BonomédicoBlogEnfermedadesAnorexia: ¿Qué es?

Anorexia: ¿Qué es?


Comentar
Publicado en Enfermedades

La palabra anorexia etimológicamente proviene del griego y traducida a nuestro idioma significa ausencia de apetito. Pero la anorexia es en verdad un trastorno alimentario caracterizado porque la persona deja de comer para perder más peso del normal. Esto es así, porque el enfermo de anorexia padece un problema caracterizado por el miedo extremo a aumentar de peso, incluso cuando no están obesos. Por ello, son personas que hacen mucho deporte y apenas comen para verse cada día más y más delgados.

La anorexia debe ser tratada por un psiquiatra pues es un trastorno mental en la que el paciente distorsiona su propia imagen y quiere ser cada vez más delgado, hasta extremos en los que acaba con su salud. Aunque se desconoce por qué se produce hay muchos factores que predisponen a unas personas a padecerla más que otras. El tema genético y hormonal juega un importante papel en este sentido. La sociedad contemporánea que muestra a través de los medios de comunicación e Internet bellas mujeres extremadamente delgadas, también influye.

Las personas que se obsesionan por el peso y la figuran más de lo habitual pueden llegar a desarrollar este trastorno, aunque no siempre es así. El haber padecido trastorno de ansiedad de pequeños o una imagen negativa de si mismo, problemas alimentarios durante la lactancia o primera infancia o ideas culturales o sociales respecto de la salud y la belleza crean predisposición a sufrir anorexia. Las personas muy perfeccionistas u obsesionadas con cumplir las reglas también pueden padecer este trastorno, que suele dar la cara durante los primeros años de juventud o a principios de la edad adulta y es más común en mujeres que en hombres.

Tipos de anorexia

Podemos encontrar dos tipos de anorexia dentro de la misma enfermedad:

  • La anorexia restrictiva. La persona consigue bajar el peso con dietas constantes y ejercicio frecuente e intenso.
  • La anorexia convulsiva o purgativa. En la que el enfermo recurre a vomitar aunque haya comido muy poca cantidad de alimentos.

Síntomas de anorexia

La persona con anorexia presenta una serie de síntomas que caracterizan su enfermedad como: miedo extremo a engordar o aumentar de peso, aún teniendo un peso correcto. Los pacientes con anorexia quieren pesar un 15% menos de lo que deberían para su edad y estatura. Son además personas cuya imagen corporal está muy distorsionada y que se niegan a reconocer el peligro que corren al perder excesivamente peso. Entre las actitudes que muestran las personas con anorexia están limitar la cantidad de alimento que comen o incluso llegar a vomitar para no engordar.

Así los pacientes con anorexia cortan los alimentos en pequeños pedazos y los distribuyen por el plato para no comérselo. Realizan ejercicio a todas horas, haya o no buen tiempo. Están muy ocupados y van al baño después de la comida. Otra de sus actitudes es no querer comer delante de otras personas y utilizar fármacos para orinar y realizar deposiciones a menos. También tomas pastillas para adelgazar (que le hagan disminuir el apetito).

Destacaremos estos otros síntomas: mala memoria y pensamiento confuso y lento, depresión, boca seca; piel amarillenta o manchada y cubierta de vello fino; padecen mucho frío (utilizan mucha ropa para no enfriarse), adelgazamiento de huesos (osteoporosis) y atrofia muscular junto con la pérdida de grasa corporal.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Tratamiento

La anorexia es una enfermedad que afecta a un perfil determinado de personas, en general, mujeres jóvenes. Es difícil de diagnosticar y de detectar a tiempo y cuando se hace el propio enfermo se niega a admitir que padece un problema. Estas personas niegan que tengan un trastorno alimentaria y sólo se someten a tratamiento cuando ya el trastorno es demasiado grave. Por eso, el primer paso para poder luchar contra la enfermedad es ayudar al paciente a que reconozca que la tiene. Una vez hecho esto, se podrá poner en marcha mejor el tratamiento que irá encaminado a la recuperación del peso corporal normal y al establecimiento de correctos hábitos alimentarios.

La forma de organizar el tratamiento podría ser: estableciendo unas horas para comer, disminuir la frecuencia y cantidad de ejercicio físico e incrementar la actividad social.

Hay enfermos que han perdido tanto peso que deben ser hospitalizados (su peso corporal está por debajo del 70% del ideal para su edad y estatura). Si la desnutrición es grave el médico puede determinar que se administre alimentos por vía intravenosa o con una sonda de alimentación al enfermo. Pero la pérdida de peso puede seguir incluso aplicando un tratamiento.

En resumen el paciente puede requerir ser hospitalizado si:

  • La desnutrición resulta ser muy grave y afecta a órganos vitales.
  • El paciente se vuelve agresivo o sus relaciones familiares son muy malas y requiere ser aislado.
  • Empeoran los desórdenes psíquicos de la persona con anorexia.

Hay otros casos que con tratamiento ambulatorio la enfermedad mejora siempre y cuando se detecte a tiempo, no existan episodios de bulimia ni vómitos y haya un compromiso por parte de la familia para ayudar y cooperar con el enfermo.

El enfermo puede volver a alimentarse poco a poco con normalidad, aunque al principio tenga problemas digestivos, puesto que el cuerpo no está acostumbrado a comer. Pasado un tiempo se restablece la normalidad y en caso de las chicas vuelven a tener la menstruación. Posteriormente, el enfermo es tratado por un psicólogo o psiquiatra, dependiendo del caso, para reestructurar sus ideas, eliminar las percepciones alejadas de la realidad de su cuerpo, mejorar su autoestima y desarrollar la comunicación con su familia y entorno. Es importante que la familia colabore con el enfermo y en su recuperación, pues a veces el origen de la enfermedad está en el hogar

Cuando el tratamiento no es el adecuado se producen entonces otras complicaciones de salud como problemas cardíacos, niveles bajo de potasio, depresión grave y el paciente llega a querer suicidarse en ocasiones.

Psicoterapia

La anorexia suele ser tratada por un equipo médico que incluye: nutricionistas, enfermeras y profesionales de la salud mental. Como hemos dicho, la familia también debe involucrarse en ayudar al enfermo hasta que el trastorno pueda estar bajo control.

Hay muchos tipos de psicoterapia para curar a personas con anorexia como la individual cognitiva conductista (un tipo de psicoterapia), la terapia de grupo y la terapia de familia, entre otras.

Con estas terapias se pretende que el enfermo cambie su comportamiento y pensamientos respecto a la comida y que su relación con ésta sea más sana y equilibrada. Se trata de terapias muy indicadas para personas jóvenes que no hayan padecido anorexia durante mucho tiempo.

Los adolescentes con anorexia pueden ser incluidos en programas en los que la familia entera participe para ayudarle con su trastorno alimentario. Existen además grupos de apoyo que son una parte del tratamiento y en los que los pacientes y familiares se reúnen para intercambiar opiniones sobre lo que están viviendo.



Por otro lado, y siempre que el médico lo recete se podrá establecer dentro de los tratamientos la inclusión de medicinas como antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo. Con ellas se tratará la depresión o la ansiedad, porque no se ha demostrado que su uso impida que la persona pueda seguir bajando peso.

El enfermo de anorexia que acuda a terapias de grupo podrá sentirse mejor pues al compartir lo que vive con otras personas con su misma experiencia y problema le puede ayudar a no sentirse solo y a disminuir sus índices de estrés.

¿Cómo diagnosticar anorexia?

 Determinar si una persona padece o no anorexia no es tarea fácil. Pues primero el médico deberá encontrar la causa de la pérdida de peso y ver qué secuelas ha originado éste. Por ello, la anorexia se diagnostica normalmente teniendo en cuenta la cantidad de peso del paciente y si acompañan a esta pérdida un comportamiento psicológico específico.

Anorexia sería la pérdida del 15 % del peso corporal de un adolescente que me la obesidad, ha perdido la menstruación y parece sana.

Pero para poder realizar un diagnóstico más certero se pueden realizar los siguientes exámenes de salud al paciente:

  • Análisis de sangre para ver conteo sanguíneo completo.
  • Análisis de la densidad ósea para buscar huesos delgados (osteoporosis).
  • Albúmina.
  • Prueba de la función renal y de la función hepática.
  • Pruebas de la función tiroidea.
  • Análisis de orina.
  • Proteína total.
  • Electrocardiografía (ECG o EKG).
  • Electrólitos.

¿Se cura la anorexia?

Esta enfermedad en algunos casos y si se coge a tiempo tiene cura. Es lo que ocurre en mujeres, que desarrollan este trastorno alimenticio siendo muy jóvenes y que consiguen recuperarse por completo si son tratadas a tiempo.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Pero casi todas las personas con anorexia prefieren seguir teniendo bajo peso y seguirán obsesionadas con alimentos y calorías toda su vida. Esto hará necesario un tratamiento a largo plazo para que mantengan un peso normal. Si la anorexia no es tratada puede llegar a ser muy grave incluso mortal. Con los programas y tratamientos adecuados los enfermos pueden regresar a su peso normal, aunque es común que el trastorno alimentario reaparezca.

Complicaciones de la anorexia

La anorexia puede llegar a tener complicaciones para la salud muy peligrosas, pues el perder mucho más peso de lo normal a largo plazo puede generar:

  • Incremento de infecciones por disminución excesiva de glóbulos rojos.
  • Disminución de potasio en sangre, lo que hará que se originen ritmos cardíacos peligrosos.
  • Deshidratación por no tomar agua ni líquidos.
  • Debilitamiento de huesos.
  • Desnutrición por falta de proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes.
  • Convulsiones por pérdida de líquido a causa de diarrea o vómitos repetitivos.
  • Problemas en la dentadura como caries.
  • Problemas de la glándula tiroides.

Evitar todas estas complicaciones está en manos del paciente que cuando note que se obsesiona con la comida, realiza demasiado ejercicio o tiene muy bajo peso deberá acudir a su médico. Pues el hacerlo a tiempo hará que este trastorno sea menos grave.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *