgia postherpética hace que la persona no pueda realizar bien sus actividades diarias, como el trabajo; afecta a sus relaciones con amigos y familia y provoca una sensación de resentimiento, frustración y estrés. Esto último hace que el dolor empeore más.

Esto es así porque dicho dolor se produce porque se irrita el nervio y la persona experimenta algo similar a la descarga de una corriente eléctrica. Los episodios de esta especie de corriente se dan con frecuencia y afectan a la calidad de vida del enfermo. El dolor es de tal magnitud que puede superar al que se experimenta durante el parto y cuando es de carácter crónico es similar al de la fibromialgia.

Los dolores sufrido por el herpes zóster aparecen sin motivo alguno e interfieren en la realización de actividades cotidiana, en el sueño, etc., produciendo un gran trastorno en la vida de la persona que lo padece. Por ello, será bueno tener algunos medios para poder sobrellevar el dolor que causa esta enfermedad, incluso habiéndola superado. La neuralgia postherpética no se cura pero se puede tratar con medicamentos el dolor y las molestias que origina:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Existen medicamentos para el dolor de venta libre en farmacias que se pueden adquirir sin receta ( el ibuprofeno y naproxeno). Pero será mejor siempre acudir al médico para ver qué le viene bien a cada paciente. Pues hay personas con cardiopatía, presión arterial alta, enfermedad renal o sangrado estomacal que no le vienen bien estos tipos de medicamentos.
  • Otra opción contra el dolor del herpes zóster son los analgésicos narcóticos, siempre para receta médica. Estos se tomarán cuando haya dolor y sea difícil de controlar y en un horario regular.
  • Los analgésicos narcóticos tienen una serie de efectos secundarios que hay que tener en cuenta: producen picor en la piel; provocan sueño y confusión (por lo que no se recomienda tomarlos si va a conducir, ni con alcohol); causa estreñimiento y a veces dolor de estómago o malestar, por lo que se aconseja ingerirlos junto con los alimentos.
  • Los parches cutáneos con lidocaína (anestésico) son otra opción para aliviar el dolor. Los receta el médico y se utilizan durante un tiempo determinado, que suele ser más bien corto. Se puede administrar en crema y aplicar en zonas donde el parche no se puede colocar con facilidad. En esta línea, existe otra crema que contiene capsaicina (Zostrix) que puede minimizar el dolor del herpes zóster.
  • Hay más medicamentos con receta que sirven para reducir el dolor del herpes zóster. Se deben tomar cada día y sus efectos pueden tardar en notarse varias semanas. Los más empleados son: anticonvulsivos. La gabapentina y la pregabalina. También hay que añadir otros fármacos usados además para la depresión como: antidepresivos tricíclicos, como amitriptilina o nortriptilina. Estos últimos medicamentos también tienen efectos secundarios. El paciente sopesará si dichos efectos son más molestos o no que el dolor. En cualquier caso, el médico podrá aconsejar qué medicamento dejar y cómo tomar el que mejor le viene en concreto.
  • Como medidas extremas se puede usar un bloqueo nervios para disminuir el dolor de forma temporal, pero también bajo supervisión médica.

Pero además de medicinas hay técnicas naturales que ayudarán al enfermo a relajarse y reducir el estrés del dolor crónico. Entre dichas técnicas está: la meditación, ejercicios de respiración, técnicas de relajación muscular, biorretroalimentación y la autohipnosis. También funciona muy bien un tipo de terapia denominada conductual cognitiva que enseña al paciente a enfrentarse y manejar las respuestas al dolor del herpes zóster.

Si nada de esto funciona, y el paciente no consigue manejar bien el dolor o cae en una depresión deberá acudir de inmediato al médico para que intente solucionar su problema.

A pesar de esto, no todo el mundo que tenga herpes zóster desarrollará el dolor neurálgico persistente en el área de erupción cutánea, incluso después de no tener estas lesiones en la piel. Sólo el 50% de los enfermos lo padecerá.

Tratamiento y prevención contra el dolor

Prevenir es la mejor opción ante esta dolorosa enfermedad cuyas causas se desconocen.Existe una vacuna contra el herpes zóster que deberían ponerse las personas que tengan más riesgos de sufrir esta dolencia. El grupo más proclive a ello son los mayores de 50 años o aquellos que tengan el sistema inmunitario debilitado por otra enfermedad (SIDA, ect.) o por tomar ciertos medicamentos (quimioterapia). También se recomienda a grupos de población como: diabéticos, personas con enfermedad obstructiva crónica, depresión.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La vacuna ha resultado ser muy efectiva y consigue evitar que el virus que hay en el organismo se reactive, reforzando la inmunidad del organismo. Los médicos cada vez más aconsejan a los mayores este método preventivo contra el herpes zóster. Pues hay que tener en cuenta que en nuestro país una de cada cuatro personas sufrirá esta dolencia durante su vida.

Si la vacuna ya no se ha podido poner, otra forma de hacer que los síntomas de la enfermedad sean más leves es un diagnóstico a tiempo. Pues los medicamentos como los antivíricos se tendrán que tomar antes de las 72 horas del contagio por herpes zóster. Si no se toman a tiempo quedan pocas opciones y no hará el efecto requerido. Conocer los síntomas hará que esto sea posible. El enfermo por herpes zóster tendrá picor, normalmente en el tronco del cuerpo, cuello, cara u ojos. Después dolor y erupción cutánea con ampollas, que se harán costras y cicatrizarán. La recuperación será de 2 a 4 semanas, y por lo general, no habrá más complicaciones.

Los pacientes con culebrilla irán de inmediato al médico si siente síntomas neurológicos en una zona donde no tuvieron la erupción. Los enfermos de SIDA o que toman ciertos medicamentos, están más expuestos a sufrir complicaciones graves por culebrilla. Ésta se puede extender a otras partes del cuerpo o sus síntomas pueden persistir y reaparecer frecuentemente. El tomar medicamentos antivirales de manera continua, le ayudará.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *