Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Badajoz

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Badajoz

En general, las residencias de ancianos en Badajoz pueden clasificarse según el grado de dependencia de los residentes. Las residencias para válidos son aquellas que se encuentran equipadas sólo para acoger a personas capacitadas, física y mentalmente, las cuales hacen sus tareas cotidianas por sí mismas, sin el apoyo de terceros y que, por tanto, tienen una total autonomía. Sin embargo, las residencias para asistidos son aquellas que están equipadas para acoger a personas incapacitadas que necesitan el cuidado, la ayuda y la vigilancia de terceros para realizar sus actividades cotidianas, incluyendo las más básicas, prevención de salidas, etc. Y en cuanto a las residencias mixtas, son aquellas que acogen a los dos grupos.

Esta división es fundamental, tanto para los futuros residentes a la hora de solicitar su ingreso en un centro como para los empresarios y gestores de residencias –ya sean públicas o privadas-, puesto que presentan grandes diferencias a la hora de analizar los posibles costes. En este sentido, mientras que los válidos sólo necesitan una vigilancia moderada que puede atenderse con un trabajador por cada cuatro o cinco personas usuarias, los asistidos necesitan casi el doble de personal para atenderlos.

Además, mientras que la superficie mínima requerida para válidos suele ser de unos cinco metros cuadrados por persona en las zonas de uso individual, la superficie que necesitan los asistidos es de 7,5 metros cuadrados. Estas superficies mínimas están reguladas en la normativa emitida por cada comunidad autónoma. 

Desde el sector hace tiempo que se exige la necesidad de emitir una nueva catalogación que contemple hasta diez categorías distintas que incluyan desde los ancianos plenamente capaces a los absolutamente discapacitados. Actualmente, la normativa determina que sólo las personas mayores con enfermedades crónicas o infecto-contagiosas que necesitan hospitalización no pueden ingresar ni permanecer en una residencia de ancianos.

Por tanto, la primera decisión que debe tomar el futuro residente o sus familiares a la hora de elegir la residencia más adecuada, es el ingreso en un tipo de residencia o en otro, en función de sus necesidades. Una vez elegido el tipo de residencia, deben comprobarse, entre otros aspectos, su legalidad, su situación, el estado de las instalaciones y su adaptación y su precio. Antes de elegir una residencia conviene informarse sobre los medios humanos y técnicos con que cuenta la residencia y además de los datos oficiales que puedan obtenerse tampoco está demás hablar con los familiares que tienen alojados a residentes en las residencias. Pero no debe hablarse sólo con uno, es mejor preguntar a varios, ya que en las residencias es frecuente la soledad, la falta de adaptación al nuevo entorno y los problemas que vienen con el envejecimiento, que puede provocar que algunos residentes emitan todo tipo de quejas ajenas al funcionamiento del centro.

El precio en las residencias es muy variado y dependerá mucho de su ubicación y del tamaño de las instalaciones. Las situadas en el casco urbano suelen ser más caras que las situadas en el extrarradio.

El contenido del contrato de ingreso es un requisito imprescindible para identificar la legalidad de una residencia. El nuevo residente o su familia deberán exigir a la residencia un contrato donde se informe de todos los derechos y obligaciones, del reglamento de funcionamiento interno y las condiciones de pago, entre otras cuestiones. Todas ellas claramente detalladas. Las residencias de ancianos nunca deben aceptar el ingreso de residentes en contra de su voluntad, impulsados por la decisión de sus familiares. 

Dentro de las normas de funcionamiento de las residencias de ancianos en Badajoz se suele advertir que en los casos de falta de pago o de conductas que afecten gravemente a la buena convivencia con los otros residentes o la normal actividad del establecimiento, la residencia podrá resolver el contrato previa comunicación a la familia del residente y, en algunos casos, a las autoridades de la comunidad autónoma correspondiente. El que la residencia ofrezca a los futuros residentes un documento con el reglamento de régimen interno acredita la seriedad y legalidad del centro.

Según la normativa vigente todas las residencias de ancianos necesitan tener, autorizada y actualizada, una lista de precios disponible para cualquier persona interesada. Los precios por persona dependerán mucho si la habitación es compartida o es para uso individual, de la ubicación, las instalaciones y las condiciones del centro, así como de los servicios que en él se ofrezcan. Cuantos más extras se ofrezcan (gimnasio, hidromasaje, acceso a nuevas tecnologías, piscina, fisioterapia, peluquería, biblioteca, cocina propia,  etc.), mayor será el precio a pagar.

Hasta no hace mucho tiempo, estas residencias normalmente tenían una ocupación del casi el cien por cien, pero la crisis económica, por desgracia, ha provocado que en muchos hogares haya una persona desempleada que en esa situación puede atender a su familiar que antes estaba en una residencia, así como en otros hogares se necesitan las pensiones de los mayores para llegar a fin de mes. En bastantes residencias, la fisioterapia o rehabilitación –prestaciones obvias tratándose de la tercera edad- se consideran un extra aunque en otras sólo se abonan los servicios estrictamente complementarios, como la odontología y la peluquería.

En las residencias de gestión privada existe una importante flexibilidad tanto en los servicios que se ofertan como en los precios. Los geriátricos ofrecen alternativas el alojamiento sólo de día o residencia de día donde los ancianos se alojan por la mañana y vuelven a su casa por la noche, de forma que no se desvinculan de su familia o también residencias temporales donde una persona mayor puede alojarse un mes, dos o el tiempo que el usuario decida y ver si se adapta al lugar o si prefiere volver a casa o buscar otra residencia donde se sienta más cómodo.

Criterios y estándares en los cuidados de residencia de ancianos privada

Antes de centrarnos en hablar de las residencias de ancianos privadas, vamos a explicar a groso modo, a qué se le conoce como residencia de ancianos.

Una residencia de personas mayores es un centro gerontológico en el que viven temporal o permanentemente personas de la tercera edad, por encima de los 65 años en la mayoría de los casos, con determinado grado de dependencia; grado de dependencia que es muy variable y que presenta tantos supuestos como residentes, ya que cada caso tiene sus características y necesidades particulares. Así, por ejemplo, un problema auditivo o una artritis se puede presentar en distintas fases de la patología, y cada una de ellas tiene su diferente grado de dependencia (o la artrosis, de cadera, de columna, etc.), que puede ir desde leve hasta necesitar ayuda para las tareas cotidianas. Y lo mismo se puede decir de las discapacidades psíquicas (tras sufrir un ictus, padecer alzhéimerdemencia senil -que puede encontrarse en diferentes grados y clases-, etc.), con distintos niveles de dependencia. La valoración geriátrica integral es la encargada de determinar las circunstancias especiíficas de cada mayor.

Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc.

En las residencias se ofrecen servicios de desarrollo personal  (en algunas pocas hasta Terapia Ocupacional (T.O.)) y atención socio sanitaria o actividades de voluntariado. Debido a eso, las residencias de mayores disponen de un equipo de profesionales adecuados y especializados en distintas disciplinas con formación gerontológica específica.

En una residencia de personas mayores el personal profesional habitual incluye:

Director (gerente), administrativos, médico especializado en geriatría, psicólogo con conocimiento de gerontología, gerocultor, enfermero con conocimiento en geriatría, técnico sociosanitario, auxiliar de enfermería, profesional con diplomado en fisioterapia, profesional con diplomado en trabajo social, terapeuta ocupacional o diplomado en terapia ocupacional, profesional con diplomado en logopedia, animador sociocultural, cocinero, asistente de cocina, personal de limpieza, personal de lavandería, personal de mantenimiento, conductor, jardinero y portero o recepcionista.

Cada miembro del equipo profesional debe tener un perfil adecuado a la función que tiene asignada, así como un plan de formación continua para garantizar la realización de sus funciones a lo largo de su vida laboral, la necesidad de este plan de formación continua se menciona en la ley de dependencia.

De igual forma, el tamaño de la plantilla de profesionales (número de profesionales) de la residencia tiene que ser adecuado para el número de plazas que oferta la residencia.

Servicios ofrecidos:

La oferta en la prestación de servicios puede ser muy variada. Normalmente existen unos servicios mínimos regulados por ley que suelen incluir la manutención, dinamización sociocultural, estimulación de capacidades funcionales, de la comunicación, ayuda a la integración social, terapia ocupacional y atención sanitaria. A parte de lo anterior, se suelen ofrecer también un servicio médico, enfermería, atención psicológica, acogida y convivencia, lavandería, transporte, administración de fármacos, soporte familiar y llamadas telefónicas a los familiares.

Es muy importante que los familiares o el mismo futuro residente cuando decida elegir un centro de mayores, se asegure que el personal profesional está cualificado, preparado para tratar y cuidar a residentes con cualquier tipo de demencia. Para tener una digna estancia en las residencias, es primordial que sean centros acreditados como “Centros libres de sujeciones”,  y que se compruebe la legalidad para evitar que el usuario con deterioro cognitivo puede ser sujetado para contenerle y tranquilizarle; en esa misma línea, evitar el uso de fármacos que buscan este resultado también es algo a tener en cuenta a la hora de elegir una residencia de este tipo.

Todas las residencias de ancianos tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

Residencias privadas: ventajas

Las residencias de carácter privado presentan multitud de ventajas, beneficios y opciones que poder escoger, algunos a destacar son:

Existen residencias privadas de día, que son las que reciben a los ancianos por la mañana y por la tarde ellos regresan a su hogar a dormir de esa forma no se desvinculan del todo del calor familiar. También existen las residencias privadas temporales, donde las personas mayores pasan un mes, dos o el tiempo que decidan alojados.

La flexibilidad en la residencias privadas es muy amplia, pues nadie madruga, si no quiere, no hay que comer o cenar a unas horas determinadas, no hay horarios de visita (los familiares de los residentes y visitantes pueden permanecer en la residencia el tiempo que deseen, e incluso comer o cenar junto a los residentes o tener actividades con los nietos) y todo el mundo se mueve con una mayor libertad. Asimismo, los horarios son amplios, es decir, un familiar puede llegar a visitar al residente al mediodía (sin cerrar al mediodía) o en horas nocturnas.

Ambiente

No sólo el lujo o la calidad de los servicios diferencian a una residencia de otra. Cada una tiene, además, su personalidad, su espacio, clima y ambiente. Si desea que el futuro residente se sienta cómodo de verdad, búsquele un lugar donde él se siente feliz de permanecer allí, es decir, un ambiente familiar y entrañable, si se trata de una persona sencilla y comunicativa; un entorno formal, si el interesado ama y respeta las formalidades. Por ejemplo, hay residencias en las que se llama a las personas residentes de “usted”, mientras que en la mayoría prevalece el “tuteo”; o residencias que permiten animales de compañía, o puede buscarle una residencia con un buen equipo deportivo, si es de las personas mayores que no saben vivir sin el deporte; o que prepare viajes o estancias en balnearios si ése es su deseo. En conclusión, búsquele un hábitat apropiado. Su satisfacción y confort dependerá mucho de ello.

Competencias del área de enfermería en las residencias de ancianos:

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

La Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica como entidad profesional de Enfermería de ámbito nacional asume que, dado que hoy en día la enfermería gerontogeriátrica se encuentra en un espacio de relevancia demográfica y sociosanitaria en España, las enfermeros que trabajan en residencias de ancianos, sin importar su tipología, son responsables de la realización de su rol profesional desde las perspectivas asistencial, docente, investigadora y gestora de sus funciones en los siguientes términos:

Función asistencial:

Desde esta perspectiva, el desempeño de su perfil profesional se extiende a la administración de cuidados, con las cuales debe cumplir las siguientes características:

  • Diferencia de los cuidados no profesionales.
  • Cuidados basados en principios éticos, humanísticos y científicos.
  • Asumiendo responsabilidades.
  • Cuidados mediante intervenciones de enfermería fundamentadas en evidencia científica.

La administración de éste tipo de cuidados implica que:

  • Interpreta con instrumentos y estándares enfermeros, en función de las respuestas identificadas por parte de los usuarios.
  • Detecta situaciones de riesgo y las previene.
  • Interviene sobre los patrones de comportamiento inapropiados en situaciones de salud y enfermedad para su solución.

Lo que permite:

  • Dispensar cuidados individualizados.
  • Fomentar el autocuidado.
  • Retrasar la dependencia potenciando las capacidades residuales.
  • Mejora la calidad de vida del residente.
  • Minimizar costos personales e institucionales.
  • Atender y acompañar al anciano y a sus familiares en el proceso de muerte.

Función asistencial: parte de la colaboración profesional del enfermero

Partiendo de esto, el desempeño de su rol profesional se extiende a la:

  • Canalización, ejecución y evaluación de intervenciones de los enfermeros derivadas de las actuaciones de otros profesionales del equipo multidisciplinario de profesionales.
  • Coordinación con otros profesionales y participación en el proceso terapéutico interdisciplinar.

Función Gestora

En el desempeño de sus funciones el enfermero cumple con:

Gestión de cuidados:

  • Coordinación del equipo de enfermería (enfermeros, auxiliares de enfermería, auxiliares de geriatría, gerocultores, etc.) en la planificación y ejecución de cuidados.
  • Redacción de informes para comunicar los problemas identificados así como sus consecuencias según el plan de actuación de enfermería.
  • Gestión de recursos materiales y personales, control de ropa, de utillaje, de material fungible.
  • Gestión del campo administrativo asistencial: tramitación de documentos, informes, etc.

Función docente

El rol profesional del enfermero:

  • Participa en la formación del equipo de enfermería.
  • Desarrolla actividades de educación para la salud de los ancianos y sus familias.
  • Identifica necesidades de formación del equipo de enfermería y canaliza éstas al enfermero especialista para que brinde capacitación.
  • Se mantiene actualizada a través de actividades de formación continuada en todas aquellas especialidades que desarrolla dentro de este ámbito asistencial.

Función investigadora

En este punto, el enfermero es responsable de:

  • La participación en proyectos de investigación propios del campo disciplinar enfermero y de otras disciplinas, haciendo que los resultados obtenidos reviertan en la mejora de los cuidados de las personas mayores.

Problemas

Uno de los problemas actuales más destacados en las residencias de ancianos es el hecho de que se dedican casi exclusivamente al cuidado físico, y dejan de lado los cuidados psicológicos de las personas mayores.

Por otra parte, solucionan las necesidades físicas de forma generalizada sin tomar en cuenta antes que muchas personas pueden resolverlas por sí mismos; lo que provoca la dependencia, que les lleva a realizar menos actividades, empeora la salud de la persona por sentirse dependiente, baja más el autoestima y se puede llevar al anciano a un fallecimiento anticipado.

Las residencias adecuadas han de fomentar esta independencia, el autodesarrollo y autocuidado (valerse por sí mismo hasta donde se pueda), respetar la intimidad de sus residentes -y el respeto en sus decisiones de rehacer su vida o establecer una pareja- y tratar no sólo las necesidades físicas, sino también las psicológicas. Todas estas características van a determinar que la última etapa de la vida de una persona sea digna o desolada, que tenga más o menos probabilidades de vivir más o menos años.

Conclusión

Los enfermeros actuales de España tienen capacidad y autonomía para, mediante intervenciones en educación y promoción de la salud, prevención de la enfermedad y recuperación de la función perdida, reducir y retrasar la dependencia de los ancianos, así como fomentar su autonomía y mejorar o mantener su calidad de vida. 

Residencias de ancianos: noticias relacionadas

Correr en la tercera edad tiene beneficios

Correr o hacer cualquier actividad física conlleva muchos beneficios en el ser humano.Cuando se llega a la vejez, no se debe confundir el cansancio del peso de los años con los síntomas de alguna enfermedad. Tampoco se debe creer que correr prolonga la edad de vida, o  que si corre mantendrá la juventud, es más, siempre se debe aceptar que el envejecer es una etapa inevitable de la vida, en la que si se hace algún tipo de ejercicio físico se mejorará considerablemente la calidad de vida, y eso se nota en la salud principalmente.

Existen muchas investigaciones científicas donde se corroboran o descartan todos los mitos odudas sobre la práctica de correr, todos esos estudios ayudan a las personas en su conjunto a ver más claras las cosas que acontecen en la vida diaria, incluso en la práctica deportiva, también, se ha estudiado la euforia y endorfinas en laspersonas de la tercera edad que corren, y que representan un gran bienestar completo para todo su organismo, puesto que no solamente se reduce el peso y se mantienen equilibrados los niveles de grasa y colesterol; correr, también mejora el ánimo.

Consejos para tener una buena nutrición en la tercera edad

En la tercera edad, y con ella la llegada del envejecimiento trae consecuencias sobre la capacidad para alimentarse y obtener los nutrientes necesarios porque afecta el aparato digestivo, la producción de saliva, la dentadura, por lo que las secreciones del estómago reducen en la persona mayor, por ende retrasa la digestión y  reduce las absorción de vitaminas.

También, las dificultades para masticar y tragar los alimentos, cuando no se tiene una dentadura óptima, añadiendo que se tiene una menor producción de saliva, causan gases y estreñimiento.

Todo eso lleva a que los ancianos deben adecuar su dieta  a la nueva condición de su aparato digestivo, haciendo cambios en el tipo de alimentos para que estos resulten fáciles de tragar y digerir, como también les cubra con los nutrientes necesarios, tomando en cuenta las características fisiológicas, nivel de actividad física y enfermedades que padece en cada caso.

En la tercera edad también se incrementan las posibilidades de padecer enfermedades crónicas, como por ejemplo la diabetes o hipertensión, incluso insuficiencia renal, como también patologías estrechamente asociadas con la alimentación, por lo que una dieta equilibrada y sana puede prevenir este tipo de enfermedades.

Ancianos más pintura una buena combinación para la salud

Algunos de los beneficios que tiene la pintura en los adultos mayores son los que se muestran a continuación:

Mayor precisión: Al aprender y saber manejar el pincel y el lápiz, las personas consiguen tener mayor precisión en lo que están realizando.

Facilita la comunicación: La técnica de pintar permite que la persona pueda expresar su forma de pensar, lo que siente, lo que desea. Ese beneficio es sumamente importante para las personas que tienen déficits en la comunicación o en las personas que son tímidas.

Autoestima: En un ambiente no competitivo y relajado (algo que sucede con los adultos mayores, ya que no buscan ganar premios de concursos) la persona consigue logros personales, que le ayudan a fortalecer su autoestima individualidad. Los talleres son sumamente importantes para los adultos mayores con problemas de codependencia, traumas o adultos que necesiten actividades que les hagan valer su autoestima.

Salud mental: La pintura contribuye a aliviar la angustia y a convertir el entorno en algo positivo, bonito, a lo cual se le coloca nombre por medio de un título, eso ayuda a identificar los sentimientos, como también a incrementar la capacidad de expresión, algo que es beneficioso para personas nerviosas o con problemas mentales como la esquizofrenia.

Beneficios de los crucigramas en la tercera edad

Los juegos de memoria permiten que se reduzca la depresión y el estrés en las personas de la tercera edad, y al mismo tiempo se mejora la memoria. Algunos de los juegos de memoria son muy interesantes para las personas mayores. No existe nada mejor en los juegos que tener ese sentimiento de encontrar repentinamente las respuestas a lo que se ha estado buscando. Ese momento se conoce como el “momento Aha” es por eso que los crucigramas son muy adictivos por están llenos de momentos Aha. También conlleva mucha diversión. Eso podría ser la mejor razón por la que se hace un crucigrama frecuentemente, porque son muy divertidos, son baratos y no tienen complicaciones. La práctica de ese tipo de ejercicios mentales permite que se mantengan activas las uniones neuronales se refuerzan y se mantienen jóvenes por mucho más tiempo. En esos casos no se tratan de músculos que crecen con el ejercicio físico. Las neuronas no se hacen más tiempo, porque si se dejan de estimular se terminan muriendo y no se pueden recuperar. El entretenimiento de la mente es un aliado para prevenir enfermedades como el Alzheimer o demencia.

El ajedrez frente a las enfermedades

Un estudio realizado en el año 2003 por una universidad de Estados Unidos halló evidencia de que someter al cerebro a juegos mentales contribuye a que la persona de la tercera edad no sufra de demencia. Pero lo más asombroso, es que las personas que mejores resultados obtuvieron fueron aquellos que jugaban el ajedrez.

Mientras que otro estudio, también llevado a cabo en Estados Unidos, afirma que el ejercicio mental que se realiza con el ajedrez retrasa el comienzo del deterioro cognitivo. Es por esa razón, el Alzheimer, enfermedad que daña la memoria y la concentración, al jugar el ajedrez son las dos capacidades principales que se desarrollan y mejoran con el juego.

Por medio de la práctica del ajedrez se estimulan diversas funciones y destrezas mentales, que ayudan a mejorar la concepción de tácticas y estrategias que sirven tanto para el juego como para la vida; se ejercita el abordaje sistemático de problemas que se van presentando en el juego, lo que hace que la persona tome decisiones sobre qué hacer y eso mismo  de copiarlo en la vida al momento de presentarse problemas y ante la presencia de eventualidades diversas que llegan a la vida.

Método Pilates ayuda a los adultos mayores

A medida envejecemos con ello también llegan los cambios físicos y fisiológicos en nuestro cuerpo, algo que no negamos es inevitable.

Al momento de hacer pilates esos cambios físicos se deben siempre tener en cuenta para evitar sufrir alguna lesión o fractura, algo que podría ser negativo para la salud en general de la persona en vez de ser un beneficio.

Afortunadamente, cada instructor de pilates conoce cuáles son los ejercicios adecuados dependiendo de la edad de la persona y de su estado físico.

El Método Pilates trae múltiples beneficios a la salud de las personas adultos mayores, entre ellos:

  1. Mejora la postura.
  2. Ayuda a la relajación y a que se conciba de mejor manera el sueño.
  3. Se tiene un bienestar físico y emocional, como también mejora el humor.
  4. Alivia dolores, sobre todo, la persona padece de osteoporosis.
  5. Eleva la confianza en sí mismo y por consiguiente en el propio cuerpo.
  6. Mejora la respiración de la persona.
  7. Se entrena para fortalecer las articulaciones que con los años se van debilitando.
  8. Ayuda a mejorar el sistema neuromuscular.
  9. Aumenta la movilidad, equilibrio y la circulación sanguínea de la persona.

Planificación del viaje

La planificación es fundamental para evitar disgustos en los viajes. Siempre se recomienda que las personas de la tercera edad preparen sus viajes con mucho tiempo de anticipación. A veces ellos padecen de enfermedades crónicas como problemas respiratorios, artrosis, diabetes o hipertensión. Deben consultarle al médico general o al especialista con el que están en control qué medicamento o utensilios necesitará para preservar su salud mientras está de vacaciones paseando por un sitio turístico. Deben llevar los medicamentos necesarios, porque muchas veces no se encuentran en otros lugares. Es común que se cometa el error de no llevar las pastillas necesarias para todos los días en que estarán afuera  y es por eso que tienen problemas para conseguirlas en el lugar de destino.

El concepto turismo de salud, es una opción que ha surgido bastante popularidad en las últimas décadas entre las personas de la tercera edad, de esa manera el turismo no se limita solamente a las personas que están en óptimas condiciones de salud.

El turismo de salud, puede ser visitar un balneario con aguas termales para relajarse y botar todo el estrés de la vida cotidiana, o aprovechar una estadía en un destino tranquilo.

Múltiples ventajas para el cerebro el aprender un nuevo idioma

El aprender un segundo idioma proporciona los mismos beneficios que ser bilingüe al cerebro, de acuerdo a un estudio realizado en Kent, Reino Unido. La investigación  sugiere que hablar dos idiomas tiene el mismo resultado positivo que tiene el bilingüismo en el cerebro, sin importar la edad a la que se aprende el segundo idioma y la utilización que se haga de ella.

Para comprobar dicho estudio, los científicos evaluaron las imágenes cerebrales de un grupo de personas voluntarias  que eran bilingües, no bilingües pero que conocen algún grado de dos idiomas y uno monolingüe. Los resultados fueron sorprendentes al proporcionar que los dos primeros grupos tienen los mismos grados de mielinización de los axones, es decir, una mayor integridad en la materia blanca del cerebro, la cual aporta una mayor eficiencia en la transmisión de la información, por ende, enriquece el conocimiento. Mientras que a diferencia de las personas que solo hablan un idioma, los resultados fueron totalmente diferentes.

A partir de ahí, se puede decir que aprender otro idioma –el que más le guste- desde temprana edad o llevarlo a cabo en la tercera edad, brinda los mismos cambios estructurales de la materia blanca del cerebro.

Ventajas de escribir con lápiz y papel

Durante la mayor parte de la última década la mayoría de las personas adultas mayores se han pasado muchas horas del día realizando otro tipo de actividades, menos a escribir, a excepción de aquellas personas de la tercera edad que por su profesión escribieron a mano, a causa de eso, muchas personas no saben escribir o lo hacen con una técnica mal empleada que provoca que su letra sea ilegible y desordenada, además tienen una pobreza gramatical.

Pero lejos de la pobreza gramatical, lo más preocupante es la repercusión que eso trae en la salud de la persona, debido a que hay evidencia que comprueba que escribir  con lápiz y papel es bueno para la salud en general de la persona.

La escritura mantiene tu cerebro activo mientras envejeces

De las bondades de escribir a mano es que es un entrenamiento. No, no hablamos necesariamente para la muñeca, sino más bien para el cerebro. Según, algunos médicos, el acto de escribir -que incluye habilidades motoras, memoria, un antidepresivo, motiva a vivir, les ayuda a reflexionar sobre lo que han logrado en la vida- es un excelente ejercicio cognitivo para los adultos mayores que desean conservar su mente aguda a mientras envejecen.

Propiedades y beneficios de las legumbres

Las legumbres que se cultivan en España de manera tradicional con el propósito de formar parte de la alimentación son las lentejas, garbanzos, guisantes, sojas, alubia y habas. Además, los frutos secos son semillas que también forman parte del grupo de leguminosas. Estas últimas se caracterizan por tener en su composición menos del 10% de agua. De esa forma, poseen una alta concentración de energía, proporcionada por las grasas insaturadas (cerca del 50%) de hidratos de carbono y proteínas. La avellana, piñones, almendra, pistachos o anacardos, nuez, se encuentran en el grupo de las semillas.

También, existen otros alimentos que también son parte del grupo de la familia de las leguminosas, pero que muy pocas personas tienen conocimiento que pertenecen a él, como son los cacahuetes y los altramuces.

Hasta el momento, mucho se habla de las bondades de las legumbres, sin embargo, una de las pocas desventajas que pueden tener es la prevalencia exacta de la alergia que pueden provocar en las personas, aunque puede afirmarse que es la quinta alergia en importancia en niños y la séptima en adultos. Según la Asociación Española de Alérgicos a los Alimentos y al Látex , la lenteja es la responsable de la mayoría de las reacciones alérgicas, seguida por el garbanzo y el cacahuete.

Fácil digestión

El tipo de proteínas que tiene el pescado es un elemento que determina la consistencia, el sabor, la digestión  y el color. En concreto, se puede decir que el pescado tiene una proporción de colágeno menos que la de la carne. El colágeno es una proteína que se encuentra en el cuerpo de las personas y en los animales, esta proteína compone los tendones, los cartílagos, la piel y los huesos, además brinda la dureza en los cortes donde abunda la carne.

El colágeno se transforma en gelatina debido a la acción del calor, de esa forma es que la carne se vuelve más jugosa y tierna. Es por ese motivo, que las carnes que son ricas en colágeno tienen más tiempo cocinándose, a diferencia de los pescados, que tienen un contenido bajo de colágeno se vuelven más fáciles de digerir.

Esa composición de proteínas en el pescado, más el nivel inferior de contenido graso, sobre los demás pescados blancos, hace que se convierta en uno de los alimentos más recomendado en los casos en que el paciente padece  de reflujo gastroesofágico, úlcera péptica, gastritis o dispepsia, siempre que no se añada muchas grasa o algún condimento irritante.

Acierta al elegir bien la fruta a la hora de comer

Cítricos: Las frutas de este grupo son: limón, mandarina, naranja, limón, pomelo, lima. En el caso de las frutas cítricas no elijas aquellas que pesan poco, seguramente carecen de pulpa y jugo. Aquellas que tienen la piel demasiado áspera es una señal de que tienen demasiada piel y poca pulpa, mientras aquellas que tienen piel esponjosa o seca, demuestran que están pasadas de maduras.

Peras: Son frutas que siguen madurando después de la recolección, por lo que se pueden seleccionar con diferentes grados de madurez. A la hora de consumirlas es mejor cuando se encuentran blandas, pero no demasiado. Para detectar cuándo es el momento exacto se debe de presionar con los dedos la zona que ha debajo justo del rabo donde se ha cortado la fruta.

Manzanas: No selecciones aquellas de tamaño muy pequeño, con magulladuras, deformadas o con manchas de color marrón parduzco en su piel, pues al consumirlas estarán podridas de su interior.

Piña: tira con suavidad de una de sus hojas del centro. Si sale sin mucha dificultad es que estará en su punto. Además es bien importante observar que el cuerpo no esté demasiado blando, con áreas negas o blanquecinas.

Los beneficios de contar con buenas amistades en la tercera edad

Te aconsejamos que vivas la vida relajadamente. La primera prioridad ahora eres tú, por lo que  te aconsejamos que busques personas con tus mismos gustos e intereses para realizar actividades cotidianas en común.

Por otra parte, el conservar los amigos que has tenido por años también te ayuda en tu tercera edad.

La amistad es algo fundamental en la vida, sin embargo, es una de las cosas que menos atención  préstamos que se merece.

Toda la vida nos enfocamos en conseguir un buen trabajo, una linda casa, tener una familia, cosas necesarias, sí, pero ¿Qué sucede con los amigos? En caso de tener la posibilidad de volver a contactarlos,  prueba a hacerlo, con esas personas que te acompañaron hace años y en etapas vitales de tu vida como: el matrimonio, el bautizo de uno de tus hijos, personas que se alegraron y estuvieron contigo en tu graduación, etc.

Contacta a esas personas que hace mucho tiempo no ves, para que te lleguen a visitar a la residencia de ancianos y se pongan al día con toda su vida. El volver a verlo, hará que te sientas feliz de contar con una persona que hace mucho no mirabas.

Podemos asegurar que hasta tu estado de ánimo mejorará a partir del momento que lo vuelvas a ver. No pierdas el tiempo y busca la forma de cómo volver a contactar a ese amigo o amiga que hace mucho tiempo no miras.

Ejercicios para adultos mayores

Se considera difícil identificar la edad exacta en la que comienza el descenso del cuerpo humano, lo que se conoce como envejecimiento. La forma en  que se llega a la tercera edad y la vitalidad con la que se llega depende de muchos factores como el modo de vida que ha tenido, la genética, los hábitos alimenticios, el trabajo que desarrolló, entre otros. Cuando se llega a esa etapa, las personas tienen el tiempo para hacer otras actividades a las que no estaban acostumbrados, como hacer ejercicio, o practicar un deporte, que es vital para mantenerse activos, siempre y cuando se hagan con precauciones y medidas para cada edad.

¿Qué cambios se producen al envejecer?

A medida que el tiempo pasa, el cuerpo sufre cambios, que afectan de diferente manera a cada persona. Se observa que aparecen arrugas en la piel, el cabello se vuelva canoso, el peso cambia y la forma del cuerpo se modifica. Uno de los primeros cambios que suelen aparecer es la disminución de la agilidad para moverse, porque la capacidad e movimiento en las articulaciones disminuye, así como se presenta una disminución en la altura.

Otro de los cambios que surgen con el paso de los años son: disminución de la velocidad, se presenta una pérdida de equilibrio corporal, se presenta un cambio en la forma de caminar, falta de flexibilidad articular, así como pérdida de masa muscular, y también se disminuye la capacidad para poder levantarse ágilmente de un asiento.

Infórmate gratis