BonomédicoBlogEnfermedadesFactores de riesgo de la tensión alta

Factores de riesgo de la tensión alta


Comentar
Publicado en Enfermedades

Hipertensión

La tensión arterial alta se produce cuando la sangre recorre las arterias -vasos sanguíneos- con una presión más alta de lo normal. Esta situación se denomina hipertensión y sucede cuando la fuerza que realiza la sangre contra las arterias -cuando el corazón la bombea- tiene más ímpetu de lo normal, lo que supone un aspecto negativo y, por ello, será fundamental conocer los factores de riesgo de la tensión alta. Para saber si tenemos o no presión arterial alta existen varios medidores, como el sensor electrónico o estetoscopio.

Hay dos tipos de presión arterial:

  • Presión sistólica: es la presión arterial cuando el corazón late al mismo tiempo que bombea sangre.
  • Presión diastólica: es la presión arterial del corazón en reposo durante el intervalo de un latido a otro.

Los valores de una presión arterial normal serían una presión sistólica inferior a 120 mmHg y una presión diastólica menor de 80 mmHg. Para estas mediciones se tendrá en cuenta el momento del día en el que se toma la presión, si se está emocionado, despierto o nervioso. Si se está activo, la presión arterial aumenta para volver a la normal al cambiar de estado.

La edad, tamaño, peso y otros factores también influyen en el tipo de tensión arterial que se tenga. Además, si se padece alguna enfermedad, estos valores también variarán. Es el caso de los diabéticos o enfermos renales crónicos, que deben controlar su tensión arterial por debajo de 130/80 mmHg.

La presión arterial alta puede darse como consecuencia del paso de los años -se llama entonces presión arterial alta primaria- o deberse a algún tipo de enfermedad o el uso de ciertas medicinas. Esta última puede curarse cuando se elimina la causa.

Los valores que señalan una tensión alta son: 140–159/90–99 mmHg en una primera etapa y más de 160/100 mmHg en una segunda etapa.

Factores de riesgo de tensión arterial alta

Como hemos dicho, la tensión arterial normal está en 120/80 mmHg. En algún momento concreto de la vida cualquier persona puede presentar hipertensión -por ejemplo, durante el embarazo-. Pero hay una serie de factores de riesgo de la tensión alta que influirán de forma determinante en este aspecto:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

La genética

Si nuestros familiares tienen hipertensión, nosotros también podremos padecerla. Hay gente que es sensible al sodio y la sal padeciendo, si consumen esto, presión arterial alta. Dicha sensibilidad puede ser heredada y se convierte en un factor de riesgo de tensión arterial alta.

En esta línea, destacar que hay estudios que han identificado muchos genes y otras mutaciones asociadas con la presión arterial alta. No obstante, dichos factores genéticos conocidos solo suponen del 2 al 3 por ciento de todos los casos. Nuevos estudios indican que ciertos cambios en el ADN en la etapa de desarrollo del feto predisponen al bebé a padecer presión alta en un futuro.

Peso excesivo u obesidad

Las personas con más kilos de los saludables sufren más posibilidades de padecer hipertensión. El peso de más incrementa la resistencia de los vasos sanguíneos, provocando que el corazón trabaje más y provoque la presión arterial alta.

Sexo

Los hombres, antes de cumplir 55 años, son más propensos a padecer hipertensión arterial que las mujeres. Pasada esa edad, son ellas las que tendrán más probabilidades de ser hipertensas.

Edad

Conforme aumentan los años, crece la tensión arterial y se da en un alto porcentaje de la población con más de 60 años. Pero también están dándose casos atípicos en niños, sobre todo, por el estilo de comida poco saludable que genera sobrepeso.

Raza o grupo étnico

Las personas africanas o afroamericanas tienen más tendencia a padecer presión arterial alta que los blancos. Además, su presión arterial aumenta con menos edad que en el caso de los blancos y su promedio de presión arterial también tiene valores más altos.

Estilo de vida no saludable

Llevar un estilo de vida poco saludable puede incrementar la presión arterial. Beber muchas cantidades de alcohol, consumir mucho sodio y poco potasio o el estrés son factores desencadenantes de una elevada presión arterial.

Funciones corporales que afectan a la tensión arterial

Hay ciertas funciones del cuerpo que, si se alteran, afectan a la presión arterial:

Cambios en la estructura y función de las arterias

Los cambios en la estructura y la función de las arterias pequeñas y grandes pueden contribuir a la presión arterial alta.

Equilibrio entre los líquidos y la sal en los riñones

Los riñones suelen regular el equilibrio de sal en el cuerpo mediante la retención de sodio y agua y la eliminación de potasio. Los desequilibrios en esta función renal pueden incrementar los volúmenes de sangre, lo que puede causar presión arterial alta.

Medicamentos

Hay medicamentos que aumentan la presión arterial, tales como la píldora anticonceptiva, los medicamentos utilizados para el asma o para los resfriados. El motivo por el que estos medicamentos causan estos desequilibrios es porque alteran el equilibrio del cuerpo de líquidos y sal, lo que produce la contracción de los vasos sanguíneos o afectan al sistema renina angiotensina aldosterona, que incrementa la presión arterial.



Enfermedades asociadas a tensión alta

Enfermedades renales crónicas, problema tiroidal, tumores o apneas del sueño influyen en el incremento de la presión arterial. El motivo de ello es el cambio que estas enfermedades o problemas suponen en el cuerpo al cambiar la forma en el que este controla líquidos, sodio y hormonas en sangre, generando el tipo de presión alta secundaria.

Riesgos de padecer presión alta

Uno de los problemas más graves de la tensión alta es que, si se mantiene durante muchos años, puede provocar daños en el cuerpo y complicaciones irreparables.

Entre dichas complicaciones están:

Lesiones oculares

Si los vasos sanguíneos de los ojos experimentan mucha presión, pueden reventar o sangrar. Los signos y síntomas incluyen cambios en la visión o ceguera.

Ataques cardíacos

El flujo de sangre que lleva oxígeno a una sección del músculo cardíaco se bloquea y ya no recibe oxígeno. Los síntomas de alarma de que se está padeciendo un ataque al corazón serán:

  • Dolor.
  • Malestar en el pecho.
  • Malestar en la parte superior del cuerpo.
  • Problemas para respirar.

Accidente cerebrovascular

El flujo de sangre rica en oxígeno no puede llegar a una parte del cerebro porque se bloquea. Los síntomas son:

  • Debilidad repentina.
  • Adormecimiento de la cara, brazos o piernas.
  • Problemas para hablar o entender lo que se dice.
  • Dificultad para ver.

Aneurismas

Se produce cuando se ensanchan más de lo normal una parte de la arteria porque se debilita la pared del vaso sanguíneo. Se pueden ubicar en distintas zonas del cuerpo y se desarrollan durante años sin originar ningún síntoma hasta que se rompen. Llegan a crecer tanto que presionan estructuras cercanas o bloquean el flujo sanguíneo.

Problemas cognitivos

La presión arterial alta provoca problemas de memoria, concentración e incluso para articular palabra.

Insuficiencia cardíaca

Si el corazón no bombea suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo, se produce una insuficiencia cardíaca que dificulta la respiración y produce cansancio, hinchazón de pies, piernas, abdomen y venas en el cuello.

Enfermedad arterial periférica

Es cuando el flujo de sangre se ve afectado por la acumulación de placa en las arterias. Los síntomas cuando se termina de realizar una actividad física como subir escaleras o caminar son:

  • Calambres.
  • Pesadez en las piernas.
  • Molestias en pies y glúteos.

Diagnóstico de la presión arterial alta

Cuando el paciente tiene una presión arterial de más de 140/90 mmHg, y ese valor se mantiene durante tiempo, el médico puede determinar que padece tensión arterial alta.

En la mayoría de los pacientes, los proveedores de atención médica diagnostican la presión arterial alta cuando las lecturas de la presión arterial se mantienen de manera consistente en 140/90 mmHg o más. Para ello, el médico medirá dicha tensión durante varias citas en su consulta, 2 o 3 veces. Cuando almacene los resultados, determinará que padece tensión alta si la presión arterial sistólica o diastólica son superiores a 120/80 mmHg de forma duradera.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

En el caso de los niños, estos valores variarán y se tomarán en cuenta otros datos como edad, sexo y altura.

Cuando el doctor crea que la tensión arterial alta del paciente reviste cierta gravedad, podrá establecer la necesidad de realizar más exámenes para precisar si la presión arterial alta se debe a otros factores o trastornos, o si es presión arterial alta primaria.

Resumiendo, habrá que conocer los factores de riesgo de la tensión alta para procurar controlarla y no tener problemas de salud, sobre todo si tenemos predisposición genética a padecerla. Una vida saludable con una correcta alimentación y ejercicio nos ayudará a que nuestros valores arteriales sean los normales. Además, el control médico en caso que padezcamos presión arterial alta será determinante para mantener los valores normales en la medida de lo posible, ya sea con buenos hábitos en el estilo de vida o con la utilización de los medicamentos que nuestro doctor nos aconseje e indique, porque así evitaremos problemas de corazón, renales o evitaremos ataques cerebrales.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *