BonomédicoBlogEnfermedadesDiabetes gestacional

Diabetes gestacional


Comentar
Publicado en Enfermedades

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por la alta presencia de azúcar (glucosa) en sangre. Cuando esta aparece por primera vez durante el embarazo, en mujeres que nunca antes habían tenido este tipo de problemas, se conoce como diabetes gestacional.

Generalmente, esta enfermedad aparece cuando la gestación va por la mitad, por eso los médicos suelen realizar estudios entre las 24 y 48 semanas. A algunas mujeres, la diabetes gestacional les puede afectar más de una vez en futuros embarazos.

A menudo, este tipo de diabetes se puede controlar con una alimentación saludable y haciendo ejercicio de forma regular. No obstante, dependiendo de cada caso, puede ser que la madre necesite insulina para controlar sus niveles de glucosa en sangre durante el embarazo.

¿Quiénes pueden sufrir diabetes gestacional?

En algunas ocasiones, las hormonas del embarazo pueden bloquear la acción de la insulina, provocando un aumento de los niveles de sangre en la mujer. El riesgo de que esto ocurra es mayor en quienes cumplen alguna de estas circunstancias:

  • diabetes gestacional

    La diabetes gestacional aparece durante el embarazo en mujeres que nunca antes habían tenido esta afección.


    En su familia hay antecedentes de diabetes.
  • Tiene más de 25 años cuando se ha quedado embarazada.
  • Mujeres con hipertensión arterial.
  • En el momento de dar a luz, el bebé pesó más de 4 kg o nació con alguna anomalía congénita.
  • Ha habido un aborto espontáneo.
  • Hay demasiado líquido amniótico.
  • Antes del embarazo la madre tenía sobrepeso o aumentó mucho de peso durante la gestación.
  • Quienes tienen el síndrome de ovario poliquístico.

Causas de la diabetes gestacional

Las causas exactas de la diabetes gestacional no se conocen, pero los especialistas explican que esta es una consecuencia más de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo.

En el embarazo, generalmente a partir de la semana 12, hay un aumento de la producción de azúcar por parte del cuerpo de la madre con el fin de aportar energía al feto (que no es capaz de generarla por sí solo).

Lo que sucede es que las hormonas de la placenta bloquean la acción de la insulina en el cuerpo de la madre, y este problema (que se llama resistencia a la insulina) hace que se necesite hasta tres veces más cantidad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Así que, la diabetes gestacional es causada porque el cuerpo no es capaz de producir ni de utilizar toda la insulina que necesita para el embarazo. Sin la cantidad de insulina suficiente, la glucosa no puede salir de la sangre y no se transforma en energía. Al acumularse en el flujo sanguíneo, el nivel de glucosa se incrementa y se produce la hiperglucemia.

Síntomas de la diabetes gestacional

En la mayoría de pacientes, la diabetes gestacional es asintomática, así que la enfermedad se detecta en alguno de los controles prenatales rutinarios. No obstante, hay algunas señales que pueden hacer pensar que existe un problema como este:

  • diabetes gestacional

    Normalmente, esta enfermedad no tiene síntomas claros, aunque tener mucha sed o fatiga pueden ser señales.


    Tener mucha sed.
  • Temblores.
  • Fatiga.
  • Visión borrosa.
  • Incremento de la micción.
  • Infrecciones frecuentes de vejiga, vagina y piel, entre otras.

Diagnóstico

Lo normal es que cuando el embarazo atraviesa el ecuador, se haga a la mujer una prueba de tolerancia a la glucosa para detectar esta afección. En aquellas que tengan factores de riesgo para sufrir este tipo de diabetes este examen se puede adelantar.

Se realiza el denominado Test de O’Sullivan, que consiste en un análisis de sangre en ayunas seguido de otro unos 60 minutos después de haber tomado 50 gramos de glucosa (normalmente se toma alguna bebida azucarada). Si en la segunda extracción de sangre se detecta que los valores están alterados, es preciso practicar exámenes más completos para confirmar el diagnóstico de diabetes gestacional.

Hay que decir que en el primer test los resultados se consideran alterados en estos casos:

  • Cuando en ayunas el nivel de glucosa en sangre es superior a los 95 mg/dl.
  • Si una hora después de haber tomado glucosa, los niveles son superiores a 140 mg/dl de sangre.
diabetes gestacional

A partir de la semana 24 de gestación se tienen que hacer pruebas para diagnosticar la diabetes gestacional.

En el siguiente examen médico para el diagnóstico de la diabetes gestacional (llamado Test de sobrecarga de glucosa), los análisis de sangre se hacen más frecuentes (en ayunas, a los 60, 120 y 180 minutos después de haber consumido 100 gramos de glucosa en una bebida azucarada). 

Solo se necesitan dos de esos resultados alterados para que se diagnostique la afección y se recomiende a la futura madre a seguir una dieta adecuada, prescrita por el especialista. En el caso de que estén alterados más de dos valores, hay que consultar con un médico especializado en diabetes gestacional para que le ponga un tratamiento idóneo.

Si la mujer embarazada ya ha padecido esta enfermedad en un embarazo anterior o si tiene familiares próximas que la han sufrido, lo mejor es realizar el Test de sobrecarga de glucosa en las primeras semanas de gestación, sin esperar a la semana 24, y sin necesidad de hacer antes el Test de O’Sullivan.

Problemas de esta enfermedad

Cuando el nivel de glucosa en la sangre no está bien controlado durante el embarazo, es decir, cuando hay diabetes gestacional, esta situación puede llevar a que la madre o el bebé desarrollen algún problema de salud. Por tanto, en estos casos se puede hablar de embarazo de riesgo.

Riesgos para el bebé

En algunos casos, cuando durante el embarazo la diabetes no se controla es posible que se produzca un incremento del nivel de azúcar del bebé. Según los especialistas, cerca de dos tercios del azúcar de la madre van a parar al feto, de manera que si la madre tiene diabetes es muy probable que el bebé reciba una dosis extra de glucosa en sangre.

diabetes gestacional

Si durante el embarazo hay diabetes gestacional, es posible que el bebé nazca con hipoglucemia.

Esta “sobrealimentación” implica una mayor producción de insulina por parte de su páncreas. Inevitablemente la situación afecta al desarrollo del niño/a, que crece más de lo normal, siendo un bebé más grande que la media de recién nacidos. El tamaño del feto causa problemas en el alumbramiento, no solo para la madre, sino también para el bebé. Así, por ejemplo, puede nacer con daños en los nervios o con fracturas en la clavícula debido a la presión en los hombros cuando pasa por el canal de parto. Por esta razón, en estos casos se suele preferir la cesárea frente al parto vaginal.



De otro lado, puede darse el caso de que el bebé tenga ictericia al nacer. Esto es una coloración amarilla en los ojos y la piel que se da cuando hay un exceso de bilirrubina en la sangre. Además, hay más posibilidades de que estos niños/as desarrollen en el futuro algún tipo de diabetes u obesidad.

Estos bebés también pueden sufrir crisis de hipoglucemia después de nacer. Las personas con diabetes que necesitan insulina u otros medicamentos para controlar el nivel de glucemia tienen riesgo de sufrir una bajada de azúcar, para cualquier adulto esto supone un grave perjuicio para su salud si no se atiende rápidamente, y en el caso de un recién nacido una bajada de azúcar pondría en riesgo su vida.

Así, cuando una mujer con diabetes gestacional da a luz, es imprescindible controlar los niveles de azúcar del bebé cuando nace para evitar que estos disminuyan de forma brusca. Lo ideal es que el niño/a permanezca en observación durante unas horas para vigilar la evolución de su glucosa en sangre.

Finalmente, las mujeres embarazadas con diabetes gestacional tienen mayores probabilidades de tener la tensión arterial alta, lo que puede ocasionar un nacimiento prematuro del bebé, con los perjuicios que para el niño/a esto pueda suponer. Asimismo, podría nacer con problemas respiratorios, náuseas, vómitos o dificultades para mantener el calor corporal.

Riesgos para la madre

En el caso de las madres, el hecho de tener un bebé con un tamaño demasiado grande les provoca muchas incomodidades en los últimos meses de embarazo, además de más dolores de espalda, por ejemplo, debido al peso.

diabetes gestacional

Para evitar riesgos en el parto, las madres con diabetes gestacional suelen dar a luz por cesárea.

Asimismo, en el momento de dar a luz esto también supone mayores problemas para la mujer. Además de ser beneficiosa para el bebé, una cesárea también ayudará a sacar el bebé del útero sin causar daños a la madre, aunque el tiempo de recuperación será más prolongado.

Por otro lado, la diabetes gestacional también hace que haya más riesgo de sufrir preeclampsia. Este es un problema de salud que se caracteriza por la presión arterial alta, proteína en la orina y una inflamación permanente e infrecuente en los dedos de los pies y las manos.

Todos estos problemas tienen que ser bien vigilados por el médico para evitar que causen daños al pequeño o a la madre. Por ejemplo, la hipertensión puede acarrear para la mujer un mayor riesgo de sufrir convulsiones o accidentes cardiovasculares durante el alumbramiento.

Consejos para prevenir o tratar esta enfermedad

Hay algunos consejos que pueden ayudar a prevenir o evitar que durante el embarazo se desarrolle una diabetes gestacional. En general, si se mantiene una dieta y rutina saludables, junto con los correspondientes controles médicos, no tiene por qué existir ningún problema.

Tener una dieta saludable

Una alimentación equilibrada, dentro de un plan de comidas para personas con diabetes. Un nutricionista puede ayudarle a crear un plan de comidas saludable y enseñarle a controlar su azúcar en la sangre durante el embarazo.

Lo ideal es que la alimentación sea variada en productos saludables y que cumpla las siguientes reglas:

  • Dieta moderada en grasas y proteínas. Se recomiendan entre 1.600 y 2.000 calorías diarias. Y las energías tienen que proceder en un 25% de las proteínas, un 40-60% de los azúcares complejos y un 15-25% de las grasas.
  • diabetes gestacional

    Tener una dieta específica, prescrita por un especialista, es fundamental para controlar la glucosa en el embarazo.


    Procurar eliminar de la dieta los hidratos de carbono de rápida absorción. Es preferible tomar carbohidratos a través de frutas y verduras, además de otros carbohidratos como pan, cereales, pasta y arroz.
  • Evitar el azúcar. Para empezar, es imprescindible no tomar alimentos dulces en el desayuno, y evitar cualquier producto que contenga azúcar.

Hacer ejercicio con regularidad

El deporte es un buen aliado para controlar la glucosa en sangre, pues nivela la ingesta de alimentos. Lo adecuado es realizar algún tipo de ejercicio físico durante y después del embarazo, siempre siguiendo las indicaciones del médico respecto al tipo de esfuerzos que se pueden hacer.

Generalmente se aconseja andar unos 30 minutos al día, a un ritmo moderado. Asimismo, la natación es otra actividad que se puede practicar.

Vigilancia del feto

Esto se hace, normalmente, con un monitoreo fetal que va evaluando el tamaño y la salud del bebé. Para medir la frecuencia cardíaca del bebé se hace una cardiotocografía en reposo, un examen médico muy sencillo e indoloro que registra los latidos del bebé.

Se realiza simplemente colocando una máquina sobre la barriga de la madre; con esta prueba el médico puede también comparar el patrón de los latidos con los movimientos para saber si el feto está bien.

Medir los niveles de azúcar

Puesto que durante la gestación suele haber cambios en las necesidades de energía del organismo, es frecuente que el nivel de glucosa fluctúe de forma rápida. Por eso es importante revisar los niveles con exámenes periódicos.

diabetes gestacional

Las mujeres que han tenido diabetes gestacional tienen que seguir controlando sus niveles de glucosa después de dar a luz.

Si se necesita en algún momento del embarazo, una mujer con diabetes gestacional puede recurrir a la insulina, siempre y cuando esté prescrita por su médico.

Control de la glucosa postparto

Una vez que se ha dado a luz, es conveniente que la madre que durante el embarazo ha tenido este problema de salud se realice un control médico. Lo habitual es que se haga entre seis y 12 semanas después del parto y que más adelante se repita cada uno o tres años.

En la mayoría de las mujeres que han padecido diabetes gestacional esta patología desaparece después del parto, aunque en algunos casos esta persiste más allá del nacimiento del bebé, convirtiéndose en diabetes de tipo 2.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Del mismo modo, aunque la enfermedad desaparezca al principio, alrededor de la mitad de las mujeres que han tenido diabetes gestacional acaban desarrollando diabetes tipo 2 con el paso de los años. Por eso es tan importante que estas féminas sigan practicando ejercicio físico y comiendo sano, para así prevenir o retrasar la aparición de esta.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Ruiz Solanes

  • Licenciado en 1989 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 6.024 del Colegio de Médicos de Málaga
  • Director Médico Grupo BonoMedico
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *