BonomédicoBlogNoticias¿Por qué los fumadores que dejan el tabaco ganan peso?

¿Por qué los fumadores que dejan el tabaco ganan peso?


Comentar
Publicado en Noticias

Todo el mundo tiene la percepción de que dejar de fumar engorda, pero nadie sabe por qué los fumadores que dejan el tabaco ganan peso. Pues ahora un estudio dirigido por la Universidad de Harokopio en Atenas (Grecia) parece haber encontrado una explicación.

Fumar es, como demuestran múltiples investigaciones, muy perjudicial para la salud. El tabaquismo es el principal factor de mortalidad por cualquier causa y, abandonar este nocivo hábito, no solo resulta muy difícil sino que, además, suele traer aparejado un indeseable incremento de peso. ¿Por qué sucede esto?

Hay una explicación científica que aclara estas situaciones. El estudio señalado muestra que fumar reduce la ingesta de calorías, debido a que se regula la gherilina (la llamada hormona del apetito), cuyos niveles altos hacen que se sienta hambre. Así, Konstantina Zachari, directora de la investigación, explica que han descubierto que “fumar tiene un efecto acusado sobre la ingesta de energía que podría estar mediado por las alteraciones en los niveles de ghrelina”.

Más nicotina, menos calorías

En el estudio participaron 14 fumadores divididos en dos grupos. A unos se les dejó fumar durante 15 minutos, mientras que el resto no. Después se dejó que cada uno comiese todo lo que deseara, fueron sometidos a un análisis de sangre para medir sus niveles de hormonas relacionadas con el hambre y completaron un cuestionario sobre su abstinencia tabáquica y apetito.

Los resultados mostraron que quienes habían fumado tenían una menor ingesta calórica, en concreto, tomaron 152 calorías menos. Además, las analíticas mostraron una diferencia significativa en la concentración en sangre de la hormona del apetito (ghrelina), lo que explica que los que no fumaron comieran más.

Aunque los investigadores reconocen que aún es pronto para concluir que el tabaco actúa sobre los niveles de gherelina, disminuyendo el apetito y la ingesta de calorías. Serán necesarios más estudios, con muestras más amplias. Pero, por el momento, este hallazgo supone el primer paso para averiguar por qué los fumadores que dejan el tabaco ganan peso, y para conseguir que más furmadores dejen este hábito.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *