BonomédicoBlogSaludDonación de médula ósea: ¿cómo hacerse donante?

Donación de médula ósea: ¿cómo hacerse donante?


Comentar
Publicado en Salud

La médula ósea es un tipo de tejido esponjoso que hay en el interior de los huesos. La médula ósea alberga células madres que son células inmaduras que se transforman en células sanguíneas.

Las personas con enfermedades graves como leucemia, linfoma o mieloma pueden tratarse con trasplante de médula ósea. Actualmente este procedimiento se conoce como trasplante de células madre.

En estos casos la médula ósea se consigue de un donante. A veces el propio paciente puede donar su médula ósea para él mismo. En otros casos, se obtiene de otra persona y se hace o bien de forma quirúrgica o removiendo las células madre de la sangre del donante.

Requisitos para ser donante de médula ósea

Para hacerse donante de médula ósea hay que formar parte del registro de médula ósea.

El 70% de los pacientes que no disponen de un familiar compatible pueden encontrar donante gracias al registro de médula ósea. Existe uno a nivel internacional llamado :”Be the Match” (www.bethematch.org). En él se registran las personas que estarían de acuerdo en donar su médula ósea. La información de este registro se almacena en una base de datos que es usado por los médicos para localizar un donante compatible con el paciente que requiere de trasplante de médula ósea.

Al trasplante de médula ósea también se le conoce como trasplante de células madre.

Al trasplante de médula ósea también se le conoce como trasplante de células madre.

El donante necesita tener una serie de requisitos para poder ser incluido en este registro:

  • La edad debe ir desde los 18 a los 60 años.
  • Gozar de buena salud y no estar embarazada, en el caso de las mujeres.

Existen campañas de donación de médula ósea que registran a donantes de entre 45 y 60 años. Pero generalmente, se prefieren personas jóvenes de menos de 45 años porque sus células madre tienen más probabilidades de ayudar a pacientes que las de personas mayores.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

El donante no puede padecer ninguna enfermedad que pueda ser transmitida al receptor ni que puedan poner en riesgo su vida al realizar la donación de médula ósea. Además el donante no puede elegir al paciente al que le quiere dar su médula ósea, sino que está irá destinada a cualquier persona compatible que lo necesite, independientemente del lugar en el que resida.

Una vez que una persona decide hacerse donante se compromete de por vida a formar parte de un registro mundial de personas sanas y solidarias que pueden ser llamadas en cualquier momento para salvar la vida de una persona anónima que lo necesita en cualquier lugar del planeta.

Puede que el donante sufra de algún efecto secundario al realizar la donación, pues como se usa la punción, cabe la posibilidad de que experimente cierto dolor en la zona donde le hayan pinchado, pero esto desaparece a las 48 horas o se controla con analgésicos comunes. Esta punción se realiza en un quirófano y con anestesia general corriendo los mismo riesgos que cualquier operación que se realice con este tipo de anestesias.

Pero no siempre se requiere que el donante pase por quirófano, pues hay otra forma de donar mediante aféresis (con una máquina que separa los distintos componentes de la sangre). Con este procedimiento el donante puede sufrir síntomas leves de gripe o dolor de huesos y músculos. 

Para realizar una donación de médula ósea es necesario cumplir una serie de requisitos.

Para realizar una donación de médula ósea es necesario cumplir una serie de requisitos.

En nuestro país existe una ley que impide que se sepa quién es el donante.

Para poder ser donante de médula ósea se debe:

  • Tomar una muestra de células del interior de la mejilla mediante el hisopo.
  • Dar una pequeña muestra de sangre.

Con este tejido se realizará un estudio para encontrar proteínas especiales llamadas antígenos leucocitarios humanos (ALH). Con ellos se consigue que el sistema inmunitario diferencia entre el tejido corporal y las sustancias que no provienen del mismo organismo.

¿Quién no puede donar?

La donación de médula ósea tiene dos tipos de contraindicaciones, unas absolutas y otras relativas.

Entre las personas que no pueden donar médula ósea se encuentran:

  • Quienes padezcan de hipertensión arterial no controlada.
  • Diabetes mellitus que necesite insulina.
  • Enfermos cardiovasculares, de pulmón, hígado u otra enfermedad que suponga un riesgo durante la donación.
  • Enfermos con tumores malignos o del sistema inmunitario que suponga riesgo de transmisión para el receptor.
  • Enfermos de hepatitis C o B, virus de la inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o por otros agentes potencialmente contagiosos.
  • Personas con algún factor de riesgo de SIDA (anticuerpos anti-VIH positivos, drogadicción por vía intravenosa, relaciones sexuales múltiples, ser pareja de uno de los anteriores, ser hemofílicos o pareja sexual de hemofílico, lesiones con material contaminado en el último año).
  • Estar de baja definitivamente como donante de sangre.
  • Tener antecedentes de patología inflamatoria ocular (iritis epiescleritis) o fibromialgia.
  • Sufrir riesgo de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar o tener antecedentes de estas enfermedades. 
  • Pacientes tratados con litio.
  • Presentar recuentos de plaquetas de menos de 150.000/ml.

Por otro lado, existen contraindicaciones temporales producidas por:

  • Embarazo. La personas en estado de gestación no puede donar médula ósea, pero una vez haya tenido a su bebé y haya transcurrido el periodo de lactancia pueden ser donante de médula ósea.
  • Durante los tratamientos con anticoagulantes o antiagregantes (con aspirina, dipiridamol o similares), en función de la duración de los mismos.
  • Padecer obesidad mórbida.
  • Tener déficit enzimáticos familiares.
  • Otras personas por temas concretos que establecerá el médico de modo particular.

El compromiso de ser donante de médula ósea

La persona que decide hacerse donante de médula ósea adquiere un compromiso con la sociedad y es incluida en el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea), que es el registro oficial de donantes de nuestro país.



Antes de adquirir este compromiso el donante debe ser informado de una forma veraz y completa. Para ello puede obtener toda la información a través de distintas organizaciones e instituciones como: 

Debido a su estado de salud, algunas personas no pueden donar médula.

Debido a su estado de salud, algunas personas no pueden donar médula.

  • ONT.
  • Fundación Josep Carreras-REDMO.
  • Las diferentes Consejerías de Sanidad de las C.C.A.A.
  • Asociaciones de Pacientes.

Cuando ya conoce los pros y contras de todo el procedimiento firmará un documento de “consentimiento informado” para ser incluido en el REDMO. A continuación se obtendrán muestras de saliva o sangre que se analizarán para ver si existe algún donante compatible. Hecho esto, la persona pasará a ser incluida en el REDMO como donante de médula ósea en su registro.

A partir de ese momento, la persona deberá estar dispuesta a donar médula para cualquier receptor compatible, ya sea de España o del extranjero, en el momento en el que alguien necesite un trasplantes y sea compatible con el del donante. En ese momento, si hay un paciente compatible, el REDMO contactará con el donante y si no existe ninguna de las contraindicaciones antes mencionadas se continuará el procedimiento para que se haga efectiva la donación de médula ósea.

¿Que se consigue con la donación?

Ayudar a personas con algunas de estas enfermedades:

  • Leucemia aguda.
  • Linfoma.
  • Mieloma múltiple.

En nuestro país al año se diagnostican alrededor de 5.000 personas de leucemia aguda, unas 7000 de linfoma y sobre 2000 de mieloma múltiple. Un dato importante es que la leucemia es el cáncer infantil más habitual y supone un 30 por ciento de las enfermedades hematooncológicas pediátricas.

En la mayor parte de los casos con el trasplante de médula ósea la persona puede curarse gracias a un tratamiento en el que se sustituyen las células enfermas del paciente por células sanas de un donante.

Estos donantes se encuentran muchas veces dentro de la propia familia, sobre todo, entre padres o hermanos. Pero en otras ocasiones, concretamente en el 70 por ciento de los pacientes, se necesita recurrir a un donante, que no es de entorno pero sí compatible y cuyas células pueden convivir de por vida en el receptor. Aunque no es tarea fácil.

Compatibilidad de médula ósea

Para que el trasplante de médula ósea sea un éxito es preciso que exista un alto grado de compatibilidad. Por ello, la información genética que contiene todas las células de nuestro cuerpo (denominadas sistema HLA -antígenos, leucocitarios humanos-) debe ser igual entre ambos individuos para que el cuerpo del paciente no considere las células del donante como ajenas y las rechace.

Cuando el trasplante es de células madre, estas células formarán parte del sistema inmune del donante de médula ósea, por lo que pueden rechazar al organismo del receptor. Para que no ocurra el nivel de compatibilidad HLA donante- receptor deberá ser altísimo. De esta forma, las células del donante sano repoblarán el organismo del paciente sin ser atacadas ni producir rechazo y conseguir hacer desaparecer las células malas del paciente. 

La donación de médula ósea ayuda a salvar la vida de personas enfermas con leucemia aguda, linfoma o mieloma múltiple.

La donación de médula ósea puede salvar a enfermos con leucemia aguda, linfoma o mieloma múltiple.

Es más probable encontrar un donante compatible en los hermanos al disponer del mismo material genético de los padres. Ya que los genes del sistema HLA se transmiten en bloque, denominados haplotipo que aportan tanto el padre como la madre dando lugar al genotipo HLA (que será el perfil genético del bebé). A pesar de ello, sólo uno de cada cuatro pacientes es compatible con su hermano o familiar y el resto necesita encontrar un donante que no es familiar suyo.

Hay informes de organismos internacionales sanitarios que registran más de 28 millones de donantes de médula ósea en todo el mundo. A esta cifra hay que añadir más de 650.000 cordones de Sangre de Cordón Umbilical (SCU) almacenados en el mundo. Nuestro país es uno de los mas solidarios que cuenta con más de 230.000 donantes.

En los últimos tiempos estas cifras se han incrementado muchísimo gracias a las campañas puestas en marcha por organismos nacionales de trasplantes y por personas particulares que han conseguido incrementar el número de donantes de forma significativa.

En conclusión, los trasplantes de médula ósea alcanzarán un mayor éxito si los ALH del donante y los del paciente son compatibles. En caso de que los ALH de un donante sirvan para una persona que requiera de un trasplante, este donante deberá facilitar una nueva muestra de sangre para que se confirme dicha compatibilidad. Después un especialista se reunirá con el donante para informarle sobre todo el proceso de donación de médula ósea.

Tipos de donación de médula ósea

Hay varios tipos de donación de médula ósea.

Autotrasplante de médula ósea

El paciente consigue las células madre de su propio organismo antes de recibir tratamiento con radioterapia o quimioterapia en dosis altas. Este material es almacenado en un congelador especial. Después de recibir estos tratamientos, se le introducirán las células madre, de nuevo en su cuerpo para que se fabriquen más células sanguíneas normales. Se trata de un tipo de trasplante de rescate.

Alotrasplante de médula ósea

En este caso las células madres provienen de otra persona denominada donante. Puede ser familiar del enfermo o no. Suelen ser más compatibles los familiares en términos genéticos aunque en la mayoría de los casos hay que recurrir a un donante externo que se puede encontrar a través de los registros nacionales de médula ósea.

Trasplante de sangre del cordón umbilical

Se considera otro tipo de alotrasplante. Las células madres se consiguen del cordón umbilical del bebé recién nacido nada más nacer. Estas células se almacenan en un congelador especial y se dejan allí hasta que se requiera un trasplante. Dichas células son muy inmaduras así que hay menos necesidad de que la compatibilidad sea perfecta. Como el número de células madre es menor los conteos sanguíneos tardan más tiempo del normal en recuperarse.

Es más probable encontrar un donante de médula compatible entre los hermanos que en los padres.

Es más probable encontrar un donante de médula compatible entre los hermanos que en los padres.

El paciente es trasplantado con células madres después de ser sometido a quimioterapia y radioterapia. Esto se puede hacer inyectando en el torrente sanguíneo, con un catéter venoso central, las células madres. Sería de un modo parecido a como se realizan las transfusiones sanguíneas. Las células madre irían por la sangre hasta la médula ósea y no necesitarían de cirugía alguna.

En resumen, con un trasplante alógeno o externo, los genes del donante de médula ósea deben concordar aunque sea de forma parcial con los genes del enfermo. Por esta razón, un hermano o hermana tiene más probabilidad de ser compatible. También pueden ser compatibles los padres, hijos u otros familiares. Pero curiosamente sólo el 30% de las personas que necesitan un trasplante lo encuentran en miembros de su propia familia.

¿Cómo se recolectan las células madre en la donación de médula ósea?

Conseguir las células madre del donante se puede hacer de varias maneras.

Mediante leucaféresis

Es un tipo de recolección de células madre de la sangre periférica. Para ello el donante recibe, durante cinco días inyecciones para que las células madre se trasladen de la médula ósea a la sangre. Después se recogen de la sangre del donante por vía intravenosa. Una parte de la sangre, los glóbulos blancos (que son los que tienen células madre se separan gracias a una máquina del resto). Este material se le introduce después al receptor. Por otro lado, los glóbulos rojos se devuelven al donante por la vía intravenosa conectada a su otro brazo.

El procedimiento se realiza en tres horas y produce los siguientes efectos secundarios:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de huesos.
  • Molestias por las agujas en los brazos.

Mediante cirugía

En este caso sería necesario realizar una cirugía menor para obtener la médula ósea. Se emplearía por ello anestesia general con el fin de que el donante estuviera dormido durante todo el proceso y no sufriera dolor alguno. La médula ósea se sacaría de la zona trasera de los huesos pélvicos. Todo el proceso se realizaría en una hora. Después el donante debería quedarse en el hospital totalmente despierto y podría comer y beber. Entre los efectos secundarios que podría sufrir estarían:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Dolor de cabeza. 
    Hay varias formas de recolectar las células madre para una donación de médula.

    Hay varias formas de recolectar las células madre para una donación de médula.

  • Fatiga.
  • Náuseas.
  • Hematomas.
  • Molestias en el lumbago.

El donante podría realizar vida normal en una semana. No hay muchos riesgos para el donante ni efectos duraderos ni contraproducentes para la salud. El organismo de éste reemplazará la médula ósea donada entre 4 y 6 semanas después.

En resumen, hemos podido conocer cómo se consiguen las células madre de varias formas. Con punciones en ambas crestas ilíacas posteriores (huesos de la zona posterior de la cadera). Se haría punciones mediante dos únicos orificios en la piel con anestesia general y se realizaría una aspiración de la médula ósea. Además se repondría parte del volumen de sangre sacado con una autotransfusión que se realizaría durante el procedimiento. Para que esto sea así el donante debería extraerse su propia sangre unos días antes de la aspiración de médula ósea. Por otro lado, también el donante podría recibir hierro por vía oral durante dos meses antes. Después sufriría dolor en la zona de punción durante un día, y lo controlaría tomando por la boca analgésicos. Y la otra forma de obtener células madres sería con leucocitaféresis (como ya detallamos antes).

En conclusión, el ser donante de médula ósea le da esperanzas de vida a personas con enfermedades como la leucemia o linfoma (tipos de cánceres), donde la producción de un determinado tipo de células de la sangre derivadas de las células madre es excesiva, insuficiente o anómala. Se trataría de casos donde el trasplante de células madres sería la única solución para poder curar estas patologías graves, pues el tratamiento consistiría en cambiar las células defectuosas por otras normales.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *