BonomédicoBlogGeriatríaAnimales de compañía en la tercera edad

Animales de compañía en la tercera edad


Comentar
Publicado en Geriatría

Es un hecho científicamente comprobado que los animales de compañía son amigos terapéuticos para las personas de la tercera edad, ya que al tratarse de un ser vivo que va a necesitar de numerosas exigencias diarias, su dueño deberá estar pendiente de todas sus necesidades y tendrá su mente sumamente ocupada.

Son muy numerosas las ventajas que puede proporcionar una mascota, especialmente a aquellos que viven solos. Posiblemente un gato o perro darán ese cariño tan necesario y que además puede mantener ocupados en el día a día e incluso practicar algún tipo de ejercicio físico como salir al parque a caminar juntos.

La persona mayor, tenga o no ganas, se sentirá obligada a hacerse cargo de las necesidades de la mascota y de su correcto cuidado. No obstante, adoptar una mascota es una decisión a largo plazo y una responsabilidad en el futuro que se deberá meditar muy bien si, por ejemplo, está barajando la posibilidad de ingresar en una residencia de ancianos.

¿Cómo beneficia una mascota en la Tercera Edad?

En primer lugar, las mascotas saben dar lo que a veces entre humanos no nos trasmitimos: ternura, amistad, cariño, alegría, lealtad, etc. La presencia de una mascota convierte el hogar en un espacio más acogedor y donde la soledad ni siquiera se conoce. 

La soledad se siente más cuando el anciano no tiene muchas actividades diarias ni tampoco se tienen cerca a sus familiares o no se tienen nietos cerca para jugar con ellos. Es entonces, cuando ese “amigo” incondicional que nos observa en cada momento está siempre dispuesto a darnos amor y compañía, algo que se transforma en una necesidad básica.

Existen numerosas  investigaciones que han comprobado  las ventajas de todo tipo al incorporar un nuevo “miembro” en la casa, ya que para tenerlo la persona, en primer lugar, debe tener una actitud positiva. Un animal en casa ayuda con numerosas mejoras psicológicas y físicas, ya que su cuidado obliga a una mayor movilidad y eso hace que la persona se vea obligada a realizar ejercicio físico y a asumir responsabilidades que antes no tenía.

Psicológicamente hacen sentir muy bien al ver la respuesta que la mascota muestra en los cuidados que se le dispensan. Las mascotas suelen ser sumamente agradecidas y lo demuestran con  mucho cariño.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando un anciano está a punto de sufrir el síndrome del nido vacío, incluso llegando a la depresión, porque sus hijos se han marchado del hogar, porque echan de menos a su esposa o esposo que ya falleció y no hay perspectivas acerca de ingresar e una residencia de ancianos o porque sencillamente no tienen a nadie que le visite, la compañía de una mascota con la que puede interactuar, conversar, organizar planes y hasta discutir hará que ese sentimiento desaparezca o se reduzca mucho.

Tener una mascota puede reportar muchas ventajas a las personas mayores

Tener una mascota puede reportar muchas ventajas a las personas mayores

Sentir que un perro, gato o pájaro está silenciosamente a su lado, le ayudará  a sentirse alegre y acompañado.

Algunos de estos aspectos positivos que aparecen en la mayoría de las personas que se sienten solos y que han adoptado un animal de compañía son:

  • Hacen más ejercicio físico (mayor movilidad).
  • Son más sociables y abiertos para tener nuevos amigos al tener contacto directo con otras personas con mascotas en lugares como parques, aceras o tiendas de animales.
  • Menos fármacos y un incremento en la sensación de bienestar gracias a su mascota.
  • Tienen más entretenimiento.
  • Están más relajados y tienen mayor equilibrio emocional.

Además de lo anterior, las diferentes investigaciones han evidenciado que también mejora la calidad de vida de los pacientes cardíacos. En conclusión, nada mejor que una buena mascota para disfrutar de la llegada de la vejez con una mayor y mejor calidad de vida. Incluso algunos especialistas opinan que  pueden alargar la esperanza de vida.

La adopción

Las formas para conseguir un animal de compañía son varias. Por una parte se puede comprar el animal, pero lo más conveniente sería adoptarlo. La adopción es sin duda la mejor forma de conseguir al que será de ahora en adelante el compañero de vida e incluso el anciano se sentirá mucho mejor y aumentará su autoestima porque ha hecho la noble acción de salvar la vida del animal, por lo tanto ambos se necesitan.

En los diferentes centros de acogida de animales hay todo tipo de mascotas y tamaños (grandes, pequeños, adultos, cachorros), con distintos tipos de carácter (más dóciles, con temperamento, más juguetones, etc.) por lo que los hay para todos los gustos. Además las personas a cargo de los centros de acogida de animales están preparadas para orientarnos en la elección del mejor animal según cada gusto y necesidad. Ellos conocen a cada uno de los animales y sabrán cuál es el que mejor se adapta a cada persona dependiendo de su carácter y de lo que busquen. Es por eso y por muchas cosas más que la adopción es la mejor manera de elegir una mascota cuya elección estará condicionada por las capacidades del futuro dueño, del estilo de vida que lleve, de las de su entorno y de que haya descartado un próximo ingreso en una residencia de ancianos. Los cuidadores de animales buscarán el animal que más se adecua a la persona en base a los tres aspectos mencionados, ya que conocen exactamente el carácter del animal. 

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Antes de tomar la decisión de adoptar es necesario hacerse las siguientes preguntas:

¿Queremos un adulto o un cachorro? 

Un adulto no hay que educarlo pues ya tiene su conducta formada. Los animales de estos centros normalmente han pasado por situaciones traumáticas, por lo que son muy agradecidos al encontrar a un buen dueño y un nuevo hogar donde se sienta cómodo por lo que aprovechan bien la oportunidad que se les da. En el caso de los cachorros necesitarán una base de disciplina y muchísimos más cuidados y, sobre todo, paciencia para que aprenda a comportarse mientras que se le termina de educar. Por otro lado, el cachorro de perro puede llegar a vivir hasta 18 años y si fallece antes su dueño se sentirá triste, por lo que hay que pensar en eso también.

¿Tenemos suficiente espacio en casa?

Si se vive en un apartamento, una mascota de tamaño pequeño será lo más adecuado pero se tiene una casa más amplia se puede elegir sin problemas una mascota de tamaño grande.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *