BonomédicoBlogConsejosBronquitis: contagio

Bronquitis: contagio


Comentar
Publicado en Consejos, Enfermedades

El contagio de la bronquitis puede ser bastante simple. Antes de considerar la propagación de esta enfermedad, hay que entender en qué consiste el correcto proceso de ventilación del organismo. El oxígeno es indispensable para todos nosotros. Y es que sin este elemento no podríamos vivir. En nuestro organismo disponemos de órganos encargados precisamente de hacer circular el oxígenos por su interior. Son los responsables del proceso de ventilación, de entrada y salida de aire para transportar de forma correcta el oxígeno además de eliminar lo que no es necesario.

El contagio de bronquitis de produce de forma más sencilla de lo que en principio se pueda pensar.

El contagio de bronquitis de produce de forma más sencilla de lo que en principio se pueda pensar.

La ventilación normal en una persona adulta se realiza por completo de entre 16 a 20 veces por minutos. Este proceso se ve alterado en el momento en el que la persona hace ejercicio físico, por ejemplo, además de otras situaciones. Una de las partes que conforman estas vías aéreas son las que se inflaman cuando se origina una bronquitis: los bronquios. Las causas por las que podemos llegar a padecer esta patología son varias. Sin embargo, en todos y cada uno de los casos se genera la propagación de unas sustancias químicas que intervienen de forma directa en este recorrido.

Los gérmenes de la bronquitis tienen la facilidad de contagiarse por vía aérea, a través de superficies contaminadas, mediante unas manos sucias, además de diversos objetos. Dado que los campos de contagio son múltiples, a continuación señalamos algunos consejos para evitar la propagación de esta enfermedad:

  • Lavarse de forma frecuente las manos con agua y jabón. Igualmente se aconseja la aplicación de alcohol en gel varias veces al día.
  • En la medida de lo posible, se aconseja taparse la boca al toser ya sea con la mano o con un pañuelo con el objetivo de impedir la propagación del virus. Esta medida de precaución deberá potenciarse sobre todo en el ámbito familiar ya que el resto de los miembros podrían contagiarse fácilmente. No compartir, tampoco, ni el cepillo de dientes ni las toallas de uso personal.
  • La ventilación de todas las salas de la casa debe ser una condición indispensable para evitar el contagio. Y es que las corrientes de aire limpian el ambiente, algo que se debe potenciar incluso en invierno.

Evitar el contagio es posible siempre y cuando sepamos qué tipo de precauciones tomar para reducir la expansión de esta enfermedad que se propaga sobre todo durante el invierno. Dependiendo de la duración de la patología la bronquitis puede ser aguda o crónica. Los casos de bronquitis crónicos nos son contagioso, pero la aguda por el contrario sí lo es.

El hecho de que sean virus y bacterias las principales causas de bronquitis favorece su contagio.

El hecho de que sean virus y bacterias las principales causas de bronquitis favorece su contagio.

La bronquitis aguda, la enfermedad más común además, está originada por infecciones, ya sean virales o bacterianas, de ahí su contagio. Sin embargo, la gravedad de esta enfermedad va a estar directamente relacionada tanto con las características personales del paciente como de la capacidad de su sistema inmune. De ahí que la persona contagiada no siempre evolucione hacia bronquitis.

Los picos de contagio de la bronquitis se corresponden con los primeros días en los que se evidencia la enfermedad. En concreto, la infección viral causa el 90% de las bronquitis agudas, por lo que en la mayoría de las ocasiones la aplicación de antibióticos es irrelevante. De hecho, los pacientes de bronquitis viral se suelen recuperar al cabo de pocos días y sólo se le recomendará el consumo de antibiótico en el caso de que no se note mejoría transcurridos unas dos semanas.

Por su parte, la bronquitis bacteriana sigue siendo contagiosa incluso después de la aplicación de antibióticos. Es decir, la bronquitis aguda sigue siendo contagiosa por lo que se pueden transmitir los microbios patógenos en el caso de que el paciente siga manifestando síntomas. En este sentido, una de las mejores opciones es quedarse en casa y potenciar el descanso. Así, conseguiremos además de sanar mantener a raya la difusión de este tipo de bronquitis.

Por otro lado, el grupo que se corresponde con los niños y los ancianos puede ser más susceptible de contagiarse de esta enfermedad que el resto de las personas sanas. Sin embargo, los casos de bronquitis entre los más pequeños son bastante comunes por lo que se recomienda a los tutores acudir al especialista en el momento en el que crean identificar cualquier de sus síntomas.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

La bronquiolitis o bronquitis vírica es una patología infecciosa más propia en lactantes y niños pequeños que, igualmente, afecta a todo el conjunto respiratorio y, en concreto, a los bronquios. Está originada por diversos tipos de virus aunque el Virus Respiratorio Sincitial es el más común. El contagio de esta enfermedad se produce en el momento en el que los más pequeños entran en contacto con persona que ya la tienen. Lo más común es que se contagien de otros niños, por ejemplo, en la guardería o de sus hermanos mayores o padres. Este tipo de virus se contagia también a través del estornudo o la tos. Es decir, mediante la expulsión de secreciones que entran en contacto directo con el pequeño originando la enfermedad.

Es habitual que, al inicio, se presenten síntomas como tos, estornudos y fiebre.

Es habitual que, al inicio, se presenten síntomas como tos, estornudos y fiebre.

Los más pequeños que padecen de bronquiolitis son la principal fuente de contagio de esta patología con especial porcentaje de transmisión durante los primeros días que justamente coinciden cuando se tiene fiebre, tos y estornudos.

Para finalizar, reiterar lo que hemos aclarado a lo largo de todo este artículo. Aunque solo suceda con uno de sus tipos, es mejor prevenir que lamentar el contagio de la bronquitis. Una de las mejores opciones de prevención es la vacunación, además de evitar el contacto con aquellas personas afectadas con el objetivo de evitar casos crónicos. Además, es imprescindible dejar de fumar o incluso evitar la exposición a irritantes industriales.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *