BonomédicoBlogMedicamentosEspidifen: riesgos y efectos secundarios

Espidifen: riesgos y efectos secundarios


Comentar
Publicado en Medicamentos

El ibuprofeno es el principal componente activo de este medicamento antiinflamatorio.

El ibuprofeno es el principal componente activo de este medicamento antiinflamatorio.

El Espidifen es un medicamento cuyo componente activo es el Ibuprofeno. Tiene muchas presentaciones diferentes pero en la “ESPIDIFEN 600 mg GRANULADO PARA SOLUCION ORAL SABOR MENTA EFG” cada sobre contiene 600 mg (como 1.155 mg de ibuprofeno arginina). El resto de componentes son los siguientes:

  • Sacarosa.
  • Sacarina sódica.
  • L-arginina.
  • Aspartamo (E951).
  • Hidrogenocarbonato de sodio.
  • Aroma de menta.
  • Aroma de anís.

En el envase hay 20 o 40 sobres con granulado.

Espidifen pertenece al grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). Se utiliza para tratar:

  • La fiebre.
  • El dolor moderado.
  • La migraña.
  • La artritis (caracterizada por la inflamación de articulaciones además de manos, pies, hinchazón y dolor).
  • La artritis reumatoide juvenil.
  • La espondilitis anquilosante (patología cuyo rasgo principal es la inflamación de las articulaciones de la columna vertebral).
  • La artrosis (enfermedad crónica que daña el cartílago).
  • Los dolores de la menstruación.
  • La inflamación no reumática.

Es un medicamento que tiene mucha utilidad pero que cuenta con una serie de efectos secundarios y riesgos que hay que considerar antes de tomarlo. Mencionemos ahora dichos efectos.

Efectos secundarios del Espidifen

Espidifen es un medicamento que puede producir algunos efectos secundarios a ciertas personas. Dichos efectos los suelen padecer, por lo general, los mayores de 65 años.

Para intentar evitar los efectos secundarios del Espidifen, el médico pondrá tratamientos cortos con dosis diaria menores a la dosis máxima recomendada.

En lo referente a estos efectos secundarios, habría que establecer desde los que se dan con mucha frecuencia (en más de 1 de cada 10 pacientes) hasta los que rara vez se producen (en menos de 1 de cada 10.000 pacientes).

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Comenzaremos con uno de los efectos más habituales que genera el Espidifen, por su componente ibuprofeno (arginina). Nos referimos a los problemas de estómago que suele generar, tales como:

  • Ardor de estómago.
  • Dolor del abdomen.
  • Flatulencia.
  • Estreñimiento.
  • Sangre en heces.
  • Úlceras pépticas.
  • Hemorragias digestivas.
  • Perforaciones (estas muy peligrosas y se dan en ancianos, sobre todo).
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Sangre en heces.
  • Aftas bucales.
  • Empeoramiento de colitis ulcerosa.
  • Enfermedad de Crohn.
Los efectos secundarios del Espidifen suelen estar asociados con problemas estomacales.

Los efectos secundarios del Espidifen suelen estar asociados con problemas estomacales.

También y dentro de los problemas gastrointestinales que puede producir el Espidifen está, aunque con menor frecuencia, la aparición de gastritis o gastroenteritis vírica. Continuando en esta línea y ya con menor frecuencia, este medicamento está asociado a la aparición de úlceras o inflamación de la mucosa. Y muy rara vez provoca inflamación del esófago o estrechamiento del mismo, así como hemorragia inespecífica (gastroenteritis con sangre). Casi nunca hará que se genere una pancreatitis por tomarlo.

Espidifen también supone cierto riesgo en personas aquejadas del corazón, pues es un medicamento que se asocia con el incremento de probabilidad de sufrir dolencias cardíacas graves (ataque al corazón o al cerebro).

Por otra parte, entre otros efectos secundarios del Espidifen está que se retengan más líquidos y puede ocasionar hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca, en algunos casos.

En lo referente a los problemas cutáneos, es un medicamento que no está muy asociado a estos. Pues pocas veces el hecho de tomar Espidifen puede hacer que la persona tenga reacciones con ampollas muy graves como el Síndrome de Stevens-Johnson o necrólisis epidérmica tóxica (erosiones en mucosas y lesiones dolorosas con necrosis y desprendimiento de la piel).

Sin embargo, pueden darse, de forma más frecuente, pequeños problemas cutáneos al tomar este medicamento como erupción en la piel. Menos común es que se enrojezca ésta, pique o se hinche y puedan aparecer manchas violáceas. Casi nunca ocurrirá que al tomar Espidifen se le caiga el pelo a la persona o le aparezcan lesiones en la piel ni inflamación de los vasos sanguíneos. Muy excepcionalmente ocurren infecciones cutáneas de cierta magnitud o complicaciones en el tejido blando del paciente que toma Espidifen durante la varicela.

Los efectos secundarios que este medicamento puede acarrear en el sistema inmunológico son muy poco frecuentes como:

  • Edema pasajero en zonas de la piel, mucosas o angioedema.
  • Espasmos de los bronquios que dificultan el paso del aire hacia los pulmones.
  • Inflamación de la mucosa nasal.

Es muy raro que una persona reaccione sufriendo un schock anafiláctico al tomar Espidifen pero si se produjera esto habría que acudir al médico. Al igual que si el paciente reaccionara de forma hipersensible a alguno de los componentes de este fármaco y se le hinchara la cara, lengua, laringe, o sufriera hipotensión y shock. Con todos estos síntomas acudiría al médico de inmediato. Aunque esto no suele ocurrir ni tampoco que les de dolor en articulaciones y fiebre (lupus eritematoso).

Siguiendo con los efectos secundarios del Espidifen señalar como frecuente el hecho de que la persona sienta:

  • Cansancio.
  • Sueño.
  • Dolor de cabeza.
  • Mareos o inestabilidad.

Sin embargo, es poco habitual que el paciente que toma un tratamiento con Espidifen sufra:

  • Ansiedad.
  • Visión borrosa.
  • Insomnio
  • Algún tipo de inquietud.
    Aunque menos comunes, fatiga o somnolencia son otros de los aspectos que pueden presentarse.

    Aunque menos comunes, fatiga o somnolencia son otros de los aspectos que pueden presentarse.

Más raro aún es que se presenten otros efectos secundarios del Espidifen como que se le duerman manos, pies, brazos o piernas -esto es, que sufra parestesia-, confusión, agitación, depresión o irritabilidad.



Cuando una persona que toma Espidifen sufre meningitis aséptica no suele ser por culpa del medicamento sino porque anteriormente ya tenía alguna enfermedad autoinmunitaria (como lupus eritematoso sistémico u otras enfermedades del colágeno) lo que hacía que tuviera más probabilidad de que esto le pasara. Los síntomas de la meningitis aséptica registrados son:

  • Rigidez de cuello.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Desorientación.
  • Dolor de cabeza.

Es habitual que la toma de este medicamento haga que la persona tenga vértigos.

El Espidifen al ser un medicamento, que forma parte del grupo de fármacos, llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) puede producir como efectos secundarios:

  • Trastorno en el riñón.
  • Síndrome nefrótico (consiste en la aparición de proteínas en la orina e hinchazón del cuerpo).
  • Insuficiencia renal (esto se produce cuando de repente el riñón deja de funcionar).

Sin embargo, muy rara vez el Espidifen puede ocasionar lesiones hepáticas como inflamación del hígado o anormal funcionamiento de este órgano e ictericia (coloración amarilla de piel y ojos).

En resumen, hasta ahora no se han registrado reacciones alérgicas graves al tomar Espidifen aunque no pueden descartarse por ello al completo. Cuando este tipo de hecho sucede se manifiesta con:

  • Fiebre.
  • Erupción cutánea.
  • Dolor en el abdomen y cabeza.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Hinchazón de la cara, lengua y garganta.
  • Dificultad respiratoria.
  • Asma.
  • Palpitaciones.
  • Hipotensión (disminución de la tensión arterial).
  • Shock.
Los riesgos del Espidifen los experimentarán, sobre todo, aquellas personas alérgicas a sus componentes.

Los riesgos del Espidifen los experimentarán, sobre todo, aquellas personas alérgicas a sus componentes.

Ya hemos señalado que existe la posibilidad de que ocurran estos riesgos del Espidifen y de que, si sucedieran, se debería interrumpir de inmediato el tratamiento y acudir al médico. También habría que ir si la persona:

  • Vomita sangre o algo oscuro como posos de café.
  • Tiene sangre en las heces.
  • Dolor intenso de estómago.
  • Descamaciones importantes en la piel.
  • Ictericia.
  • Hinchazón de las extremidades.
  • Acumulación de líquido en brazos y piernas.
  • Cualquier signo de hipersensibilidad grave como los antes descritos.

¿Quiénes corren algún tipo de riesgo si toman Espidifen?

Espidifen lo puede tomar cualquier persona con una salud buena y con una edad menor a 60 años. Aunque también lo pueden tomar personas mayores bajo control médico.

Sin embargo, no se aconseja que tomen este fármaco aquellos pacientes que tengan alergia al ibuprofeno u otros medicamentos del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos o a cualquiera de los demás componentes del producto. Tampoco las personas que son alérgicas al ácido acetilsalicílico o a otros AINEs, pues sufrirían las siguientes reacciones:

  • Picor.
  • Hinchazón de cara, labios o lengua.
  • Asma.
  • Dificultad respiratoria.
  • Secreción nasal.

Además de estas personas, existen más riesgos del Espidifen para aquellas otras que antes:

  • Tuvieran hemorragia de estómago o duodeno.
  • Hayan sufrido una perforación aparato digestivo cuando tomaban un medicamento anti-inflamatorio no esteroideo.

Ni lo tomarán quienes:

  • Vomiten sangre.
  • Tengan heces negras o diarrea con sangre.
  • Padezcan una grave enfermedad de riñones o hígado.

Espidifen es peligroso para los pacientes con trastornos hemorrágicos o de la coagulación sanguínea, o que estén en tratamiento con anticoagulantes (medicamentos utilizados para “fluidificar” la sangre). En ese caso, el médico si considerase necesario el uso de anticoagulantes le haría una prueba de coagulación sanguínea antes a la persona.

Por supuesto, no tomarán Espidifen las mujeres embarazas de tres meses.

Los niños y adolescentes con menos de 14 años tampoco podrán tomar este medicamento pues la dosis de ibuprofeno que contiene no está recomendada para este sector de la población.

En el caso de los mayores de 60 años podrán hacer uso de este medicamento aconsejados por su médico y siempre con dosis más bajas de lo habitual que sólo se podrán aumentar, una vez que se compruebe que se tolera bien el fármaco.

En conclusión, el médico será la persona responsable de recetar o recomendar el Espidifen. Para ello tendrá en cuenta el estado de salud y edad del paciente, así como el problema que quiere mejorar recetando este medicamento. Una vez hecho esto, establecerá un tratamiento personalizado.

Adultos y adolescentes de 14 a 18 años tomarán un sobre (600 mg) cada 6 a 8 horas, según la intensidad de los síntomas que tengan y cómo respondan al tratamiento.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Las dosis habrán de ir ajustándose cada cierto tiempo según las necesidades específicas del paciente.

Las dosis habrán de ir ajustándose cada cierto tiempo según las necesidades específicas del paciente.

A veces, pueden necesitarse dosis superiores pero nunca se sobrepasará la dosis máxima diaria de 2400 mg en adultos y de 1600 mg en adolescentes de 12 a 18 años.

Cuando se trata de una artritis reumatoide, las dosis podrán ser mayores pero tampoco sobrepasarán la dosis máxima diaria de 2.400 mg (4 sobres de granulado) de ibuprofeno (arginina).

Por último, para el tratamiento de los dolores menstruales se aconsejará una dosis diaria de 600 mg de ibuprofeno (arginina) hasta acabar con el dolor, siendo la dosis máxima por toma de 600 mg de ibuprofeno (arginina) y la dosis máxima diaria de 1.200 mg (2 sobres de granulado), pues de este modo se evitará la aparición de posibles riesgos del Espidifen.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *