BonomédicoBlogSaludAfasia: síntomas y causas

Afasia: síntomas y causas


Comentar
Publicado en Salud

Afasia es el nombre con el que se conoce el trastorno del habla producido por lesiones en las partes del cerebro que controlan esta acción. Dicha patología puede afectar a la lectura y la escritura, además de al habla. Suelen padecerlo los adultos que hayan sufrido un derrame cerebral o algún tumor, infección, lesión o demencia en este órgano. La consecuencia de los síntomas de la afasia que sufra la persona dependerá del daño y la gravedad de la zona del cerebro afectada.

Cualquier daño en el cerebro es susceptible de provocar este trastorno del habla o del lenguaje.

Cualquier daño en el cerebro es susceptible de provocar este trastorno del habla o del lenguaje.

Hay cuatro tipos de afasia:

  • Expresiva
    El paciente no puede hablar bien aunque sabe lo que quiere decir.
  • Receptiva
    La persona se escucha o lee pero no le encuentra sentido a nada de esto.
  • Anómica
    El paciente no puede describir objetos ni lugares con palabras correctas.
  • Global
    La persona ni puede hablar ni entender lo que lee, escribe o dice.

En algunos casos, los pacientes se recuperan sin tratamiento. Pero la mayoría requiere de una pronta terapia del lenguaje.

Además de estas dificultades, las personas que experimentan daños en la zona derecha del cerebro pueden experimentar otros problemas :

  • Disartria
    Es una enfermedad en el que la persona tiene problemas para hablar porque no le funcionan bien los músculos necesarios para ello.
  • Apraxia
    Enfermedad que genera problema de movimientos a causa de un trastorno del cerebro o sistema nervioso.
  • De deglución, es decir, para tragar.

Síntomas de la afasia

Aquellos enfermos con afasia experimentan dificultad a la hora de utilizar palabras y oraciones, como comprobamos con la afasia expresiva. Otros pacientes presentan problemas para entender a los demás (afasia receptiva) y los hay con problemas de comprensión y de expresión (afasia global). Por tanto, cada tipo de afasia conlleva unos síntomas determinados. Entre ellos, el más notable es el problema de lenguaje escrito (tanto lectura como escritura). Generalmente son estas dos (lectura o escritura) las que les cuesta más mejorar a estos enfermos incluso que la expresión y comprensión oral.

La afasia puede ir desde el tipo leve al grave. Cuanto más afecte a la comunicación, más dañada habrá sido la zona más importante del cerebro que controla esta función.

De esta forma, distinguimos los siguientes síntomas de la afasia:

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Afasia leve

En este caso el paciente puede mantener una conversación normal en muchas circunstancias aunque tendrá problemas para entender el lenguaje cuando sea extenso y complicado. Asimismo tendrá problemas para encontrar las palabras precisas para expresar una idea o explicarse bien.

Afasia grave

El paciente que padece este tipo de afasia no entiende nada de lo que le dicen. A penas puede hablar y solo utiliza palabras o frases cortas: sí, no, hola y gracias.

¿Cuáles son sus características?

Afasia expresiva

En este tipo de afasia, la persona utiliza palabras sueltas al expresarse con los demás como pueden ser nombre de los objetos, se expresa en frases cortas (el, la, de, y) y emite palabras cortas y fragmentadas. Por otra parte, coloca las palabras de forma desordenada e intercambia los sonidos (en vez de plavalatos en vez de lavaplatos). Además inventa palabras o conecta palabras que no existen con palabras reales haciendo que lo que dice no tenga sentido.

Afasia receptiva

Con este tipo de afasia el paciente tarda más en entender el lenguaje oral, como si le hablaran en un idioma extranjero. Además experimenta problemas para poder seguir una conversación rápida y malinterpreta las sutilezas del lenguaje entendiendo todo como literal (por ejemplo llueve chuzos de punta).
En general, el paciente con afasia padece dificultades tanto para expresarse como para entender lo que le dicen.

¿Cómo se diagnostica la afasia?

Uno de los más característicos síntomas de la afasia es la dificultad a la hora de expresarse.

Uno de los más característicos síntomas de la afasia es la dificultad a la hora de expresarse.

El médico especialista en detectar y diagnosticar los problemas del habla es el logopeda, terapeuta del habla o foniatra que junto a la familia del paciente y otros especialistas (neuropsicólogos, trabajadores sociales, etc.) trabajarán para que el paciente mejore y se sienta bien. De esta forma, el enfermo que ha sufrido un derrame cerebral tendrá problemas físicos tales como una zona del cuerpo debilitada que requerirá de un tratamiento con un terapeuta físico u ocupacional.

Por su parte, una vez detectados los síntomas de la afasia, el logopeda evaluará a la persona y establecerá el nivel de gravedad que padezca. Para una buena evaluación analizará los siguientes aspectos de la comunicación:

Habla

El logopeda comprobará la facilidad con la que el paciente se expresa de forma oral, el timbre de voz y el volumen que utiliza. Además se fijará en la claridad con la que la persona habla y la fuerza y como coordina los músculos que se necesitan para poder hablar (labios y lengua).

Comprensión

El especialista médico prestará atención a como usa el vocabulario el paciente tanto a nivel semántico como de sintaxis. Del mismo modo, analizará su compresión y capacidad de responder todo tipo de preguntas (simples y complejas). También analizará su comprensión de otras formas más prolongadas de discurso como pueda ser una narración expositiva, para lo cual le hará preguntas sobre esta. De otra parte, verá la capacidad que el paciente tiene para seguir instrucciones cada vez más largas y complejas así como su capacidad narrativa tanto oral como escrita.

Expresión

En el análisis del paciente sobre su nivel expresivo, el logopeda se fijará si la persona puede indicar los pasos necesarios para terminar alguna labor o si puede explicar un tema siguiendo una secuencia de sucesos. Por otro lado, se analizará su capacidad para describir una trama tras ver una imagen que muestre la acción. El médico verá si la narración del paciente es coherente o difícil de entender, así como si las oraciones que expresa están completas o en palabras sueltas.

Comunicación social

Para comprobar las destrezas comunicativas sociales de la persona el logopeda le expondrá bromas o comentarios sarcásticos al paciente para ver si es capaz de interpretarlo y explicarlo. También le pondrá pruebas para ver si es capaz de iniciar una conversación y utilizar palabras y oraciones variadas.

El logopeda verá si la persona con afasia tienen capacidad de aclarar o reformular una pregunta cuando no entienda lo que su interlocutor le diga.



Lectura y escritura

Este campo tanto de la lectura como de la escritura también será analizado prestando atención a las palabras, frases, oraciones y párrafos que formule o escriba el paciente.

Otros

Aspectos como si el paciente puede tragar (deglutir) bien o si puede expresarse además con gestos, expresiones faciales, ilustraciones o escritura, pueden considerarse síntomas de la afasia y también serán analizados.

Tratamiento

La afasia puede ser tratada desde distintos puntos de vista. El tratamiento que se ponga dependerá de las necesidades y objetivos del paciente. Hay unos programas especializados que usan ordenadoras y publicaciones sobre este tema y métodos menos formales. Algunos logopedas realizan un enfoque global para tratar esta enfermedad y enriquecer la calidad de vida del paciente lo más posible.

En cualquier caso, y dado que el principal síntoma es la afección del habla, el logopeda tratará ésta sabiendo que la lesión cerebral es la que hace que la persona no pueda expresarse ni comprender lo que le dicen, lo que no implica que siempre no entienda o no sepa lo que decir o cómo sea capaz de transmitir. Por eso, habrá que ponerse en el lugar del otro para comprenderlo y tener paciencia para colaborar con él sin corregirle pues esta enfermedad afecta mucho al paciente y le frustra, haciendo que su evolución y mejoría empeore. En este sentido, sería recomendable que tanto la familia como el paciente acudieran a un psicólogo que les ayudase a afrontar todo el proceso de recuperación de la mejor forma posible.

El logopeda trabajará en varias áreas para mejorar el lenguaje del paciente con afasia. Así actuará sobre:

Memoria

Se le hará recordar al paciente elementos que formen parte de una zona de su casa o muebles, realizará una lista de la compra o se le reforzarán otros sentidos como el olor, tacto y oído para que lo que recuerde no venga solo de la vista.

Atención

Los especialistas en logopedia trabajarán sobre distintas áreas del paciente durante el tratamiento.

Los especialistas en logopedia trabajarán sobre distintas áreas del paciente durante el tratamiento.

Podrá utilizarse juegos de mesa para que el paciente mantenga la concentración durante un periodo de tiempo largo. Se emplearán órdenes que deberá comprender y cumplir.

Orientación espacial

Comenzará trabajando con la relación de su cuerpo respecto a una sala y representado con lápiz y papel imágenes de círculos, triángulos, líneas rectas, …

Orientación temporal

En este caso se le pedirá al paciente que diga en qué día, mes y año de la semana nos encontramos, obligándole a buscar referencias para que organice una buena ubicación temporal. El logopeda trabajará con el paciente estaciones del año, meses del año, días, semanas…

Cálculo

Antes de trabajar este concepto, la persona tendrá que tener la memoria y las áreas espaciales reforzadas.

Agnosias

Entre las distintas causas de la afasia, esta consiste en una alteración que impide a la persona reconocer. Para mejorar este punto se le expondrá a fotos, dibujos y objetos reales para que los reconozca, empezando por lo más cercano y habitual.

Agnosia visual

Mediante juegos, en los que participen dos pacientes, se les hará que identifiquen formas, colores, etc.

Agnosia auditiva

Este campo se mejora con la repetición de sonidos, imitaciones, etc.

Apraxia

Algunos pacientes no pueden realizar los movimientos que necesitan realizar de forma voluntaria por ello y para mejorarlo realizarán puzzles, completarán figuras, etc.

También se reforzará la apraxia ideatoria con la imitación de gestos, movimientos marcados con un orden espacial y temporal como con el mimo.

Para terminar, se trabajará la hemiplejia para poder mejorar la zona afectada como: brazo, mano, dedos realizando el movimiento de la pinza para sujetar el lápiz o realizar giros de muñeca y coordinar el brazo para escribir bien. El paciente puede apretar una pelota antiestrés para coger fuerza, hacer figuras geométricas, líneas rectas o círculos en un cuaderno.

¿Cómo establecer una comunicación con alguien con afasia?

El paciente con afasia tendrá problemas para comunicarse como hemos podido ver a lo largo de este artículo. El problema puede ser para hablar o escribir de forma correcta. Cada tipo de afasia afecta a un modo de comunicación. Como vimos el paciente que no pueden entender lo que le escriben pero sí lo que le dicen tiene afasia receptiva, pero los que no entienden ni lo que le dice ni lo que le escriben tienen afasia global.

Las personas con afasia expresiva pueden tener problemas para encontrar las palabras correctas, expresar o decir una palabra o frase a la vez o hablar, en general.

En otras ocasiones, la persona con afasia fluente puede decir muchas palabras a la vez pero sin sentido y siendo consciente de que lo que están diciendo no tiene pies ni cabeza. Por eso, el enfermo se frustra al darse cuenta de que los demás no le entienden o cuando ellos no entienden a los demás ni encuentran la palabra correcta para expresarse.

Como hemos visto, el logopeda trabaja con el paciente y la familia para ayudarle a que se comunique mejor.

Una de las causas de la afasia puede ser un accidente cerebrovascular y la recuperación puede ser lenta (2 años), aunque no todo el mundo se recupera por completo. Por otro lado, la afasia puede deberse a una pérdida del funcionamiento cerebral fruto de una enfermedad como el Alzheimer. En ese caso la afasia no mejorará.

Las causas de la afasia pueden ser de muy distinta naturaleza, dotándola de matices específicos.

Las causas de la afasia pueden ser de muy distinta naturaleza, dotándola de matices específicos.

Dicho esto nos centraremos en cómo comunicarnos con alguien con afasia. Para comenzar, se intentarán evitar todo tipo de distracciones de ruido como apagando la radio y televisión y trasladándose a un cuarto más silencioso para hablar con el enfermo. Además se utilizará con esta persona un lenguaje para adultos para que no se sienta como un niño. No se deberá fingir que se le entiende si no se le está comprendiendo pues le haría sentir peor. En caso de que no entienda al enfermo no se le deberá gritar pues esto no le ayudará si tiene un problema de oído. Es mejor mirarle a los ojos cuando le hable.

Si se le realiza algún tipo de pregunta deberá ser sencilla para que la respuesta sea también simple (sí/no). En caso de que pueda darle una opción clara de respuesta que sea sólo una o dos, no demasiadas posibles opciones pues no le ayudaría. Otras cosa que podría servirle serían los recordatorios visuales cuando pueda darlos.

Al darle instrucciones al paciente con afasia, habrá que hacerlo en pequeños pasos simples y dándole tiempo para que le comprenda. En caso de que la persona no consiga entenderle o contestarle habrá que cambiar la actividad.

La persona con afasia puede utilizar otras formas de comunicarse como:

  • Gestos.
  • Dibujos.
  • Señales.

Será bueno animarle a que use estas cuando le cueste expresarse mediante el habla.

Es bueno que el enfermo se encuentre siempre involucrado en las conversaciones y se verifique con él que comprende todo, pero sin presionarle en caso de que no sea así para evitar causarle más frustración.

Si la persona recuerda algo de forma correcta, no se le corregirá.

Otra cosa que le ayudará será que el paciente salga cuando se vaya sintiendo mejor o más seguro. De esta forma, podrá hablar con otra gente e intentar comprenderla.

No será conveniente dejar solo al paciente con afasia, pero si hubiera que hacerlo se le dejará la documentación necesaria en la que se recoja la información de la persona de contacto y el problema de lenguaje que tiene y la mejor forma de comunicarse con este paciente.

Asistir a grupos de apoyo con personas con la misma enfermedad y sus familias será bueno para el enfermo y para poder tratar mejor las causas de la afasia.

Otros trastornos comunes del lenguaje y del habla

Además de la afasia existen otros trastornos que afectan al lenguaje y al habla y que expondremos a continuación:

Disartria

Es una patología que se caracteriza por la dificultad del paciente para expresar determinados sonidos o palabras. Se trata de un lenguaje mal pronunciado (hablar enredado) y el ritmo o la velocidad del discurso varía. Es producto, normalmente, de un trastorno nervioso o cerebral que afecta a la lengua, labios, laringe, cuerdas vocales y a todo el lenguaje en general.

La disartria es la dificultad para pronunciar correctamente las palabras y, a veces, se confunde con la afasia que es la dificultad de producir lenguaje. Ambas cuestiones son parecidas pero se producen por diferentes causas.

Las personas con esta afección (disartria) también tienen problemas de deglución.

Alteraciones de la voz

Los cambios en la forma en la que trabajan las cuerdas vocales pueden causar alteración de la voz. Esto puede ser fruto de otras dolencias o patologías como:

  • Nódulos.
  • Pólipos.
  • Quistes.
  • Neoplasias.
  • Papilomas.
  • Granulomas.
  • Cánceres.

Dichas variaciones pueden hacer que la voz suene distinta a como lo hace. Pero es un trastorno más funcional que nada tiene que ver con el que sufre una persona con afasia.

La capacidad de lenguaje también puede verse alterada por otra relación de trastornos similares.

La capacidad de lenguaje también puede verse alterada por otra relación de trastornos similares.

En definitiva, algunos trastornos del habla se desarrollan gradualmente por lo que nadie está exento de que en, algún momento de su vida, vea afectado su capacidad de expresión de forma repentina como es el caso de cuando se sufre algún traumatismo.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Tanto las causas de la afasia como del resto de trastornos del lenguaje deberán ser tratadas por un especialista de forma individual y centrándose en lo que origina el problema, pues solo así se podrá encontrar la mejor solución.

  • Artículo escrito por:
  • Doctora Maria José Fernández Jiménez

  • Licenciado en 1995 en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga (UMA)
  • Colegiado 7.624 del Colegio de Médicos de Málaga
 
 

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *