BonomédicoBlogCirugíaCuándo operar de fimosis

Cuándo operar de fimosis


Comentar
Publicado en Cirugía

No son pocos los casos en los cuales surgen preguntas relacionadas sobre cuándo operar de fimosis. Pues bien, la operación de fimosis se realizará cuando esta dolencia no remita con el tiempo. La enfermedad consiste en que el hombre no puede retraer la piel del prepucio que recubre el glande por la estrechez de la piel de esa zona. Normalmente, los niños sufren de fimosis hasta los tres años e incluso más. Pero la mayor parte de fimosis en estas edades se resuelve sola, sin necesidad de operación quirúrgica.

Existen dos tipos de fimosis:

  • La que tiene todo bebé varón al nacer.
  • La que se adquiere cuando el hombre es adulto.

Según el tipo del que se trate, requerirá o no de operación.

La operación de fimosis se conoce como circuncisión y es quitar de forma quirúrgica la piel que recubre el glande del pene.

La operación de fimosis se conoce como circuncisión y es quitar de forma quirúrgica la piel que recubre el glande del pene.

La operación de fimosis se conoce como circuncisión y es quitar de forma quirúrgica la piel que recubre el glande del pene.

A veces no es necesario que exista un problema para que se realice la circuncisión. Tal es el caso de algunas religiones -como la de los judíos- que circuncidan a sus bebés cuando han pasado 8 días de su nacimiento. Pero por lo general es una operación poco común en Europa y otros lugares del mundo y está más relacionada con la tradición en la religión judía.

La cirugía se emplea para acabar con la fimosis y se aplica tanto en adultos como en niños.

El cirujano se encarga de recortar la piel del pene y la mucosa del prepucio sobrante para que el glande quede al descubierto.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

La operación quirúrgica suele presentarse en algunos casos como la única solución contra esta dolencia, que puede hacer que el paciente tenga problemas para mantener relaciones sexuales o infecciones e inflamación en el pene de forma habitual.

Antes de la operación

El paciente que se decante por la operación de fimosis deberá estar muy sano y en buena forma física, pues, como todas las operaciones, esta también conlleva una serie de importantes riesgos. Deberá mantener un contacto con su médico para plantearle todas las dudas sobre la intervención y que le realice todas las pruebas necesarias para corroborar que se encuentra en buen estado para afrontar la operación sin riesgos añadidos.

Puede que el médico aconseje al paciente que no tome ciertos medicamentos siete días antes de la intervención para evitar los sangrados.

El día antes de ser operado, el paciente deberá afeitarse con cuidado el vello:

  • De la base del pene.
  • Del escroto -que cubre los testículos-.
  • Del pubis.

Además, el día de la operación llevará todo su historial clínico al cirujano donde aparezcan analíticas de sangre, pruebas de coagulación y otras. Esto servirá también para que el anestesista realice un mejor trabajo.

Se aconsejará que el paciente vaya vestido con ropa cómoda y calzoncillos ajustados de tipo slip para evitar los movimientos del pene después de la intervención.

La operación de fimosis

Se trata de un procedimiento quirúrgico sencillo, pero el urólogo tendrá en cuenta cada caso particular antes de realizarla -edad del paciente, etc.-.

La operación de fimosis se lleva a cabo tanto en adultos como en niños.

La operación de fimosis se lleva a cabo tanto en adultos como en niños.

El médico utilizará anestesia local para insensibilizar la zona antes de la operación. La anestesia se inyectará: 

  • En la base del pene.
  • En el cuerpo del mismo.
  • Como crema.

Este tipo de operación suele ser sencilla y de corta duración -aproximadamente entre 30 y 40 minutos-. La recuperación en adultos suele estar en alrededor de 15 días hasta que se caen los puntos de sutura.

Existen distintas maneras acerca de cómo operar la fimosis. Habitualmente el prepucio se empuja desde la cabeza del pene y se sujeta con un aparato de plástico o metal con forma de anillo.

Cuando el anillo es de metal, se corta el prepucio y se quita este dispositivo. Con esta técnica, la herida estará curada entre 5 y 7 días.



En el caso de utilizar el anillo de plástico, la operación se realizará atando un pedazo de sutura alrededor de la piel que recubre el glande. De esta forma se empuja el tejido dentro de un surco en el plástico sobre la cabeza del pene. Pasados de 5 a 7 días, dicho plástico caerá por sí solo dejando la herida cicatrizada.

Cuando la operación se realiza a un bebé se le dará paracetamol después del procedimiento.

En niños más mayores e incluso en adolescentes, esta operación se realizará con anestesia general para que no se muevan y estén dormidos durante todo el procedimiento.

La técnica consiste en quitar el prepucio y coser la piel restante del pene con suturas absorbibles para cerrar la herida. Dichas suturas las absorberá el organismo entre 7 y 10 días. La herida puede tardar hasta 3 semanas en quedar totalmente bien .

Algunos médicos creen que la circuncisión tiene más ventajas que inconvenientes. Pero otros no creen que sea necesario practicarla en niños sanos, pues consideran que un prepucio intacto es mejor cuando la persona es adulta, ya que permite encuentros sexuales más naturales.

Otras investigaciones recogen la bondad de operar la fimosis en bebés varones recién nacidos y quitan importancia a los riesgos que la operación puede suponer.

Riesgos de la cirugía

La circuncisión conlleva una serie de riesgos tales como: 

  • Posible infección. 
    La operación de fimosis conlleva una serie de riesgos, como el sangrado o la posible infección.

    La operación de fimosis conlleva una serie de riesgos, como el sangrado o la posible infección.

  • Enrojecimiento de la zona operada.
  • Sangrado.
  • Lesión de pene.

Algunos estudios sobre bebés no circuncisos demuestran que pueden tener más posibilidad de padecer ciertas enfermedades como:

No obstante, el riesgo de padecer estas enfermedades, si no se opera la persona, es relativamente pequeño. En este sentido, es mejor una adecuada higiene del pene y realizar prácticas sexuales seguras para prevenirlas.

Después de la operación

Una vez operada la persona, su recuperación dependerá de factores como la edad, pues los recién nacidos tienen un tiempo de cicatrización de una semana. No obstante, suelen presentar algo de hinchazón y formación de costra amarilla alrededor del sitio. Además, se les tiene que echar vaselina en la herida después de cada cambio de pañal para proteger la zona que se está curando.

En el caso de niños más mayores o adolescentes, la cicatrización puede tardar 3 semanas. Casi siempre el niño será dado de alta del hospital el mismo día. Aquellos que sufran sangrado durante las primeras 24 horas tras la cirugía, utilizarán para pararlo una tela limpia que aplicarán y presionarán sobre la herida durante 10 minutos. También podrán colocar una compresa de hielo en la zona -alternándola 20 minutos sí y 20 minutos no- durante las primeras 24 horas después de la cirugía para minimizar la hinchazón y el dolor.

El proceso de recuperación tras la operación de fimosis, dependerá de diferentes factores, entre ellos la edad del paciente.

El proceso de recuperación tras la operación de fimosis, dependerá de diferentes factores, entre ellos la edad del paciente.

Las personas operadas podrán bañarse o ducharse sin problema en casi todos los casos en los que no existan complicaciones adicionales de la operación. La forma de lavarse la incisión quirúrgica será con un jabón suave sin alcohol y de forma delicada. Deberá, además, cambiar el apósito durante una vez al día para aplicar antibióticos. En caso de que este se humedezca, será cambiado lo antes posible.

El médico podrá aconsejar al paciente que tome analgésicos contra el dolor durante unos 4 a 7 días. Los bebés tomarán solo un paracetamol especial si fuera preciso.

El paciente operado de fimosis deberá mantenerse en reposo al menos durante los primeros días de la operación. Se le aconsejará que no realice deporte.

Posibles complicaciones postoperatorias

El paciente que se haya sometido a una operación de fimosis tendrá que acudir a urgencias si:

  • Presenta un nuevo sangrado.
  • El pene tiene aspecto rojo e inflamado.
  • Sufre un dolor intenso que dura más de lo habitual.
  • La herida quirúrgica supura.

Generalmente no suelen darse complicaciones postoperatorias y el paciente no suele necesitar volver al hospital tras abandonarlo.

En casa, el paciente deberá mantener la herida limpia y los puntos secos. Esto será posible con curas diarias utilizando betadine o suero fisiológico y gasas para limpiar la zona afectada.

Algunas complicaciones aparecen por el roce del pene con la ropa interior o si el varón tiene erecciones mientras continúa con los puntos. En estos casos el paciente sufre de dolor, pues al estirarse el pene por una erección involuntaria, los puntos se resienten y puede haber incluso sangrado.

El médico podrá recomendar al paciente que lleve prendas interiores ajustadas y que se aplique hielo -como expusimos anteriormente- durante 20 minutos alternativamente.

Además, se recomienda que el paciente se abstenga de mantener relaciones sexuales entre 3 y 4 semanas después de la intervención, puesto que las erecciones le pueden causar dolor. Transcurrido ese tiempo, podrá volver a llevar una vida sexual normal.

El postoperatorio de la operación de fimosis puede tener ciertas complicaciones.

El postoperatorio de la operación de fimosis puede tener ciertas complicaciones.

La recuperación plena de esta intervención quirúrgica será de unos 15 días. El adulto operado podrá realizar actividades cotidianas sin problemas desde el tercer día.

En resumen, la circuncisión es un procedimiento seguro para todas las personas que se la realizan, tanto niños como adultos. Y cuenta con más ventajas que riesgos, aunque siempre dependerá del especialista que la lleve a cabo para conseguir unos buenos resultados.

Síntomas de fimosis

Antes de terminar señalaremos cuáles son los síntomas que indican que una persona puede padecer fimosis y, por tanto, puede requerir como tratamiento la intervención quirúrgica.

Los niños que tienen problemas para hacer pipí o presentan un abultamiento del prepucio por acumulación de orina, pueden padecer de fimosis.

Las infecciones urinarias también son un síntoma de esta enfermedad, junto con las inflamaciones contantes del prepucio -también denominada balanitis-.

Otro síntoma agravado de la enfermedad es la parafimosis. Se trata de una complicación de esta que debe ser solucionada de forma urgente. Se caracteriza cuando la piel que recubre el glande -prepucio- es muy estrecha y, al retraerse más allá de este, se queda atrapada en el surco balanoprepucial. Esto provoca que el glande se inflame mucho y puede llegar a presentar necrosis. El paciente asistirá a un centro de salud para que el personal sanitario experimentado realice la reducción manual, con anestesia local si fuera necesario. Pero si no es posible, deberán realizarle una pequeña incisión en el prepucio con bisturí para evitar complicaciones mayores como pueda ser la aparición de necrosis.

A pesar de todo lo expuesto, la fimosis se intenta mejorar o curar primero con medicamentos de uso tópico como la pomada esteroidea, que se indica para toda clase de fimosis y síntomas. Su éxito se sitúa en torno al 80%.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Si el tratamiento con cremas no surte efecto, el médico le proporcionará los mejores consejos sobre cuándo operar de fimosis para que se decida por esta opción y acabar así con los síntomas mencionados.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Galán Marín

  • El Dr. Francisco Javier Galán Marín es Cirujano Capilar.   Especialidad en Medicina Familiar y Comunitaria.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *