BonomédicoBlogSalud dentalCómo funciona un blanqueamiento dental

Cómo funciona un blanqueamiento dental


Comentar
Publicado en Salud dental

Es probable que en cierta ocasión hayas deseado tener los dientes más blancos y te has preguntado cómo funciona un blanqueamiento dental. Es este un tratamiento que continúa extendiéndose en la actualidad y que dispone de numerosas variantes a la hora de someterse a él. Algunas de ellas se anuncian en prensa, radio y televisión, pues están al alcance de cualquier persona en supermercados o centros comerciales. Con este sinfín de opciones es lógico que se despierten tantos recelos y falsas creencias, por lo que en este artículo detallaremos estos aspectos.

Blanqueamiento dental: ¿qué es?

Un blanqueamiento dental es un tratamiento que tiene por finalidad primordial la supresión de determinadas pigmentaciones que se instalan en los tejidos duros de la corona del diente:

  • El esmalte
    Este procedimiento cuenta cada vez con más adeptos debido a sus múltiples beneficios.

    Este procedimiento cuenta cada vez con más adeptos debido a sus múltiples beneficios.

  • La dentina.

Hay múltiples motivos que pueden ocasionar estas pigmentaciones. Algunas de ellas están detectadas y resultan evidentes en mayor o menor grado. En cambio, otras son más difusas y recorren la totalidad de la superficie de los dientes. Ciertas veces, las pigmentaciones confieren una tonalidad más amarillenta al diente. O colores más oscuros o pardos. Hasta un tono verdoso.

De la misma manera, es posible distinguir dos tipos de pigmentaciones:

  • Extrínsecas: El pigmento se asienta en la cara exterior de la pieza dental.
  • Intrínsecas: En este caso lo hace en el interior de su tejido.

A pesar de que a simple vista parezca un método simple y sin ningún riesgo, se trata de un complejo procedimiento que cuenta con determinadas contraindicaciones y limitaciones. En todos los casos habrá de ser prescrito por un especialista que previamente haya efectuado el correspondiente análisis. El empleo del blanqueamiento dental no siempre es aconsejable.

Cómo funciona un blanqueamiento dental

Un blanqueamiento dental puede ser de dos clases distintas:

  • Interno o avital: En relación a cómo funciona un blanqueamiento dental de esta índole, saber que se lleva a cabo de dentro hacia fuera a través de la aplicación de un agente blanqueador en el seno de la cámara pulpar. Como es lógico, este tipo de blanqueamiento se puede realizar únicamente en aquellos dientes en los cuales la pulpa dental o “nervio” se haya extraído con anterioridad con motivo de una infección, inflamación o necrosis. En tales casos, la cámara pulpar se encontrará rellena de un biomaterial de obturación sin vida. Esta modalidad de blanqueamiento interno se realiza en una sola pieza dental y se conoce asimismo como “blanqueamiento avital”, ya que se materializa en aquellos dientes que carecen de pulpa dental o desvitalizados.
  • Externo o vital: De otro lado tenemos aquel tratamiento en el que siempre pensamos cuando anhelamos conseguir un color de dientes más blanco por razones puramente estéticas. Este tipo de blanqueamiento podría practicarse en todos los dientes y no precisa una desvitalización anterior, puesto que el agente blanqueador se aplica en el esmalte o cara externa del diente y avanza desde fuera hacia dentro. Como el nervio continúa intacto, esta clase de procedimiento puede causar un efecto secundario bastante frecuente y que no se presenta en el blanqueamiento interno: la sensibilidad dentinaria.

Tanto en uno como en otro, y respecto a cómo funciona un blanqueamiento dental, el mecanismo de acción es idéntico en todos los casos: la oxidación química. El matiz diferenciador reside en el lugar en el cual se aplica el agente blanqueador y, por consiguiente, hacia dónde se extiende este.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Extender la utilización de un blanqueador a lo largo de cierto período de tiempo, estando en contacto con el esmalte y la dentina, causa una creciente oxidación de la matriz de esos tejidos dentarios, donde habita determinada clase de pigmentación interna. Por su parte, las pigmentaciones externas proceden de manchas de nicotina, cafeína o vino tinto y pueden eliminarse con algunas sesiones de limpieza aunque no a través de un blanqueamiento dental.

Saber cómo funciona un blanqueamiento dental le ayudará a entender mejor todo este proceso.

Saber cómo funciona un blanqueamiento dental le ayudará a entender mejor todo este proceso.

Con motivo de la oxidación, la estructura cíclica o aromática de varias moléculas se transforma en una estructura abierta o alifática. Un elevado porcentaje de los pigmentos presentan estructuras moleculares aromáticas, con lo que se convierten en las primeras a las que afecta el agente respecto a cómo funciona un blanqueamiento dental. Pasar a una estructura abierta se traduce en un blanqueamiento de la tonalidad de los citados pigmentos.

Pese a suceder al mismo tiempo, en otra fase el agente oxidante destruye enlaces covalentes dobles hasta llegar a un punto de saturación en el cual las moléculas no poseen dobles enlaces y la pigmentación es prácticamente imperceptible a la vista. Es decir, el blanqueamiento dental es un procedimiento a través del cual se procura alcanzar el punto de saturación de las moléculas pigmentarias para, en ese preciso instante, interrumpir el tratamiento.

En cualquier caso, si se prosiguiese con la exposición al agente blanqueador una vez se haya alcanzado el mencionado punto de saturación, la oxidación comenzaría a romper, además de moléculas pigmentarias, otras moléculas de la misma matriz que conforma el tejido duro del diente. En aquellas situaciones más extremas, la oxidación final deriva en anhídrido carbónico y agua, esto es, diluye ese tejido duro y aparece la poco deseable sensibilidad dentinaria. Esta supone una de las razones fundamentales por las que un tratamiento de blanqueamiento dental siempre ha de ser prescrito, administrado y seguido por un especialista cualificado.

¿Cuáles son los agentes blanqueantes que normalmente se emplean?

Hay una gran variedad de clases, modelos y presentaciones de agentes blanqueadores. No obstante, el principio activo suele ser idéntico en la práctica totalidad de casos: el peróxido de hidrógeno o agua oxigenada -H2O2-.

Lo más habitual es que se comercialice en forma de gel viscoso, pues de esta forma se impide que se extienda hacia otras zonas o que pueda ser ingerido por accidente. Hay productos con un nivel de concentración que varía entre el 10 y el 35 % de peróxido de hidrógeno. Asimismo, hay geles en cuyo contenido figura peróxido de carbamida, que no es más que una molécula que, una vez que se activa, se cataliza en peróxido de hidrógeno y urea.

En general, aquellos productos basados en peróxido de carbamida emplean utilizan mayores concentraciones que los basados en peróxido de hidrógeno, puesto la activación del peróxido de carbamida no es total. De manera frecuente, y en relación a cómo funciona un blanqueamiento dental, está comúnmente aceptada la teoría de que el peróxido de hidrógeno al 3,5 % y el peróxido de carbamida al 10 % genera el mismo efecto. Es decir, que únicamente se cataboliza sobre la tercera parte del peróxido de carbamida.

¿En qué consiste la técnica de blanqueamiento dental?

Pueden distinguirse aquellas técnicas que requieren ser practicadas en la consulta de una clínica dental y aquellas otras que pueden llevarse a cabo en el propio domicilio, aunque siempre bajo el control y seguimiento de un odontólogo especialista. Sin embargo, un blanqueamiento dental es un complejo tratamiento que utiliza los dos procedimientos a lo largo de sus diferentes etapas.

El blanqueamiento dental efectuado en la consulta de la clínica por parte de un facultativo supone la primera fase del procedimiento. Con la aplicación de las pertinentes medidas de aislamiento y seguridad, se emplean agentes blanqueadores de alta concentración -como el peróxido de hidrógeno al 35 %- a lo largo de una, dos o tres sesiones de aproximadamente quince minutos. Cada una de estas sesiones ha de estar espaciada del resto unos siete días. Así se logra comenzar el blanqueamiento que determinará en buena parte la consecución del resultado final.

Los peróxidos de hidrógeno y de carbamida suelen ser los agentes blanqueantes más utilizados.

Los peróxidos de hidrógeno y de carbamida suelen ser los agentes blanqueantes más utilizados.

La utilización de productos de blanqueamiento en cuyo contenido aparezca entre un 0,1 y un 6 % de peróxido de hidrógeno puede conllevar algo de peligro. Por tanto, la administración de geles de peróxido de hidrógeno con concentraciones que oscilan entre el 20 y el 35 % precisan de un aislamiento de la totalidad de tejidos orales -lengua, encías o mofletes- y de los periorales -piel o labios- a través del uso de diques de goma o barreras gingivales basadas en silicona o resinas acrílicas. Si un producto oxidante entrase en contacto con los tejidos blancos, podría causar:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.



  • Picor.
  • Dolor.
  • Quemaduras gingivales.

El proceso de oxidación puede acelerarse a través de la administración de luz halógena o de láser mediante la integración de moléculas fotoactivadoras en el blanqueante. De este modo de logra que el tiempo de administración se sitúe entre los dos y los veinte minutos, si bien estos tiempos difieren del producto utilizado y la luz empleada.

Cuando ya se han alcanzado unos resultados correctos, se inicia la segunda etapa del tratamiento y cuyo objetivo es mantener el blanqueamiento desde casa. En esta ocasión, lo más frecuente es que se empleen productos de una concentración más reducida. Su administración la lleva a cabo el mismo paciente a través de una férula de plástico que se ha elaborado con anterioridad. Esta cuenta con un pequeño depósito sobre la superficie del diente para que el producto no puede extenderse fuera de él.

Para finalizar este artículo acerca de cómo funciona un blanqueamiento dental, señalaremos que, cada cierto tiempo, el especialista efectuará un seguimiento hasta que estime que el color de los dientes goza de la estabilidad adecuada y crea conveniente la finalización del tratamiento.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *