BonomédicoBlogSaludDolor de garganta

Dolor de garganta


Comentar
Publicado en Salud

El dolor de garganta es un síntoma que puede ser causado por una enfermedad o por inflamación de la laringe por alguna otra causa. Este síntoma lo suele ocasionar una infección de virus que puede ser la típica del resfriado común o la gripe. Si el dolor de garganta es de esta clase, normalmente desaparecerá por sí mismo y a los pocos días, sin entrañar ningún problema grave. Pero el dolor de garganta también puede ser producido por una bacteria, para cuya resolución será necesario utilizar antibióticos.

El dolor de garganta lo causan a veces bacterias que producen:

  • Amigdalitis estreptocócica provocada por los estreptococos del grupo A.
  • Bacterias como gonorrea y clamidia, aunque esto prácticamente no sucede.

El dolor de garganta producido por la faringitis se puede contagiar, y es más habitual que se produzca en los meses de invierno.

Remedios contra el dolor de garganta

El dolor de garganta provocado por una faringitis común se pude aliviar de muchas formas. Una de ellas es manteniendo la garganta dolorida e irritada húmeda. Esto se consigue bebiendo mucha agua y tomando líquidos templados como caldo de pollo, té con limón y miel e incluso los helados pueden venir bien, en ciertas ocasiones. Otro remedio contra el dolor de garganta es chupar caramelos duros (los típicos de menta o los que venden para la ocasión en las farmacias). De esta forma, se produce más saliva y se consigue mantener la garganta húmeda. Los niños pequeños podrán tomar piruletas para que no se atraganten.

Hacer gárgaras y suavizar la garganta con productos naturales

Hacer gárgaras varias veces al día utilizando agua tibia con sal también servirá como remedio contra este dolor. Aunque en este caso no hay que pasarse pues si hacemos más de tres veces al día gárgaras se puede conseguir el efecto contrario al deseado, esto es, resecar la garganta y sus membranas mucosas. El tiempo necesario será de medio minuto y sin tragar el líquido utilizado para hacer gárgaras. El uso de vaporizador de aire fresco o humidificador también es un remedio contra las gargantas doloridas y secas.

Algunos productos naturales como la miel suavizan muchísimo las gargantas con dolor. Pues este producto resulta ser antiséptico y ayuda a acabar con las enfermedades infecciosas matando los microbios que las originan. La miel también elimina la tos. Se puede tomar directamente en dos cucharadas o diluir con alguna infusiones. No se aconseja que los niños menores de un año tomen miel porque puede provocar la aparición de botulismo en estos menores.

Beber líquidos

Utilizar bufanda en invierno o pañuelos de seda alrededor de la garganta puede aliviar el dolor en la misma. Incluso en algunos casos, el colocarse un paño caliente en la garganta puede bajar la inflamación gracias a que mejora la circulación en la misma. Esto ocurre porque el calor ensancha los vasos sanguíneos y ayuda a la relajación de los músculos.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Antes mencionamos la importancia de tomar líquidos para humedecer la garganta y aliviar el dolor. En especial hay uno muy recomendado por nuestros antepasados y abuelas: el caldo de pollo. También la sopa de ternera o vegetales resultan muy buenas para este dolor. Sin embargo, los caldos y sopas muy ácidos como la de tomate o las que llevan lácteos no se aconsejan porque producen mucha mucosidad. La sopa caliente de pollo alivia el dolor de garganta al tiempo que es un alimento muy bueno y nutritivo.

Ducha de agua caliente

El alivio del dolor de garganta también puede conseguirse tomando una ducha de agua caliente. Ya que al hacerlo el ambiente se humedece, actuando el agua caliente como humidificador natural, sobre todo, en invierno que hay menos humedad en el ambiente. Además se puede mejorar realizando un baño con hierbas y aceites esenciales y aspirando el vapor que este produzca.

Algunas infusiones también son muy buenas para aliviar el dolor de garganta. Por ejemplo, la infusión de tomillo, miel y limón. El tomillo y la miel son dos antisépticos naturales que ayuda a reducir la inflamación de garganta y a cicatrizar las heridas. Tomándolos ambos combinados en una infusión se conseguirá suavizar y mejorar la garganta.

Otro alimento con propiedades curativas muy buenas, es el ajo. Se trata del antibiótico natural más importante que existe y que está al alcance de todos. Es muy bueno, eficaz y no conlleva efectos secundarios. Se puede tomar con los alimentos cocinados o directamente beberlo diluido en medio vaso de agua. También hay suplementos a base de ajo, pero en estos casos es conveniente consultarlo con el médico.

Descansar

Para terminar, y aunque parezca obvio el descansar es fundamental para luchar contra el dolor de garganta que puede provocar la faringitis. De este modo, el cuerpo se recuperará, estará más fuerte y el sistema inmunitario podrá luchar mejor contra la infección causante de la faringitis. Cuando una persona se siente mal, se recomienda que duerma entre 10 y 11 horas. Así se recuperará mucho antes.

Otro remedio para acabar contra el dolor de garganta son el uso de analgésicos como el paracetamol o medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno. A continuación expondremos cómo aliviar el dolor de garganta con ibuprofeno.

Aliviar el dolor de garganta con ibuprofeno

El dolor de garganta a veces se debe a una infección cuya consecuencias o síntomas también son la inflamación. Para tratar ésta, a veces, los médicos aconsejan tomar ibuprofeno porque es un medicamento muy indicado para tratar todo tipo de dolores asociados con inflamaciones.

Pero el tomar ibuprofeno o paracetamol dependerá en parte de la causa que originó la faringitis. Pues si esta aparece como consecuencia de una gripe será mejor tomar paracetamol porque ayuda a disminuir el malestar generalizado del cuerpo que se produce cuando alguien está resfriado como puede ser el tener fiebre. Además el paracetamol es un medicamento muy suave que no daña al estómago como ocurre con el ibuprofeno.

El paracetamol se suele tomar en comprimidos tragados (sin masticar) de 650 mg o 1 g. Aunque también los venden en forma de pastillas efervescentes. La periodicidad con la que está establecido tomar la siguiente pastilla es pasadas de 6 a 8 horas. Se suele tomar durante las comidas. Otro medicamento para tratar el dolor de garganta el es ibuprofeno. Suele indicarse más que el paracetamol para estos casos ya que sus efectos resultan actuar más rápido y eficazmente que el paracetamol.

El ibuprofeno es antiinflamatorio. Esto hace que el enfermo que lo toma se sienta mejor porque actúe sobre la inflamación de la garganta ayudando a que la persona pueda tragar con total normalidad. El ibuprofeno, al igual que el paracetamol, es un medicamento antipirético, lo que significa que se puede emplear además para reducir la fiebre y el dolor. Debe tomarse con los alimentos porque daña mucho el estómago. Normalmente, se ingieren comprimidos de 400 o 600g o en sobres diluidos en agua (forma granulada efervescente) . El médico establecerá la dosis recomendada para cada tratamiento y el enfermo nunca deberá tomar más cantidad que la indicada.

Tanto el ibuprofeno como el paracetamol son medicamentos de venta libre en farmacia. Por tanto, no requieren de receta de un profesional sanitario. Pero en casos de dolor de garganta, lo mejor será acudir al médico y que este establezca qué medicamento es el más adecuado, cuánto tiempo tomarlo y cómo hacerlo. Además hay que recordar, que existen casos de faringitis que requieren del uso de antibióticos para acabar con la enfermedad y los síntomas como el dolor de garganta.



Complicaciones del dolor de garganta

Cuando el dolor de garganta dura demasiado, es muy severo y va acompañado de otros síntomas como son fiebre alta e inflamación de los ganglios del cuello, hay que acudir al médico de inmediato. Esto puede significar que la enfermedad ha empeorado y que se trata de una faringitis estreptocócica causada por una infección de origen bacteriano. El médico aconsejará para este tipo de faringitis el uso de antibióticos que evitará el empeoramiento del enfermo.

La faringitis estreptocócica es más frecuente que la padezcan niños con edades entre los 5 y 15 años. En niños más pequeños es difícil diagnosticarlo porque puede ir acompañada de congestión nasal y otros síntomas parecidos a los del resfriado. La faringitis también puede provocar náuseas, vómitos y dolor de estómago.

El médico deberá examinar al paciente y tomarle una muestra de la faringe para poder determinar que tiene esta clase de faringitis producida por bacteria. Una vez que esto está confirmado y el paciente toma los antibióticos recetados por su médico, pasadas 24 horas de tomarlos, ya no contagiará a nadie. Los efectos de la medicina comenzarán a notarse pasados dos días, pero la recuperación plena vendrá una vez concluido todo el tratamiento indicado por el médico.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La faringitis es una enfermedad muy contagiosa y la producida por bacterias más. Por eso debe ser diagnosticada y tratada a tiempo para evitar complicaciones añadidas como infección de oído, problemas de riñón o fiebre reumática (que puede afectar a órganos tan importantes como el corazón).

Por otro lado, existe una infección causante también de mucho dolor en la garganta como es la amigdalitis. También se produce por culpa de virus y bacterias y su síntoma principal es el dolor de garganta e hinchazón en las amígdalas. Algunas personas, sobre todo cuando son niños, sufren de episodios habituales de amigdalitis o faringitis estreptocócica,. En esos casos el médico suele aconsejar a estas personas la extirpación de las amígdalas mediante cirugía.

Cómo evitar el dolor de garganta

Para evitar el dolor de garganta se intentará no irritarla. Una forma de hacerlo es no chillar, no exponerse a productos tóxicos, no respirar humo de tabaco e intentar evitar contagiarse de personas que sufran faringitis, en general.La prevención de algunas enfermedades, como la faringitis, pasa por llevar una higiene buena y lavarse mucho las manos. Además intentar mantenerse alejado de personas que padezcan faringitis o resfriados y gripe. Todo ello contribuirá a tener una garganta sana.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *