BonomédicoBlogEnfermedadesDiarrea en niños y bebés

Diarrea en niños y bebés


Comentar
Publicado en Enfermedades, Pediatría

La diarrea en niños se define por los pediatras como el aumento en la frecuencia y el contenido acuoso de las deposiciones con respec­to a lo normal para un determinado niño. Suele ser autolimitada en los niños de más edad y los adolescentes, pero puede ser peligrosa en los lactantes.

Es una patología muy común durante toda la infancia. La dieta es la causa más común de diarrea aguda al comienzo de la lactancia. En los lactantes de más edad y los niños mayores, la causa más frecuente es la infección, ya sea del tubo digestivo o de otros sistemas.

¿Cuáles son las principales causas que provocan la diarrea?

Las causas principales que terminan provocando la diarrea son las siguientes:

  • Dieta.
  • Inflamación o irritación de la mucosa gastrointestinal.
  • Infecciones gastrointestinales (víricas, bacterianas, parasitarias).
  • Fármacos.
  • Trastornos psíquicos.
  • Enfermedad extragastrointestinal.
  • Problemas anatómicos o mecánicos.

Principales consecuencias de la diarrea:

La aparición de la diarrea en niños o bebés tiene una conlleva numerosas reacciones físicas tales como el trastorno del transporte celular normal a través de la mucosa intestinal y la mala absorción de hidratos de carbono. Un aumento de la movilidad intestinal debido a exceso de prostaglandinas y serotonina.

La reducción de la movilidad intestinal que puede provocar un aumento de la colonización bacteriana. La reducción de la superficie de absorción. La presencia de moléculas inabsorbibles en el intestino y la secreción excesiva de agua y electrólitos, debida a aumento de la permeabilidad intestinal.

Síntomas de la diarrea en niños y bebés

La diarrea en niños y bebés presenta una serie de síntomas de carácter subjetivo como aparición de fiebre, letargo, anorexia, aumento del número de deposiciones, súbito o gradual, disminución de la consistencia de las heces, aumento del contenido acuoso de las heces (deposiciones acuosas) y retortijones.

En la consulta del pediatra se analizarán los siguientes aspectos:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

  • Hábito intestinal normal (descripción de las heces).
  • Ultimo peso registrado en balanza fiable.
  • Tipo de inicio (p. ej., rápido, con deposiciones explosivas y acuo­sas).
  • Duración de la diarrea.
  • Frecuencia de las deposiciones.
  • Descripción de las heces (sanguinolentas, purulentas, de olor de­sagradable, mucosas).
  • Vómitos asociados.
  • Dolor abdominal localizado.
  • Antibioticoterapia (concomitante o reciente).
  • Exposición a personas con infección gastrointestinal.
  • Historia dietética detallada para determinar si existe sobreali­mentación, malnutrición o ingesta de alimentos que puedan cau­sar diarrea.
  • Lactancia artificial: analizar el tipo de preparado.
  • Lactancia natural: Investigar la dieta y posible consumo de me­dicamentos de la madre.
  • Introducción de alimentos nuevos en la dieta.
  • Antecedentes de respuesta alérgica a los alimentos.
  • Antecedentes familiares de atopia.
  • Ingestión de posibles alimentos contaminados.
  • Viajes.
  • Uso de laxantes.
  • Tratamientos empleados y con qué resultados.
  • Factores psicológicos del entorno del niño que sean susceptibles de provocar estrés.
  • Análisis del flujo urinario para descartar los síntomas de infección urinaria.

El pediatra también analizará otra serie de datos que le permitirán emitir un diagnóstico adecuado de la diarrea del bebé o del niño como el peso, la valoración delestado de hidratación, la temperatura corporal ya que su elevación puede deberse a infección o a la deshidra­tación asociada, la  exploración abdominal, la posible dilatación abdominal y la palpación para comprobar  si existe dolor leve generalizado o dolor localizado ni dolor a la descompresión. También explorará los oídos, nariz, garganta, tórax, ganglios linfático por si existe una infección asociada.

¿Cuál es el diagnóstico de la diarrea?

El diagnóstico de la diarrea en niños y en bebés puede realizarse generalmente a través de un análisis médico meticuloso. El coprocultivo o el examen de las heces en busca de huevos y parásitos no está indicado, a menos que el cuadro clínico haga sospechar afección bacteriana o parasitaria.

Tipos o clases de diarrea

1.- Diarrea infecciosa: el diagnóstico se efectúa mediante los anteceden­tes de exposición y coprocultivo positivo.

  • No bacteriana: que presenta los siguientes síntomas como un inicio agudo, los vómitos son comunes, rara vez hay fiebre y a menudo está asociada a infección respiratoria de vías altas, las heces son diarreicas y de olor desagradable.
  • Salmonella: se inicia a las 4-72 horas de haber ingerido alimento contaminado. Los síntomas son los intensos retortijones y las heces pastosas, de color verde,
    con un olor característico a nuevos podridos.
  • Shigella:  con aparición brusca de fiebre, dolor abdominal y vómitos. Poco después, deposiciones acuosas, amarillento verdosas y relativamente inodoras, que pueden contener sangre.
  • Escherichia coli: tiene un inicio gradual de diarrea con heces pastosas, de color verde, en «puré de guisantes» y con olor desagradable. La fiebre y los vómitos no son síntomas predominantes. Es la principal causa de la diarrea del viajero o «venganza de Moctezuma».

2.- Diarrea parenteral: Es aquella provocada por la existencia de una infección en otra parte del cuerpo (sistema respiratorio, urinario).

3.- Diarrea por hipersensibilidad a alimentos o fármacos.

4.- Diarrea por ayuno: Presenta deposiciones frecuentes, escasas, de color entre verde y marrón provocada por la ingesta reducida de alimentos duran­te 3-4 días.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene diarrea?

El tratamiento primario de la diarrea en niños y bebés pretende dos objetivos básicos como son mante­ner el intestino en reposo, y al niño, bien hidratado. Si la madre alimenta a su bebé con lactancia natural debe  seguir con ella, ofrecer al lactante 30-60 ml de agua entre las tomas y no se le deben dar otros alimentos ni zumos.

Si la madre alimenta a su bebé con lactancia artificial (niños de 3 a 18 meses) debe seguir estas pautas:

  • En la primeras 24 horas: debe retirar el preparado o la leche de vaca y cambiarlos por el preparado que le aconseje el pediatra o farmacéutico..
  • En el  segundo día debe seguir con el preparado especial del primer día y hay que consultar con el pediatra si no ha mejorado la diarrea.
  • En  el tercer día puede volver al preparado preparado habitual sin diluir e introducir lentamente los alimentos habituales, empezando con sólidos suaves (cereal de arroz, plátano, sopa)
  • Con   los niños algo mayores, en las primeras 24 horas debe seguirse una dieta exclusivamente de líquidos claros (agua, té flojo, bebidas isotónicas) con unos 30-60 ml cada hora.

En el segundo día si la diarrea ha mejorado, se pueden añadir sólidos blandos (cereal de arroz, plátanos enteros o en trozos, galletas saladas,  pan con mermelada).Si la diarrea no ha mejorado, hay que seguir con la dieta líquida.



Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Al tercer día no debe mantenerse la dieta líquida más de 48 horas por lo que hay que consultar al pediatra si no hay mejoría. Si existe mejoría se van añadiendo más sólidos
blandos gradualmente. Hay que evitar leche, fritos, vegetales, frutas y carne.

Consejos básicos para la diarrea de niños y bebés

  • Deben retirarse la leche, los zumos y los alimentos.
  • Las tomas de alimentos muy frecuentes pueden exacerbar la diarrea estimulando el reflejo gastrocólico.
  • Se aconseja aplicar vaselina o similar en la zona perianal para evitar excoriacio­nes. También el lavado meticuloso de las manos para impedir la diseminación de la diarrea infecciosa.
  • No prolongar la dieta líquida más de 48 horas.
  • La diarrea de la infancia se puede tratar eficazmente manteniendo primero el intestino en reposo y reinstaurando después la dieta normal.
  • Avisar de inmediato al pediatra si el niño no ingiere líquidos, vomita o presenta algún signo de deshidratación

¿Cuándo debo acudir al pediatra?

Si se da un caso de diarrea en niños y bebés, habrá que acudir al pediatra en las siguientes situaciones:

  • Cuando el niño presenta síntomas de deshidratación.
  • Si la diarrea  es sanguinolenta.
  • Si aparece  la diarrea en un niño que está tomando antibióticos
  • Con lactantes menores de 3 meses.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *