Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols

Balón intragástrico en Barcelona por 3.970 €
Hasta
el
10 dic

Te traemos una solución definitiva para los problemas de obesidad

Bonomédico te trae la solución definitiva a los problemas de obesidad: balón intragástrico en Barcelona al mejor precio, con el Dr. Joan Pujol Rafols, uno de los mejores de la especialidad de cirugía bariátrica. Por 3.970 €.

La técnica del balón intragástrico sirve para facilitar la pérdida de peso en pacientes con obesidad. Consiste en la introducción bajo control endoscópico de un balón de silicona en el estómago del paciente, el cual, al estar parcialmente lleno, hace que disminuya la sensación de hambre y se propicie la pérdida de peso. Según el tipo de balón empleado y las necesidades del paciente, el tratamiento durará 6 o 12 meses. Con un balón gástrico se pueden perder entre 14 y 30 kg de peso, aunque hay que recordar que esta técnica debe complementarse con un cambio en los estilos de vida: no es una manera de adelgazar rápidamente y sin sacrificio.

Con este bono podrás acudir a una primera consulta gratuita en Clínica Tres Torres, donde el Dr. Joan Pujol Rafols resolverá todas las dudas que puedas tener acerca de la intervención. Infórmate sin ningún comprimiso, la reserva de este bono no te obliga a someterte a la operación de balón intragástrico en Barcelona.

Servicios incluidos

  • Primera visita médica.
  • Sedación.
  • Introducción del balón intragástrico por laparoscopia de manera ambulatoria.
  • Visitas de control posteriores.

No incluye

  • Posibles complicaciones fuera del proceso normal.

Especialista

Joan

Dr. Joan Pujol Rafols

Cirujano general

El Dr. Juan Pujol Rafols es actualmente jefe de la unidad de cirugía general y digestiva (3T cirujanos) y coordinador de la unidad de cirugía de la obesidad y metabólica (UCOM) de la clínica Mi Tres Torres de Barcelona. Reconocido como Experto en cirugía Bariátrica y Metabólica por la Sociedad Española, de la cual, es uno de los miembros fundadores. En el año 2012 recibe el premio de la Sociedad Mundial de Cirugía de la Obesidad por su carrera profesional.

Ha participado activamente en muchos eventos científicos relacionados con la cirugía bariátrica y metabólica, así, entre otras ha sido presidente del 5th Congreso Europeo, miembro del comité organizador del 8º congreso mundial, del 5th Simposio Internacional de Cirugía Laparoscópica, del 17th International Congress on Obesity Surgery y muchas otras. Autor y co-autor de relevantes artículos científicos y colaborador en capítulos y libros sobre el tema de la obesidad y la cirugía. Es jefe del comité de Comunicación y Desarrollo de la sociedad Europea de Cirugía de la Obesidad y miembro del comité de investigación científica de la sociedad mundial de cirugía de la obesidad (IFSO). A lo largo de su extensa carrera profesional ha tratado cientos de casos de obesidad con reconocido éxito.

Balón intragástrico en Barcelona: más información

El balón gástrico en Barcelona y la obesidad

Existen tres objetivos del balón gástrico en Barcelona:

  1. Contribuye a la pérdida de peso y a mejorar la salud de la persona.
  2. Programa médico multidisciplinar.
  3. La persona se educa para comer más sano.

Antes de pasar a saber cómo funciona exactamente el balón gástrico, vamos a hablar un poco sobre la obesidad, esa enfermedad que año con año afecta a un mayor porcentaje de la población y que, por este motivo, es una de las máximas preocupaciones del sector sanitario.

Entre las primeras manifestaciones de esta enfermedad, está la acumulación desproporcionada de grasa en todo el cuerpo, que se conserva y va tomando más relevancia con el paso de los años.

¿En qué puede derivar la obesidad?

Las consecuencias que trae ese aumento de grasa son enfermedades asociadas a la obesidad como:

El balón gástrico en Barcelona es uno de los procedimientos más demandados para combatir la obesidad.

El balón gástrico en Barcelona es uno de los procedimientos más demandados para combatir la obesidad.

  • La arterioesclerosis.
  • La diabetes.
  • La hipertensión.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Cardíacas.
  • Digestivas.
  • Apneas del sueño.

Al mismo tiempo, trae consigo trastornos psicológicos graves como:

  • No aceptar el propio cuerpo.
  • El aislamiento familiar y social.
  • Los estados de ansiedad o depresivos.
  • Tener una baja autoestima por la no aceptación de otras personas o por la imagen que se proyecta ante los demás.

¿En qué consiste el tratamiento del balón gástrico?

Entre las ventajas y beneficios del balón intragástrico que podemos encontrar, la más importante de todas es que es la opción más efectiva para perder peso sin necesidad de recurrir a cirugía. Este tratamiento consiste en un completo programa médico multidisciplinar que ayuda al paciente a largo plazo a que baje los kilos innecesarios que le sobran. Esto le ayudará a mejorar su salud y la calidad de vida, reeducando sus costumbres para seguir manteniendo ese equilibrio a largo plazo.

Fases del balón intragástrico

Valoración inicial

Lo primero es tener una visita médica especializada para conocer la historia clínica y la valoración médica inicial.

Asimismo, antes de la implantación médica del balón intragástrico, los pacientes tienen que realizar visitas al:

  • Médico.
  • Psicólogo.
  • Anestesista.
  • Nutricionista.

Estos comprobarán que son candidatos al balón gástrico.

Se le hace un historial clínico completo y estudios complementarios -analítica y electrocardiograma entre otros-. También existen varios aspectos técnicos a destacar tanto en su colocación como en la extracción del balón.

Por ello, se le solicita un estudio de laboratorio clínico para realizar los siguientes exámenes:

  1. Hemograma.
  2. Perfil bioquímico.
  3. Pruebas de función tiroidea.
  4. Insulinemia.
  5. Perfil lipídico.
  6. Ecotomografía abdominal.

De igual forma, se calculan:

  • El metabolismo basal.
  • El Índice de Masa Corporal (IMC).
  • Los valores recomendados de masa muscular, grasa y agua.

Luego, con los resultados obtenidos, el médico recomendará una dieta personalizada.

Los resultados que esta técnica proporciona son muy satisfactorios si el paciente se compromete.

Los resultados que esta técnica proporciona son muy satisfactorios si el paciente se compromete.

Colocación del balón gástrico

Es necesario seguir una dieta especial 48 horas antes de la colocación del balón intragástrico y también se recomendará tomar una medicación preventiva que ayudará a disminuir las molestias posteriores a la colocación de dicho balón.

Es importante dejar claro que la colocación del balón gástrico no implica ningún tratamiento quirúrgico, ya que se realiza por medio de endoscopia -vía oral- y bajo sedación, es decir, el paciente se encontrará completamente dormido mientras se le coloca.

La colocación tarda entre 30 y 60 minutos. Consiste en introducir un globo de silicona por vía endoscópica. Eso significa que la introducción del balón se realiza con un tubo por la boca hasta hacerlo llegar al estómago. Una vez instalado en el abdomen, se hincha con suero. El volumen del balón intragástrico puede estar entre 400 y 700 centímetros cúbicos, en función del grado de obesidad de cada paciente.

En menos de una hora el paciente estará listo para regresar a casa. El período de adaptación regular es desde unos dos días hasta cuatro días después de haberse colocado. Por ello, es importante que el paciente sea cuidado por una persona en esos días debido a que pueden aparecer algunos síntomas de adaptación como:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor de estómago.

Inicio del programa con el balón intragástrico

Durante los primeros seis meses el paciente tendrá el apoyo del balón gástrico, ya que lo llevará en su estómago. A la par del tratamiento tendrá también el soporte médico, psicólogo, nutricionista y todo un equipo multidisciplinario que ayudará a la reeducación de cómo debe alimentarse más sanamente.

Si la persona sigue las recomendaciones del equipo multidisciplinario puntualmente y acude a las visitas programadas, sin perder ninguna, es bastante probable el éxito del tratamiento.

Después de los primeros días de adaptación al balón intragástrico, se comienza la transición desde una dieta líquida hacia una dieta sólida hipocalórica que se adapte a cada caso personal y en el momento que va transcurriendo el tratamiento.

El primer mes es fundamental para consolidar las bases tanto de la modificación de los hábitos alimentarios por unos más sanos como la pérdida de peso con el balón gástrico. Las consultas donde se tienen entrevistas de apoyo y seguimiento médico con nutricionista y psicólogo son básicas para conseguir un buen resultado.

Para el segundo y tercer mes, el paciente será consciente de lo fácil que es continuar una dieta hipocalórica, más sana, y no tendrá ansiedad y controlará la sensación de hambre.

Ya a partir del cuarto mes, el paciente adopta el plan de alimentación como normal y se evidencia que está bajando de peso, cumpliendo así las expectativas del programa, porque en realidad lo que hacía engordar a la persona eran unos hábitos alimenticios poco saludables que a esas alturas del tratamiento han quedado casi en el pasado.

Luego, para el quinto y sexto mes, continúa la persona con la misma dieta saludable, pero ya reeducado.

Retiro del balón gástrico en Barcelona

El balón gástrico en Barcelona puede ser de distintas clases, destacando el balón de silicona y el ingerible.

El balón gástrico en Barcelona puede ser de distintas clases, destacando el balón de silicona y el ingerible.

Durante el sexto mes del tratamiento se retira el balón gástrico en Barcelona del estómago del paciente. El retiro del globo es igual de sencillo que su colocación y consiste en la aspiración del suero del balón intragástrico que se encuentra en el estómago y su posterior extracción también vía endoscópica por medio de la boca. También se realiza con sedación para evitarle molestias al paciente.

Para ese tiempo y una vez retirado, se terminan de consolidar los hábitos alimenticios sanos aprendidos. Incluso el paciente puede continuar perdiendo peso, en función del grado de obesidad previo.

En ese mismo tiempo, a pesar de haber retirado el balón gástrico, continúan las visitas periódicas al médico, al psicólogo y al nutricionista. En algunas clínicas, tienen talleres grupales de apoyo psicológico para los pacientes.

Si al cabo de esos seis meses trascurridos, el tratamiento con el balón gástrico no ha dado los resultados esperados, en el mismo proceso de retiro del balón que se lleva colocado, se puede introducir uno nuevo para que sea llevado los próximos seis meses y así alargar el tratamiento. Para la segunda ocasión el paciente no tendrá los mismos síntomas de la primera vez, porque su cuerpo ya se ha adaptado al balón.

Los resultados

Los resultados del balón intragástrico son elevados, fruto de un seguimiento multidisciplinario y gracias a que los pacientes siguen las indicaciones de los especialistas. Se conoce que el 97% de los pacientes han logrado sus objetivos.

¿Qué problemas puede provocar el balón intragástrico?

Afortunadamente, este tratamiento de pérdida de peso y efectivo para la obesidad no presenta complicaciones graves y escasamente aparecen problemas a partir de la primera semana. Sin embargo, sí existen algunos casos de problemas con el balón gástrico que se han dado y es importante que los pacientes los conozcan antes de que decidan colocárselo, es decir, para que sean conscientes de lo que raramente puede suceder.

  1. Problemas con la retirada o su colocación. Generalmente eso es infrecuente que se dé durante el tratamiento endoscópico, ya que el balón es de lo menos ofensivo para el cuerpo. No obstante, en algunos casos se han provocado algunas lesiones esofágicas o gástricas por cómo el especialista lo coloca, por lo que es importante que la persona se asegure de que está tratando con gente profesional.
  2. Incomodidad los primeros días. Después de la colocación del balón intragástrico, durante los primeros cuatro días se presentarán náuseas, vómitos, dolor de estómago, e incluso un fuerte dolor en el abdomen. Sin embargo, todas esas complicaciones se pueden minimizar con diversos fármacos. En estos primeros días es básica la adaptación, ya que después no aparecen ese tipo de malestares.
  3. El balón gástrico se puede desinflar. Eso sucede en alrededor del 8% de los pacientes, aunque de ese porcentaje tan solo en la mitad de los casos se termina por extraer el balón, ya que se vuelve a inflar de suero. En caso de ser necesario retirar el globo del estómago, se procederá de forma normal, por medio de la boca, aunque si es algo extremo sí se tiene que hacer por medio de cirugía.
  4. Se puede dar en algunos casos aislados la aparición de úlcera o gastritis. Estos casos son muy poco frecuentes que ocurran, por lo que, cuando se presentan, son motivos de preocupación.
  5. Para finalizar, hay que tener en cuenta datos relevantes como que el balón gástrico en Barcelona es el tratamiento de obesidad más seguro. De hecho, tiene un menor índice de mortalidad. Tan solo el 0,05% de los casos acaban en muerte. Esto es, dos casos de más de 1.500 personas a quienes se les colocan.

La operación para introducir el balón intragástrico

La operación para colocar el balón intragástrico en Barcelona se realiza de forma ambulatoria y sin necesidad de anestesia. El médico introduce este dispositivo de silicona, con forma de balón plegado, por la boca del paciente hasta el estómago, junto con un aparato de endoscopia (microcámara) para poder controlar en todo momento lo que sucede en el interior del cuerpo del paciente.

Antes de optar por este procedimiento, siempre será recomendable intentar bajar de peso por otros métodos.

Antes de optar por este procedimiento, siempre será recomendable intentar bajar de peso por otros métodos.

Una vez allí, el balón se hincha con suero salino mezclado con un colorante y queda flotando. De esta forma, ocupará más lugar dentro del estómago del paciente y así cabrá menos cantidad de alimento. La intervención suele realizarse con sedación endovenosa, pero hay médicos que recomiendan que se haga con anestesia general. En total dura unos 30 minutos y no suele ser necesario que el paciente quede ingresado.

El preoperatorio

El paciente será atendido por un equipo multidisciplinar compuesto por:

  • Psicólogos.
  • Nutricionistas.
  • Endocrinos.
  • Cirujanos.

Durante la preparación para el balón gástrico, le darán toda la información que requiera sobre el procedimiento que se le va a practicar.

Una vez hecho esto, se le someterá a:

  • Analíticas de sangre.
  • Una placa de tórax.
  • Una endoscopia digestiva.

Además, antes de que se le coloque el balón, el paciente deberá seguir una dieta líquida para que el estómago esté preparado a la hora de introducirle este nuevo elemento y no tenga residuo alimenticio alguno.

Esta dieta podrá estar compuesta de:

  • Productos lácteos.
  • Zumos de frutas.
  • Sopas de pescado, verduras o carne.
  • Infusiones.

Es muy importante que el paciente no tome productos que le puedan ocasionar algún tipo de problema en la mucosa gástrica, como puede ocurrir con:

  • El café.
  • El té.
  • El cacao.
  • Las bebidas alcóholicas.

Postoperatorio del balón intragástrico

Después de la operación el paciente podrá marcharse a casa sin problema alguno. Su médico le indicará los controles semanales a los que tendrá que acudir que se volverán con el tiempo mensuales. Estos controles serán atendidos por un equipo de especialistas formado por endocrinos, nutricionistas y psicólogos entre otros. Esto asegurará que no se produzca ningún problema y que la persona se vaya adaptando al nuevo dispositivo con el que comenzará a adelgazar a un ritmo más rápido que el habitual.

Por su parte el paciente seguirá todas las recomendaciones médicas que se les realicen pues de ello dependerá el éxito de esta técnica del balón intragástrico, que requiere de un proceso regular de adaptación.

Puede que la persona experimente ciertas molestias durante el primer mes deponerse el balón gástrico en Barcelona debido a que el estómago considere al dispositivo como un elemento extraño. Este conllevará una serie de síntomas como náuseas o vómitos, que irán desapareciendo a medida que pase el tiempo.

Al principio el paciente comerá menos lo que puede derivar en una alimentación deficitaria. Por esta razón, el médico durante las dos o tres primeras semanas, tras la operación, prescribirá una inyección subcutánea de heparina diaria.

Dieta durante la recuperación

El de silicona o el ingerible son algunas de las clases disponibles de balón intragástrico en Barcelona.

El de silicona o el ingerible son algunas de las clases disponibles de balón intragástrico en Barcelona.

No obstante, lo principal en el postoperatorio y recuperación del balón gástrico será la dieta que el paciente deberá seguir. Pues en un principio sólo podrá tomar alimentos líquidos hasta que su cuerpo vaya adaptándose y llegue a aceptar alimentos sólidos, cosa que suele ocurrir después de un mes. A pesar que la adaptación a los alimentos se realice de forma gradual, esto no quiere decir que la persona en algún momento experimente vómitos. Esto entrará dentro de lo normal.

El paciente empezará a aprender a comer bien y a conocer qué alimentos le sientan mejor y cuales no. Será aconsejable que mastique despacio y que se prepare la comida con poca grasa para que la tolere mejor (a la plancha, horno, etc.). Gradualmente su nueva alimentación se irá normalizando y eliminará toda aquella comida que contenga mucha grasa, como la bollería industrial o la que sea rica en calorías.

El médico controlará muy bien la evolución del paciente y lo someterá a controles y analíticas para valorar que no tiene ninguna carencia de vitaminas, proteínas ni demás. Si lo considerase necesario podría completar la dieta con suplementos más específicos como la vitamina D o el calcio.

El balón intragástrico en Barcelona lo llevará el paciente de seis a ocho meses y después se le retirará sin problemas. Lo importante para que la persona pierda peso es que cambie sus hábitos alimentarios e incluya el deporte en su vida. De esta forma, no volverá nunca a coger peso.

Riesgos del balón gástrico en Barcelona

El procedimiento de la colocación en sí apenas genera riesgos del balón gástrico. Los que pueden aparecer están relacionados con la sedación y endoscopia para ponerlo y quitarlo. Siempre que la técnica utilizada la realice un especialista digestivo no habrá muchos problemas. Puede que se den más complicaciones al quitar el dispositivo si el paciente no se ha preparado bien para ello o no ha seguido las indicaciones médicas. Esto es así porque a veces se produce mucha fibra en torno al balón y es imposible retirarlo o se debe hacer unos días más tarde y tras una dieta líquida estricta por parte del paciente.

Dicho esto, señalar como efectos secundarios de este dispositivo:

  • Náuseas.
  • Vómitos que aparecen tras la colocación y que pueden durar entre 24 y 48 horas.
  • Diarrea.
  • Dolor epigástrico.
  • Deshidratación.

Se trata de efectos secundarios pasajeros que se pueden evitar si se siguen las pautas del equipo médico que controla todo este proceso.

Durante el periodo en el que el paciente lleva este dispositivo los problemas son pocos, pero a veces puede producirse irritación de la mucosa gástrica (gastritis), úlceras o perforación gástrica. Para evitar estas complicaciones el médico podrán un tratamiento antiácido fuerte y controlará al paciente.

De otra parte, puede romperse el balón y generarse una obstrucción intestinal, pero esto ocurre de forma muy excepcional ya que los dispositivos que se suelen colocar cuentan con todas las garantías necesarias para que esto no ocurra.

¿Qué clases de balones existen?

Existen varios tipos de balón intragástrico:

Balón de silicona

Estos van rellenos de suero fisiológico y azul de metileno, para que sea más fácil identificar una perforación o rotura del balón. Pues si se rompiera el paciente expulsaría orina de color azul y esto serviría para avisar al médico de la necesidad de una urgente retirada mediante endoscopia.

Gracias a este procedimiento de cirugía bariátrica, el paciente experimentará una importante mejora en su calidad de vida.

Gracias a este procedimiento de cirugía bariátrica, el paciente experimentará una importante mejora en su calidad de vida.

Balón ingerible

Se trata de un tipo de balón que se hincha con nitrógeno medicinal y que está adecuado para que se deshinche, si fuera necesario, y se pueda expulsar por las heces sin causar obstrucción.

Sea cual sea el dispositivo que se emplee será conveniente que no esté más de seis meses en el estómago del paciente para que no se rompa.

Por último, señalar que la Seguridad Social incluye la colocación del balón intragástrico en Barcelona dentro de su cartera de prestaciones sanitarias.

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Balón intragástrico en Barcelona: noticias relacionadas

    Postoperatorio del balón gástrico

    El Balón Intragástrico es un balón de silicona llenado con solución salina que se coloca en el estómago del paciente durante seis meses para conseguir la pérdida de peso. Durante el primer mes después de la colocación del balón gástrico, el paciente deberá someterse a controles semanales, los cuales posteriormente pasarán a ser mensuales.

    Esos controles los lleva un equipo multidisciplinar del que forman parte: nutricionistas, endocrinólogos, psicólogos y otros especialistas que ayudan al paciente a darle continuación a su tratamiento. No es insignificante, que está técnica de adelgazamiento exige un proceso de adaptación paulatina al balón gástrico del que forma parte un plan de alimentación muy especial, lo que hace fundamental que el paciente obedezca durante todo el tiempo las recomendaciones de los médicos.

    Aunque la colocación en el estómago es un tratamiento médico sencillo que se hace con sedación y no necesita cirugía, pero siempre el estómago lo identificará como un cuerpo extraño y tratará de expulsarlo. Eso implica que desde el primer momento y durante un par de días el paciente pueda sentir molestias y náuseas, incluso puede provocar vómitos y dolor abdominal. Aunque esa sintomatología desaparecerá en un par de días y sin un tratamiento especial.

    ¿A quién va dirigido el Balón Intragástrico?

    El tratamiento con balón intragástrico puede contribuir a la solución de diferentes problemas relacionados con sobrepeso y obesidad, según sean las necesidades de cada paciente. Existen personas que lo utilizan porque desean perder más de 12 kilos por medio de una dieta supervisada en un periodo de tiempo determinado, sin que exista la necesidad de sufrir un problema grave de obesidad. También está dirigido para pacientes que han fracasado en cumplir las metas de diferentes dietas por si solas o que han perdido de manera rápida el peso perdido después de finalizarlas. En otros casos, se dirige para personas que quieren mejorar su salud o prevenir que aparezcan complicaciones cardiacas o metabólicas propias del sobrepeso y la obesidad.

    El balón intragástrico tienen muchos beneficios porque se coloca posterior a un análisis médico completo para garantizar que el paciente es apto para usarlo, además las técnicas que se utilizan son poco invasivas, ya que no es un cirugía sino que se hace vía endoscópica. También el procedimiento de colocación y retirada del balón es completamente indoloro y no presenta ningún tipo de molestia para el paciente y durante todo el proceso recibe asistencia médica.

    ¿Cuánto se pierde con el balón intragástrico?

    Los kilos que se pierden con el balón gástrico varían de persona en persona. En realidad lo que se debe valorar es la relación entre el peso y la altura del paciente, pero en términos generales, el balón gástrico permite que se pierda entre 14 y 30 kilogramos de peso. Según la experiencia de los médicos y del apoyo del equipo multidisciplinar de especialistas que están constantemente monitoreando al paciente, se pierde una cantidad de peso bastante satisfactoria para el propio paciente. La característica fundamental de los pacientes que pierden satisfactoriamente el peso es que han seguido tal cual las consultas con el dietista, el psicólogo, y el endocrinólogo, así pueden cambiar los hábitos dietéticos y el estilo de vida. 

    También existe un grupo de pacientes que no llegan a las consultas ni se esfuerzan por cambiar sus hábitos, pero esa falta de disciplina es el mayor obstáculo de la eficacia del balón y por ende pierden menos de 6 a 10 kilogramos, es decir aproximadamente solo el 10%. Es por eso que resulta imprescindible que el paciente se comprometa a seguir el programa integral completo con sus médicos  para lograr óptimos resultados.

    Colocación del balón intragástrico

    El balón intragástrico es un balón esférico elaborado con silicona blanda y completamente inocuo que se introduce en el estómago por medio de endoscopia digestiva. El balón intragástrico se llena con suero fisiológico y queda flotando libremente en el estómago. Se dice que este balón es una innovadora y eficaz alternativa, bajo la supervisión de un multidisciplinario grupo de especialistas médico que brinda la ayuda necesaria para el tratamiento de la obesidad dentro de un programa completamente integral que busca modificar las conductas sociales, personales y alimentarias del paciente.

    Las personas que se pueden colocar un balón son los pacientes que tienen un Índice de Masa Corporal entre 29 y 35, también los pacientes que tienen un IMC entre 30 y 35 y que padecen de alguna enfermedad asociada como hipertensión, artrosis, diabetes mellitus, entre otras. Pacientes que tienen IMC entre 35 y 40 y que no han obtenido una respuesta satisfactoria de las dietas. Pacientes que tienen contraindicación quirúrgica, pacientes con obesidad mórbida para bajar de peso previa a someterse a una cirugía bariátrica. Y pacientes que han fracasado en las medidas habituales de pérdida de peso como ejercicios, dietas y tratamientos con medicamentos.

    En qué consiste el retiro del balón intragástrico

    La extracción del balón gástrico es sencilla, el médico tarda aproximadamente entre 30 y 60 minutos. La colocación del balón intragástrico consiste en introducir el globo de silicona por medio endoscópica hasta que llega al estómago y ahí se infla con suero, el volumen del balón gástrico es entre 400 y 700 centímetros cúbicos, en función del grado de obesidad que presente el paciente, en algunos casos se realiza con anestesia total y en otras con sedación local. Al finalizar ese proceso el paciente regresa a su casa para que pueda regresar a su vida normal con la condición de aprender a modificar sus hábitos alimenticios de por vida.

    Para retirar el balón cuando ha terminado el tratamiento es igual de sencillo que cuando lo colocaron, puesto que se hace una aspiración del suero del balón intragástrico que está en el estómago y después se extrae, todo se hace vía endoscópica por medio de la boca, así como en la colocación. Después de seis meses, si el balón no ha dado los resultados que se deseaban en esa misma retirada del balón se puede introducir uno nuevo para los siguientes seis meses.

    Centros relacionados: cirujanos generales en Barcelona

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Especialistas relacionados: cirujanos generales en Barcelona

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.