BonomédicoBlogNutriciónDieta de la alcachofa

Dieta de la alcachofa


Comentar
Publicado en Nutrición

LA ALCACHOFA Y SUS BENEFICIOS DIETÉTICOS

De apariencia verde o morada y típica de la estación invernal, la alcachofa es una hortaliza que sobresale por sus grandes propiedades para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Su composición con cinarina facilita las digestiones pesadas de grasas, ayuda a reducir la glucosa en sangre gracias a sus niveles de fibra, el colesterol se mantiene a raya gracias a sus fitoesteroles, incluso es un escudo frente a la posible aparición de enfermedades cardíacas, además de contener potasio, magnesio, fósforo, hierro o calcio. Destaca también su aporte de vitaminas, entre ellas la vitamina B1, vitamina C y niacina.

Su utilización en una gran diversidad de dietas responde, además del aporte de los nutrientes ya mencionados, a su baja aportación de calorías y de grasas, ambas casi imperceptibles ya que supone la suma de unas 22 kilocalorías por 100 gramos y apenas un 1% de grasa. Además, facilita la eliminación de toxinas, sobre todo ácido úrico y evita de esta forma la temida retención de líquidos.

La dieta de la alcachofa puede convertirse en uno de nuestros aliados a la hora de intentar perder esos kilos de más de manera rápida y eficaz y teniendo en cuenta la implicación de poco esfuerzo. Si bien es una dieta basada casi por completo en el consumo de un único alimento, también es cierto que este producto facilita su complemento con otros dotando este régimen de variedad a la hora de cocinar platos. Pueden llegar a ser aburridos al paladar ya que su base es la alcachofa por lo que se recomienda la introducción de ciertos productos lácteos y cereales integrales.

Al tratarse de un producto depurativo conseguimos regular el intestino al tiempo que fortalecemos el sistema inmunitario. Conseguimos, así, poner fin a innumerables problemas digestivos y metabólicos. Si bien las personas diabéticas encuentran en la alcachofa un alimento con súper poderes, también está de enhorabuena las personas que sufren algún tipo de dolencia hepática ya que el consumo de esta hortaliza estimula la producción de bilis. 

Demostrado queda así que estamos ante uno de los mejores aliados de las dietas para perder peso corporal. La Dieta de la alcachofa promete demostrar resultados eficaces en poco tiempo, exactamente en los 21 días en los que está recomendado realizarla. Entre los requisitos para ponerla en práctica encontramos alimentos prohibidos como leche de vaca, azúcar, harina refinada, embutidos, fritos y carnes rojas; y otros indispensables en el menú como la propia alcachofa, ya ingerida mediante cápsulas o frescas. 

La eliminación de dichos alimentos prohibidos en este régimen resulta indispensable ya que la ingesta de cualquiera de éstos va a concentrar los efectos de la alcachofa en depurarlos, en vez de centrarse en la grasa que se encuentra previamente en nuestro organismo. Acompaña con el consumo de más de dos litros de agua para asegurar el éxito de sus propiedades depurativas. Otra de las características del consumo de alcachofa es su faceta para combatir la celulitis.

UNA DIETA ESQUEMATIZADA

Para la consecución de resultados favorables en la pérdida de peso corporal se recomienda seguir este esquema de alimentación durante el tiempo en el que realicemos la dieta de la alcachofa:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • En ayunas es importante tomar un vaso de agua tibia con el zumo de un limón o tomar un vaso de zumo de piña o consumir una naranja
  • Desayuno. Un vaso de leche de soja con avena o tostadas con miel o sándwich de vegetales o tortilla de verduras. Añadir la ingesta de una cápsula de alcachofa
  • A media mañana. Uvas, manzanas o naranjas
  • Comida. Alcachofa en ensalada o preparadas a la plancha junto a un vaso de arroz integral o rebanada de pan integral 
  • Cena. Un vaso de leche de soja con tostada o sándwich o pizza vegetariana

Para asegurarnos de que los nutrientes de las verduras consiguen su cometido se recomienda consumirlas crudas. Ocurre lo mismo con las alcachofas, preferiblemente debemos comerlas crudas pero también se puede aprovechar el caldo depurativo que obtenemos al hervirlas. 

En este sentido, la infusión de alcachofas tiene características estimulantes del apetito y propiedades hipoglucemiantes, además de propiedades para los diabéticos ya que genera inulina, un potenciador del páncreas que facilita la reducción de los niveles de azúcar en sangre.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

A la hora de cocinarlas es un complemento ideal de diferentes alimentos. Por ejemplo, al incorporar carne picada a la alcachofa podemos realizar unas ricas hamburguesas de alcachofas o acompañadas de otras verduras, alcachofas rellenas. Siempre teniendo en cuenta que las propiedades de la alcachofa se encuentra en el corazón y hojas aledañas no en la envoltura de la misma.

Mientras realicemos la dieta de la alcachofa es importante que en el desayuno se ingiera alguna fruta o vaso de leche desnatada; en las comidas lo ideal es realizar diferentes platos que incluyan la alcachofa como ingrediente ya sea principal o secundario y complementar de postre con un poco de queso, yogur o pan integral; independientemente del momento del día, se recomienda también acompañar las comidas con la ingesta de una cápsula de alcachofa (sin riesgos para la salud y de venta en farmacias); y, para cenar podemos optar por cremas o alcachofas al horno.

El llevar a cabo una u otra dieta no ofrecerá los resultados que esperamos sino tomamos esta práctica como punto de partida para establecer hábitos de vida saludables. Unos hábitos basados en una rica alimentación que nos aporte los nutrientes necesarios y en la realización rutinaria de ejercicio físico. Ya que esta dieta está basada en un único alimento entorno al que se generan los diferentes platos que incluimos en el menú puede llegar a aburrirnos y desistir al poco tiempo, ya que nos requerirá de un gran esfuerzo a la hora de sentarnos a comer. Por último, destacar que este tipo de dietas basadas en la ingesta de un solo alimento no se recomiendan para personas obesas y tampoco su práctica durante un período de tiempo prolongado ya que este orientada para aquellas personas que en un determinado momento quieran deshacerse de esos kilos de más.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *