BonomédicoBlogCirugía OcularCandidato ideal para la cirugía de miopía

Candidato ideal para la cirugía de miopía


Comentar
Publicado en Cirugía Ocular

La cirugía refractiva y en concreto la operación con láser para corregir la miopía ha avanzado enormemente en los últimos años, tanto en las técnicas utilizadas como en la precisión de los aparatos láser de última generación. Ya son millones las personas en todo el mundo que se han sometido a esta intervención y el grado de satisfacción es muy elevado.  

Es una cirugía muy popular debido a su sencillez, eficacia y práctica ausencia de riesgos.

Sin embargo, no todas las personas que sufren de miopía pueden someterse a esta intervención bien porque sufran una graduación muy elevada o bien porque tengan otras patologías oculares que impidan su realización. Cada paciente es único y sólo un oftalmólogo experimentado en esta cirugía puede decidir si es un candidato idóneo para esta operación. 

Requisitos básicos para la cirugía de miopía

Existen una serie de requisitos básicos que son necesarios para poder someterse a esta operación que se resumen en los siguientes:

  • EDAD: este requisito es esencial ya que los ojos del paciente deben estar completamente desarrollados y maduros en el momento de la operación de miopía. Como regla general se establece un mínimo de 20 años aunque muchos especialistas recomiendan esperar hasta los 22 años. 
  • GRADUACIÓN: la cantidad de dioptrías que pueden corregirse con esta intervención dependerá de cada paciente. No se recomienda esta intervención si la graduación es muy pequeña (0,25/0,50 dioptrías) y como regla general no se puede realizar si la graduación supera las 8 dioptrías. No obstante, el número total de dioptrías que pueden corregirse en cada intervención dependerá de cada paciente y del estudio de las características de su ojo. Algunos
    La edad es uno de los requisitos para poder someterse a la cirugía láser

    La edad es uno de los requisitos para poder someterse a la cirugía láser

    centros publicitan la posibilidad de corregir hasta 12 dioptrías aunque no es una intervención frecuente. El paciente debe tener una graduación totalmente estable durante al menos 18 meses antes de la operación. Si la graduación de la miopía sigue en aumento y se ha estabilizado definitivamente el riesgo de que siga creciendo tras la operación es muy alto y se volverán a necesitar las gafas si eso ocurre. Si no ha habido cambios en la graduación en los últimos años el paciente puede someterse a la operación sin mayor problema.
  • PATOLOGÍAS OCULARES: esta intervención no está recomendada para personas que sufran determinadas patologías oculares como glaucoma, retinopatías, desprendimiento de retina
  • SALUD OCULAR: No se puede intervenir de cirugía de miopía si el paciente ha padecido alguna infección o inflamación ocular que pueda afectar al resultado. En concreto si se padece de blefaritis se aumenta el riesgo de padecer infecciones después de la operación. Tampoco se aconseja la intervención si el paciente tiene alguna cicatriz en la córnea debida a alguna lesión anterior. Los pacientes que sufren de ojos secos deben conocer que esta operación puede agravar un poco esta situación. En estos casos siempre se analiza la lágrima del paciente tanto
    Si la graduación es demasiado pequeña, por debajo de 0,25 dioptrías, no se recomienda esta operación

    Si la graduación es demasiado pequeña, por debajo de 0,25 dioptrías, no se recomienda esta operación

    en cantidad como en calidad antes de autorizar la intervención. Si esta patología no es muy grave se puede tratar al paciente durante algunos meses antes de la intervención para comprobar si mejora su estado. Las personas con pupilas grandes tienen como efecto secundario un mayor riesgo de sufrir halos o destellos durante la visión nocturna lo que les puede dificultar o impedir la conducción durante la noche o con niebla. El médico realizará un estudio muy detallado del grosor de la córnea antes de autorizar la cirugía.
  • OTRAS PATOLOGÍAS: No es una operación recomendad para personas que sufran diabetes si esta enfermedad ha llegado a afectar a su salud ocular. Deben descartarse los pacientes que sufran enfermedades por las que necesiten tomar anticoagulantes ya que es una medicación que puede impedir una correcta cicatrización.
  • SITUACIÓN PERSONAL: Las mujeres que estén embarazadas o deseen estarlo en poco tiempo así como las que estén amamantando deben esperar a que finalice esa situación ya durante esa fase de su vida normalmente puede variar las medidas del ojo y alterar el resultado de la operación. Los deportistas de determinados deportes de contacto como boxeo, artes marciales o lucha deben retrasar la intervención hasta que dejen de practicar este deporte ya que con los golpes recibidos propios de esos deportes incrementan los riesgos de la intervención.

Todos los pacientes que reúnan los requisitos anteriores, salvo excepciones, podrán someterse a la cirugía de miopía láser. El estudio pre operatorio que siempre realizan los oftalmólogos estudiarán con detalle las características de cada ojo para comprobar su estado de salud y garantizar así un buen resultado tras la intervención. El estudio es muy detallado y se analizan aspectos  muy variados como el espesor de la córnea, la tensión ocular, el lagrimal, la graduación exacta y otros muchos aspectos que garantizan la perfecta salud de los ojos y descartan cualquier patología que pueda impedir un óptimo resultado.  

En www.bonomedico.es hemos seleccionado los mejores oftalmólogos de cada ciudad para que pueda someterse a esta intervención con total seguridad. Y siempre al mejor precio. Consulte el precio en su ciudad.

 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *