BonomédicoBlogNoticiasEl ‘cirujano de las manos de acero’ está en Madrid

El ‘cirujano de las manos de acero’ está en Madrid


Comentar
Publicado en Noticias

La cirugía robótica en España en general, y en Madrid en particular, ha llegado para quedarse. Como el robot Da Vinci, el más conocido de estos ‘cirujanos con manos de acero’, que ha sido ideado para operar en tejidos blandos con una precisión milimétrica. España tiene el lujo de contar con 24 quirófanos equipados con esta tecnología, entre ellos, en el Hospital Clínico de San Carlos, en Madrid,

Con más de tres millones de intervenciones desde el año 2000, su operación estrella es la del cáncer de próstata (extracción), aunque también se utiliza para realizar trasplantes de órganos (especialmente de riñón). Da Vinci es un robot de cuatro brazos, como patas de araña, dotados con una precisión milimétrica. El cirujano que maneja este robot gana en destreza, capacidad de maniobra y visión.

La cirugía robótica no solo aumenta las posibilidades de éxito de una intervención quirúrgica, sino que al ser una cirugía mínimamente invasiva, favorece la recuperación del paciente, reduce las cicatrices, el riesgo de infecciones, la pérdida de sangre, el dolor durante el postoperatorio y el tiempo de ingreso hospitalario.

En el caso de la extracción de próstata, por ejemplo, el robot Da Vinci minimiza los riesgos de la cirugía abierta y supera las ventajas de la laparoscópica. Los pacientes pierden menos sangre que con la cirugía abierta, y padecen menos dolores después de la operación. Además, el 90% de ellos mantiene la continencia urinaria y también se conserva la potencia sexual.

El precio de los equipos quirúrgicos y el coste de estas operaciones, es lo que frena la expansión de estos robots cirujanos. Su elevado coste hace que, aún hoy, el robot Da Vinci, al igual que otros autómatas especializados en traumatología o neurocirugía, se usen en un reducido número de operaciones: entre un 2 y un 5% de las cirugías, la mayoría de urología, ginecología o cirugía general. 

Un proyecto de la NASA y el ejército de EEUU

Como otros tantos avances tecnológicos de la historia, el robot Da Vinci que en la actualidad se puede encontrar en algunos hospitales de Madrid, es producto de un proyecto de la NASA y el ejército de Estados Unidos. El diario El País relata en un artículo cómo fue el desarrollo de este cirujano de manos de acero

A finales e los años 80, ingenieros de la NASA que trabajaban en el campo de la realidad virtual decidieron usar sus conocimientos para realizar cirugías a distancia. Los primeros prototipos surgieron a principios de los 90, y al equipo de ingenieros se unieron varios cirujanos y endoscopistas, conscientes de la oportunidad que aquel desarrollo tecnológico suponía para mejorar las técnicas de laparoscopia.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Poco después, el ejército de los EEUU se unió también al proyecto, con la idea de poder operar a los heridos de guerra a distancia. Algunos de los ingenieros y cirujanos implicados formaron las empresas que acabaron dando lugar a Da Vinci, aprobado por las autoridades sanitarias de EEUU en el año 2000. Solo un año después, en 2001, un grupo de cirujanos desde Nueva York realizaron una operación de vesícula a 6.000 kilómetros de distancia, para intervenir a un paciente que estaba en Estrasburgo (Francia).

Broca, el robot quirúrgico español

Para superar las desventajas de precio y tamaño del robot Da Vinci, un grupo de facultativos del Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, junto a ingenieros e informáticos del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic), han desarrollado un robot más sencillo, versátil y liviano.

El prototipo español se llama Broca, y es menos pesado, más flexible, adaptable y con el que permite al cirujano tener la sensación táctil, importante para medir la fuerza con la que se actúa. El uso de gafas 3D es otra de las mejoras, puesto que con los otros robots el cirujano tiene que meterse dentro de una especie de consola.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *