Coronas dentales


Comentar
Publicado en Salud dental

Lograr que una sonrisa, además de sana, esté bonita, es parte del trabajo de un dentista. Para ello se han ido incorporando a la Medicina Dental una serie de técnicas y materiales, cada vez más sofisticados, capaces de transformar la dentadura de una persona hasta límites hace poco insospechados. Un ejemplo de ello son las carillas dentales, que se encuentran detrás de muchas de las ‘sonrisas de Hollywood’ que tantos ciudadanos de a pie ansían. Otra muestra son las coronas dentales, prótesis en forma de casquillo que se colocan sobre los dientes posteriores para, por un lado, protegerlos del deterioro y, por otro, mejorar su aspecto.

Normalmente, el dentista recomienda colocar una corona dental cuando existe en algún molar o premolar un problema que no puede solucionarse con otro tratamiento. Así, entre otros casos, es posible que se necesite cuando una pieza está afectada por una caries de gran tamaño, situación en la que una prótesis de este tipo vendría a sustituir parte de la corteza del diente, para contener el empaste.

También se aconseja para las siguientes circunstancias:

  • Reparar un diente que presenta un cierto grado de debilidad, evitando así que se pueda romper.
  • Un diente roto o astillado, así como cuando está muy desgastado.
  • Al igual que las carillas, las coronas dentales sirven para mejorar la estética de dientes manchados o descoloridos. Elegir un método u otro dependerá del diente que se trate, así, para los molares y premolares se usan las coronas, por su  mayor robustez.
  • Si se necesita sustituir un diente deforme que no coincide con los que lo rodean.
  • Pegar un puente o cubrir el espacio excesivo entre dientes.

Al ponerse una corona, la persona se sentirá más cómoda al masticar, incluso con alimentos duros, puesto que la prótesis proporciona firmeza y protección al diente, antes debilitado. En la mayoría de los casos, las coronas dentales pueden durar entre 5 y 10 años, aunque hay ocasiones en las que tardan más tiempo en deteriorarse. 

Tipos de coronas dentales

En el mercado actual se pueden encontrar varios tipos de coronas dentales. En la primera visita al dentista, este evaluará el problema que se quiere resolver y explicará al paciente cuáles son las opciones que tiene que considerar. En función del material empleado para fabricar la prótesis, se puede hablar de coronas de acero inoxidable, de metal, de resina, de cerámica o porcelana, y de porcelana fundida con metal.

Coronas de acero inoxidable

Suelen ser prefabricadas, es decir, no están hechas a medida del diente del paciente, pero funcionan muy bien como coronas temporales. Sobre todo, son útiles para tratar los dientes en niños, casos en los que la corona se caerá cuando el menor sustituya el diente de leche por uno definitivo.

Coronas de metal

Son más resistentes que las anteriores. Aguantan mucho mejor la fuerza de la masticación y el rechinar de los dientes. Entre sus ventajas se puede citar su resistencia -rara vez se astillan- y durabilidad; por contra, no son estéticas ni se ven naturales.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Coronas de resina

Su principal ventaja es el precio, ya que son mucho más baratas que otros tipos de coronas dentales. No obstante, hay que tener en cuenta que se gastan con más rapidez y que son más propensas a fracturarse, por lo que es probable que sea necesaria su sustitución por otras.

Coronas de cerámica o porcelana

Estas pueden ser una opción buena si se valora más un resultado estético, ya que coinciden con el color de los dientes. Además, es una alternativa idónea para personas con alergia al metal. Como inconveniente, decir que suelen desgastar más los dientes opuestos que las coronas de metal.

Coronas de porcelana fundida con metal

Estas son las coronas dentales que mayores ventajas reúnen, ya que combinan la fortaleza de las de metal, con el cuidado por la imagen que tienen las de porcelana. En concreto, se trata de prótesis de metal recubiertas de porcelana.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Procedimiento para colocar una corona dental

Normalmente, para colocar una corona en un diente son necesarias un mínimo de dos visitas a la clínica dental. En la primera, además del diagnóstico, el especialista comenzará a dar los primeros pasos necesarios. Es decir, procederá a extraer las partes del diente dañado, ya sean antiguas prótesis deterioradas, un empaste o una caries; para esto, suministrará anestesia local en el área del diente afectado y en los contiguos.

También aprovechará para limar la pieza dental sobre la que posteriormente se colocará la corona, y sacará las medidas y un molde para fabricar la corona permanente. Además, lo más probable es que en la primera consulta se coloque una corona dental temporal al paciente.

Ya en una segunda visita, el dentista colocará la corona dental definitiva, fijándola al diente con un cemento especial. Antes de esto, habrá que retirar la corona temporal que provisionalmente se puso. Por último, lo habitual es que se realice una radiografía de la dentadura para comprobar que la prótesis está bien ajustada e instalada en la posición correcta.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *