BonomédicoBlogNutriciónHernia de hiato: dieta y alimentos

Hernia de hiato: dieta y alimentos


Comentar
Publicado en Nutrición, Salud

La hernia de hiato es una afección del estómago que sufren las personas, sobre todo, a partir de los 50 años. Consiste en que una parte del estómago se desplaza por una abertura en el diafragma situado en el tórax; este diafragma es un músculo que separa al tórax del abdomen. Por fortuna, en la mayoría de los casos esta dolencia se puede sobrellevar bastante bien siguiendo una dieta para la hernia de hiato.

Las causas de por qué se produce la hernia de hiato se desconocen actualmente, aunque se cree que el problema puede deberse a la debilidad del tejido de soporte. Por esta razón, el riesgo de sufrir hernia de hiato crece con la edad, el incremento de peso y el tabaco.

La hernia de hiato también está relacionada con el incremento de la presión abdominal (embarazo, obesidad, estreñimiento, toses violentas, vómitos repetidos). También con un traumatismo grave en el abdomen o el tórax y con el sedentarismo. Entre los síntomas característicos de esta dolencia está el reflujo (regurgitación) del ácido gástrico desde el estómago hasta el esófago. Hay niños que padecen esta dolencia de forma congénita, es decir, nacen con ella y muchas veces hay reflujo gastroesofágico en bebés.

Esta dolencia la padecen el 20% de la población aunque es difícil determinar exactamente cuántas personas la sufren pues hay muchas de ellas que no tienen síntomas. Otras en cambio, sufren molestias en el abdomen, problemas para tragar, tos seca o mal aliento. Estos síntomas hacen que la persona tema comer.

Dieta recomendada contra la hernia de hiato

Excepto en casos muy concretos y graves, se pueden mejorar los síntomas de la hernia de hiato siguiendo unas recomendaciones dietéticas generales. Los siguientes son algunos de los consejos que se pueden seguir para llevar una alimentación o dieta contra la hernia de hiato:

  • Mejorar la alimentación para disminuir el peso. Si se mantiene un peso corporal adecuado el abdomen no sufrirá presión y los síntomas mejorarán.
  • No comer mucha cantidad de alimentos. El exceso de comida empeorará la digestión y los alimentos estarán más tiempo en el estómago provocando el reflujo. Por ello, se aconseja comer poco y distribuido en 5 comidas al día, de forma lenta y masticando bien los alimentos.
  • Esperar unas 2 o 3 horas antes de acostarse después de cenar.
  • Cocinar los alimentos, preferiblemente, hervidos, al vapor, horno, papillote, etc. Evitando una forma de cocinar en la que predomine el frito y rebozados. Si se hace la comida a la plancha no se debe quemar, ya que los alimentos así cocinados dañarán el estómago.
  • Evitar tomar alimentos muy fríos o muy calientes. Puesto que las temperaturas extremas favorecen la irritación de estómago.

Alimentos recomendados para la hernia de hiato

Dentro de la amplia gama de alimentos que existen, se aconseja que quien padezca hernia de hiato se decante por los menos grasos. De esta forma, la leche y productos lácteos consumidos deberán ser semidesnatados o desnatados. Los yogures no estarán enriquecidos con nata. Podrán tomar además: queso fresco, quesos poco grasos o cremosos y requesón entre otros alimentos lácteos.

  • Las carnes serán mejor que no tengan mucha grasa (como la del pollo o pavo). El pescado blanco, los huevos cocinados en tortilla o escalfados o pasados por agua. Es decir evitar una cocina en la que se fría mucho.
  • También podrán tomar cereales, patatas y legumbres que no contengan grasa ni chocolate (en el caso de los cereales).
  • Las legumbres se cocinarán sólo con arroz o patata y verduras, y también se podrán cocer en puré o pasarlas por el chino para eliminar sus envolturas y facilitar que sean más digestivas.
  • En lo referente a verduras y hortalizas, se aconseja evitar las flatulentas (coliflor, col, alcachofas, cebolla y pimiento crudo, etc.).
  • Las frutas se tomarán frescas, maduras, no ácidas y batidas o asadas, en compota o puré.
  • El agua no produce ningún problema a la persona con hernia de hiato. Tampoco lo hacen los caldos, infusiones suaves (excepto con extractos de menta), zumos no ácidos o bebidas sin sal)
  • Entre las grasas más recomendadas está el aceite de oliva. Por otro lado, también se puede emplear para cocinar aceite de girasol, soja, maíz.
  • La mantequilla o margarina es más recomendable tomarla en crudo y la mayonesa, que sea light.
  • El uso de mermeladas se dejará sólo para el desayuno y se tomará de forma moderada.

Alimentos que se toman con moderación con hernia de hiato

De vez en cuando, se podrá tomar leche entera (según lo tolere la persona) y batidos lácteos, siempre y cuando no sean de chocolate, además de arroz con leche, flan y natillas.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Otros alimentos para la hernia de hiato, que se deben tomar con moderación son las carnes semigrasas, el pescado azul (atún, etc.) y el jamón york y el serrano.

En ocasiones se podrá tomar en el desayuno cereales azucarados con miel, integrales y muesli, si no dan problemas de tolerancia.

Las bebidas como zumos comerciales no ácidos o fruta en almíbar sin el jugo también se limitarán a momentos determinados. Al igual que la miel (porque puede dar acidez), la bollería y repostería similar al pan (bollo suizo, etc), o la gelatina de frutas, sorbetes, helados, frutos secos y mayonesa convencional.

Alimentos no recomendados con hernia de hiato

Por otro lado, en la dieta para la hernia de hiato, existen alimentos que sólo se tomarán de forma puntual y en pequeñas cantidades porque empeoran los síntomas de la hernia de hiato.

Entre estos están la leche y lácteos como leche condensada, quesos muy curados o postres con nata. Las carnes grasas o fibrosas se evitarán, así como la carne cocida dos veces o muy aliñadas, los embutidos grasos, huevos duros, pescados muy sazonados (bacalao o en escabeche), también se evitarán.

No será bueno tomar cereales con chocolate, ni pan tipo baguette recién horneado (pues causa molestias al estómago). Se evitarán además las galletas de chocolate, azucaradas y toda la repostería industrial. Tampoco será bueno tomar fruta poco madura y cruda, frutas en almíbar, desecadas y confitadas o frutas ácidas.

Entre las bebidas desaconsejadas para quienes padecen hernia de hiato están: el café, té fuerte, descafeinado, batidos de chocolate, bebidas con gas o bebidas alcohólicas. Tampoco se tomará tocino, nata ni sebos. Y, en general, los productos muy grasos o cocinados en la sartén con mucho aceite deberán no tomarse.

Consejos generales si se padece hernia de hiato

La persona que sufra hernia de hiato deberá intentar llevar una alimentación que le facilite las digestiones y le reduzca la producción de ácido del estómago. Consultar un nutricionista para que le aconseje una dieta para la hernia de hiato, puede servir de mucha ayuda. Algunas veces, el médico le aconsejará tomar ciertos medicamentos antiácidos para favorecer las digestiones. Pero en otros casos podrá aconsejarle descansar, siempre y cuando hayan trascurrido tres horas desde la última comida porque en posición horizontal es más fácil que se produzcan reflujo.

Dormir ligeramente inclinados con la cabecera de la cama unos 10 cm, pero sin colocar almohadas pues se necesita inclinar todo el tronco. Se podrá utilizar para ello las camas articuladas o poner tacos de madera en las patas de la parte de delante de la cama.

Abandonar el hábito de fumar también mejorará la hernia de hiato. Pues el tabaco hace que la secreción del ácido gástrico se estimule al tiempo que puede empeorar las lesiones que se produzcan en el esófago o estómago.

Vestir con ropa holgada que no presione el vientre es otra de las recomendaciones o consejos contra los síntomas de la hernia de hiato. Evitar el estrés y llevar una vida relajada será muy positivo pues el estrés produce ácido gástrico aunque no se tome nada.



Hacer ejercicio físico moderado (no después de comer) y durante 30 minutos al día (dos o tres veces por semana), pues una intensa actividad puede provocar ácido gástrico.

No obstante, las medidas dietéticas son esenciales para el correcto control de los síntomas de la hernia de hiato junto con los medicamentos que puedan ayudar a controlarlos y que prescribirá el médico.

Síntomas de hernia de hiato

La hernia de hiato puede no producir ningún síntoma. Pero si produce síntomas estos suelen ser: dificultad para tragar; dolor en el tórax o acidez gástrica que empeora con ciertas posturas como agacharse o acostarse.

Estas molestias y dolor suelen ser ocasionadas por el reflujo del ácido gástrico, la bilis o el aire.

Otras veces los síntomas que predominan afectan al aparato respiratorio. Se producen entonces problemas de afonía o carraspera e incluso asma y dificultad para respirar (por culpa de la aspiración del ácido a la vía respiratoria).

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Diferencias entre hernia de hiato y reflujo gastroesofágico

La hernia de hiato y el reflujo gastroesofágico (RGE) son dos cosas diferentes. La hernia de hiato es una dolencia que puede favorecer la aparición de este tipo de reflujo y estar relacionado con él, pero se puede sufrir RGE y no tener ninguna hernia de hiato. Esto ocurre en ciertas situaciones en las que se favorece la presión en el estómago como durante el embarazo o si la persona sufre de obesidad. No hay hernia de hiato pero sí RGE.

Las personas con RGE pueden tener síntomas parecidos a las que sufren hernia de hiato como tos seca, dolor abdominal, etc., por lo que también les vendrá muy bien seguir las recomendaciones alimentarias antes mencionadas.

En cualquier caso, siempre será bueno consultarlo todo con el médico, que es la persona más capacitada para establecer un tratamiento y dieta para la hernia de hiato o RGE.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *