BonomédicoBlogOrtodonciaDuración de una ortodoncia

Duración de una ortodoncia


Comentar
Publicado en Ortodoncia

Cómo planificar el tratamiento de ortodoncia

Aquellos pacientes que estén sopesando la posibilidad de someterse a un tratamiento de ortodoncia siempre se plantean una serie de cuestiones y algunas de las más comunes están relacionadas con la duración de la ortodoncia y con la rapidez de una u otra técnica.

El objetivo que persiguen la totalidad de ortodoncistas no es otro que desplazar los dientes hasta su correcta ubicación, al tiempo que se mejoran tanto la estética como la funcionalidad bucal de los pacientes. Para alcanzar tal fin disponen de novedosas técnicas y sistemas como:

  • Ortodoncia de baja fricción.
  • Ortodoncia Invisible Invisalign.
  • Ortodoncia Lingual Incognito.

La duración de uno u otro sistema, según se ha podido comprobar, no varía en exceso. Y es que la movilidad de las piezas dentales viene dada de antemano por la características de cada paciente concreto, más allá del sistema que se emplee para tales desplazamientos.

No obstante, sí resulta cierto que los aparatos o brackets que se utilicen pueden favorecer la eficiencia de aquellas fuerzas que el ortodoncista emplee. En otras palabras, que con fuerzas más leves pueda alcanzarse la misma corrección de la alineación dentaria.

La correcta planificación y la metodología adecuada que utilice el ortodoncista sí que van a suponer aspectos que influencien positivamente -y de forma considerable- la duración del tratamiento. Asimismo, reducirán el número de visitas que el paciente tenga que realizar al especialista para ajustar sus brackets.

Sin embargo, no se trata de los únicos factores que puedan llegar a tener cierta incidencia en la disminución de la duración del tratamiento. También se considera fundamental que la predisposición y actitud de la persona, que tratará por todos los medios de no andar despegando con frecuencia los aparatos, al tiempo que asistirá a todas aquellas consultas que tenga concertadas con el especialista.

El tratamiento de ortodoncia

Dependiendo de la clase de fuerzas que se empleen, el tratamiento de ortodoncia puede practicarse de dos modos distintos:

  1. Los aparatos fijos. Están formados por brackets y bandas que se adaptan a los dientes y a los cuales se adhieren con fuerza, a través de una serie de ligaduras, unos flexibles arcos de níquel o titanio.
  2. Los aparatos removibles. Son aquellos susceptibles de extracción por parte del mismo paciente. De este modo, podrá quitárselos durante las comidas y para proceder a la limpieza bucal. Este tratamiento es muy utilizado en piezas dentales temporales o de leche, casos en los que pueden curarse ciertas afecciones siempre que se detecten de forma temprana. Así, el posterior tratamiento en los dientes definitivos será muy concreto -a veces no será ni necesario-.

Frecuentemente se requerirán tanto una como otra técnica para solventar los defectos en los dientes.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Brackets y ortodoncia

Los brackets y la ortodoncia se emplean para reparar una incorrecta mordida o una mala oclusión dental, es decir, las piezas dentales se encuentran apiñadas o torcidas. En determinadas ocasiones, los dientes se encuentran rectos, pero la mandíbula no encaja de manera adecuada. Tanto uno como otro defecto pueden responder a factores genéticos, o también pueden ser resultado de algún daño, de la precoz caída de piezas dentales o de chuparse el dedo.

Ante carencias en la mordida, el odontólogo aconsejará el empleo de brackets u otras clases de ortodoncias. Cuando el problema es solventado, si bien es cierto que se consigue una preciosa sonrisa, lo realmente fundamental es que se obtiene una boca sana. En el caso de que no se reparase una inadecuada mordida, existe la posibilidad de que surjan otras complicaciones relacionadas con la salud dental, entre las cuales destacan:

  • Caries dentales.
  • Enfermedades de las encías.
  • Pérdidas de dientes.
  • Masticación y habla afectadas.
  • Desgastes inusuales del esmalte dental.
  • Problemas de mandíbula.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *