BonomédicoBlogEnfermedadesEspasmos de la Faringe

Espasmos de la Faringe


Comentar
Publicado en Enfermedades

Ocasionalmente, durante la evolución de los procesos inflamatorios crónicos de la faringe se producen espasmos al querer tragar rápidamente líquidos, o al hacer una deglución en vacío.
La contracción tónica de la musculatura faríngea a veces coincide con un espasmo de cardias, y el resultado es que el esófago, que puede tener alimentos en tránsito, queda en absoluto bloqueado. Hay espasmos de faringe en el tétanos, en la rabia, y en los enfermos mentales.

Durante el espasmo tónico, de duración más o menos larga, en la faringe hay contracciones clónicas que comprometen especialmente al velo del paladar y provocan la apertura intermitente de la tuba con una desagradable sensación de chasquido. Cuando las contracciones del velo tienen un cierto ritmo se habla de nistagmus faríngeo: el cuadro aparece en los síndromes bulbo-protuberanciales y cerebelosos.

El tratamiento de los espasmos de faringe será el etiológico si se logra dar con la causa, y si esto no se consigue habrá que recurrir a la medicación calmante y antiespasmódica, una de las más amplias en la farmacología actual.
Parestesias de la Faringe: Se agrupan bajo tal nombre los cuadros en que concurren dos circunstancias: dolor o sensaciones un tanto extrañas en la garganta, y falta de lesiones objetivables.
En las parestesias de faringe hay, por supuesto, un componente doloroso, pero su intensidad no bastaría a dar el relieve y la importancia que en ocasiones adquiere el cuadro en el que hay un factor psíquico imposible de controlar.
Se ha dicho, y hasta cierto punto es cierto, que las parestesias faríngeas sería un poco envidiable patrimonio de las mujeres acomodadas con pocas preocupaciones y de los intelectuales: esto es sólo parcialmente cierto, ya que se dan también en gente de un bajo nivel cultural y crean toda una cadena de problemas de difícil solución.
La parestesia faríngea suele aparecer en el hombre sobre los 40 años y en la mujer algo más pronto. Las molestias las describen los pacientes como algo extraño que localizan sobre la base de la lengua y se irradia hacia la región infrahioidea: tal sensación se produce en vacío, al deglutir saliva, y nunca al tragar alimentos sólidos o líquidos. En los casos más acentuados puede aparecer también, en ausencia de los movimientos de deglución, cuando se coloca la cabeza y el cuello en una posición determinada que el paciente acaba por conocer y trata de eludir adoptando actitudes y posturas un tanto extrañas.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *