BonomédicoBlogConsejosAlergia infantil: Consejos para prevenir

Alergia infantil: Consejos para prevenir


Comentar
Publicado en Consejos, Enfermedades

polen-alergia-infantil

Los días cálidos, aparte de una tregua a los largos y fríos meses del invierno, suponen todo un reto para las personas que sufren algún tipo de alergia, para los niños, la alergia infantil puede ser todavía más difícil de sobrellevar. Con las flores también llegan los estornudos, la irritación de ojos, los picores de nariz y el malestar general.

La alergia infantil de tipo estacional  es más frecuente de lo que muchas personas creen. Además, es hereditaria. La predisposición a padecer alergias puede heredarse de padres a hijos.

Un niño con un padre alérgico tiene un 25 por ciento de probabilidad de desarrollar algún tipo de alergia infantil. Si ambos padres son alérgicos, esa probabilidad asciende hasta el 60 por ciento. Los antecedentes familiares de asma también puede aumentar drásticamente el riesgo a padecer alergia infantil.

Datos interesantes sobre la alergia infantil

Desarrollo. No se debe asumir que un niño es demasiado pequeño para tener alergia infantil. Por lo general, una alergia infantil estacional se puede desarrollar entre los 3,5 años y los 7 años. Es posible que puedan aparecer antes, a los dos años.

Diagnóstico. Los adultos no deben intentar adivinar la causa de los síntomas alérgicos en sus hijos, tarea que debe realizar un especialista. Los expertos delegan en los padres un papel importante: monitorear los síntomas del niño e investigar la historia familiar de alergias o asma. Toda esta información debe ser compartida el  alergólogo para evaluar de manera posterior una posible alergia infantil.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

No se puede determinar si un niño tiene alergia hasta que se ha realizado el diagnóstico definitivo.  Si los hijos tienen episodios reiterados de lo que parece ser una alergia nasal, congestión, escozor y enrojecimiento de ojos, o tiene una historia médica de infecciones del oído o eczema, se debe consultar con un especialista.

Prevención de la alergia infantil. Es importante conocer algunas reglas básicas que ayudan a prevenir el desenlace de una alergia. El control del medioambiente es, por lo general, el primer aspecto a tener en cuenta en la prevención.

Para hacerlo de forma efectiva se necesita el diagnóstico y que se conozcan los factores desencadenantes de la alergia infantil(alérgenos). A no ser que sepamos, por ejemplo, que nuestro hijo es alérgico a los ácaros del polvo, no será necesario quitar la alfombra de casa.

Medicamentos. Existen muchos medicamentos efectivos para combatir la alergia infantil. No obstante, se debe preguntar a un médico especialista antes de suministrar cualquier tipo de antihistamínico o fármaco a un niño.

Las alergias no son solo una molestia. Los niños con alergias son más propensos a tener problemas de sueño, faltar al colegio y desarrollar infecciones crónicas de oído y asma. Las infecciones crónicas de oído pueden motivar un retraso en el lenguaje.

Algunos especialistas recomiendan que, para mejorar la calidad de vida y la función cognitiva de los niños, se inicie la medicación antes de la temporada de alergias. En lugar de tratar paliar los síntomas a toda velocidad, puede ser más conveniente prevenirlos antes de que llegue una temporada conflictiva como la primavera.

El tratamiento debe ser recetado y supervisado por un especialista. A la más mínima sospecha de que un niño puede ser alérgico, es necesario acudir a un médico para que haga un diagnóstico correcto y recete el tratamiento adecuado.

Vacunas contra la alergia infantil. Muchos padres recurren a las vacunas contra las alergias porque no quieren que sus hijos tomen medicación. Otra de las causas por la que los progenitores vacunan a sus pequeños es porque los tratamientos no han resultado muy efectivos y no proporcionan el alivio esperado.

La vacuna consiste en aumentar gradualmente las dosis de un alérgeno para ayudar al sistema inmunológico a desarrollar una tolerancia a la sustancia y disminuir la reacción alérgica.

El tratamiento completo puede durar entre tres y cinco años. Cuando se termina, los síntomas de la alergia se han reducido en gran medida o incluso desaparecido. La vacuna, además, puede ayudar a reducir el riesgo a desarrollar asma, que a menudo va mano a mano con alergias estacionales como las de la primavera.

¿Cómo proteger a nuestros hijos de los alérgenos?

Ácaros del polvo

Ácaro del polvo

Ácaro del polvo

Los siguientes pasos, aunque parezca que consumen mucho tiempo, pueden ayudar a la mejoría y bienestar de los pequeños.Los ácaros viven en las telas, las alfombras y son comunes en todas las habitaciones de la casa. Los niños están expuestos a la mayoría de los ácaros del polvo en el dormitorio, donde los colchones y las almohadas son verdaderos criaderos.



Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Cubrir los colchones con una funda de tela especial contra ácaros. A diferencia de las fundas de plástico, proporcionan una barrera transpirable.
  • Lavar la ropa de cama una vez por semana con agua caliente para matar los ácaros del polvo.
  • Evitar acumular animales de peluche en la habitación de los niños. Las mascotas de peluche son un imán para los ácaros. Los favoritos de nuestros hijos deberemos lavarlos una vez a la semana en agua caliente o meterlos en el congelador durante una noche.
  • Limpiar la habitación semanalmente para quitar el polvo. Nuestros hijos no deben estar en el cuarto mientras limpiamos. La aspiradora es aquí una gran aliada. Las aspiradoras con filtro HEPA (alta eficacia de partículas-detención) atrapan incluso partículas microscópicas.
  • No utilizar alfombras o moqueta. Para los niños con alergias es mejor un suelo liso de madera, cerámica o vinilo.
  • Antes de poner el aire acondicionado (o la calefacción) hay que revisar que los filtros están bien limpios. Durante la temporada de uso hay que cambiar los filtros al menos una vez al mes.

Animales

Cualquier animal de pelo o plumas puede proporcionar alergia. Si su hijo es alérgico a un animal de compañía, la solución más efectiva es dar en adopción al animal a un amigo o familiar. No es una decisión fácil y, como es comprensible, a veces no queremos alejarnos de la mascota. En esos casos hay algunas alternativas:

  • Bañar a nuestra mascota con frecuencia.
  • No dejarla entrar en la habitación de los niños ni en contacto con muebles que utilizan. Ejemplo; sillas, sillones, etc.
  • Utilizar un champú especial para mascotas y alergias.

Polen

planta-polen-alergia-infantil

El polen en primavera

Durante la etapa de apogeo del polen, principalmente en primavera, es casi imposible que nuestros hijos esquiven la alergia infantil. Podemos tratar de mantenerlos en el interior de la casa con las ventanas cerradas pero, siendo realistas, esto puede ser misión imposible. ¿Qué hacer entonces?

  • Informarse sobre los niveles de polen en nuestra zona para que sepamos qué días nuestros hijos podrían estar más expuestos a los alérgenos.
  • No permitir que los niños jueguen en el exterior cuando el recuento de polen es más alto, por lo general, temprano en la mañana.
  • No abrir las ventanas de la habitación hasta el atardecer. Si hace mucho calor es mejor utilizar un ventilador o encender el aire acondicionado. Las habitaciones se deben ventilar por la noche.
  • Tratar de mantener las mascotas fuera de la habitación de los niños y lavarse las manos después de jugar con ellas. Nuestros hijos podrían no ser alérgicos a los animales pero ellos, al haber estado corriendo y jugando en el exterior, podrían transportar en su piel polen y transferírselo a los niños.
  • Los niños deben ducharse  y lavarse el pelo cada noche para eliminar cualquier rastro de alérgeno. Tras pasar una tarde fuera hay que cambiarlos de ropa.
  • Secar la ropa en la secadora en lugar de en el tendedero al aire libre, y guardarla en armarios y cajones cerrados sin exposición al aire.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *