BonomédicoBlogSaludDiferencias entre angina de pecho e infarto

Diferencias entre angina de pecho e infarto


Comentar
Publicado en Salud

A pesar de que existen diferencias entre angina de pecho e infarto, tanto una como otra son dos de las patologías más recurrentes y características de una alteración en la salud de nuestro corazón. Ambas tienen un origen común, que es la existencia de cierta alteración a nivel de las arterias cardíacas. Una alteración que influye en una falta de oxígeno, además de limitar la sangre que llega hasta nuestro corazón. Y es que el infarto de miocardio y la angina de pecho tienen bastantes características en común. Sin embargo, también existen marcadas diferencias entre ambas enfermedades de nuestro motor vital. Para entender cuáles son estas diferencias a las que nos referimos, mejor comenzar definiendo el concepto concreto de cada enfermedad:

¿Qué es la angina de pecho?

Una de las diferencias entre angina de pecho e infarto es que aquella es crónica y este, agudo.

Una de las diferencias entre angina de pecho e infarto es que aquella es crónica y este, agudo.

Definimos angina de pecho como ese dolor o molestia que ubicamos en el área del pecho y que tienen como origen una insuficiente irrigación sanguínea hacia el corazón. En la mayoría de las ocasiones este problema llega como consecuencia de la existencia de una determinada obstrucción en las arterias coronarias. En el caso de que esta obstrucción en concreto tan solo sea fugaz, es decir, tenga como mucho una duración de minutos, y por lo tanto el paciente se recupere transcurrido este tiempo, se considera angina de pecho.

En muchos casos, la angina de pecho puede tener como origen un corazón obligado a aumentar su esfuerzo además de un organismo paralizado ante la necesidad de incrementar el riego sanguíneo hacia su propio motor. Se trata, en cualquier modo, de una patología más frecuente de lo que pensamos que afecta a ambos géneros por igual, aunque en los hombres es más común a partir de los 30 años de edad.

Habitualmente precedida de una anormal excitación física o emocional, la angina de pecho es una de las consecuencias más comunes de la aterosclerosis. En lenguaje coloquial, para que sea más accesible a nivel general, la angina de pecho se da en el momento en el que las arterias de nuestro corazón son incapaces de asumir un incremento en el flujo sanguíneo. Así, una de las primeras respuestas de nuestro organismo y que, por lo tanto, pone al paciente en alerta, es el mensaje doloroso en forma de aviso urgente hacia el cerebro que transmiten en este caso los nervios de nuestro corazón. Se trata de un dolor que no debe tener una duración superior a unos 20 minutos.

¿Qué es el infarto de miocardio?

Por otro lado, y antes de precisar cuáles son las diferencias entre angina de pecho e infarto, es necesario saber que el infarto de miocardio es aquella enfermedad que tiene como principal característica la muerte de un área de nuestro corazón como consecuencia de la total obstrucción de una arteria coronaria.

El hecho de que una de las zonas de nuestro órgano motor termine inservible llega como consecuencia de la constante insuficiencia de oxígeno, por lo que esta zona no puede llegar a regenerarse por sí sola.

Además, y según nos muestra la presidente de la sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), “esta patología se manifiesta cuando las personas alcanzan la media edad y afecta tanto a hombres como a mujeres. En las mujeres la enfermedad se manifiesta unos diez años más tarde que en los hombres por lo cual, el mito que hay de que a las mujeres no les afecta la cardiopatía isquémica es mentira”.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Una vez que tenemos ambas enfermedades bien definidas, será mucho más fácil entender las principales diferencias entre angina de pecho e infarto. Así, los factores que marcan la diferencia entre ambas patologías son:

  • La angina de pecho suele mostrarse como consecuencia de la realización de un ejercicio intenso y tiende a desaparecer en el momento en el que la persona opta por descansar.
  • La angina de pecho tiende a desaparecer en el momento en el que el paciente se administra un medicamento como la nitroglicerina.
  • La angina de pecho tiende a desaparecer al cabo de los 10 minutos. El dolor que produce una angina de pecho suele ser mucho menos intenso que el originado por un infarto de miocardio.
Las arterias cardíacas se ven alteradas ante las dos patologías coronarias que nos ocupan.

Las arterias cardíacas se ven alteradas ante las dos patologías coronarias que nos ocupan.

Hay que tener muy en cuenta que la manifestación de cierto dolor o molestia en el área del pecho no siempre tiene que ver con un ataque al corazón. Múltiples son los motivos por los que en la mayoría de las veces sentimos este tipo de molestias. Además, pueden tener orígenes tan dispares como una simple indigestión o la existencia de infección en la zona del tórax. Sin embargo, cabe destacar que los más probable es que esta molestia no se deba a un infarto de miocardio en los siguientes casos:

  • Dolor de alta intensidad como el que se puede llevar a sentir al clavarse un cuchillo.
  • Dolor que empeora con la respiración.
  • Dolor que modifica su intensidad con el cambio de posición o la vuelta al movimiento.
  • Dolor que se origina en el momento en el que el especialista mantiene presionado el pecho.

Más atentos habrá que estar a las siguientes alteraciones o factores que, ya que pueden considerarse diferencias entre angina de pecho e infarto y lo más probable es que sí se trate de un infarto de miocardio:

  • Dolor que se extiende desde el pecho hasta los brazos o el área de la mandíbula.
  • Dolor que se desplaza desde arriba hacia abajo a lo largo de los brazos.

Por otro lado, un ataque severo de angina sí que comparte intensidad de dolor con el que se origina en un infarto de miocardio, de ahí la posibilidad de confundir ambas afecciones. Sea como fuere, la mayor recomendación es acudir al especialista ante la presencia de un dolor agudo y persistente en el pecho.

Con independencia de la patología que el paciente esté refiriendo, siempre más vale prevenir.

Semejanzas y diferencias entre angina de pecho e infarto

Como se ha mencionado a lo largo de este artículo, tanto la angina de pecho como el infarto de miocardio se corresponden con dos tipos de síndromes coronarios. Sin embargo, no son lo mismo. Una de las principales diferencias entre angina de pecho e infarto, es que mientras que el infarto es agudo, la angina de pecho es crónica. Es decir, es una enfermedad a la que hacer frente de por vida. Además, encontramos más factores diferenciadores entre ambas patologías del corazón:

Mismo origen

La causa tanto del infarto de miocardio como de la angina de pecho es la misma, es decir, una obstrucción de las arterias coronarias. Sin embargo, en las diferencias entre angina de pecho e infarto, encontramos que, mientras que en el infarto la obstrucción es completa y deriva en la muerte de una parte del músculo, en la angina de pecho dicha obstrucción es parcial.

Falta de oxígeno

Hay algunas similitudes, pero también diferencias entre angina de pecho e infarto de miocardio.

Hay algunas similitudes, pero también diferencias entre angina de pecho e infarto de miocardio.

En ambas patologías se produce falta de oxigenación, si bien en el infarto de miocardio esta escasez es total, mientras que en la angina de pecho es transitoria.

Dolor precordial

Es una de los factores que ambas patologías comparten. Se trata de un dolor intenso que se irradia desde el esternón hacia la parte inferior del cuerpo, es decir, brazos, columna, cuello, mandíbula o incluso la boca del estómago.

Dolor diferente

Pese a que comparten intensidad en el umbral de dolor, precisamente estas molestias son nuestras aliadas para poder llegar a establecer diferencias entre angina de pecho e infarto. Por un lado, en el caso del infarto, el dolor surge cuando el paciente está en estado de reposo, dura de unos 30 a 45 minutos. Por otro lado, la angina de pecho manifiesta un tipo de dolor que surge cuando el paciente está llevando a cabo algún tipo de esfuerzo como, por ejemplo, la práctica de ejercicio intenso, no dura más de cinco minutos y tiende a desaparecer con el reposo.

Síntomas que llegan a confundir

Además ambas enfermedades reflejan otro tipo de síntomas que pueden llegar a dificultar la elaboración de un correcto diagnóstico.



Además del dolor, el paciente podrá sufrir ansiedad, sudoración, palidez o palpitaciones tanto en una angina de pecho como en un infarto.

El tiempo es vida

El infarto de miocardio está considerado como urgencia médica, ya que el tiempo que se tarde en reaccionar será imprescindible para garantizar la recuperación del paciente.

Diagnóstico de enfermedades del corazón

En cualquier caso, ninguno de los síntomas y diferencias entre angina de pecho e infarto anteriormente mencionadas son suficientes para que el especialista componga un adecuado y correcto diagnóstico. Y es que, en este sentido, múltiples son las enfermedades que comparten este tipo de síntomas, tales como, por ejemplo:

  • Hernia de hiato.
  • Fibromialgia.
  • Úlcera de estómago o de duodeno.

Como se ha mencionado a lo largo de este artículo, ante los primeros síntomas habrá que acudir al servicio de urgencias. Allí los expertos llevarán a cabo una serie de pruebas para determinar con efectividad la causa y la enfermedad que padece el paciente. Entre otras pruebas se llevará a cabo una radiografía de tórax, un electrocardiograma además de un análisis de sangre para establecer la posible existencia de algún trastorno que pueda originar este característico dolor en el pecho como puede ser el caso, por ejemplo, de una anemia.

Si nota cualquier síntoma de una posible afección de esta clase, deberá acudir cuanto antes a urgencias.

Si nota cualquier síntoma de una posible afección de esta clase, deberá acudir cuanto antes a urgencias.

Otro tipo de pruebas más específicas podrían ser necesarias de realizar a través del servicio de cardiología. Entre ellas, destacamos las más habituales:

Ergometría o prueba de esfuerzo

Mientras que el paciente está subido a una cinta de andar se le irá aumentando la intensidad de esfuerzo al tiempo que se le realiza un electrocardiograma. Ante la existencia de una angina de pecho quedará reflejada en el electrocardiograma conforme se suba la intensidad del esfuerzo. Ante una prueba positiva para angina de pecho se considera efectivo el establecimiento de este diagnóstico.

Coronariografía

Para su realización se requiere la introducción de un catéter a través de uno de los vasos sanguíneos con el objetivo de llegar hasta el corazón e inyectar un líquido de contraste en las arterias cardíacas para ver el grado de obstrucción.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Para finalizar este artículo, señalaremos que otra de las diferencias entre angina de pecho e infarto es que de vital importancia en el caso de un infarto de miocardio es una rápida actuación. Y es que, en el caso de que esta patología no se trate de inmediato, puede llegar a originar la muerte del 30 % de los pacientes. Por otro lado, la angina de pecho bien controlada y sostenida mediante el adecuado tratamiento no tiene por qué alterar la calidad de vida del paciente. Eso sí, es importante llevar a cabo las indicaciones del especialista, ya que estamos ante una enfermedad que nos acompañará a lo largo de toda nuestra vida.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *