BonomédicoBlogSaludValores normales de hemoglobina

Valores normales de hemoglobina


Comentar
Publicado en Salud

La hemoglobina es una proteína que está en los glóbulos rojos y que sirve para transportar el oxígeno desde los pulmones al resto de los tejidos del organismo. Con un análisis de sangre se puede realizar una prueba para ver si se tienen valores normales de hemoglobina.

Someterse a un análisis de sangre no supone ningún peligro ni requiere de preparación previa, tan solo suele requerirse estar en ayunas. Pero la analítica de sangre servirá para conocer el estado general de nuestra salud y los valores de hemoglobina que tenemos. En este caso, no solo se mide la hemoglobina sino que también se realiza un conteo sanguíneo completo de las otras células de la sangre, que está compuesta por células sanguíneas -como glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas- y por plasma sanguíneo.

Sean altos o bajos, siempre habrá que procurar restablecer unos valores normales de hemoglobina.

Sean altos o bajos, siempre habrá que procurar restablecer unos valores normales de hemoglobina.

Cuando una persona necesita conocer sus valores de hemoglobina en sangre, lo hace por los siguientes motivos:

  • Siente cansancio, pérdida de peso inexplicable o mala salud.
  • Sangra.
  • Se ha sometido a una cirugía mayor y requiere conocer su estado de salud.
  • Está en estado de gestación.
  • Padece una enfermedad renal crónica y problemas médicos.
  • Controlar la anemia y su causa.
  • Controlar si el tratamiento contra el cáncer va bien.
  • Comprobar si los medicamentos que toma le causan anemia o hemogramas bajos.

Dicho esto, señalaremos que los valores normales de hemoglobina en adultos varían según el sexo y la edad. De este modo, encontramos que para los hombres unos valores normales estarían entre 13.8 a 17.2 gramos por decilitro (g/dL). En el caso de la mujer los valores normales serían de 12.1 a 15.1 g/dL. Si estos valores miden la hemoglobina en sangre en bebés estos irán de 9.5 a 13 g/dL y en recién nacidos de 14 a 24 g/dL.

Estas mediciones pueden variar un poco entre diferentes laboratorios pero suelen ser más o menos los valores normales de hemoglobina en sangre.

¿Qué ocurre si no se tienen los valores normales de hemoglobina?

Cuando los valores de esta proteína no son normales, suele estar relacionado con padecer alguna enfermedad. Anteriormente vimos cuáles son los valores normales de hemoglobina. A continuación explicaremos qué ocurre cuando no se tienen dichos valores y hay hemoglobina más baja o alta de lo normal.

Cuando hay hemoglobina más baja de lo normal, suele deberse a anemias de distinto tipo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Pero también puede ser por periodos menstruales abundantes, sangrado del tubo digestivo o enfermedad de los riñones crónica. En otros casos más graves, los bajos niveles de hemoglobina indican que la médula ósea no funciona bien y no está produciendo nuevos glóbulos rojos, lo que puede significar que hay leucemia u otros cánceres. Esto también puede ocurrir en personas que se drogan o que han sido sometidas a tratamientos con radioterapia. En otros casos una infección puede trastornar el buen funcionamiento de la médula ósea.

Una mala alimentación, deficiente en hierro, folato, vitamina B12 o vitamina B6 da como resultado unos valores bajos de hemoglobina. Al igual que ocurre con otras enfermedades crónicas como la artritis reumatoidea.

En definitiva, cuando se tienen valores menores de hemoglobina en sangre se debe porque:

  • El cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos.
  • El organismo destruye los glóbulos rojos de la sangre de forma más rápida de la que los produce.
  • Hay una pérdida de sangre por algún motivo (herida, etc.).

Los síntomas de hemoglobina baja suelen ser:

  • Cansancio.
  • Piel pálida.
  • Problemas para respirar.
  • Latidos del corazón rápidos e irregulares.

En estos casos el médico, como apuntamos, determinará realizar una prueba de conteo sanguíneo completo para cerciorarse de que, efectivamente, los niveles de hemoglobina son bajos y averiguar qué los causa.

Como dijimos, uno de los motivos por los que no se tienen valores normales de hemoglobina -sino que los niveles son bajos- es por anemia. Aunque estos niveles pueden variar según la edad, sexo, hábitos alimenticios y condiciones ambientales suelen estar en torno a los valores que ya expusimos.

La anemia es una de las principales razones de la aparición de bajos niveles de hemoglobina.

La anemia es una de las principales razones de la aparición de bajos niveles de hemoglobina.

Hemoglobina baja y anemia

Hay anemia cuando la concentración de hemoglobina en sangre es baja aunque los parámetros de eritrocitos sean normales o elevados. La anemia suele ser una enfermedad frecuente en niños, mujeres y adultos con carencias alimenticias (falta de hierro y ácido fólico, sobre todo). Se suele vincular a otras enfermedades en la que es un síntoma de las mismas y se da con mayor frecuencia en ciertos grupos étnicos (que habitan en países en vías de desarrollo y donde no existen recursos suficientes para tener una alimentación adecuada).

La anemia ferropénica, asociada a la falta de hierro, es la más frecuente en nuestro país. Afecta especialmente a mujeres y niños en edad de crecimiento. Sus síntomas son fruto de la puesta en marcha de distintos mecanismos de adaptación para hacer frente a la falta de oxigenación de los tejidos (hipoxia) y está vinculada con la edad del paciente, rapidez con la que se produce la enfermedad así como con su estado cardiovascular.

Cuando hay descenso de hemoglobina en sangre, el cuerpo aumento la síntesis.

Adaptación del cuerpo a la anemia eritropoyetina (Epo). Se activa un mecanismo relacionado con la falta de oxígeno en los tejidos y es el principal proceso de adaptación a la anemia. Además esta adaptación se produce en el sistema hematopoyético y en el aparato cardiovascular. En este primer sistema se produce un estímulo de la eritropoyesis (síntesis de eritrocitos). La circulación y el sistema cardíaco realizan una vasoconstricción en piel, riñón y área esplénica, primero, y luego una redistribución del volumen sanguíneo (volemia) y un aumento del volumen plasmático.

Toda esta adaptación que lleva a cabo el organismo lo hace para aprovechar mejor la hemoglobina disponible en él. Así se incrementa la concentración intraeritrocitaria (dentro de los eritrocitos) para favorecer la liberación de oxígeno a los tejidos.



El cuerpo redistribuye la sangre para garantizar el suministro de oxígeno a los órganos vitales.

En este proceso se produce una redistribución del flujo sanguíneo, una vasoconstricción de las áreas menos necesitadas -piel, con palidez, y riñón- para enviar la sangre a zonas más necesitadas como el cerebro. Esto significa que los vasos sanguíneos de órganos menos importantes se cierran y la sangre no puede pasar por ellos, desviándose a otros órganos más vitales.

Además aumenta el gasto cardíaco debido a la falta de oxígenos de los tejidos, por lo que se incrementa la cantidad de sangre que llega bombeada al corazón. Para que esto se produzca tienen que descender bastante los niveles en sangre y recuperar los valores normales de hemoglobina. Cuando esto sucede se producen síntomas como taquicardia, soplos sistólicos funcionales (generado por la salida de la sangre del corazón sin que exista ninguna enfermedad en las estructuras cardíacas). Cuando la anemia es muy fuerte y se ha producido de forma rápida (anemia aguda), la disminución de la presión en vena puede provocar un shock hipovolémico (es decir, es tal la pérdida de sangre o líquido que el corazón no puede bombear suficiente sangre al cuerpo haciendo que algunos órganos dejen de funcionar).

Pero si la anemia se ha instaurado en la persona de forma lenta, habrá un incremento progresivo y característico del volumen plasmático para evitar este shock.

Tratamiento

Para tratar bien la anemia habrá que conocer la causa que la provoca. Aunque aún desconociendo dicha causa, el tratamiento pasará por incrementar el nivel de oxígeno en sangre para que se pueda transportar este oxígeno, incrementando el número de glóbulos rojos y la concentración de hemoglobina.

La anemia suele tratarse con hierro tomado por vía oral, si es de carácter ferropénica, o con la ingestión de vitamina B12 y ácido fólico para anemia megaloblástica.

Los valores normales de hemoglobina no son fijos sino que dependen del género y los años de la persona.

Los valores normales de hemoglobina no son fijos sino que dependen del género y los años de la persona.

Además de con medicinas, la anemia por falta de hierro se puede mejorar con una alimentación adecuada, tanto animal como vegetal. Por ejemplo, tomando el hierro que mejor se absorbe y que está presente en:

  • Carnes rojas.
  • Pavo.
  • Hígado.
  • Pescado (sardina, lubina, rape, etc.).
  • Crustáceos (mejillones, berberechos, almejas).
  • Yema de huevo.

En el caso de los alimentos de origen ricos en hierro habrá que tomar verduras de hoja como espinacas, acelgas, lombarda, perejil y legumbres para luchar contra la anemia. Por otro lado, los frutos secos más ricos en hierro son las pipas de girasol y los pistachos. El hierro que hay en los vegetales se absorbe de forma más lenta porque contiene sustancias que lo impide como el ácido fítico ( que hay en lentejas, garbanzos y cereales integrales) y el ácido oxálico (presente en espinacas, acelgas, espárragos y chocolate) y los taninos (que hay en vino, café y té).

Finalmente, también hay vitamina C que ayuda a absorber el hierro en los cítricos (kiwi, limón, fresa, naranja y mandarina), en el tomate y pimiento. De hecho muchos nutricionistas aconsejan tomar después de una plato de lentejas un zumo de naranja para que se absorba mejor el hierro que contienen estas legumbres. Además de todo lo expuesto, es interesante señalar que no se deberá abusar de los productos que contengan mucho calcio si se padece anemia ferropénica, ya que el calcio puede hacer que se disminuya la absorción de hierro.

Hasta aquí, los tratamientos convencionales existentes cuando se tiene anemia y se desean restablecer los valores normales de hemoglobina. Pero estos tratamientos no sirven si se pierde mucha cantidad de sangré. En ese caso, habrá que realizar una transfusión sanguínea.

Si la anemia es por síndrome hereditario, el médico podrá estimar oportuno el trasplante de médula ósea, pero será este el que indicará el tratamiento más adecuado para cada tipo de anemia.

Hemoglobina más alta de lo normal

Cuando los valores de hemoglobina en sangre son más altos de lo normal significa que la persona tiene muchos glóbulos rojos y bajos niveles de oxígeno en sangre durante un largo período de tiempo por:

  • Enfermedades congénitas del corazón.
  • Patología pulmonar obstructiva crónica (EPOC) grave.
  • Fibrosis pulmonar, esto es, cicatrización o engrosamiento de los pulmones y otros trastornos pulmonares graves.
  • Insuficiencia del lado derecho del corazón.
  • Enfermedad de la médula ósea que fabrica más número de células sanguíneas de lo normal (policitemia vera).
  • Deshidratación por falta de líquido en el organismo produce altos niveles de hemoglobina pero cuando se resuelve ésta tomando líquido todo vuelve a la normalidad.
  • Vivir o permanecer mucho tiempo en grandes altitudes donde los niveles de oxígeno en el aire disminuyen por este motivo. Es entonces cuando el organismo producirá más hemoglobina para compensar la falta de oxígeno.
  • Fumar. Las personas fumadoras tienen niveles de hemoglobina más altos que los no fumadores debido a la falta de oxígeno puro en sus pulmones. Esto haría que el organismo se adaptase a niveles más bajos de oxígeno.
  • Uso de esteroides anabólicos.

Síntomas

El no tener unos valores normales de hemoglobina en sangre produce problemas también. En el caso que nos ocupa se produce un aumento de la viscosidad de la sangre. Si dicha viscosidad alcanza un nivel alto afectará a la microcirculación y hará que exista poca cantidad de oxígeno transportado a los tejidos. Algo parecido a lo que ocurre en casos de anemia grave.

Unos elevados valores pueden traer como consecuencia una mala circulación de la sangre en el cerebro.

Unos elevados valores pueden traer como consecuencia una mala circulación de la sangre en el cerebro.

Entre los síntomas que producirá, estará la cianosis periférica (coloración azulada de unas, piel y mucosas porque disminuye la circulación sanguínea en brazos y piernas) y daño cerebral como resultado de una mala circulación sanguínea en el cerebro. También por la mala circulación de la sangre podrá incrementarse el riesgo de padecer un trombo-embolia.

Tratamiento

Los valores altos de niveles de hemoglobina en sangre no pueden ser tratados de forma aislada, pues suelen ser un síntoma de otra patología asociada. Por lo que habrá que descubrir qué enfermedad está causando estos niveles para poder tratarla y bajarlos a los niveles normales.

Conclusión sobre los valores normales de hemoglobina

Hemos expuesto a lo largo de este artículo cuales son los valores normales de hemoglobina en sangre y lo importante estos sean correctos. Pues en caso contrario, ya sea por niveles muy bajos o altos de hemoglobina en sangre, el cuerpo experimentará una serie de síntomas que, generalmente, darán la voz de alarma de que algo va mal en nuestro cuerpo o de que podemos tener una enfermedad.

Todo esto viene a significar que en caso de que la persona tenga síntomas como cansancio, hemorragia, pérdida de peso inexplicable u otros que denoten un estado malo de salud deberá acudir a su médico para que le mande un análisis de sangre donde haga un conteo sanguíneo completo.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Tanto la hemoglobina en sangre baja como la alta provoca problemas en la salud del paciente que deberán ser tratados teniendo en cuenta su causa.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes

  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *