BonomédicoBlogNutriciónEmbutidos, ¿son nocivos para los niños?

Embutidos, ¿son nocivos para los niños?


Comentar
Publicado en Nutrición

Hay una serie de alimentos que deberían limitarse (si no eliminarse) de cualquier menú infantil. Los embutidos, especialmente ciertos tipos, son uno de ellos. Es habitual que, con las prisas, los embutidos sean muchas veces una tabla de salvación para los padres: en la merienda, en el bocadillo del colegio, para picar, para una cena rápida…

Pero hay que tener especial cuidado con estos alimentos, porque muchos de ellos contienen una serie de componentes que pueden resultar nocivos para la salud de los más pequeños.

Existe un buen número de estudios científicos que han intentado buscar la relación entre la ingesta de algunos alimentos embutidos y la aparición de ciertas enfermedades en niños menores de 10 años.

En general, ningún embutido debería tomarse más de dos veces por semana (unos 30 gramos). También se recomienda comprarlos al corte en lugar de envasados, pues tienen menos conservantes y colorantes.

Se trata de productos con un alto contenido en grasas saturadas y en colesterol, además de abundantes en sal. De ahí que haya que eliminar o, al menos, moderar al máximo su consumo.

Se deben evitar los embutidos grasos, como el salchichón, el chorizo, el salami, la mortadela, el chopped, la butifarra. Y optar por los menos grasos, que aportan más vitaminas, como el jamón serrano, lomo, el jamón cocido y la pechuga de pavo.

Por otro lado, hay algunos embutidos que convendría desterrar de la dieta de los niños, por ejemplo, las salchichas. Aunque sean de pollo o pavo, resultan nocivas para la salud de los niños porque están elaboradas en su totalidad con carne procesada (rica en nitratos, grasa y sodio).

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *