BonomédicoBlogHemorroidesFístulas y hemorroides

Fístulas y hemorroides


Comentar
Publicado en Hemorroides

Antes de comenzar a mencionar las diferencias entre fístulas y hemorroides, señalaremos qué son cada una de ellas y sus síntomas más característicos.

¿Qué son las fístulas y las hemorroides?

Las fístulas son una conexión entre dos zonas del cuerpo que no deberían unirse. Por ejemplo, entre un órgano o un vaso sanguíneo. Por lo general, suelen aparecer por culpa de una lesión o cirugía, aunque también pueden producirse por infección o inflamación.

Los síntomas más comunes en el caso de las fístulas son:

  • Dolor muy intenso antes y después del acto de defecar
  • Pequeña presencia de sangre
  • Pus en las heces y en la ropa interior
  • Posibilidad de aparición de fiebre
  • Por lo general, la sangre no se mezcla con las heces.

El único tratamiento posible para ellas es la cirugía. Por eso, los médicos recomiendan su prevención con una buena higiene anal, llevar una dieta equilibrada y evitar el sedentarismo. En estos aspectos preventivos coinciden con las hemorroides.

vegetables-1212825.jpg_flipped

Una dieta equilibrada combate la aparición de fistulas y hemorroides.

En lo que a la cirugía de la fístula se refiere, también debe ser realizada por un médico especialista del colon y recto que, durante la intervención, analizará la extensión y profundidad de la fístula. Casi todas las fístulas se operan cortando la piel y el músculo que hay por encima del túnel y dejando un surco abierto (fistulotomía).

Así, la fístula se curará desde dentro y hacia fuera. En el caso de fístulas más complejas, se necesitará la inclusión de drenaje especial, denominado seton, durante seis semanas, tras lo cual se realizará la operación definitiva. La cirugía que se aplica a las fístulas se realiza de forma ambulatoria, excepto para aquellos casos que sean muy profundos o grandes y necesite el paciente estar algunos días en el hospital.

En el postoperatorio de la fístula, el médico puede recomendar poner en remojo la zona dañada con baño de agua templada y tomar ablandadores de heces o laxantes durante una semana. También puede experimentar el paciente dolor e incomodidad en la zona y tener que tomar analgésicos. Por lo general, las fístulas se curan tras la cirugía sin problemas.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Las hemorroides son venas dilatadas en el canal anal o bajo recto. Se cree que aparecen por estreñimiento crónico, diarrea, embarazo, parto, sobrepeso, permanecer mucho tiempo de pie o sentado o por realizar esfuerzos al defecar. Existen dos tipos, según la zona del ano en la que se encuentren: internas y externas. Su tratamiento dependerá del grado de gravedad de la hemorroide, no teniendo que ser intervenida quirúrgicamente (solo en el 20 % de los casos).

Tratamiento de las hemorroides

Los tratamientos en las hemorroides son amplios: remedios convencionales, tratamientos ambulatorios y tratamientos quirúrgicos.

Los remedios convencionales son:

  • Baños de asiento con agua tibia durante 10 o 15 minutos
  • Utilización de cremas hemorroidales para aliviar sus síntomas
  • Llevar una dieta equilibrada
  • Vestir ropa no ajustada y ropa interior de algodón
  • No tomar alcohol, café ni picante
  • Asearse con toallitas de bebé y no con papel higiénico
  • Tomar por vía oral analgésicos

Los tratamientos ambulatorios son:

Cirugía de hemorroides

Y por último, y como tratamientos más agresivos, está la cirugía:

  • Hemorroidectomía (abierta y cerrada)
  • Anopexia mucosa circular
  • Desarterialización Hemorroidal Transanal

En el caso de las hemorroides, también el médico aconseja la prevención y esta es similar a la de la fístula: dieta equilibrada, ejercicio moderado diario, buena higiene anal, no permanecer siempre en la misma postura o no hacer esfuerzos al defecar.

¿Dónde aparecen las fístulas y dónde las hemorroides?

Deporte contra las fistulas y las hemorroides bonomédico

No llevar una vida sedentaria es beneficiosa para evitar la aparición de fístulas y hemorroides

Las fístulas, a diferencia de las hemorroides, pueden aparecer en distintas zonas del cuerpo humano: entre el cuello y la garganta, entre una arteria y una vena, entre las vías biliares y la superficie de la piel, entre el cuello uterino y la vagina, entre el espacio intracraneal y un seno paranasal, entre el colon y la superficie del cuerpo (produciendo que las heces salgan por un lugar distinto al ano) o entre el estómago y la superficie cutánea.

Hay enfermedades que pueden provocarlas como la del Crohn o la colitis ulcerativa dando lugar a fístulas entre dos zonas intestinales. Además de la diabetes o un sistema inmunológico débil. El sexo anal también las puede provocar.

Por último, señalar que una lesión puede hacer que se formen fístulas entre arterias y venas.

Los tipos de fístulas son:

  • Completas: presentan aberturas tanto dentro como fuera del cuerpo
  • Ciegas: solo están abiertas en un extremo pero conectan dos estructuras
  • Incompletas: son un tubo desde la piel cerrado en su interior y no conecta nada
  • En herradura: ponen en conexión el ano con la superficie de la piel tras circundar el recto

De hemorroides sólo hay dos tipos:



  • Internas: están dentro del canal anal
  • Externas: prolapsan fuera del canal anal

Síntomas de las fístulas y de las hemorroides

Las fístulas, a diferencia de las hemorroides, pueden dar fiebre. Otro de los síntomas son cansancio, temblores, irritación de la piel de alrededor del ano debido a las secreciones de pus, dolor cuando se defeca, secreción con sangre de una apertura rodeando al ano, hinchazón en el ano y abscesos anales recurrentes.

Las hemorroides cursan dolor, picor, sangrado y molestias en la zona anal.

Conclusión

Ambas patologías pueden producirse en el canal anal, aunque en el caso de las fístulas hemos comprobado que se puede producir en otras zonas del cuerpo. Las hemorroides suelen no presentar dolor en los primeros estadios pero las fístulas siempre duelen -aunque ambas sangran-. Además, las fístulas pueden producir fiebre y pus, cosa más inusual en el caso de las hemorroides.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Para las hemorroides hay más alternativas -en sus primeros grados- que para las fístulas, cuya única solución es la cirugía.

En el caso de tener que resolver las hemorroides con cirugía, como ocurre con las fístulas, el postoperatorio produce dolor para ambas afecciones.

En los dos casos, la prevención pasa por mantener unos hábitos de vida buenos, con alimentación rica y equilibrada, deporte y una higiene correcta.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *