BonomédicoBlogEnfermedadesArtrosis de cuello o cervical

Artrosis de cuello o cervical


Comentar
Publicado en Enfermedades, Traumatología

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa que se produce por el desgaste del cartílago, una sustancia que protege las articulaciones y los huesos. La artrosis afecta a distintas zonas de nuestro organismo como manos, rodillas, cadera o columna vertebral (y cervicales). Se trata de una patología que avanza despacio y que se caracteriza por el dolor que produce, la inflamación y porque impide, en estadios más avanzados, el normal movimiento de la articulación afectada. De esta forma, las personas con artrosis comienzan a tener problemas para cerrar la mano, caminar o subir escaleras. En este artículo nos centraremos en la artrosis de cuello o cervical, y en los ejercicios que podemos realizar para mejorar esta dolencia. Primero detallaremos cuáles son los síntomas concretos que sufre la persona con artrosis cervical.

Síntomas de la artrosis de cuello

Existen diferentes tipos de artrosis, entre ellos, la artrosis de cuello, que afecta a las vértebras.

Existen diferentes tipos de artrosis, entre ellos, la artrosis de cuello, que afecta a las vértebras.

Como ocurre con el resto de las artrosis en la que afecta a las cervicales hay una destrucción del cartílago articular en las vértebras ubicadas frente a la cabeza y el cuello. Esto genera un dolor y malestar en la zona, que se manifiesta además con rigidez y dificultad para mover la cabeza. En algunos casos produce dolor de cabeza y se manifiesta también con inflamación de los discos intervertebrales y de dolor que va desde el cuello hasta los brazos e incluso la mano o de hernia discal.

Además de estos síntomas, el enfermo de artrosis cervical puede experimentar cierta pérdida en la fuerza o sensibilidad del brazo, antebrazo y la mano (hormigueos, entumecimiento). Esto puede ser por causa de pinzamiento del nervio provocado por las protuberancias del hueso (osteofitos), que aparecen con la artrosis o el aplastamiento vertebral que se produce cuando la enfermedad está muy avanzada.

Todos estos síntomas pueden empeorar con el tiempo y el enfermo tener cada vez más dificultad para mover el cuello y la cabeza. También que el dolor vaya desde la nuca hasta el hombro o el brazo. La artrosis de cuello avanza de forma lenta, por lo general. Por eso, los pacientes no se dan cuenta de que tienen la enfermedad hasta que pasan muchos años y comienzan a notar sus síntomas.

Ejercicios para tratar la artrosis cervical

Ahora expondremos los ejercicios que se pueden hacer para tratar la artrosis cervical, aunque además de éstos existen otros tratamientos que ayudan a combatir los síntomas de la enfermedad y que señalaremos más adelante. Para empezar destacaremos lo importante que es para la artrosis de cualquier tipo la realización de ejercicios. Gracias a ellos se incrementa la musculatura que envuelve la articulación y se incrementa la capacidad de movimiento de ésta.

Los enfermos de artrosis de cuello experimentan cierta pérdida de fuerza en las manos y brazos.

Los enfermos de artrosis de cuello experimentan cierta pérdida de fuerza en las manos y brazos.

Junto al ejercicio estará el llevar una dieta equilibrada y un control del peso para mejorar los síntomas de esta dolencia. Tomar calcio y vitamina D vendrá muy bien además. La forma de realizar ejercicio debe ser regular y moderada. Hay que incluirlo en la rutina de vida del paciente. En esto puede contribuir y ayudar el hecho de que el enfermo se apunte a un grupo o acuda a clases para realizar ejercicios. Puede que sienta molestias al principio pero luego la actividad mejorará la articulación y se sentirá bien.

Para tratar la artrosis cervical están recomendados los ejercicios de tipo aeróbico, sobre todo, la cinta inclinada. Estos ejercicios previenen la aparición de artrosis y mejoran los síntomas. También son buenos los ejercicios de estiramientos de la cadena posterior de la espalda.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

La natación se recomienda tanto para los problemas de espalda como para tratar la artrosis cervical pues es un ejercicio muy bueno y sano. Es un deporte bueno para fortalecer los músculos del cuello, la espalda, hombros, brazos y piernas, asimismo mejora la salud del corazón y ayuda a mantener un peso corporal normal.

Por otra parte, este deporte es bueno para las personas con hernia de disco, nervio pellizcado o con espolones óseos. Gracias a su acción sobre los músculos que soportan espalda y cuello reduce el estrés de la columna vertebral y el dolor. Para terminar mencionar que una piscina de agua templada o caliente mejora la circulación sanguínea.

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa, que afecta a las articulaciones.

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa, que afecta a las articulaciones.

Además de todo esto, existen centros especializados en ejercicios de espalda y cervicales a los que podrá acudir el enfermo de artrosis cervical para aprender los movimientos que más le convienen para mejorar su dolencia. Cualquier ejercicio que se practique, en este sentido, deberá ser antes consultado con el médico para garantizar que es bueno para el enfermo.

Otros tratamientos contra la artrosis cervical

La artrosis de cuello, además de con ejercicios, se puede tratar con medicamentos en un 30% de los casos y cuando exista mucho dolor. En ese caso se podrán utilizar, siempre bajo supervisión médica, analgésicos que ayuden a disminuir el dolor. Otros medicamentos que se utilizan en estos casos son relajantes musculares o los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), pero esto deberá aconsejarlo el médico y siempre cuando exista artrosis cervical severa y durante un tiempo determinado (entre dos y cuatro semanas).

Los ejercicios de tipo aeróbico, entre otros, previenen la artrosis de cuello y alivian el dolor.

Los ejercicios de tipo aeróbico, entre otros, previenen la artrosis de cuello y alivian el dolor.

Otro tratamiento que se puede utilizar contra las artrosis cervical son las infiltraciones de corticoides que se aplican directamente sobre la articulación.

Suelen utilizarse en caso de dolor intenso y después de hacer una radiografía. Cuando el paciente debe utilizar un collar ortopédico, por causas determinadas, deberá hacerse el tiempo imprescindible (de dos días a una semana como mucho).

Fisioterapia

Para terminar destacar que la fisioterapia ayudará mucho en el tratamiento de este tipo de artrosis, sobre todo, durante la fase más aguda de la enfermedad y cuando ésta continúa avanzando. De esta forma, cuando se sufra una fase aguda de dolor o molestias, el paciente podrá aliviarlo colocándose, en las primeras 48 horas, un hielo envuelto en plástico durante unos diez minutos, cada cuatro o seis horas o aplicándose un gel de árnica para descontracturar. Durante el segundo día se pondrá calor seco en vez de el hielo con una manta eléctrica.

El ejercicio físico tiene muchos beneficios para aliviar los síntomas de la artrosis cervical.

El ejercicio físico tiene muchos beneficios para aliviar los síntomas de la artrosis cervical.

Otro método que funciona en la artrosis de cuello son los masajes descontracturantes que puede recibir el enfermo de un fisioterapeuta, realizados con termoterapia (infrarrojos, microondas) y electroterápia antiálgica (ultrasonido, TENS).

Los ejercicios respiratorios también pueden servir para disminuir el dolor de la artrosis cervical y el estrés. Por último, otros tratamientos muy útiles para esta enfermedad son la acupuntura y los baños termales.

Prevención de la artrosis de cuello

La artrosis cervical es difícil de prevenir. Lo único que podemos hacer es intentar reducir la presión sobre el cartílago. Por ello, no es conveniente realizar deportes como levantamiento de pesas ya que esto incidirá negativamente sobre el cuello.

Para prevenir la artrosis de cuello, hay que reducir la presión diaria sobre el cartílago.

Para prevenir la artrosis de cuello, hay que reducir la presión diaria sobre el cartílago.

Tampoco es bueno levantar objetos pesados de forma repetida, pero si no queda más remedio se aconseja mantener el peso lo más cerca posible del cuerpo.



Otra recomendación sería el uso de almohada adaptada para sostener la columna vertebral cervical, al igual que un buen colchón, esto mejora el dolor cervical en un 63%. Se desaconseja dormir boca abajo.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Los pacientes que pasan muchas horas frente a la pantalla del ordenador o del televisor deberán adaptar estas para no dañar el cartílago articular. Evitar los movimientos bruscos de cabeza y estar menos de cuatro horas delante del ordenador ayudará a prevenir los dolores de espalda y la artrosis de cuello.

  • Artículo escrito por:
  • Doctor Francisco Javier Galán Marín

  • El Dr. Francisco Javier Galán Marín es Cirujano Capilar.   Especialidad en Medicina Familiar y Comunitaria.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *