Digestivos en Barcelona

Los mejores especialistas médicos

El Estómago: Trastorno de la Secreción y Dolor Gástrico

El Estómago: Trastorno de la Secreción y Dolor Gástrico

Le caracteriza su notable capacidad, lo que permite que el régimen de alimentación sea intermitente y en él se inicia la digestión, pero su misión es triturar, mezclar y diluir los alimentos. Vigilar su correcto funcionamiento es la misión principal de los especialistas en digestivo de Barcelona

Situado en el espacio subdiafragmático izquierdo, aunque admite variantes normales tiene en general forma de J; se extiende desde el cardias al píloro. La zona superior o fornix se continúa con el resto de la parte vertical fundus o cuerpo y ésta con la horizontal o antro; el límite entre fundus y antro es la incisura angularis. El borde derecho es la curvadura menor y el izquierdo la curvadura mayor.

La pared consta de tres capas: serosa, muscular y mucosa; esta última está integrada por un epitelio de revestimiento y glándulas, diferentes las del cuerpo y las del antro.

Los especialistas en digestivo de Barcelona han observado que las arterias proceden del tronco celíaco y las venas desaguan en la porta. Recibe inervación del simpático y del parasimpático.

La función motora asegura la maceración y mezcla del contenido y su progresión ordenada y es doble, tónica y fásica. Mediante el tono, las paredes se adaptan al contenido; la actividad fásica está representada por las ondas peristálticas, que desde el cuerpo se dirigen hacia el píloro, aumentando progresivamente de intensidad, ya que a medida que avanzan interesan a segmentos del órgano dotados de musculatura más potente.

El papel jugado por el píloro es más bien secundario para los especialistas en digestivo de Barcelona, pues se limita a evitar el reflujo duodenal al final de la contracción del antro. El vaciamiento del estómago depende, fundamentalmente, del gradiente de presión entre estómago y duodeno. Elevan este gradiente el aumento del contenido gástrico y el de la motilidad de la pared, y le reducen influjos inhibidores procedentes del duodeno; estos últimos son el resultado de estímulos diversos, mecánicos, químicos y físico-químicos, ejercidos por el quimo al actuar sobre receptores adecuados de la mucosa duodenal, que captan desviaciones de la osmolaridad respecto a la de los líquidos del medio interno, la acidez, etc. El control de esta actividad es nervioso y humoral: el vago, por una parte, estimula la motilidad gástrica y, por otra, es la vía de reflejos inhibidores de la misma y la enterogastrona es una hormona, liberada por la mucosa duodenal, que también frena la motilidad.

El producto de la función secretora, es el jugo gástrico, un líquido incoloro y ligeramente opalino. La secreción diaria supone unos 2,5 litros. Aparte de agua, contiene diversos compuestos orgánicos como fermentos, factor intrínseco, moco, etc. e inorgánicos comoCl , CO3H , Na+, K+, este último a mayor concentración que en otros líquidos orgánicos. De estos componentes nos interesan en especial el C1H, la pepsina, el factor intrínseco y el moco:

El ácido clorhídrico es segregado por las células parietales de las glándulas del cuerpo, que lo producen a una concentración constante e isotónica con el plasma. En el jugo gástrico no se encuentra a esa concentración, pues las otras secreciones le diluyen y neutralizan en parte. La misión fundamental del C1H es activar y crear las condiciones óptimas para la actuación de los fermentos proteolíticos. la pepsina es segregada por las células principales de las glándulas del cuerpo, en forma de un precursor, el pepsinógeno, que el PH transforma en pepsina; es activa cuando el medio en que actúa tiene un pH d( 1,5-3,5.).

La misión de la actividad clorhidropéptica es disolver los tractos conjuntivos e iniciar la hidrólisis de las proteínas; el factor intrínseco, producto también de las células parietales del cuerpo, es una glicoproteína cuyo cometido es fijar la vitamina Bu y facilitar su absorción a nivel del íleo. El moco, producido por las células mucoides y mucosas, es, fundamental mente, un protector de la mucosa.

El control de la secreción gástrica es un complicado proceso, en el que cabe distinguir 3 fases:

  1. Fase cefálica: tiene lugar a través del vago, estimulante de la secreción, que canaliza los impulsos derivados de la actividad psíquica y de influjos sensoriales.
  2. Fase gástrica, en ella actúa la gastrina ,hormona de 18 aminoácidos, segregada por las células G de las glándulas del antro, que también es estimulante de la secreción. El estímulo para su liberación es la presión sobre la pared y el contacto con la mucosa de los alimentos y sus derivados.
  3. Fase intestinal supone estímulos positivos y negativos. Los positivos son ejercidos por la misma gastrina, o un compuesto semejante, liberada por la mucosa del duodeno cuando ef pH de su contenido es alcalino y por productos de la digestión recién absorbidos, y los negativos por las hormonas con "efecto entero- gastrona", segregadas también por la mucosa duodeno-yeyunal, cuando entra en contacto con un contenido ácido o rico en grasas. Ejercen una "acción permisiva" sobre la secreción gástrica ciertas glándulas de secreción interna como la corteza suprarrenal, las para tiroides y la hipófisis.

Los especialistas en digestivo de Barcelona llevan a cabo la exploración de estómago mediante el examen radiológico, el análisis del jugo gástrico, la gastroscopia, con o sin biopsia, la citología y otras pruebas. Aunque las funciones motora y secretora son simultáneas y coordinadas, para exponer sus trastornos es aconsejable analizarlos por separado.

Trastornos de la Secreción: La secreción gástrica puede desviarse de la normalidad por exceso o por defecto. Refiriendo el trastorno al Cl H, por ser el componente controlado, se habla de hiperclorhidria o hiperacidez y de hipoclorhidria o hipoacidez o anacidez. Bien entendido que no se refiere a concentraciones, lo cual, por otra parte, carecería de sentido ya que la secreción tiene lugar a una concentración constante, sino a cantidades absolutas, segregadas durante el tiempo y en las condiciones en que se ha llevado a cabo la determinación: Hiperclorhidria: En ciertos estados emocionales aumenta temporalmente la secreción de Cl H. Las hiperclorhidrias más o menos permanentes, agrupadas de acuerdo con la naturaleza del estímulo que las mantiene, son las siguientes:

  • Aumento del tono vagal (fase cefálica de la secreción): éste es el origen de la hiperclorhidria de la úlcera duodenal y prueba de ello es que las secreciones basal y nocturna son supranormales; también debe estar aumentada la masa de células parietales, pues la secreción máxima está asimismo elevada.
  • Aumento de la secreción de gastrina (fase gástrica de la secreción), es lo que ocurre en los trastornos de la evacuación gástrica, al estar alargado el tiempo de contacto de los alimentos con la mucosa.

La gastrina segregada en exceso es también la causa de la hiperclorhidria de los Síndromes de Zollinger-Ellison y de Wermer, pero en este caso su origen es ectópico. Puesto que la hipersecreción de gastrina es continua, las células parietales se encuentran permanentemente sometidas a un estímulo supranormal y, por ello, las que están aumentadas son las secreciones basal y nocturna.

  • Actuación en exceso de estímulos de procedencia intestinal (fase intestinal de la secreción): A este grupo pertenece la hiperclorhidria observada en animales y personas portadores de un "shunt" porto-cava.
  • Otros estímulos normales: son los responsables de la hiperclorhidria comprobada, aunque no con regularidad, en la hiperfunción cortico suprarrenal y en el hiperparatiroidismo; en este último, es posible que sea la hipercalcemia la responsable inmediata de la hipersecreción.

Es posible que la hiperclorhidria juegue algún papel en la génesis de las úlceras que se observan en los pacientes de hiperfunción corticosuprarrenal y en los tratados con corticoide y paratiroidea, en los portadores de un "shunt" porto-cava y en los retencionistas gástricos.

Hipoclorhidria y Aclorhidria. También en otros estados emocionales, los de matiz depresivo, y en los pacientes febriles, la secreción de Cl H se reduce transitoriamente. La disminución o abolición permanentes de la secreción de Cl H pueden tener una base orgánica, cuando está reducido el número de células parietales o ser de origen funcional por déficit de estímulos:

  • Hipo y aclorhidriasorgánicas donde los especialistas en digestivo de Barcelona observan las siguientes circunstancias: Anemia perniciosa: en esta enfermedad se observa con regularidad aclorhidria, y no sólo basal, sino también después de estimular con histamina. Gastritis: la causa del trastorno son las lesiones inflamatorias y degenerativas de la mucosa; Ulcera gástrica: a diferencia de la duodenal, en la úlcera gástrica es frecuente registrar valores de clorhidria infranormales; sobre todo está reducida la secreción basal.

    Es posible que el trastorno esté en relación con la gastritis asociada Cáncer gástrico: en este caso la anormalidad es inconstante y atribuible a que el tumor se desarrolla preferentemente sobre mucosas atróficas, es muy frecuente su asociación con la anemia perniciosa, o bien a la invasión tumoral de la pared del estómago; Estados carenciales: la reducción de la función secretora, en este caso, es atribuible a la atrofia de la mucosa por el déficit proteico; por otra parte la asociación de ferropenia y atrofia de la mucosa gástrica con hipo o aclorhidria es muy frecuente.

  • Hipoclorhidria funcional: Se observa en la insuficiencia de ciertas glándulas de secreción interna, hipófisis, suprarrenales, paratiroides; sin duda, la causa es el déficit hormonal, en el hipoparatiroidismo a través de la hipocalcemia, pues, como sabemos, estas hormonas ejercen una acción "permisiva" sobre la secreción gástrica.

Especialistas relacionados: digestivos en Barcelona

(Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

NombreDirecciónTeléfono

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.