BonomédicoBlogHemorroidesConsejos útiles para aliviar el picor y dolor en las hemorroides

Consejos útiles para aliviar el picor y dolor en las hemorroides


Comentar
Publicado en Hemorroides

El dolor y picor son dos síntomas típicos de las hemorroides también conocidas popularmente como almorranas. Una vez que aparecen estos síntomas, una  de las principales preocupaciones de los pacientes es cómo aliviar, eliminar o curar el picor y el dolor de sus hemorroides.

La definición de hemorroides sería el de venas hinchadas, parecidas a las varices -pero no lo son- que se presentan en el recto y que pueden surgir por distintos motivos (genéticos, por el estreñimiento, durante el embarazo, etc.).

Hortalizas y verduras en una cesta. Bonomédico.

Llevar una dieta equilibrada retrasará la aparición de las hemorroides.

Son un mal muy frecuente ya que prácticamente la mitad de la población del planeta presenta algún síntoma asociado a las hemorroides, pero solo un 20% puede llegar a requerir intervención quirúrgica por padecerlas. La edad a la que  aparecen más casos de hemorroides es partir de los 50 años.

La persona que crea padecer hemorroides porque tenga sangrado rojo al limpiarse la zona rectal tras defecar, padezca dolor o picor en esa zona, deberá acudir a su médico de familia que será el que, si estima oportuno, lo derivará al especialista.

El médico que trata las hemorroides es el especialista en el aparato digestivo y proctología, subespecialidad de la cirugía general y del aparato digestivo, que se encarga del diagnóstico y tratamiento, sea quirúrgico o no, de todas las enfermedades que afecta al ano, el recto y el colon (entre ellas las hemorroides). Estos médicos (proctólogos) realizan numerosas pruebas para detectar las hemorroides y otras patologías, y algunas de estas pruebas son las colonospopias, rectoscopias, defecografía, manometría anal, ostomías, etc.

Existen hemorroides internas, cuando se encuentran dentro del canal anal, y  hemorroides externas cuando se desplazan (prolapsan) fuera del ano.

En muchos casos, el médico puede diagnosticar la hemorroide simplemente realizando un tacto rectal y viendo el aumento de tamaño de los plexos hemorroidales junto con los síntomas del paciente. Si se produce algún otro síntoma como la expulsión de sangre al defecar, se le realizará una prueba más compleja denominada colonoscopia  para descartar la coexistencia de otras patologías más graves del tubo digestivo.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

El acudir de inmediato al médico cuando aparezca alguno de los síntomas mencionados es fundamental para saber si hay que enfrentarse a una hemorroide y no una fisura, pues ambas presentan sintomatologías similares. Además, la mejor forma de eliminar cuanto antes las hemorroides es visitando al médico, pues esta afección no se cura sola e incluso empeora. Por último, añadir que para prevenir la aparición de las hemorroides hay que cuidar la alimentación, que sea rica en fibra y beber mucha agua, para evitar el estreñimiento, así como realizar otras serie de medidas como hacer deporte, que buscan facilitar la evacuación. No tomar alcohol ni alimentos picantes, así como controlar el consumo de café ayudará también a evitarlas.

 

Síntomas de las hemorroides: dolor y picor

Como hemos señalado al principio, el dolor y picor al estar sentados, junto al sangrado en las deposiciones o durante la limpieza de las mismas son los síntomas mas característicos de las hemorroides. Otro síntoma es la aparición de almorranas externas en forma de nódulos o protuberancias.

Los grados de hemorroides estarán relacionados con los síntomas y van desde las más leves (pequeñas hemorroides internas con mínimo sangrado y escaso prolapso) a las más graves, en las que aparece un prolapso hemorroidal permanente, es decir, la hemorroide está siempre fuera del ano con la consiguiente molestia que genera en la persona que la sufre.

Planta de aloe vera. Bonomédico.

Es recomendable el uso de la savia de aloe vera en el tratamiento de las hemorroides.

Para aliviar, eliminar y curar el picor y el dolor en las hemorroides existen unas medidas higiénico sanitarias que se pueden seguir para disminuir esta sintomatología.

El picor y el dolor se pueden controlar de distinta forma.

El picor puede disminuir si se usa ropa interior de algodón, se elimina el papel higiénico, sobre todo si es perfumado o coloreado, y en su lugar se utilizan toallitas higiénicas para bebé, y no se rasca ni se toca la zona. El no usar ropa estrecha o muy pegada también ayuda a que no piquen las hemorroides.

En cambio, el dolor denota unas hemorroides más graves pues las leves no duelen por lo general aunque sangren.

Cuando las hemorroides sangran puede ser que presenten complicaciones como trombosis y formación de coágulos, con un sangrado constante e intenso que puede provocar anemia.

En el caso de hemorroides leves, que produzcan picor y dolor, estos síntomas pueden aliviarse o eliminarse con las cremas antihemorroidales, que proporcionan alivios sintomáticos a corto plazo. La presencia de corticoides en muchas de ellas puede reducir la inflamación, aunque hay que evitar su uso prolongado, o la utilización de anestésicos locales para el dolor.

Otra opción que funciona bien es el uso de pomadas que tengan Aloe y vitaminas A y D y cuya fórmula activa sea humectante, cicatrizante y regeneradora de los tejidos.



Las cremas o pomadas cuyos componentes sean naturales, con extractos de plantas que facilitan o favorecen la circulación, tales como Hamamelis, Castaño de Indias y Hoja de Vid Roja, ayudan a disminuir el dolor, al igual que las cremas que llevan lidocaína. Para el picor se puede aplicar agua de hamameli en la zona dañada, utilizando motas de algodón.

También los baños de asiento con manzanilla amarga en agua templada durante unos 10 minutos ayudan a aliviar el dolor y el picor en las hemorroides. Utilizar jabones adecuados también ayudará, pues algunos resecan la piel. Se pueden comprar jabones específicos para hemorroides.

Se recomienda a las personas que tengan hemorroides que se laven con estos jabones y que después de hacerlo se sequen sin frotar la zona afectada presionando con la toalla de manera suave la zona.

Si las hemorroides estén en el exterior sin posibilidad de introducirlas es mejor que no rocen la ropa interior y se les coloque una gasa empapada con pomada protectora.

Otras medidas también que alivian o curan el dolor y picor en las hemorroides son:

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Nadar, al mejorar la circulación, ayudara a aliviar los síntomas de las hemorroides.

Nadar, al mejorar la circulación, ayudara a aliviar los síntomas de las hemorroides.

  • Evitar el estreñimiento mediante dieta rica en fibra (fruta, verdura, etc.) e ingesta de abundantes líquidos. Se recomienda beber más de dos litros diarios de agua.
  • Realizar ejercicios cardiovasculares como andar, nadar, que no supongan un gran esfuerzo pero sí mejoren la circulación sanguínea. No se aconseja ni el ciclismo, ni la equitación ni el levantamiento de pesas.
  • Evitar las comidas picantes y el alcohol.
  • Consultar con el médico en caso de diarreas frecuentes.
  • Evitar las comidas picantes y el alcohol.
  • No realizar esfuerzos defecatorios..

Pese a lo señalado, es el médico el que debe determinar lo más conveniente y en los casos más graves puede incluso aconsejar la extirpación de la hemorroide mediante algún tipo de cirugía. La cirugía se suele emplear con personas que tienen sangrado intenso o prolapso (la hemorroide fuera) y que no hayan mejorado con ninguna otra terapia.

En caso de hemorroides más graves y que no respondan a los remedios mencionados, el médico, tras realizar pruebas y diagnósticos, puede poner en marcha los siguientes tratamientos alternativos a la cirugía:

  • Bandas elásticas. Consisten en utilizar un dispositivo, una especie de gomita que rodea la hemorroide desde la base, efectuando succiones que acaban por eliminarla. Es utilizada sólo para las hemorroides internas y con una sesión se puede acabar con el problema.
  • Escleroterapia hemorroidal. Es una técnica que consiste en la inyección de unas sustancias esclerosantes (una sustancia irritante) en la base de la hemorroide que produce que esta se seque y después se desprenda un trocito de piel seca y desaparezca. Se usa para hemorroides de grado I y II
  • Rayos infrarrojos. Con este tratamiento se consigue la coagulación del tejido de la hemorroide mediante la utilización del calor sobre la zona afectada para que se coagule las venas y así la hemorroide se encoja y desaparezca.
  • La crioterapia. Se utiliza el frío para acabar con la hemorroide. Se emplea nitrógeno líquido para congelar la hemorroide y destruirla.

En los casos más extremos de hemorroides, grados III y IV, se acudirá a la cirugía.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *