BonomédicoBlogReproducción asistidaPorcentaje de éxito de la inseminación artificial

Porcentaje de éxito de la inseminación artificial


Comentar
Publicado en Reproducción asistida

El porcentaje de éxito de la inseminación artificial es bastante elevado si lo comparamos con el que se obtiene en la concepción natural. Una pareja normal que mantiene relaciones sexuales de forma regular -y no presenta problemas de ningún tipo para concebir- tiene una tasa de embarazo de entre el 15% y el 20% al mes. En cambio, con la inseminación artificial, la tasa de embarazo registrada durante el primer ciclo de inseminación oscila entre un 15% y 25%, mientras que de forma acumulada, tras un cuarto ciclo, puede alcanzar el 50% de promedio.

Este porcentaje llega al 70% utilizando semen de donante en la tasa acumulada de cuatro ciclos. Si después de esos cuatro intentos la inseminación artificial fracasa, se recomendará que usen otra técnica como la fecundación in vitro (FIV), que cuenta con un porcentaje de éxito sustancialmente superior.

Hoy en día, aproximadamente el 15% de las parejas presentan dificultades a la hora de quedar embarazada. En este sentido, se cataloga como estéril a aquella pareja que lleva intentando lograr la gestación durante más de un año y no obtiene el éxito esperado.

¿Cuál es el porcentaje de éxito de una inseminación artificial?

Además, existen mujeres que desean un embarazo pero no tienen pareja o su pareja es de su mismo sexo, por lo que recurren a procedimientos de reproducción asistida.

Hay dos clases fundamentales de reproducción asistida:

Para intentar solventar los problemas de un extraordinario número de parejas en España, en la actualidad se practican muchos miles de inseminaciones. Como ya hemos visto, la probabilidad de éxito de la inseminación artificial es de aproximadamente entre el 15 y el 25% por cada intento o ciclo, aunque esta dependerá de diferentes factores.

Factores que de los que depende el éxito de una inseminación artificial

En primer lugar, y como es lógico, el factor decisivo es aquel motivo que provoca la esterilidad -presenta diferencias respecto a la infertilidad-. No son pocas las parejas que se realizan un completo estudio de esterilidad y no logran determinarse las razones de la misma. Es el caso de la llamada esterilidad sin causa aparente. No obstante, existen otros factores incidentes que a continuación se enumeran.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Normalidad del esperma empleado en la inseminación

El semen utilizado en un proceso de inseminación se consigue a través de la masturbación. Posteriormente se analiza y se adecúa para que pueda adentrarse en el útero. La probabilidad de embarazo tras una inseminación artificial es cinco veces superior si el esperma presenta un adecuado porcentaje de espermatozoides ‘normales’.

  • Estimulación ovárica de la mujer

En cualquier intento de inseminación se administra un tratamiento de inyección de hormonas para que favorezca la ovulación de la mujer. Y es que, pese a que esta ovule de manera adecuada, con la estimulación siempre se controlará mejor el ciclo y se alcanzará un porcentaje de éxito superior.

  • Inseminación antes que coito predeterminado

De nuevo nos encontramos con que la probabilidad de conseguir la gestación es del doble si se opta por la inseminación artificial en vez de por el coito programado tras la inyección de hormonas a la mujer.

  • La edad de la mujer

Se trata de uno de los factores con mayor influencia, ya que, una vez superados los 30 años, la fertilidad se reduce alrededor de un 9% cada año, proporción que se incrementa una vez se cumplan los 35. El porcentaje de éxito también varía en función de la edad. Si supera los 37 años, resulta menor del 10% por mes e intento.

  • Cantidad de inseminaciones por ciclo de menstruación

Lo habitual es practicar una única inseminación por ciclo para que coincida con la ovulación originada por la inyección de hormonas. Sin embargo, también es posible efectuar dos inseminaciones por ciclo y, aunque la tasa de éxito aumenta algo, también lo hacen los costes económicos.

  • Cantidad de ciclos

Se recomienda que el número de ciclos a realizar no supere los cuatro intentos, especialmente si la paciente es joven. En el caso de que se acerque a la edad tope y se hayan efectuado dos o tres intentos de inseminación artificial sin éxito, lo más aconsejable es optar por la fecundación in vitro.

  • Cantidad de folículos

Los folículos son aquellas células del ovario que forman un ovocito. En pacientes con un único folículo preovulatorio, las probabilidades de embarazo son algo menores en comparación con aquellas que presentan más folículos.

  • Medicamentos utilizados

Como hemos señalado, el porcentaje de gestación es superior con la estimulación ovárica mediante hormonas. Pues bien, cada vez surgen más fármacos que imitan y, en ocasiones, superan la efectividad de las hormonas femeninas.

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial (IA) es un procedimiento de reproducción asistida sencillo y bastante eficaz que consiste en la colocación de espermatozoides, previamente tratados en el laboratorio, en el útero de la mujer en el momento en el que se va a producir la ovulación. Así, se facilita el encuentro entre óvulo y espermatozoides y se incrementa la posibilidad de crear un embrión viable.

La inseminación artificial se puede realizar hasta tres veces y su tasa de éxito, como señalamos al inicio de este artículo, es acumulativa en cada intento. 

La edad de la paciente determina en gran parte el éxito de la técnica, que decrece al tiempo que esta cumple años. El semen de su pareja, la movilidad y la cantidad de espermatozoides también influyen en los porcentajes de éxito de esta técnica.

Hay dos tipos de inseminación artificial: la que se hace con semen de la pareja o cónyuge y la que utiliza semen de un donante.

Distintos estudios apuntan a que el porcentaje de embarazos es mayor con semen de donante que con el de la propia pareja, ya que dicho material genético ha sido previamente expuesto a un exhaustivo estudio médico para su máxima idoneidad.

Expuesto todo esto, recordar que, al igual que ocurre con otras técnicas de reproducción asistida, el éxito también estará relacionado con las causas que originan la esterilidad: la calidad del esperma y la edad de la mujer.

Habrá pues un mayor porcentaje de éxito en aquellas pacientes menores de 35 años, con esterilidad menor de tres años, sin alteraciones en sus órganos reproductivos (útero y trompas) y con pareja con espermatozoides de alta calidad o semen de donante.

La técnica de inseminación artificial

La técnica de inseminación artificial con semen de la pareja o de donante será la siguiente:

  1. Estudio previo de la paciente.
  2. Tras los resultados óptimos, iniciación del proceso mediante estimulación ovárica -se administran medicamentos determinados para estimular el ovario y favorecer que se formen ovocitos-.
  3. Después se realizará una ecografía en la que se compruebe que los óvulos están maduros y se programa la transferencia de espermatozoides para el día de más fertilidad.
  4. Por otra parte, se prepara y mejora el semen.
  5. A continuación, inseminación intrauterina o transferencia de espermatozoides al útero de la mujer de forma indolora y utilizando un aparato -denominado catéter- que los dejará allí.
  6. Al igual que en la fecundación in vitro, apenas se guarda reposo y, pasado un tiempo, se realizará un test de embarazo que determinará el éxito del procedimiento.

Riesgos del tratamiento de inseminación artificial

Hay pocos riesgos y efectos secundarios en la inseminación artificial. No obstante, y como en cualquier técnica de este tipo, existen algunos como la hiperestimulación ovárica. En este caso se produce una respuesta desmesurada a la administración de medicamentos para inducir a la ovulación. Esto afecta más a mujeres jóvenes o con ovarios poliquísticos y supone un riesgo para la salud de la paciente, pero solo ocurre en un 1% de los casos.

Otro de los riesgos de este procedimiento por la sobreestimulación ovárica es el embarazo múltiple. Esto se da en el 10-15% de los casos y debe evitarse en caso de mujeres que desarrollen más de tres folículos con la estimulación de ovarios.

Las pacientes que tengan después otro embarazo tendrán más posibilidades de aborto o gestación ectópica tras realizarse esta técnica.

Además, hay riesgo de posible infección tras la introducción de la cánula con los espermatozoides en el útero, pues esta puede llevar bacterias a las trompas y cavidad uterina, ocasionando la inflamación de las mismas. Por este motivo, se aconseja un estudio de infección por clamidia a toda pareja que vaya a una clínica para su estudio y tratamiento.

Conclusión

La inseminación artificial como técnica de reproducción asistida es la más cómoda, natural -dentro de estos métodos- e indolora. Además, y pese que se puede realizar por la Seguridad Social, también es más económica que otras, pues su coste oscila entre 700 y 900 euros si no se requiere semen de donante. Habría que añadir 300 o 400 euros más en caso de necesitar semen donado y otros 300 o 400 euros si a la mujer hubiera que administrarle tratamiento hormonal para poder aumentar la producción de folículos por su avanzada edad. No es muy cara en comparación con la fecundación in vitro, cuyo precio puede alcanzar los 8.000 euros con óvulos de donante.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Para garantizar el éxito de la inseminación artificial habrá que sincronizar el momento en que se realiza con el instante en que se libera el óvulo.

A pesar de tener menor probabilidad de embarazo que la fecundación in vitro, la inseminación artificial sigue estando indicada -con semen de la pareja- para algunos casos:

  • Mujeres de hasta 38 años con una reserva ovárica aceptable.
  • Trompas permeables y semen de la pareja normal o con alteraciones leves-moderadas.
  • Búsqueda de embarazo inferior a 3 años.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *