BonomédicoBlogMedicina estéticaCavitación: qué es, para qué sirve y cuáles son sus beneficios

Cavitación: qué es, para qué sirve y cuáles son sus beneficios


Comentar
Publicado en Medicina estética

Con la cavitación se pretende eliminar el problema de la grasa localizada.

Con la cavitación se pretende eliminar el problema de la grasa localizada.

La cavitación es un tipo de tratamiento estético que consiste en la aplicación de ondas propagadas por el organismo, en forma de onda de choque, mediante un líquido en concreto. Estas ondas, a su vez, originan ciclos progresivos de comprensión y expansión. En el momento en el que la onda de expansión adquiere la potencia suficiente para generar presión, las moléculas que encuentre a su paso comenzará a separarse dando lugar a lo que se conoce como microburbujas o cavidades. Dichas cavidades inician un incremento de su tamaño hasta conseguir la explosión de los tejidos adiposos. Sin embargo, en este sentido, los pacientes pueden estar tranquilos, ya que esta explosión no suele producir perjuicio alguno a los tejidos que se encuentran a su alrededor.

En términos generales, la cavitación es un método bastante actual que nos ofrece la facilidad de moldear nuestro cuerpo mediante la eliminación de las zonas de grasa localizada. A modo de resumen, lo que pone en marcha el proceso de cavitación es la descomposición de las células adiposas, es decir, tejido graso subcutáneo, a través de la aplicación de ultrasonidos generados mediante un campo eléctrico.

Para la aplicación de esta técnica estética se necesita un equipamiento de calidad y un profesional con la capacidad, experiencia y formación requeridas en este sentido con el objetivo de asegurar los mejores resultados. Al tratarse de un proceso que origina la ruptura de la estructura de los tejidos adiposos lo más habitual es que se complemente con el uso de otras técnicas o tratamiento estéticos, además del seguimiento de una dieta sana y equilibrada.

En relación a los resultados, éstos estarán directamente relacionados con las características propias de cada paciente por lo que no se puede establecer un número determinado de sesiones. Lo más común es que se requieran un mínimo de seis a doce sesiones, sin embargo, la cantidad de áreas a tratar también determinará la duración de este tratamiento estético.

No se trata sólo de un método estético de última generación sino de una de las alternativas más eficaces en la eliminación de la celulitis, la piel de naranja o la conocida como piel de colchón. La tendencia del género femenino a acumular grasas en áreas localizadas dificulta, aún más si cabe, conseguir moldear el cuerpo pese a someterse a dietas y la práctica de ejercicio físico. En este sentido, la cavitación puede ser una de las soluciones estéticas que nos ofrece hoy en día el mercado de la belleza.

Reconocido como tratamiento para la reducción de grasas localizadas, una sesión de cavitación puede rondar los 35 minutos de duración por zona a tratar ya sea el abdomen, las nalgas o las piernas. Así, en la actualidad existen tres tipos diferentes de cavitación: la cavitación real, la supercavitación y la cavitación médica.

  • La cavitación real emplea un ultrasonido de baja frecuencia.
  • La supercavitación ofrece un potencial 800 veces mayor por lo que el efecto es doblemente eficaz.
  • La cavitación médica emplea un ultrasonido de una frecuencia mayor que la cavitación real.

Los tratamientos de cavitación ofrecen la posibilidad de llegar a ese cuerpo perfecto que todos desean. Y es que se trata de una técnica que no requiere el paso por quirófano por lo que nos ofrece una mayor seguridad para eliminar la grasa localizada, la flacidez y la piel de naranja

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

¿Para qué sirve la cavitación?

Cada vez son más las personas que optan por este tipo de tratamientos.

Cada vez son más las personas que optan por este tipo de tratamientos.

Como hemos mencionado con anterioridad los ultrasonidos son capaces de romper las bolitas de adipocitos que se localizan en el interior de nuestro organismo y que ofrecen una mayor resistencia para ser eliminadas ya sea a través de la dieta o del ejercicio físico diario. Sin embargo, una vez que las bolitas se rompen llega el siguiente paso: eliminar de nuestro organismo la grasa que ha pasado a convertirse en líquida. Ésta es una de las principales claves de la cavitación. De hecho tanto la profesionalidad de la persona que nos haya practicado el proceso como nuestra propia fuerza de voluntad tendrán mucho que decir en los resultados finales.

Tras las sesiones de cavitación, una de las primeras sensaciones es notar la piel del área en la que se ha aplicado el tratamiento estético algo más blandita de lo habitual. Y es que la grasa que antes se encontraba solidificada ahora ha pasado a estado líquido y está buscando la manera de salir de nuestro organismo. En concreto, si bien es cierto que gran parte de esta grasa va a ser metabolizada de forma natural por nuestro propio cuerpo a través de la orina, la otra parte va a depender en gran medida de las acciones del paciente.

Y es que, lo más habitual tras la sesiones de cavitación es centrarse en facilitar la salida de la grasa tratada. Para ello, se recomienda el consumo mínimo de dos litros de agua al día, la aplicación de drenajes linfáticos (masajes o presoterapia), la práctica de ejercicio físico, el empleo de algún tipo de crema reductora y la adopción de una dieta sana y equilibrada.

Es cierto que la cavitación ofrece resultados muy similares a los que podemos obtener mediante una liposucción pero ni estamos ante la misma técnica ni estos tratamientos son milagrosos. En este sentido, y según el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), Miguel Chamosa Martín, si lo que realmente se pretende es eliminar la grasa del cuerpo “es necesario que se extirpe fuera, dado que si no es imposible disolverla. Por mucho que se apriete o se hagan externamente cosas, el tejido adiposo no se inmuta y no cambia de forma. Por tanto, todos estos métodos son descartables y no pueden ser comparados con la liposucción que desde que fue inventada en los años 70 sigue manteniéndose como la mejor técnica para el modelado corporal”.



Si bien la presoterapia facilita la movilización de líquidos y la mesoterapia facilita la eliminación de determinadas irregularidades en la piel o alguna aculumación de grasa pequeña, la cavitación supondría una tratamiento estético de complemento a las técnicas mencionadas. Afirmaciones con las que no está muy de acuerdo el médico de estética Alberto Morano que destaca la eficacia de todas estas técnicas para disminuir las dimensiones de la célula grasa además de potenciar la elasticidad. “La grasa se pierda porque los tejidos ácidos grasos pasan a convertirse en líquido extracelular y es el sistema de drenaje el que lo recoge y lo elimina”, destaca el especialista.

Sin embargo, ante cualquier rasero de opinión la cavitación se establece como tratamiento estético para disminuir la piel de naranja o la celulitis devolviendo el aspecto habitual a aquellas zonas que consideramos deben ser tratadas. Además, esta técnica favorece la circulación, facilita la eliminación de toxinas al tiempo que incrementa el tono y la elasticidad de los tejidos.

Antes de someterse a un tratamiento de cavitación se recomienda pasar un examen médico previo para asegurarnos de eliminar las probabilidades de riesgos o efectos secundarios. Y es que la cavitación está contraindicada para:

  • Pacientes que tengan marcapasos u otros dispositivos electrónicos implantados.
  • Pacientes con hipercolesterolemia.
    Los beneficios de la cavitación sobre la modelación de la figura corporal son evidentes.

    Los beneficios de la cavitación sobre la modelación de la figura corporal son evidentes.

  • Personas con hipertrigliceridemia.
  • Pacientes con insuficiencia renal.
  • Personas con insuficiencia hepática.
  • Mujeres embarazadas.
  • Mujeres en período de lactancia.

El tratamiento estético mediante la aplicación de cavitación tampoco está libre de riesgos. Como cualquier procedimiento que implique la invasión en el organismo, por mínima que sea, también ofrece la posibilidad de que se produzcan situaciones perjudiciales para la salud del paciente. En este sentido, y para asegurar el éxito tanto en su aplicación como en la consecución de resultados, se recomienda ponerse en manos de un especialista con experiencia y formación en medicina estética. Y es que, por ejemplo, la cavitación no debe utilizarse en aquellas zonas que se encuentran próximas a órganos importantes ya que podría dañarlos. Asimismo, el uso de la maquinaria debe exigirse por profesional cualificado ya que hasta los aparatos de ultrasonidos de baja frecuencia pueden originar quemaduras o ampollas como consecuencia de los altos índices de calor que emiten.

Beneficios de la cavitación

La cavitación estética tiene múltiples beneficios, además de contraindicaciones y riesgos que merece la pena tener en cuenta. En este sentido, antes de someterse a un tratamiento estético de estas características se recomienda ponerse en manos de un buen profesional para que considere las opciones del paciente y minimice riesgos, además es de vital importancia informar al especialista de los problemas de salud o medicación que el paciente esté recibiendo en el momento de someterse a este tratamiento. A continuación señalamos algunos de los beneficios de la cavitación:

  • Tratamiento de las áreas específicas que tienen depósitos densos de grasa.
  • Extracción de grandes volúmenes de grasa en una sola vez.
  • Capacidad de estirar la piel durante el desarrollo del procedimiento.
  • Supone una eficaz alternativa al levantamiento de la abdominoplastia.
  • Suele ser una buena opción para complementar técnicas quirúrgicas como la liposucción ya que facilita mantener el aspecto terso de la piel tras una cirugía de estas características.
  • Se trata de un tratamiento no invasivo por lo que se minimizan los riesgos de infección o de reacción a la anestesia. No requiere del paso por quirófano.
  • Los resultados son visibles desde las primeras sesiones.
  • Es un tratamiento totalmente indoloro. Lo máximo que llega a sentir el paciente es la sensación de masaje y aplicación de calor en el área que se está tratando.
    Será necesario seguir las indicaciones de los especialistas para aprovechar al máximo las utilidades de esta técnica.

    Será necesario seguir las indicaciones de los especialistas para aprovechar al máximo las utilidades de esta técnica.

La cavitación puede facilitar a los pacientes la obtención del cuerpo ideal, el cuerpo que tanto desean y que no consiguen pese a sus esfuerzos tanto en la dieta como en el movimiento que realizan a diario. Sin embargo, hay que ser conscientes que de nada sirve someterse a este tipo de tratamiento estético sino existe un firme compromiso por parte del paciente. Es decir, la cavitación nos ayudará a reducir la grasa localizada, la piel de naranja o incluso la celulitis pero no sin esfuerzo por parte del paciente. Es por ello que, junto con el tratamiento, se recomienda el seguimiento de una serie de pautas:

  • Beber agua. Es de vital importancia el consumo de al menos dos litros de agua de forma diaria si queremos facilitar la salida del grasa tratada hacia el exterior. De esta forma, veremos como la grasa se elimina tanto metabólicamente como a través de la orina gracias al aporte de líquido que le ofrecemos a nuestro organismo.
  • Dieta sana y equilibrada. Todos y cada uno de nosotros optamos por hacer dieta en el caso de que queramos ver reducido nuestro volumen corporal. En el caso del tratamiento de cavitación ocurre lo mismo. El primer paso es adecuar nuestra comida diaria optando por productos y alimentos mucho más sanos y equilibrados y que, además, nos aporte la cantidad de nutrientes necesarias. No se trata de pasar hambre. Una de las alternativas más completa es, sin duda, la dieta mediterránea.
  • Práctica de ejercicio físico. Es uno de los mejores complementos de la dieta. Hacer ejercicio, mover el cuerpo es indispensable para nuestra salud, aunque solo sea saliendo a pasear.
  • Eliminar de nuestra vida tanto el tabaco como el alcohol. Tan sólo aportan efectos nocivos a nuestro organismo. Modificar los hábitos puede ser la respuesta para optar por un estilo de vida mucho más saludable.
  • Tras cada sesión de cavitación se recomienda la aplicación de un drenaje linfático para facilitar la rápida eliminación de líquidos.

En el caso de que llevemos a cabo esta serie de recomendaciones podremos observar como los resultados se evidencian con una mayor rapidez. Asimismo, se requerirá un menor número de sesiones al optimizar los resultados.

La aplicación de ultrasonidos en la cavitación facilita la destrucción del tejido graso subcutáneo.

La aplicación de ultrasonidos en la cavitación facilita la destrucción del tejido graso subcutáneo.

Desde la primera sesión el paciente comenzará a observar una notable pérdida de volumen que va a depender mucho tanto de la zona tratada como del cuerpo de cada paciente. De forma habitual, tras cada sesión de cavitación fácilmente se pueden reducir hasta dos centímetros. Para demostrar estos resultados se recomienda la medición de la zona a tratar antes de someterse al tratamiento y después de cada sesión. Sin embargo, hasta alrededor de la quinta sesión los resultados no empezarán a tener una mayor durabilidad y siempre habrá que prestar especial atención a las características personales de cada paciente.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Se recomienda la aplicación de un mínimo de cinco sesiones de cavitación. Y es que a partir de este número de sesiones (ya se hayan perdido dos o diez centímetros) el cuerpo comenzará a evidenciar su transformación, la figura lucirá más bonita, la piel ofrecerá una mayor tersura y la celulitis se verá disimulada incluso llegando a desaparecer en ciertos casos.

Y es que, en concreto, el tratamiento estético basado en la aplicación de cavitación puede originar diversos efectos en el cuerpo de la persona. Se pueden diferenciar hasta cuatro tipos de efectos:

  • Efectos micromecánicos. Se trata de los efectos que generan el paso de la onda ultrasónica responsable de la presión, los movimientos, las interrupciones y las modificaciones en la forma natural de las partículas que se van a ver alteradas. Las ondas de presión son originadas por los cambios en la estructura de las proteínas, la generación de radicales libres, las modificaciones en la permeabilidad de la membrana celular además de la erradicación de las fibras de colágeno con una disminución de la adhesión entre las células.
  • Efectos térmicos. En el momento en el que los rayos traspasan el tejido se produce una absorción parcial de la energía con el incremento de la temperatura. O lo que es lo mismo, durante el desarrollo del procedimiento lo más habitual es que el paciente sienta un foco de calor en el área que se está tratando. Si bien la cavitación no genera dolor alguno en el paciente, este efecto de calor suele ser uno de los más notorios.
  • Efectos químicos. Un tejido del organismo que se exponga a las ondas de ultrasonidos verá sus partículas afectadas además de sufrir una aceleración evidente. De hecho, esta aceleración es la principal responsable de generar ciertos cambios en las características químicas de los tejidos.
  • Efectos de la cavitación. En concreto, la aplicación de la cavitación origina la formación de microburbujas. En el momento en el que la onda sonora penetra en el tejido graso se forma un movimiento interno en las células de grasa. Precisamente, en el interior de estas células es donde se conforman estas burbujas que comenzarán a ver incrementado su tamaño original hasta que terminan por desaparecer.

En resumen, la cavitación es un tratamiento estético novedoso que facilita lograr la figura tan deseada. Hay que tener muy en cuenta que sus resultados van a depender tanto del profesional como del grado de compromiso del paciente ya que no estamos ante un método mágico para perder peso sino más bien de una técnica para modelar nuestro cuerpo. La cavitación está especialmente indicada para eliminar aquellas zonas de grasas localizadas.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *