BonomédicoBlogSaludCausas de los ronquidos

Causas de los ronquidos


Comentar
Publicado en Salud

Los ronquidos, cuya definición científica es roncopatía, son un problema respiratorio más común de lo que creemos y que en los últimos años se ha ido extendiendo. Como patología que es, también requiere tratamientos como pueden ser la toma de medicamentos, el uso de prótesis dentales, la realización de ejercicios antirronquidos o el paso por quirófano. Antes de delimitar cuáles son las principales causas de los ronquidos y los motivos que interfieren en su aparición, procederemos a definir qué es exactamente un ronquido.

Se conoce como ronquido o roncopatía a aquel molesto ruido que se genera al roncar. Se trata de una de las principales consecuencias de la obstrucción de las vías respiratorias que se puede dar en el organismo por diversos factores, bien físicos o bien por la aparición de ciertas enfermedades infecciosas o respuestas alérgicas. Las características particulares de nuestras vías respiratorias inciden de forma simple en la aparición del ronquido. Además, en este factor tiene mucho que ver la forma en la que solemos dormir e incluso los hábitos rutinarios que ponemos en práctica.

Todo el mundo no ronca por la misma razón. De hecho, no todos los ronquidos son iguales. Su principal diferenciación es la causa que los origina y de ahí la importancia de identificarlas. Ya sea por acumulación de tejido en garganta o fosas nasales o por la posición en la que queda la lengua en las horas nocturnas correspondientes al sueño, analizar el cómo y el cuándo se ronca facilitará la localización de la causa en cuestión.

Para ponerle remedio a los ronquidos existen en el mercado diversas soluciones que intentan adecuarse tanto a las causas como a las características principales de la persona que sufre de roncopatía. Sin embargo, uno de los pasos previos antes de establecer el tratamiento viene de la mano, precisamente, de conocer las causas de los ronquidos. A continuación, establecemos algunos de los factores que se ven directamente relacionados con la aparición de la roncopatía.

Problemas de sobrepeso u obesidad

Si la persona que ronca tiene problemas de sobrepeso corporal o incluso un nivel avanzado de obesidad, lo más habitual es que el especialista le recomiende la pérdida de esos kilos sobrantes como punto de partida para dejar de roncar. Y es que un peso corporal situado por encima de los niveles saludables se estipula como uno de los principales condicionantes de la aparición de los ronquidos. La razón es simple, ya que en estos casos las vías respiratorias se ven sometidas a presiones mayores debido a la acumulación de grasa en la zona del cuello.

Según diferentes investigaciones científicas, la patología de apnea del sueño es padecida en el 50% de los casos por personas obesas. Ante el esclarecimiento de los datos, la solución parece simple. Sin embargo, para perder todo el peso sobrante es importante el compromiso y el esfuerzo del paciente, que deberá comenzar por cambiar sus hábitos de vida. Lo recomendado en estos casos es optar por una alimentación sana y equilibrada y, además, comenzar a practicar algún ejercicio como salir a caminar, correr o cualquier otra práctica que nos guste y nos ayude a reducir esos kilos sobrantes.

Consumo de alcohol y tabaco

Si bien por la gran mayoría de la población es conocido el proceso perjudicial que realiza el tabaco en el organismo, el consumo diario de alcohol no es que se corresponda precisamente con unos hábitos saludables. Afectan de lleno tanto a nuestro bienestar como a nuestra salud y, además, son capaces de complicar el adecuado flujo del aire a través de los conductos respiratorios.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Una de las premisas para favorecer el cese de los ronquidos es dejar tanto la ingesta de alcohol como el tabaco y, de forma especial, en las últimas horas de la tarde-noche. Y es que estas sustancias son una de las responsables de la relajación de los tejidos y músculos ubicados en la vías respiratorias, derivando en el molesto zumbido que produce al roncar.

Lo mismo puede llegar a suceder si la persona que ronca es consumidora de somníferos o cualquier otro medicamento que actúe como relajante de esta zona del cuerpo.

Elección de la postura para dormir

La postura elegida para favorecer nuestro descanso en la cama también es una de las principales y originarias causas de los ronquidos. Los que acostumbren a dormir boca arriba han de saber que, por norma general, la lengua descansa hacia atrás, dificultando el paso del aire. Por ello, dormir recostado sobre uno de nuestros lados podría ser una de las soluciones para evitar el taponamiento de las vías respiratorias. Además, al respecto, es importante que se mantengan ciertos hábitos en los horarios para irse a dormir y que se duerman las horas necesarias para asegurar el descanso.



Obstrucción de fosas nasales

Es otra de las causas principales de la aparición de los molestos ronquidos. Para intentar ponerle solución se recomienda mantener las fosas nasales despejadas e hidratadas antes de irse a la cama. Los dilatadores o las tiritas pueden facilitar el correcto flujo del aire a través de las vías respiratorias.

Mandíbulas retraídas

Está estipulada como una de las posibles causas de los ronquidos. En este caso, una de las recomendaciones es acudir al especialista, que será el encargado de decretar el tratamiento. Normalmente se puede solucionar con prótesis bucales que:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

  • Mantienen sujeta la mandíbula.
  • Retienen la lengua.
  • Elevan el paladar.

Otras causas de los ronquidos

Edad

Con el paso del tiempo se produce un estrechamiento de la garganta y pérdida del tono muscular del cuello.

Cuestión de género

El sexo masculino dispone de vías nasales más estrechas que el sexo femenino.

Problemas nasales

Unas vías respiratorias parcial o totalmente bloqueadas inciden en el entorpecimiento de la inhalación, por lo que se crea un vacío en la garganta que conlleva la generación del molesto ronquido.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *