BonomédicoBlogReproducción asistidaEfectos secundarios de la fecundación in vitro

Efectos secundarios de la fecundación in vitro


Comentar
Publicado en Reproducción asistida

Efectos secundarios y problemas de la fecundación in vitro

A continuación le detallamos tanto los efectos secundarios de la fecundación in vitro como los riesgos que puede presentar:

  • El dolor abdominal, los cambios de humor y los dolores de cabeza

Son efectos secundarios poco frecuentes en aquellas mujeres que toman medicamentos para someterse a una fecundación in vitro. Algunos de estos medicamentos, aunque ya menos gracias a los avances médicos, se inyectan varias veces al día en la paciente, pudiendo causarle hematomas.

  • El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO)

Es la acumulación de líquido en el abdomen a causa de una excesiva estimulación ovárica. Los síntomas que están asociados a este síndrome de hiperestimulación ovárica son: dolor, distensión abdominal, aumento rápido de peso, náuseas, vómitos e incluso dificultad para respirar.

En ocasiones, el médico previene este síntoma con vigilancia y monitorización de los ciclos estimulados, cancelando además aquellos que puedan ocasionar algún riesgo. Pero cuando no es posible la prevención, el síndrome de la hiperestimulación ovárica se tratará con reposo en los casos leves y, en los graves, con drenaje de líquido mediante aguja -pero ya en un hospital-.

  • Embarazos múltiples

Con el objeto de asegurar la consecución de un éxito superior al obtenido con otras técnicas como la inseminación artificial, en nuestro país se transfieren hasta tres embriones al útero para garantizar al menos un embarazo. Esto produce, en más de una ocasión, embarazos múltiples, con los problemas que estos acarrean como es el bajo peso de los bebés al nacer o un parto prematuro.

Con la técnica de fecundación in vitro (FIV) se consiguen más embarazos múltiples que en los casos de concepción natural (con la FIV, del 10 al 50% de los embarazos son múltiples, frente al 1% de la concepción natural).

  • Lesión de órganos por la punción funicular vía vaginal

Se trata de un efecto secundario que rara vez se produce, pero, cuando sucede, se pueden causar lesiones en órganos como la vejiga, el intestino o el uréter, pues todos ellos limitan con la zona genital. No obstante, lo más habitual es la punción accidental de la vena ilíaca.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Embarazo fuera del útero (ectópico)

Con la fecundación in vitro es difícil que el óvulo fecundado no se coloque donde debe. Aun así, en un porcentaje muy reducido, a veces pasa. Se estima que entre un 5 y un 6% de las pacientes que se someten a una fecundación in vitro sufren un embarazo fuera del útero, en las trompas de Falopio, denominado ectópico. Esta situación es más probable que se dé si las trompas están previamente dañadas. En embarazos que se han generado de forma natural, el porcentaje es del 1%.

Una vez enumerados los efectos secundarios de la fecundación in vitro, pasamos a conocer en qué consiste tanto la técnica como el procedimiento.

Técnica de la fecundación in vitro: definición

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida con la que se consigue un embrión en un laboratorio, tras la extracción de un óvulo y espermatozoides de la pareja que quiere tener un bebé o de donantes de los que se escoge -como en la ovodonación– y utiliza dicho material. Se llama in vitro porque la consecución del embrión se produce en el laboratorio, fuera del vientre materno.

La técnica se puede hacer en el laboratorio colocando un óvulo al lado de los espermatozoides o bien inyectando el espermatozoide en el óvulo directamente (inyección intracitoplásmica de espermatozoides, cuyas siglas son ICSI).

Normalmente, las parejas recurren a esta técnica cuando presentan problemas de infertilidad o esterilidad -existen diferencias entre ambos términos- y no han funcionado otras menos costosas como la inseminación artificial, por ejemplo.

¿En qué consiste el procedimiento de una fecundación in vitro?

La mujer suele generar un óvulo por periodo menstrual. Por ello, cuando se quiere aplicar la técnica de fecundación in vitro, el médico buscará conseguir más de un ovocito para garantizar la fecundación de uno o más embriones.

Es por ello que se somete a la mujer a una hipestimulación ovárica mediante la administración de unos determinados medicamentos. Con este procedimiento se conseguirán más óvulos que puedan producir más embriones, ya sea para transferirlos al útero o bien para criopreservarlos y utilizarlos en un futuro si hiciese falta. Durante el tiempo en el que la mujer es hiperestimulada, se le someterá a continuos controles ecográficos así como a análisis hormonales continuos para verificar los niveles hormonales y asegurarse de que los ovarios han respondido de forma positiva a la estimulación.

Después de conseguir que se produzcan varios ovocitos, el siguiente paso será extraerlos mediante una cirugía menor, denominada aspiración fonicular, con la que se realiza una punción para conseguir el material genético. La aguja con la que se ha hecho la punción está conectada a un dispositivo que succiona y extrae los óvulos y el líquido exterior al funículo de uno en uno. Después se hace lo mismo con el otro ovario. La mujer no sufre durante el procedimiento porque se le administran medicamentos para que no sienta dolor alguno.

Para que el médico pueda realizar el proceso, se guiará con una ecografía vaginal o bien con una laparoscopia.

Por otro lado, se colocan los espermatozoides del hombre junto con los mejores óvulos que previamente se habrán seleccionado. Cuando se ha realizado la mezcla entre óvulo y espermatozoide se dice que se ha producido la inseminación. Por lo general, los espermatozoides fecundarán al óvulo unas horas después de que esto se haya practicado.

El óvulo y el espermatozoide unidos se almacenan en una cámara a una temperatura especial y cuyo funcionamiento estará controlado en todo momento.

En el caso de que el médico crea que colocar a los espermatozoides y óvulos juntos no será una medida suficiente para conseguir la fecundación, podrá inyectar de forma directa el espermatozoide dentro del óvulo. Este proceso se denomina inyección intracitoplásmica de espermatozoides, cuyas siglas en inglés son ICSI, y, al igual que otros tipos de reproducción asistida como la inseminación artificial o la ovodonación, presenta ciertos riesgos.

Pasadas unas horas, se analizan los óvulos para verificar que se han fecundado. De ser así, se mantendrán en la incubadora de dos a cinco días antes de ser transferidos al útero.

El paso al útero de los embriones se hace en la consulta del médico y con la mujer despierta. El médico le introducirá a la paciente un catéter -tubo delgado que contiene los embriones- dentro de la vagina que pasa por el cuello del útero hasta el interior de este. Cuando el embrión se pega o implanta en la zona de revestimiento del útero y crece allí, se produce el embarazo.

Por lo general, y para asegurar un embarazo, se coloca más de un embrión al mismo tiempo dentro de la vagina. Esto puede producir embarazos múltiples de gemelos, trillizos e incluso más.

Como ya vimos al inicio de este artículo, en España, y según recoge la Ley de Reproducción Asistida, se pueden transferir un máximo de tres embriones. En otros países se pueden transferir hasta cinco porque así lo recoge su legislación.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Los embriones no utilizados se pueden congelar -al igual que los óvulos-, implantar e incluso donar más tarde.

 

Desde www.bonomedico.es apoyamos tu decisión de ser madre y, para ayudarte a conseguirlo, ponemos a tu disposición los más cualificados centros y especialistas de tu ciudad, con las mayores garantías de calidad y al mejor precio.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *