BonomédicoBlogOrtodonciaDiferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños

Diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños


Comentar
Publicado en Ortodoncia

La creencia de que la ortodoncia era solo cosa de niños, es algo del pasado. Hasta hace poco, esta iba dirigida a niños y adolescentes, pero desde hace unos años personas de entre 30 y 50 años acuden a estos tratamientos para corregir la mala posición de sus dientes. Los adultos suponen ya más del 30% de los pacientes de muchas clínicas dentales, animados por las técnicas que se han ido incorporando a la odontología y que permiten que el tratamiento sea más cuidadoso con la estética del paciente, sin perder eficacia. Tanto la ortodoncia infantil como la de adultos tienen como objetivo diagnosticar, prevenir y tratar anomalías de la mandíbula, para que los dientes recuperen su posición, forma y función correctas. Pero aunque la finalidad sea la misma, existen algunas diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños.

ortodoncia-ninos000

Aunque el objetivo es el mismo, hay diferencias entre la ortodoncia en adultos y en niños.

En la actualidad, quien quiera lucir una sonrisa bonita y mejorar o solucionar sus problemas de masticación, podrá hacerlo independientemente de la edad que tenga y siguiendo los consejos del ortodoncista.

A lo largo de este artículo se irán explicando algunas de las cuestiones diferenciales de la ortodoncia en función de la edad, sabiendo que el primero de ellos es que la ortodoncia infantil se realiza a una edad -a partir de los 7 años- en la que el crecimiento y evolución de los maxilares está presente, mientras que la ortodoncia en adultos se hace sobre una persona que ha finalizado su etapa de crecimiento y que, además, ha podido perder o sufrir daños en alguna pieza dental.

Principales diferencias entre la ortodoncia infantil y de adultos

La primera diferencia entre el tratamiento con ortodoncia en niños y en adultos es el cuidado que se tiene con la imagen. A la hora de usar este tipo de aparatos, los adultos son más reacios por el impacto que la ortodoncia provoca sobre su estética. Convivir durante meses con una sonrisa de metal es algo que no atrae a los mayores y que ha hecho que muchas personas pospongan el deseo de conseguir una sonrisa más bonita, agradable y sana. Con las nuevas posibilidades que ofrece la Odontología, los adultos se decantan por aparatos dentales que no sean muy visibles. Todos aquellos métodos que primen la estética y la comodidad, como los brackets de zafiro y la ortodoncia invisible, serán los preferidos por los pacientes que sobrepasan los 30 años para someterse a una ortodoncia de adultos.

ortodoncia-adultos-ninos

La principal diferencia entre la ortodoncia en adultos y en niños es el cuidado que se tenga con la estética del paciente.

Por otro lado, la estética es algo que no tiene tanta importancia cuando se trata de un niño. Esto hace que lo que prime en estos casos sea que el tratamiento funcione bien y sea el mejor para arreglar los problemas del hueso maxilar. El tratamiento de ortodoncia infantil que se suele emplear con mayor frecuencia es la ortodoncia metálica, la técnica más antigua y utilizada. Es más, mientras que para muchos mayores llevar brackets de metal supone un problema para su imagen, para muchos niños puede ser algo curioso y divertido; incluso a muchos les gusta poder adornar sus brackets con gomitas de colores.

La ortodoncia en niños suele corregir o ser interceptiva y su función principal va dirigida a conseguir un correcto desarrollo de la mandíbula. Cosa que no puede ocurrir en la ortodoncia para adultos, ya que en estos últimos, el proceso está enfocado a dientes definitivos.

En definitiva, el objetivo que persiguen la ortodoncia en adultos y en niños son diferentes. La primera de ellas busca corregir un defecto preexistente que en muchos casos tal vez se arrastre desde la infancia; mientras que cuando se trata de un niño, lo que se quiere es prevenir un problema bucodental futuro. Sobre esta premisa, la forma de planificar ambos tratamientos es distinta.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Ortodoncia infantil

Con la ortodoncia para niños se identifican los problemas de maloclusiones dentarias conforme se desarrollan y se solucionan cuando la mala posición de los dientes aún no es definitiva. Se supone, tal y como dicen los expertos, que en esta etapa de la vida es más sencillo corregir un defecto de este tipo. Con la ortodoncia infantil se corrige tanto la anchura del arco dental, para que no aumente su perímetro como la reposición de dientes que tienen una posición inadecuada respecto a los demás. En concreto, lo que realiza el ortodoncista es un tratamiento que puede ser de tres tipos, dependiendo de la edad: ortodoncia temprana, interceptiva y fija.

En niños siempre suele utilizarse la ortodoncia de metal.

En niños siempre suele utilizarse la ortodoncia de metal.

La ortodoncia temprana consiste en aplicar aparatos que ayuden a quitar los malos hábitos adquiridos por el menor y que son perjudiciales para los dientes, como pueden ser chuparse el dedo. También es una técnica de ortodoncia temprana colocar retenedores de espacio si se pierde un diente de leche antes de tiempo, para evitar que un diente contiguo se desplace ocupando una posición que no le corresponde.

Estos métodos se llevarían a cabo entre los 3 y 6 años, y serían implantados bajo la responsabilidad de un experto en ortopediatría. Aunque en los últimos años se ha avanzado mucho al respecto, estos tratamientos no suelen ser muy comunes, ya que no lo habitual es que los niños comiencen a ir al dentista cuando tienen 6 años, edad recomendada por todos los especialistas. De todas formas, antes de esa edad, los padres deben estar atentos a cómo evoluciona la dentadura y el hueso maxilofacial de sus hijos, y deberán llevarlo a un ortopediatra si observan alguna anomalía.

Entre los 7 y los 11 años, los problemas relacionados con la forma del paladar o maxilar son relativamente fáciles de resolver. Para esto, generalmente se utilizan activadores o inhibidores de crecimiento para la mandíbula. Sin embargo, a estas edades aún no puede actuarse sobre la posición de los dientes, ya que hay que esperar a que la persona tenga las piezas definitivas. Para esto se recomienda esperar a los 12 años aproximadamente, cuando se puede emplear una ortodoncia fija, ya sea metálica o de cualquier otro tipo, así como sistemas de ortodoncia invisible, para corregir la posición de los dientes.

Ortodoncia para adultos

La ortodoncia en adultos se utiliza para mejorar la boca estéticamente gracias a nuevas técnicas que permiten lograr una sonrisa bonita al final del tratamiento, sin tener que sacrificar este mismo aspecto a lo largo del procedimiento. Desde el punto de vista de la salud dental, los tratamientos de ortodoncia para adultos buscan una adecuada erupción dental, correctas estructuras óseas y colocar bien los dientes permanentes.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Con frecuencia, cuando un adulto acude a un ortodoncista para interesarse por los aparatos dentales, lo hace después de haber perdido algún diente o cuando el desarrollo de las muelas del juicio desplaza el resto de los dientes, ocasionando un apiñamiento o provocando problemas de alineación dental. Esta circunstancia suele hacer necesaria la participación de diversos especialistas en el tratamiento completo, como periodoncista, implantólogo y ortodoncista.

La ortodoncia preventiva es la que se realiza antes de que las desviaciones de los dientes sean permanentes.

La ortodoncia preventiva es la que se realiza antes de que las desviaciones de los dientes sean permanentes.

Por último, cabe subrayar los tipos de ortodoncias para adultos que existen. Las más demandadas por los pacientes son la ortodoncia Damon, la lingual, la estética o de zafiro y la ortodoncia invisible:

  • Ortodoncia Damon: son una especie de brackets un poco más pequeños que los normales, que ofrecen unos resultados mejores por su rapidez y comodidad.
  • Ortodoncia lingual: utiliza unos brackets similares a los tradicionales pero lo hace en una cara del diente en la que nadie percibe que la persona lleva aparatos.
  • Ortodoncia estética: son brackets iguales a los tradicionales pero de color del diente de tal forma que no se percibe que se llevan puestos.
  • Ortodoncia invisible: se trata de férulas de plástico para mover los dientes hasta su posición ideal. Son casi invisibles y nadie se percata de que los tienen puestos.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *