BonomédicoBlogSaludEstreñimiento: causas, síntomas y tratamiento

Estreñimiento: causas, síntomas y tratamiento


Comentar
Publicado en Salud

El estreñimiento puede definirse como la demora en la desocupación del intestino, con escasez de heces y de cierta dureza, con motivo del retraso del tránsito intestinal. Sus características principales son la aparición de gases y dolor en el abdomen. Es decir, se trata de la eventual imposibilidad de vaciar el intestino después de unos diez minutos de esfuerzo o bien de la inexistencia de evacuaciones a lo largo de un plazo de 72 o más horas.

No resulta sencillo matizar esta circunstancia, ya que entre tres defecaciones diarias y tres semanales puede considerarse habitual. Los signos del estreñimiento comúnmente aceptados serían:

  • Volumen inferior de excrementos.
  • Mayor esfuerzo durante la deposición.
  • Heces más duras.
  • Sensación de defecación incompleta.
  • Falta de deseo para evacuar.

Es una situación bastante generalizada y que abarca buena parte de las visitas al médico. Su prevalencia entre la población es de dos a treinta casos por cada cien, siendo especialmente recurrente en los pequeños y en la tercera edad. En las demás franjas de edad, su presencia es más asidua entre el sexo femenino.

¿Qué clases de estreñimiento hay?

Primera clasificación

En una primera clasificación podemos encontrarnos con tres clases de estreñimiento fundamentales:

Estreñimiento agudo

Surge de modo imprevisto debido a alguna modificación como:

  • Reciente tratamiento médico.
  • Situaciones de estrés.
  • Estado de gestación.

Concluye cuando estas causas del estreñimiento relacionadas con ciertos cambios se solucionan, lo cual implica que la mayoría de ocasiones no necesite tratamiento. Es la clase de estreñimiento más característica en los niños.

Estreñimiento crónico

Con un claro punto de partida, se extiende desde tiempo atrás y, al contrario que en el caso anterior del estreñimiento agudo, suele presentar constantes recaídas. Es el estreñimiento más común tanto en adultos como en las personas mayores.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Estreñimiento idiopático

No se conoce a ciencia cierta cuándo comienza ni cuál es el tratamiento idóneo para este tipo de estreñimiento, lo que -como es lógico- afecta a su posible eficacia.

Segunda clasificación

Atendiendo a una perspectiva médica pueden diferenciarse otras dos clases de estreñimiento:

Estreñimiento funcional

Puede deberse a diferentes razones. Por ejemplo:

  • Trastorno del peristaltismo.
  • Menor consumo de líquidos.
  • Estilo de vida sedentario.

Estreñimiento orgánico

Es uno de los indicios de determinadas afecciones gastrointestinales:

  • Obstrucciones.
  • Tumores.
  • Hernias.

Causas del estreñimiento

Existe una gran diversidad de causas del estreñimiento. Debido a ello, esta patología requiere contar con el seguimiento de un especialista médico que opte por el tratamiento idóneo según la situación específica, impidiendo así que la afección se agrave o que surjan efectos secundarios como consecuencia de la inadecuada utilización de dicho tratamiento.

Los motivos fundamentales del estreñimiento son los que a continuación se enumeran.

Inapropiado estilo de vida

Sus principales características son las siguientes:

Estrés

Alimentación pobre en líquidos y fibra

Como las bebidas gaseosas o con cafeína -como el café o el té- pueden causar trastornos en el tránsito intestinal, nos referimos sobre todo al agua.

Vida sedentaria

Tampoco es preciso practicar actividades que requieran un elevado y constante esfuerzo en la prevención del estreñimiento. Caminar unos veinte o treinta minutos diarios contribuirá a mantener unos hábitos intestinales saludables.

Enfermedades intestinales

Entre ellas:

  • Ensanchamiento de la pared del intestino.
  • Hinchazón.
  • Presencia de tumores.
  • Síndrome de intestino irritable.

Si las causas del estreñimiento están relacionadas con alguna de estas afecciones, en ningún caso se deberá comenzar un tratamiento sin la previa consulta profesional, ya que el empleo de laxantes naturales o fármacos podría ocultar la patología y empeorarla.



Hipotiroidismo o diabetes

En situaciones de hipotiroidismo o diabetes, el estreñimiento no es sino una manifestación de estas patologías no relacionadas directamente con el intestino. Otra posibilidad es que este estreñimiento sea el efecto secundario de un fármaco determinado. Resulta aconsejable visitar al profesional médico encargado de realizar el seguimiento de estas dos afecciones para que sea él quien analice y sopese el problema.

Afecciones neurológicas

Existen ciertos casos en los que aparece un estreñimiento por incidencia indirecta del sistema nervioso responsable de la adecuada funcionalidad del intestino:

Gestación

Vejez

Empleo de determinados fármacos

Síntomas del estreñimiento

En relación a los síntomas del estreñimiento, hemos de saber que este en sí ya es un signo de algunas patología determinadas. Sin embargo, su aparición deberá ser estudiada por el especialista para procurar determinar la razón fundamental del estreñimiento.

Hay diferentes modos de exposición del problema por parte del paciente:

  • Frecuencia inferior de las deposiciones.
  • Menor contenido de la defecación.
  • Mayor dureza en las heces.
  • Realización de esfuerzo en la evacuación.
  • Sensación de incompleta deposición.

El comienzo de los síntomas debe ser analizado minuciosamente para determinar si nos encontramos ante un estreñimiento agudo o uno de tipo crónico, el cual reviste menor gravedad.

Otra manifestación que facilitará la valoración del profesional acerca de si hay estreñimiento o no es la aparición de dolor de ano, el cual se intensifica proporcionalmente a la dureza de los excrementos. Esta situación desemboca buena parte de las veces en la aparición de hemorroides. No es descabellado en estos casos que, tras finalizar la deposición, se detecte la presencia de sangre o sangrado en esas hemorroides.

Ante un estreñimiento agudo, el paciente percibirá un aumento del perímetro del abdomen y, si existe algún motivo de obstrucción -hernias, tumores, etc.-, los síntomas del estreñimiento vendrían definidos por:

  • Vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Inexistencia de ventoseo.

Tratamiento no farmacológico del estreñimiento

Cuando está motivado por un estilo de vida inapropiado, previamente a comenzar un tratamiento del estreñimiento basado en fármacos, se aconsejan diferentes medidas destinadas a solventar esta situación y prevenir su próxima aparición.

Control del estrés

Constantemente nos encontramos expuestos a circunstancias laborales, familiares o sociales ante las cuales no es tarea sencilla reducir el nivel de estrés. A pesar de ello, pueden realizarse ligeras modificaciones en la rutina diaria para no entorpecer la función intestinal.

En este sentido, resulta primordial:

  • Definir unos horarios fijos de comidas.
  • Descansar y dormir el tiempo necesario.
  • Repartir el tiempo libre para evitar agobios. 

Ingerir mayor cantidad de líquidos

Se aconseja beber, como mínimo, un par de litros de agua -el equivalente a unos ocho vasos- diarios, aunque parte de este volumen puede reemplazarse por zumos de naranja o manzana, que son buenos laxantes. Tan importante es lo anterior como disminuir la ingesta de:

  • Bebidas gaseosas.
  • Refrescos.
  • Café.
  • Té.
  • Bebidas alcohólicas.

Practicar algo de ejercicio cada día

Como ya vimos anteriormente, caminar unos veinte o treinta minutos al día puede reducir el estreñimiento.

Regularidad en el vaciado intestinal

Como sucede con otra serie de órganos del cuerpo, el intestino ha de ser acostumbrado a ciertas rutinas. Por ejemplo, nunca deberán desatenderse las ganas de ir al baño y también se recomienda hacerlo aproximadamente a la misma hora. Para llegar a este punto, inicialmente se acudirá al baño sin ganas, pero poco a poco el intestino adoptará la costumbre de realizar su función sobre esa hora. Este tratamiento del estreñimiento es una cuestión especialmente importante en los niños, pues de este modo se impide la aparición de futuras complicaciones.

Mayor consumo de fibra

Una alimentación habitualmente reducida en fibra supone uno de los motivos esenciales del estreñimiento en gran parte de la población. La fibra forma parte del contenido de no pocos alimentos y sus mayores beneficios son:

  • Disminuir los índices en sangre de triglicéridos, colesterol y LDL-colesterol, que están directamente relacionados con el riesgo cardiovascular, y mejora los de HDL-colesterol, inversamente relacionado con el citado riesgo.
  • Facilita la regulación de los índices de azúcar.
  • Contribuye a preservar un ritmo intestinal regular.
  • Provoca un incremento de la frecuencia y la cantidad de deposiciones.
  • Previene la atrofia de la mucosa del intestino.
  • Favorece la subida de Bifidobacterium.
  • Evita la formación de cúmulos grasos.
  • No causa complicaciones derivadas del exceso de gases del intestino.

Tratamiento farmacológico del estreñimiento

Cuando las modificaciones en la nutrición no alcanzan la finalidad perseguida, siempre se puede optar por la utilización de laxantes como ayuda adicional para combatir el estreñimiento.

Los laxantes son aquellos agentes que, mediante diferentes mecanismos, consiguen incrementar el bolo fecal -laxantes mecánicos- o favorecer la desocupación del intestino aumentando el peristaltismo del intestino grueso -laxantes de contacto-.

El empleo de laxantes para el tratamiento del estreñimiento es siempre eventual y únicamente se recurre a él cuando se ha descartado que la causa de este se encuentra relacionada con una afección severa. Asimismo, en el caso de los laxantes naturales, no es aconsejable utilizarlos más de una semana seguida, ya que pueden provocar diarrea y que el intestino se acostumbre a esta nueva situación, lo que en el futuro acarrea una complicación mucho mayor que la que en principio se deseaba solventar.

Laxantes de contacto

Su labor origina una leve irritación del intestino que implica, de manera involuntaria, un incremento de la movilidad del mismo favoreciendo la eliminación del bolo fecal. El efecto de esta clase de las laxantes no se retarda en exceso -alrededor de dos horas-. Como su actuación, aunque leve, está basada en la irritación, no es aconsejable utilizarlos más de una semana. De ser así, es posible que aparezca:

  • Tolerancia, precisando una cantidad mayor para alcanzar idéntico resultado.
  • Dependencia. El intestino se habitúa y, si cesa la administración de los laxantes, puede ocasionar estreñimientos más severos.
  • Diarrea crónica, acompañada de dolor en el abdomen.

Los laxantes de contacto más importantes son:

  • Ruibarbo (Rheum palmatum). Se utilizan la raíz y el rizoma.
  • Sen (Cassia senna y Cassia angustifolia). Las hojas son las que se emplean.
  • Frángula (Rhamnus frángula). Se usa la corteza pulverizada.
  • Cáscara sagrada (Rhamnus purshiana). También se aprovecha la corteza.
  • Aloe (Aloe vera, Aloe barbadensis y Aloe ferox). Se utiliza un jugo extraído de las hojas.
  • Ricino (Ricinus comunis). En este caso se emplea el aceite que se obtiene tras machacar las semillas. Al contrario que los anteriores, es el único de estos laxantes que actúa sobre el intestino delgado y no sobre el grueso.

Laxantes mecánicos

La composición de los laxantes mecánicos engloba una serie de sustancias que se hinchan al contactar con el agua presente en el intestino. De este modo, se origina un incremento de su masa y, como consecuencia, de la del bolo fecal. A su vez, este crecimiento del bolo provoca cierta presión sobre las paredes intestinales, que se traduce en una sensación de saciedad y en la involuntaria estimulación de la mucosa intestinal. Es esta estimulación la que causa un incremento de la motilidad del intestino y, por último, la expulsión del bolo fecal. Asimismo, como absorben agua, el recorrer el intestino van dejando una película de gel sobre la mucosa que le sirve de protección.

La opción de los laxantes mecánicos es una buena alternativa cuando el problema se combina con la aparición de característicos síntomas del estreñimiento como esfuerzo y dolor en la evacuación -hemorroides, fisura anal, etc.-. Sin embargo, no hay que olvidar que utilizar estos laxantes implica un incremento del consumo de agua al día para que se hinchen y puedan realizar su labor.

Su efecto aparece a partir de las doce horas -y hasta las veinticuatro- posteriores a la ingesta del producto, con una fuerza que varía de suave a moderada. Cuando el estreñimiento es crónico, es posible que se necesiten varias semanas de tratamiento para alcanzar el resultado esperado de manera constante.

Asimismo, poseen un efecto saciante, ya que contribuyen al incremento de la masa estomacal, y también pueden ser utilizados ante problemas de diarrea con la exclusiva finalidad de eliminar el exceso de líquido en el intestino.

Sin embargo, esta clase de laxantes no deberán tomarse nunca sin la debida recomendación médica, ya que pueden absorber parte de la dosis de otros fármacos que el paciente esté ingiriendo en ese momento.

¿Cuáles son los más importantes?

Dentro del conjunto de laxantes mecánicos figuran:

  • Varias familias de algas, como las ricas en ácido algínico -algas pardas de la familia Fucus, Laminaria y Macrocistys- o en carragenatos -sobre todo Chondrus crispus-. Con motivo de su alto contenido en yodo, habrá que prestar especial cuidado ante problemas de tiroides.
  • Ispágula (Plantago ovata). Se utilizan sus semillas.
  • Zaragatona (Plantago psyllium). También en este caso se emplean las semillas.
  • Llantenes (Plantago mallor y Plantago lanceolata). Al contrario que los previos, requieren utilizar la totalidad de la zona aérea de la planta, es decir, tallos, hojas y flores.
  • Lino (Linum usitatissium). Se aprovechan sus semillas.
  • Malva (Malva sylvestris). Se usan tanto sus flores como sus hojas.
  • Altea (Althea officinalis). Las raíces son las que se emplean en este caso.

Los pasos de comportamiento aconsejados en el tratamiento mediante plantas en aquellos casos en los que los síntomas del estreñimiento no se hayan solucionado a través de otro de tipo dietético y la variación de la rutinas habituales, serían los siguientes:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Es recomendable la utilización de un laxante mecánico.
  • Ante una escasa eficacia de este, se optará por laxantes de contacto.
  • Por último, hay que contemplar una combinación de laxantes de contacto y laxantes mecánicos.

Sin embargo, en el mercado hay otra serie de laxantes de igual o mayor efectividad pero que conllevan más riesgos y efectos secundarios con motivo de su incidencia sobre el tracto intestinal, lo cual implica que se utilicen únicamente en situaciones específicas.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes

  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *