BonomédicoBlogEnfermedadesFlebitis en las piernas

Flebitis en las piernas


Comentar
Publicado en Enfermedades

La flebitis se corresponde con una patología que se caracteriza, principalmente, por evidenciar cierta inflamación e hinchazón en los vasos sanguíneos de las extremidades inferiores. La flebitis en las piernas tiene diferentes grados dependiendo de la evolución de la misma además de otro tipo de factores. En este sentido, la flebitis puede llegar a agravarse en el caso de que se formen trombos o coágulos de sangre.

Este tipo de consecuencias, mucho más peligrosas, son más difíciles de identificar y diagnosticar ya que no se pueden apreciar justo en la superficie de la piel. Es por ello, por lo que se han catalogado los principales síntomas de la existencia de un trombo o coágulo de sangre. Es decir, dolor, irritación incluso el bloqueo de la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos.

Otro punto agravante de esta afección circulatoria es la aparición de tromboflebitis. Esta patología se caracteriza por la inflamación de una o múltiples venas como consecuencia de la creación de un trombo.

La flebitis en las piernas es una enfermedad frecuente en mujeres.

La flebitis en las piernas es una enfermedad frecuente en mujeres.

Para que se origine un trombo en el interior de nuestro organismo debe haber problemas circulatorios sobre todo en las extremidades inferiores, debido a la presión que ejerce la gravedad. Sin embargo, este tipo de anomalías también pueden llegar a conformarse en otras partes de nuestro organismo como puede ser, por ejemplo, a lo largo de los vasos sanguíneos de nuestros brazos o incluso el cuello.

Tipos de flebitis

En cualquier caso, existen dos tipos de flebitis en las piernas, una más grave que la otra. El tipo de flebitis capaz de alterar la capa más superficial de la piel se denomina flebitis superficial (no reviste gravedad) mientras que aquellos coágulos originados en los vasos sanguíneos más profundos de nuestro organismo se conoce como trombosis profunda (de gravedad notoria).

La falta de movimiento, la tendencia al sedentarismo es una de las principales amenazas para garantizar el correcto ritmo de circulación sanguínea. En este sentido, el grupo de personas que puede llegar a verse más afectado es, sin duda, el protagonizado por los ancianos enfermos que se han visto obligados a permanecer largas estancias en cama. Señalamos los principales tipos de flebitis:

  • Química: Este tipo de flebitis está originada por determinadas sustancias irritantes o el consumo de determinados medicamentos como, por ejemplo, la reacción que produce la quimioterapia en nuestro organismo.
  • Mecánica: Este tipo de flebitis tiene como origen una muestra de sangre en la que existe una lesión de la pared venosa.
  • Infecciosa o séptica: Este tipo de flebitis surge como consecuencia de una infección bacteriana que se produce, por ejemplo, tras la penetración de una aguja en nuestro organismo para llevar a cabo una terapia intravenosa.
  • Linfática: Este tipo de flebitis deriva como consecuencia de la inflamación de un vaso linfático.

Principales causas de la flebitis

Si bien la causa más habitual de la flebitis en las piernas es la existencia de una lesión en la pared del vaso sanguíneo, esta también puede desarrollarse como consecuencia de la prolongada falta de actividad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Y es que, no cabe duda de que las personas que pasan largos tramos de tiempo sentadas o recostadas incrementan sus posibilidades de desarrollar alguna patología, ya sea como consecuencia de un largo viaje en avión o el reposo recomendado tras una intervención quirúrgica.

Existen diferentes tipos de flebitis en las piernas.

Existen diferentes tipos de flebitis en las piernas.

A continuación señalamos otras causas comunes de flebitis:

  • Obesidad.
  • Humo.
  • Embarazo.
  • Píldora anticonceptiva.
  • Medicación.
  • Deficiencia de vitamina B12.
  • Quemadura solar.
  • Picadura de mosquito tigre.
  • Determinados tipos de cáncer.
  • Inserción de una cánula que afecte una vena superficial.
  • Cirugía en un vaso sanguíneo.
  • Inyección intravenosa de fármacos que pueden lesionar las paredes venosas.
  • Tromboflebitis traumática.
  • Síndrome de trousseau o tromboflebitis migratoria.
  • Venas varicosas.

Síntomas de la flebitis

Los síntomas de la flebitis en las piernas van a estar directamente relacionados con el tipo de flebitis, entre otros condicionantes. Los síntomas más habituales tanto de la trombosis superficial como de la profunda son:

  • Enrojecimiento de la piel.
  • Inflamación de las extremidades.
  • Coloración de la piel justo en el área afectada.
    La inflamación de las piernas es uno de los síntomas más habituales de la flebitis.

    La inflamación de las piernas es uno de los síntomas más habituales de la flebitis.

  • Dolor alrededor del vaso sanguíneo afectado que llega al pie.
  • Sensación de ardor en la piel.
  • Entumecimiento.
  • Calentamiento de la piel que rodea la vena afectada.
  • Fiebre en caso de infección.

Síntomas concretos de la flebitis superficial en las piernas

Vasos sanguíneos duros e inflamados ubicados bajo la piel pero que, sin embargo, sí que pueden apreciarse a simple vista

Síntomas concretos de la trombosis venosa profunda

  • Embolia pulmonar como consecuencia del desplazamiento incontrolado del coágulo de sangre.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Desarrollo de una úlcera o empeoramiento de una úlcera venosa en las piernas.

Diagnóstico de flebitis en piernas

En concreto, el especialista encargado de analizar, tratar y entender este tipo de afecciones circulatorias es el angiólogo. Se trata del experto que llevará a cabo todas aquellas exploraciones requeridas, tanto físicas como, además, el control del historial clínico del paciente.

Este tipo de afecciones en que tienen que ver con la circulación las trata el angiólogo.

Este tipo de afecciones en que tienen que ver con la circulación las trata el angiólogo.

Entre otros, a continuación señalamos algunos de los exámenes más comunes que se ponen en marcha para diagnosticar la flebitis en las piernas:

  • Resonancia magnética: Mediante la realización de esta prueba el experto consigue una imagen tridimensional del área que está afectada. De esta forma, en la resonancia magnética se evidenciará la presencia o no del coágulo
  • Ultrasonido Doppler: Mediante la realización de esta prueba el especialista consigue la imagen a través de la cual determinar la existencia del coágulo. En concreto, este tipo de pruebas envían ondas acústicas de alta frecuencia al área que se encuentra alterada. Es el mismo reflejo de estas ondas las que consiguen describir una fiel imagen en la pantalla.
  • Análisis de sangre: Es una de las pruebas más sencillas, ya que consta tan solo de una extracción sanguínea. En concreto, este tipo de análisis determinan los altos niveles de dímero D en el organismo del paciente, una sustancia anticoagulante.

Tratamiento para la flebitis en las piernas

Al igual que ocurre con los síntomas, lógicamente el tratamiento orientado hacia el saneamiento de la flebitis en las piernas va a estar condicionado por el tipo de flebitis además de por la zona concreta que esté afectada.

Merece la pena recordar que la trombosis venosa profunda deberá ser tratada con carácter de urgencia ya que, en el caso de obviar el tratamiento, el paciente pone en riesgo su salud si se desarrollase una embolia. A continuación, señalamos algunos de los tratamientos más comunes para los diferentes tipos de flebitis ubicadas en las extremidades inferiores:

  • Aplicación de compresas calientes justo en el área afectada por la flebitis.
  • Toma de anticoagulantes con el objetivo de prevenir el desarrollo de otros coágulos.
  • Heparina y enoxaparina, es decir, fármacos que se inyectan directamente en el organismo bajo la meta de diluir de la forma más rápida posible la sangre.
  • Warfarina. Este tratamiento se inicia de forma inmediata.
  • Antiinflamatorios para paliar el dolor.
  • Antibióticos en el caso de que existan infecciones.
  • Uso de vendaje de compresión. Mejor si este contiene óxido de zinc con el objetivo de disminuir la inflamación.
  • Ablación por radiofrecuencia de la vena en aquellos casos en los que la vena safena superficial se encuentre altamente afectada.
  • Práctica de una flebectomía o escleroterapia (tratamientos de varices).

Enfermedad de mondor

Aunque es poco frecuente, esta patología está caracterizada por la existencia de una tromboflebitis esclerosante de los vasos sanguíneos subcutáneos de la parte anterior del pecho.

La flebitis en las piernas puede llegar a agravarse en el caso de que se formen coágulos de sangre o trombos.

La flebitis en las piernas puede llegar a agravarse en el caso de que se formen coágulos de sangre o trombos.

En sus orígenes se evidencia tan solo una especie de cordón subcutáneo, en principio rojo y doloroso, que tiende a transformarse en una tira indolora, dura y fibrosa. De carácter inofensivo, esta patología puede derivar en cáncer de mama.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.



Tratamientos naturales para la flebitis en piernas

La naturaleza pone a nuestra disposición un sinfín de alternativas y posibilidades para tratar la flebitis resultante en las extremidades inferiores. A continuación señalamos algunos de ellos, muy recomendables para tomar nota:

  • Melaza: Altamente nutritiva, la melaza contiene magnesio, potasio, hierro, facilita la eliminación de los radicales libres además de diluir la sangre.
  • Cayena: Rica en capsaicina, esta sustancia dispone de forma natural de una acción anticoagulante además de potenciar la regulación de la circulación. Asimismo, alivia el dolor y disminuye la inflamación.
  • Limón: Muy eficaz, junto con el bicarbonato de sodio, para aliviar los síntomas de la flebitis en las piernas. Y es que esta combinación es capaz de alcalinizar el organismo además de potenciar la eliminación de toxinas.
  • Evitar el sedentarismo y practicar ejercicio físico de manera regular: La adopción de unos ritmos de vida saludables nos ayudará no solo en la reducción de los síntomas de la flebitis sino que, además, contribuirá a potenciar un óptimo estado de salud para el paciente. Perfecta es, en todo caso, la combinación de una dieta equilibrada con la práctica rutinaria de algún deporte.
 
  • Artículo escrito por:
  • Doctor Luis Mérida Rodrigo

  • Especialista en Medicina Interna, enfermedad tromboembólica y riego vascular. Ecografía clínica. Valoración daño corporal.
  • Miembro del Comité científico de la Sociedad Andaluza de Medicina Interna.
  • Hospital Costa del Sol. Hospital Quirón Málaga. Hospital Alta Resolución Benalmádena. Hospitén.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *