Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en Almería

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en Almería

Residencias de ancianos en Almería

Los avances en medicina, la mejora en la alimentación, los hábitos de vida más saludables y el control sobre factores medio ambientales han influido para que la calidad de vida de los españoles se incremente mucho en las últimas décadas. La previsión es que, a corto o mediano plazo, la tendencia se mantenga o aumente. Se estima que para el año 2016 el número de defunciones se igualará con la natalidad y que, a partir de ahí, se invierta la tendencia actual, lo que llevará a un panorama en el que la población envejecida será la predominante en la sociedad. De existir esa tendencia creciente de población mayor, España podría convertirse en el año 2050 en el país con más ancianos del mundo. Es por esta razón por la que es necesario hablar sobre lo que se considera envejecimiento activo, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida a medida se envejece. Dicha calidad de vida incluye recibir servicios integrales por personal profesional adecuado, y esto solo se logra en los lugares idóneos para ello: las residencias de ancianos, residencias de mayores o centros asistenciales de mayores, como se denominan en España. El acceso a la información es un aspecto fundamental para elegir bien una residencia de mayores y para que las personas residentes sean conscientes sobre los aspectos y estándares de cuidados en las residencias de ancianos de Almería:

Una anciana ayudada por su hijo

Una anciana ayudada por su hijo

  • La persona usuaria seguirá siendo la dueña de su vida y, por tanto, tiene todo el derecho a ser informado, así como el derecho a tomar las decisiones más convenientes en relación a todo lo que concierne a su estancia en la residencia de ancianos.

  • De igual forma, al tener acceso a la información, la persona podrá desarrollar procesos propios de toma de decisiones, lo cual le ayudará a una mayor satisfacción vital.

Debido a esos dos puntos, las residencias de ancianos en Almería deben desarrollar acciones con el fin de mejorar el acceso a la información de las personas usuarias y la comunicación. Este tipo de información deberá incluir tanto cuestiones organizativas de carácter general (reglas, normas, etc.) como todo lo relacionado con el residente y que se guarde en su Plan Personalizado de Atención (PPA), así como también información de actividades y relaciones con los demás, su espacio, responsabilidades, controlar y cuidar sus objetos. Dicha información deberá ser adaptada a las necesidades, competencias y demandas de cada persona. Para el conocimiento de dichas necesidades y competencias es de suma importancia la valoración geriátrica integral.

La residencia deberá profundizar en el derecho a la información como parte de la relación asistencial, la sistematización de la información de la residencia, el poder asegurar que esta sea conocida y accesible para todos los residentes. De igual forma, esa información deberá también ser conocida por la familia o tutor legal del anciano, pues este es un aspecto fundamental para el ejercicio de otros derechos esenciales de los residentes. Para que el centro residencial logre garantizar el acceso y la divulgación de la información relevante a todos los interesados, deberá tener en cuenta diferentes elementos básicos:

Es necesario que todo el personal de la residencia revise las actitudes, estereotipos y creencias sobre los derechos de las personas residentes y en especial al de la información. El derecho a saber es un aspecto fundamental en la calidad de vida de las personas y, si esa es la meta en el centro asistencial, no se puede obviar dicha responsabilidad.

No olvidar que el derecho a la información debe permanecer durante toda la vida del residente, incluso en situaciones de enfermedad de heteronomía (por ejemplo que el mayor haya sufrido un ictus o sufra alguno de los tipos de demencia senil o alzhéimer que lo incapaciten para la compresión). Lo que puede variar es el modo de hacer valer ese derecho, es decir, no directamente con la persona, pero será un familiar o tutor legal quien tome la mejor decisión para el residente. En cualquier caso, el papel primordial de la residencia de ancianos ha de ser el de facilitador en el ejercicio de este derecho, lo que conlleva abordar muchas dificultades, incluso conflictos éticos.

Por otra parte, las residencias de ancianos en Almería deberán sistematizar la información mediante soportes escritos y proporcionar la documentación principal del centro asistencial tanto a sus usuarios como a sus parientes o persona responsable legal. Algunos documentos como los siguientes resultarán imprescindibles:

  • Plan de intervención o funcional del centro residencial.

  • Carta de deberes y derechos de las personas residentes, específicamente de la vida cotidiana en el centro.

  • Cartas de servicios de compromisos de calidad.

  • Normativa de régimen interno.

  • Planes y horarios personalizados de atención.

Es básico que las personas conozcan esta documentación y cómo acceder a ella, dónde se encuentra y cuáles son sus principales usos. El profesional de la residencia será el encargado de que esta información resulte conocida y accesible para los residentes y su familia. Debe evitarse que la información solo esté disponible para los profesionales de la residencia o se conciba como algo ajeno e inaccesible para los residentes. También deberán adaptar la información a cada persona residente en función de sus necesidades, intereses, competencias, demandas y preocupaciones. Para hacerlo posible hay que realizar las diferentes acciones:

Recoger la información de las necesidades del usuario: detectar y registrar las necesidades de cada persona. Se deberá anotar cuáles son sus demandas informativas, sus intereses, expectativas, qué preocupaciones tiene, necesidades y qué información necesita sobre las mismas. Todo esto deberá estar en el soporte documental del PPA de la persona. Por su parte, los profesionales de atención directa de la residencia deberán estar atentos a las posibles demandas de información de la persona usuaria. Es básico identificar el tipo de información que se requiere ya que puede ser referida a:

  • Información genérica de funcionamiento de la residencia, actividades y relaciones dentro de la residencia, etc.

  • Información personal como la relativa a su familia, muerte de algún familiar o compañero, aspectos asociados a su estado de salud (diagnósticos, pronóstico, oportunidades de rehabilitación, posibilidad de aceptar o rechazar tratamientos, etc.), cuidados personales, control de enseres y objetos, etc. Esta información está destinada a la propia persona usuaria y no a su familia.

En ambos casos se debe respetar la confidencialidad y el espacio de intimidad ante las respuestas que se ofrezcan a la persona usuaria. Es necesario facilitar y motivar al residente para que pueda, si lo desea, utilizar la información de que dispone en la toma de decisiones.

Valoración sobre qué cuestiones informar: Los residentes con capacidad de autonomía deberán ser siempre informados de todos los asuntos de su interés. En el caso de los residentes con limitaciones en su autonomía, el equipo de profesionales deberá adaptar la información a las capacidades de la persona y del entorno. En este caso el equipo debe evaluar qué tipo de información debe ser proporcionada al residente, pero siempre manteniendo la ética y sin el propósito de esconder información.

En personas con más heteronomía ante las informaciones genéricas deben obtener respuesta con inmediatez, mientras que la información más delicada deberá ser valorada por el equipo psicológico o consultar con sus familiares o tutor legal, buscando siempre la forma de comunicación más adecuada. En el caso de estas personas que tienen limitada su capacidad de comprensión, las residencias de ancianos en Almería, sin minusvalorar el derecho de la información que tiene la persona, deben tomar en cuenta diversos criterios:

  • Su competencia para recibir la información evaluando su capacidad cognitiva para comprender la información brindada.

  • Su impacto en la persona (reacción emocional) valorando, por ejemplo, el nivel de angustia que puede generar dicha información en la persona residente, incluso con riesgo de provocar depresión, algún infarto u otro tipo de enfermedad en el usuario.

  • La gravedad de las consecuencias psicológicas que puede generar un mal uso de dicha información en las personas.

  • Adaptación del lenguaje en caso de ser necesario de acuerdo a la demanda de cada persona. Los documentos deben ser escritos en lenguajes entendibles para las personas usuarias, desarrollando sistemas de adaptación o traducción de dicha información a las personas residentes con capacidades diferentes. Esta adaptación puede realizarse mediante sistemas de comunicación aumentativa.

  • Los profesionales encargados de la residencia de mayores deben conocer y adaptar el sistema de comunicación más idóneo para cada persona de acuerdo a sus necesidades asegurándose de que la información se comprenda y entienda por esta.

Como se puede comprobar, la información es una herramienta básica para el autogobierno, para el mantenimiento del rol adulto en los residentes o para cuando la persona no puede tomar decisiones por ella misma sino que debe ser un familiar o tutor legal quien decida por ellos. Los profesionales de las residencias de ancianos en Almería deberán afrontar la complejidad de cómo hacerlo con cada individuo y con cada caso en particular. Las competencias, conocimientos y experiencias del profesional deberán ayudarle a identificar estas necesidades de información. También a valorar la idoneidad del momento, el estilo de comunicación para hacerlo y cómo dar las malas noticias a los residentes para que no afecte su vida. Y de igual forma acompañar a las personas mayores en este proceso.

Existen numerosas historias diferentes en las personas que necesitan ingresar en residencias de ancianos en Almería. Numerosas situaciones que, por distintas razones, impiden que puedan seguir viviendo en su hogar. En muchas personas supone un proceso gradual, de adaptación progresiva en el cambio del hogar a la residencia.

Hay muchas personas mayores de 80 años que viven solas sin necesidad de ayuda alguna y ese porcentaje se eleva en los municipios rurales donde, con el apoyo de los familiares, de los vecinos y de los servicios sociales del ayuntamiento, pueden tener una buena calidad de vida. Pero el aumento de su fragilidad personal, la falta de un familiar directo que conviva con ellos y -en algunos casos- las dificultades de movilidad dentro de la vivienda por la presencia de escaleras o la falta de adaptación de las habitaciones como el cuarto de baño, provocan o aceleran la decisión de ingresar en un centro. En algunas ocasiones, al principio surge un fuerte rechazo y el deseo de volver a su hogar. Y así lo hacen, pero pasadas unas semanas, vuelven a sufrir esos inconvenientes y regresan a la residencia. En este punto es importante el protocolo de prevención de salidas involuntarias.

Son muchas las personas mayores que viven solas o con sus familiares, pero el ritmo acelerado de la vida actual ha provocado muchos cambios en el núcleo familiar que vive y que convive en un hogar. Muchos hijos no pueden hacerse cargo de sus familiares mayores (abuelos, abuelas, padre, madre, suegra o suegro). No pueden cuidar de esas personas mayores que tienen en la familia por la falta de tiempo porque deben cumplir con sus responsabilidades laborales y la única opción es llevarlos a una residencia de mayores para que puedan recibir cuidados integrales que atiendan sus necesidades.

La opción de abandonar el hogar para ir a una residencia de ancianos en Almería no es una decisión fácil ni para el anciano ni para su familia. Lo importante es saber escoger una buena residencia para que facilite lo máximo posible ese cambio.

Sin embargo, seleccionar una residencia no siempre es fácil porque deben valorarse bastantes factores que se deben tomar en cuenta para lograr la mejor decisión para el anciano. No todas las residencias cumplen con los criterios para convertirse en la mejor opción. Es importante conocer algunos puntos que deben cumplir las residencias para ofrecer el mejor servicio en base a los criterios y estándares necesarios en los cuidados de personas de la tercera edad.

Existen numerosas guías de las administraciones públicas que detallan algunos de los requisitos básicos de estos centros:

  • Buena comprensión de las necesidades de los residentes: un problema común en las residencias es la dificultad de sus profesionales para comprender las peticiones y necesidades de los residentes. Las residencias suelen desarrollar acciones formativas sobre las habilidades en la comunicación y de empleo de estrategias de escucha activa. El personal del centro algunas veces tiene dificultades para adaptarse al lenguaje de cada persona huésped, sobre todo cuando los residentes tienen un alto grado de limitaciones cognitivas. Es importante que se evalúen las capacidades de las personas mayores, y la forma en que reciben y comprenden la información, para determinar si cuentan con autonomía suficiente para la toma de decisiones. De esa forma al equipo especializado se le hace más fácil adaptarse al lenguaje de los usuarios.

  • Expediente individual de cada residente: Se recomienda que el centro prepare un expediente o registro con toda la información de los usuarios. Esa información debe especificar además de su estado físico e historial médico -si padece artritis, artrosis de caderade columnaproblemas de audición, etc.-, otros aspectos generales de la persona como sus expectativas, sus relaciones con otros residentes y sus familiares, y su integración en la vida y actividades de la residencia. Las demandas de información se deben incluir en el plan personalizado de atención de cada uno, porque en algunos casos se pueden presentar dificultades para que el personal, sobre todo si es de reciente contratación, comprenda las decisiones de cada huésped. Uno de los objetivos básicos de las residencias de ancianos en Almería debe ser ampliar las oportunidades para que sus residentes hagan uso de sus derechos, libertades y deberes.

La importancia de la autonomía individual.

Muchas personas no llegan a entender por qué estos centros dedican tantos esfuerzos a promocionar la autonomía de los residentes cuando se encuentran alojados en unos centros asistenciales donde serán atendidos y ayudados por el personal. Sin embargo, además de ofrecer toda esa ayuda y atención, las residencias revisan continuamente su forma de actuar de modo que se impulse la autonomía de sus residentes, ya que ello supone una gran oportunidad para mejorar su calidad de vida.

La autonomía individual aumenta el interés y compromiso del residente incluso cuando se encuentran en situación de dependencia, ya que de esa forma podrán:

  1. Planificar y participar en actividades individuales y la terapia ocupacional;

  2. Formar parte de estructuras de participación grupal, aportando sus ideas y puntos de vista.

  3. Podrán seleccionar entre varias opciones.

No importa el grado de ayuda que las personas necesitan para realizar las actividades cotidianas y, ya sean dependientes o válidas, se debe ofrecer la posibilidad de ejercitar su derecho a decidir. Esto significa que se les debe brindar la oportunidad participar en la toma de decisiones (siempre y cuando puedan tomarlas) y de esa forma podrán definirse los apoyos que serán necesarios para realizarlas.

Las residencias de ancianos en Almería siempre crean una conciencia en los residentes de que son capaces de tomar las decisiones y les ayudan a que sean conscientes de la capacidad y competencia de que gozan. Para ello, los centros siempre mantienen informados a sus residentes sobre todos los aspectos importantes de la residencia y en especial de aquellas áreas que le afectan de manera directa.

Un de las decisiones más importantes que deben tomar los residentes es la firma del consentimiento informado que debe realizarse en el momento del ingreso. En este documento se presta conformidad a los siguientes aspectos:

  • El acceso a su información personal por parte del equipo profesional.
  • A la aplicación de contenciones físicas.
  • Al ingreso y permanencia en la residencia.
  • Al plan personalizado de atención.
  • A la participación de los familiares en su plan personalizado de atención.
  • A las visitas de familiares y amigos.

Se presta especial atención al respeto de los derechos de los residentes porque en toda residencia de ancianos no debe de faltar la cultura sobre los derechos, deberes y la posibilidad de tomar decisiones por parte de los usuarios.

Las residencias de ancianos en Almería están trabajando mucho y a diario en favor de la correcta convivencia de cada residente con los demás ya que una buena convivencia permite que la persona mejore y disfrute de los aspectos cotidianos de su vida diaria. También provoca una mejoría en el bienestar emocional de la persona porque favorece la expresión de ideas, se mantiene la vivencia de control personal y se trasmiten necesidades y deseos. El fortalecimiento de las relaciones interpersonales hace que los residentes tengan la libertad de compartir y convivir con quien desea y es más fácil crear vínculos afectivos (e incluso relaciones de pareja, posibilitando rehacer su vida) de mayor calidad e intensidad. E incluso se puede facilitar la realización de actividades con los nietos, tan enriquecedoras para ambas partes o terapias con animales de compañía, que se han demostrado muy útiles en ciertos casos.

La convivencia facilita la participación de los residentes en actividades de grupos así como la cooperación entre los residentes y los trabajadores de cada centro, actividades de voluntariado, acceso a las nuevas tecnologías (con todas las ventajas que implican), viajes, estancias en balnearios, etc. Todos esos aspectos contribuyen a que el residente compruebe que su opinión es tomada en cuenta por parte de los responsables del centro lo que ayuda mucho a una mejor adaptación de los residentes.

PROTOCOLO DE ACOGIDA DE RESIDENTES

Con el protocolo de acogida en las residencias de ancianos se intenta conseguir la total integración del residente en cada centro, así como la implicación de su familia para conseguir el mejor estado anímico del residente y además lograr un entorno casi familiar en el que el residente y su familia estén muy cómodos.

Siempre se diferencian dos tipos de acogida distintas según el factor cognitivo de cada persona residente, y por tanto se diferencian dos tipos:

  1. Residente que no tiene deterioro cognitivo alguno o deterioro cognitivo leve.
  2. Residente que sí tiene un deterioro cognitivo importante

Este protocolo está pensado y va dirigido a los residentes y a sus familiares.

1- RESIDENTES SIN DETERIORO COGNITIVO O CON UN DETERIORO LEVE

Fase pre-ingreso o primera entrevista. Se diferencian dos fases en la primera entrevista:

Primera fase: Lo principal es obtener la máxima información del futuro residente y de su familia. Hay que dirigirse al nuevo residente para que efectúe su presentación y además también nos presente a su familia. Nos comente los motivos de su ingreso en una residencia de ancianos y todas las circunstancias de la decisión de ingresar en la residencia. El personal del centro siempre tendrá una posición de escucha activa intentando realizar preguntas muy abiertas con las que el residente informe de todo lo que se quiera saber. Hay que intentar que la familia participe, pero nunca el futuro residente puede pasar a un segundo plano, para evitar malos entendidos debido a las diferentes opiniones que puedan existir entre los familiares.

Es fundamental observar la comunicación verbal y la no verbal del residente mediante una actitud de observación permanente.

Hay que conseguir crear un ambiente agradable en esa primera entrevista, que no se interrumpa con llamadas u otras visitas, logrando un espacio de intimidad que permita la mejor comunicación posible entre el residente y la persona del centro que lo atiende en ese primer día y realiza el ingreso.

Debe explicarse a su familia que normalmente es necesario un periodo de adaptación de al menos 15 o 30 días. Debe insistirse en que el trato que se ofrece al residente, siempre será cordial y familiar. Siempre se llamará de usted al nuevo residente salvo que él mismo pida lo contrario.

Segunda fase: es muy importante explicar todo el funcionamiento de la residencia de ancianos y en especial detalles como:

  • Horario de visita de la familia.
  • Horarios de las comidas.
  • Dietas disponibles.
  • Detalle de todos los servicios que se ofrecen: lavandería, podología, peluquería y otros servicios adicionales.
  • Horarios de visita del médico.
  • Todas las actividades lúdicas previstas.
  • Ubicación del buzón de sugerencias y reclamaciones a disposición de residentes y familiares.
  • Organización de la higiene del residente.
  • Precio de la mensualidad.

La hoja de pre-ingreso debe reflejar la siguiente información:

  • Informes médicos acerca del historial sanitario del residente, la medicación que toma, fotocopia del DNI, fotocopia de la cartilla de la Seguridad Social.
  • Detalle de todos sus enseres y su ropa marcada.
  • Datos personales del residente.
  • Datos personales del familiar que será su responsable.
  • Teléfonos de contacto de los familiares.

Es importante advertir de la importancia de los objetos personales como las fotos. Siempre debe insistirse en que pueden pedir ayuda al personal del centro siempre que lo necesiten. La persona que realiza la entrevista enseñará todas las instalaciones del Centro tanto al residente como a su familia. Tras cada visita se resolverán todas las dudas que puedan haber aparecido. Una vez resueltas, se fija una fecha para el ingreso.

Este primer contacto con el residente y su familia es fundamental para dar una buena imagen de la residencia y mejorar la relación futura del residente con el personal del centro.

Fase de ingreso: Llegado el día del ingreso debe darse una atención especial y muy personal al recién llegado. La familia debe ser muy consciente de que el residente se ha mudado a un nuevo domicilio y que la labor de su personal será conseguir que la estancia sea lo más agradable posible.

Debe insistirse en la enorme importancia que tiene para el residente recibir visitas de sus familiares y amigos, que normalmente pueden ir a comer al centro si avisan con tiempo.

La persona responsable del centro que les atienda durante el ingreso les recibe primero en su despacho, donde preguntará por el estado anímico del nuevo residente en los días anteriores al ingreso. Siempre se le asignará una persona encargada de tutelar su ingreso.

En este primer momento del ingreso siempre se revisa que aporta todo lo que se le ha pedido y de que esté todo correcto. Si está todo bien, se firmará el contrato y se facilita a los familiares el reglamento de régimen interior, además de una copia del contrato para su revisión con tranquilidad. Los familiares podrán preguntar cualquier duda que les surja sobre el contrato.

Se deben respetar todos los sentimientos y los recuerdos que puedan aparecer por la ansiedad que provoca esta nueva situación.

Una vez firmado el contrato, se les vuelve a mostrar las instalaciones, se presentará a los demás residentes y a todos los trabajadores del centro encargados de su cuidado.

Una vez hechas todas las presentaciones se acompañará al nuevo residente y su familia a la habitación que se le haya asignado y, si es compartida, se le presentará primero a su compañero/a de habitación. Una vez presentados se les dejará solos en la habitación para que puedan ordenar todos sus objetos personales.

2- RESIDENTES CON DETERIORO COGNITIVO

Si existe deterioro cognitivo cambia totalmente el trabajo a realizar en el centro, ya que toda la información necesaria será aportada solamente por la familia, que será la única que puede tomar cualquier decisión sobre el cuidado del residente.

  • Fase preingreso: debido a sus limitaciones, el residente no podrá estar presente en la primera entrevista y su familia deberá proporcionar toda la información sobre su situación. Toda la fase del pre-ingreso se llevará a cabo igual que con una persona sin deterioro cognitivo pero hablando solo con la familia en lugar de con el residente.
  • Fase de ingreso: En el momento del ingreso siempre se presentará el personal al residente y, si fuera posible, se le pedirá que nos presente a toda su familia. Esta pequeña prueba nos dará información acerca del nivel cognitivo que esa persona tiene. También nos dará una orientación acerca de qué tipo de comunicación verbal podremos utilizar con él.

Las conversaciones deben utilizar frases muy cortas y claras y siempre con un tono de voz muy suave. Como a todos los demás residentes se le tratará siempre de usted y por su nombre.

El resto del proceso de acogida en la residencia de ancianos de Almería será idéntico al de un residente sin deterioro cognitivo.

Tras el ingreso, siempre se realiza una exploración física para evaluar su estado general y se concertará una cita con el médico en un plazo máximo de 24 horas.

En el momento del ingreso, el centro debe tomar los siguientes datos:

  • Datos personales.
  • Datos médicos y sanitarios de enfermedades como la úlcera por presión que padece o haya padecido, las alergias, la medicación que toma, las posibles necesidades de atención en la enfermería y si tiene alguna limitación en su dieta diaria.
  • Se valorará su independencia o dependencia funcional.

En las primeras semanas siempre se realiza la valoración inicial que debe incluir:

  • La valoración acerca de su dependencia o independencia en su desarrollo de las actividades de la vida diaria para determinar la conveniencia del uso de sujeciones físicas.
  • Su valoración cognitiva.
  • Su evaluación psicomotora.
  • Análisis de la existencia del riesgo de úlceras por presión.
  • Una ficha con todos sus datos de necesidades de enfermería.
  • Una ficha con sus datos funcionales físicos.
  • Una ficha con la valoración de su capacidad para relacionarse.
  • Análisis de su actitud y posible estimulación para participar las actividades de la residencia.

Los primeros días en el centro son siempre los más importantes para el nuevo residente. En esos días siempre debe sentirse escuchado, bien acompañado y muy querido. Cada día se debe mantener una pequeña conversación para detectar sus inquietudes, necesidades, posibles quejas o simplemente sentirse atendido. En estas pequeñas charlas se le pregunta por sus aficiones, qué le gusta hacer y se le debe informar de todas las actividades programadas en el centro, animándolo a participar en ellas.

Antes de que transcurran los dos primeros meses siempre se realiza un plan de atención personalizado de cada residente que comprenda todas las disciplinas, fijando objetivos claros y creando una planificación de todas las actuaciones con el residente.

Se debe insistir a la familia de la necesidad de mantener un contacto por teléfono lo más frecuente posible para que sienta muy cerca a su familia. Ese contacto siempre se facilita en todo lo posible y también se facilitará mantener el contacto con todos sus amigos y vecinos, que siempre podrán acudir verle al centro y a disfrutar de un buen rato con ellos, incluso comer juntos y salir a pasear fuera del centro.

Se planificará un régimen de visitas de los responsables del centro con los familiares para mantenerles informados del estado general del residente. También es muy importante conocer cómo están viviendo los familiares esta situación, y por lo tanto es muy importante escucharlos e intentar entender todos sus problemas que tengan que ver con el residente, ya que conocerlos permitirá mejorar la relación y un mejor cuidado de su familiar.

Siempre debe mantenerse informados a los familiares de todas las actividades que se realicen como fiestas y actividades extras a las que serán invitados.

Es importante conocer la opinión de los residentes y de los familiares mediante la realización de encuestas con los residentes sin deterioro cognitivo o deterioro cognitivo leve y con los familiares si se trata de residentes con deterioro cognitivo grave.

Pasado el primer año debe realizarse la evaluación de todos los objetivos planificados. También debe hacerse un nuevo estudio cognitivo, emocional y funcional para analizar la evolución del residente y, en función de los datos analizados, fijar nuevos objetivos con todas las actuaciones necesarias.

Todos los centros y residencias de ancianos seleccionados por BonoMédico garantizan a sus residentes un servicio de la mayor calidad al mejor precio. Seguridad y tranquilidad garantizadas tanto para el residentes como para sus familiares. Se esfuerzan a diario en mejorar numerosos aspectos de su funcionamiento. 

Las residencias seleccionadas cumplen y en muchos casos exceden con la normativa vigente en las siguientes materias:

SIN BARRERAS ARQUITECTÓNICAS: Adaptación de las barreras arquitectónicas a las limitaciones físicas de sus residentes, con amplios espacios en pasillos, escaleras, ascensores, baños y habitaciones. Con esta adaptación se garantiza la máxima accesibilidad.

CONFORT CLIMÁTICO: Climatización de todas las habitaciones y zonas comunes.

SEGURIDAD: Máxima seguridad con elementos de protección en baños y camas, pasamanos en pasillos y ascensores, timbres de aviso y llamada, suelos antideslizantes en baños y pasillos.

SEÑALIZACIÓN: Adecuada señalización en todo el centro con carteles y avisos en todas las zonas comunes que ayuden a la correcta orientación de los residentes que lo necesiten.

AUTONOMÍA: Promoción y mantenimiento de la total autonomía física de los residentes.

ATENCIÓN SANITARIA: Control y seguimiento de las necesidades médicas y sanitarias de los residentes.

ATENCIÓN EMOCIONAL: Control y seguimiento de las necesidades afectivas de los residentes.

TERAPIA OCUPACIONAL: Desarrollo de programas de desarrollo personal con especial dedicación a programas de terapia ocupacional.

SERVICIOS BÁSICOS: Servicios básicos del centro

  • Alojamiento en habitación individual o doble

  • Asistencia personalizada en las tareas de aseo, higiene y cuidado personal 

  • Dietas personalizadas adaptadas a las necesidades de cada residente 

  • Servicio de limpieza y lavandería

SERVICIOS MÉDICOS: Servicios médicos y sanitarios del centro 

  • Valoración médica integral y personalizada 

  • Servicio continuado de enfermería 

  • Servicio de atención médica

  • Servicio de farmacología

  • Seguimiento de los tratamientos farmacológicos de los residentes 

  • Servicios de fisioterapia y rehabilitación con salas de rehabilitación y gimnasio

ATENCIÓN INTEGRAL: Atención integral a los residentes 

  • Servicios religiosos 

  • Ayuda en la tramitación de documentación y obtención de ayudas 

  • Programas de ayuda psicológica 

  • Programas individualizados de estimulación cognitiva, lenguaje y memoria 

  • Programas de terapia ocupacional 

  • Numerosas actividades de ocio 

  • Servicio de peluquería 

  • Servicio de podología 

  • Cafetería (no disponible en todos los centros)

  • Excursiones programadas y adaptadas a las necesidades de los residentes

  • Actividades en periodo navideño (villancicos, belenes, comidas especiales)

Principios básicos que rigen la actividad de las residencias de ancianos seleccionadas por Bonomédico:

  • Se esfuerzan cada día en mejorar la satisfacción de sus residentes y sus familiares.

  • Planifican a corto y medio plazo la atención prestada a cada residente revisándola a medida que vaya envejeciendo o a medida que se vaya produciendo su deterioro físico o mental.

  • Todos los profesionales de las residencias de ancianos intentan ofrecer la máxima calidad en los servicios que presta cada uno: dirección, personal de administración y recepción, vigilancia nocturna, el personal sanitario, los cuidadores, personal de cocina, personal de limpieza, etc.

  • Tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son el protocolo de acogida, de atención a enfermos, de hospitalización, de psicogeriatría, de conductas agresivas, de salidas del centro, de excursiones, etc.

  • Aumentar los servicios prestados al residente: intentan añadir servicios en la medida de sus posibilidades como ampliar horarios de visitas, aumentar las excursiones, etc.

  • Valoración y respeto de la individualidad de cada residente con detalles como la personalización de la decoración de las habitaciones, adaptación del menú, libertad de horarios de entrada y salida para los residentes válidos, etc.

  • Formación continua de todos los empleados siempre orientada a un mejor servicio y atención de los residentes.

ENCUESTAS DE SATISFACCIÓN A LOS RESIDENTES: Se presta especial atención a los aspectos que suelen ser los mejor valorados en las encuestas de satisfacción de residentes como los siguientes:

  • Horario de entrada y salida de residentes sin limitaciones

  • Que el centro permita optar entre habitación individual o doble.

  • Libertad para recibir visitas de los familiares en la habitación.

  • Autorización a los residentes para personalizar su habitación con objetos personales como cuadros, fotos, espejos.

  • Posibilidad de elegir el menú de las comidas.

  • Un amplio catálogo de actividades: excursiones, pintura, ejercicio físico, taller de baile.

  • Libertad para salir de la residencia con carácter temporal para visitar a la familia o realizar un viaje.

 

Si desea saber más:

Residencias de ancianos en Almería: noticias relacionadas

Cuidados diarios para la demencia

Las personas que presentan demencia pueden tener dificultades con la alimentación, la comunicación y el lenguaje y el manejo de sus propios cuidados personales. Las personas que tienen pérdida de la memoria pueden brindarse a sí mismo recordatorios que les permita desempeñarse de manera óptima cada día. 

Algunas de esas sugerencias son repetir lo que le dicen las personas una o dos veces, así se puede recordar mejor, colocar mensajes alrededor de la casa donde se vean fácilmente por ejemplo en el espejo del baño o el teléfono, pedir a las personas con las que está hablando  que repita lo que ha dicho, apuntar las citas que tendrá  y las actividades que realizará en un calendario o agenda. Mantener una lista de los números de teléfonos importantes al lado de cada teléfono. Se debe ponerle etiqueta a los artículos importantes, se debe desarrollar hábitos y rutinas que sean fáciles de seguir y planear actividades que les permita mejorar el pensamiento, así como panadería o jardinería en espacios interiores.

Es preciso tener cuidados y brindar ayuda a la hora de comer, porque muchas personas que padecen de demencia senil olvidan comer o se les dificulta hacerlo.

Ventajas de la actividad física en la tercera edad

La actividad física es uno de los pilares más importantes para conseguir con éxito un envejecimiento saludable, eso sí se practica de manera constante, regular y moderada, sin que se desee poner a prueba al organismo. Se entiende por actividad física a la programación previamente planificada, estructurada, y repetida. Existen muchos beneficios que aporta la práctica de una actividad física para el organismo, por ejemplo contribuye de manera determinante a la reducción de enfermedades, mejora la capacidad física, mental e intelectual, previene diferentes disminuciones funcionales asociadas e incrementa el rendimiento personal en todas las áreas social, familiar y laboral.

El programa de actividad física se lleva a cabo tomando en cuenta las contraindicaciones de la actividad física porque es importante no arriesgar a la persona de la tercera edad, también con anterioridad se tiene que hacer todas las valoraciones médicas, psicológicas y funcionales que se consideren necesarias para cada persona. Ya hecho ese análisis se tiene que iniciar el trabajo físico de tres veces por semana sin exceder los 30 minutos diarios, esos se incrementan según la condición física se vaya incrementando, el mejor horario es de 8:00 a 10:00 am.

La independencia es escasa en la vejez

Para que la vejez sea digna y sostenible en el futuro, se tiene que aplicar una filosofía de las personas con diversidad funcional que ha tenido auge desde los años 60 y que ha cambiado por todo el mundo para dar respuestas a las demandas de todos los sectores de la población. Las políticas han demostrado ser de gran utilidad para las personas de la tercera edad, cuando sus cuerpos o mentes funcionan de manera diferente al estándar del ser humano que los limita y cosifica en la vejez. 

Eso es lo que en muchas ocasiones afecta porque los hijos de estas personas al observar que son personas de la tercera edad ya no los toman en cuenta, haciendo creer que son personas completamente inútiles que necesitan apoyo para realizar absolutamente todas sus tareas, a eso se le agrega que les limitan la capacidad para tomar decisiones y no los dejan disfrutar de la independencia que aún les queda. Es por eso que se recomienda tomar una actitud con mucha calma en la que se les permita elegir lo que desean hacer y que lo hagan por sus propios medios sin ninguna presión.

En la tercera edad surge la espiritualidad

Las personas de la tercera edad saben que viven una etapa de la vida en la que deben arreglar muchas cosas que tenían pendientes, dar y pedir perdón, expresiones de afecto que habían omitido y que ahora deben compensar. Las personas con las que convive deben darle la oportunidad necesaria para que todo quede en orden, para que la persona pueda recorrer su propia vida de reconciliación y adaptación a una etapa tan importante en la que florece la espiritualidad, el adulto mayor necesita sentirse acompañado en los momentos en que los necesite y que cuando llegue el momento de la partida pueda hacerlo con una completa satisfacción de que todo quede en completo orden.

La eficacia de la espiritualidad le brinda un ahorro de energías. Hace falta mucha sensibilidad y ternura, empatía y delicadeza espiritual, para completar los roles más bonitos que se pueden realizar en la familia: ayudar a vivir plenamente la última etapa de la vida. Hacerlo de una manera, que esa persona mayor sienta que su vida no ha tenido un valor importante, y que su espíritu germinará en una condición positiva y favorable de la cual gozara plenamente.

Los tipos de té verde que puedes hacer en la tercera edad

Para las personas que pensaban que solo había un té verde, les tenemos buenas noticias al informarles que hay variedades de té verde. Los tipos de té verde más comunes, de acuerdo a sus cualidades, son:

  1. Lung Ching (Pozo del Dragón): Un té muy bebido por los monjes por sus propiedades para despejar la mente. De color dorado y sabor dulce es el más conocido.

  2. Grunpowdwer: Es uno de los té verde más comunes en países como Marruecos donde se sirve en forma de bolas, las cuales se abren al calentarse. De sabor agridulce, por eso regularmente se sirve con algo de menta y azúcar.

  3. Bi Luo Chun: Las espirales de las hojas se enrollan en la mano. La mayoría del cultivo de este tipo de té verde se produce en la provincia de Sichuan.

  4. Sencha: Es el tipo de té verde más famoso en Japón. Lo raro es que tiene un extraño sabor a verdura.

  5. Gyokuro (Rocío de Rubí): Otro de los té verde muy populares en Japón. Algo curioso de este tipo de té es que crece a la sombra antes de la cosecha. Se bebe ligeramente caliente.

Ventajas de los ejercicios de respiración en la tercera edad

Noticia número 5

Por medio, de los movimientos del diafragma en los ejercicios de respiración lentos y profundos, los órganos que están en el abdomen como el estómago, el hígado, el intestino y el páncreas obtienen un masaje. Además, el movimiento de la parte de arriba del diafragma le da un masaje al corazón. Estos masajes permiten estimular la circulación sanguínea en estos órganos.

También, los ejercicios de respiración que son lentos y profundos, reducen la carga de trabajo del corazón. Es permite que el corazón sea más eficiente y un poco más fuerte, para que funcione mejor y dure más tiempo. Además, significa que se reduce en una tensión sanguínea, y hay menos posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca. Los ejercicios de respiración permiten reducir el trabajo del corazón ya que, una respiración profunda genera que los pulmones sean más eficientes, y que más oxigeno entre en contacto con la sangre que se envía del corazón hacia los pulmones. Asimismo, la respiración profunda provoca una diferencia considerable en la presión pulmonar y eso, al mismo tiempo, crea un incremento en la circulación sanguínea lo que permite que el corazón descanse un poco.

Consejos a los ciclistas adultos mayores

Es cierto que algunos ciclistas de la tercera edad retoman dicha práctica después de varios años. En esos casos tienen que actualizarse con las leyes y normas vigentes que se relacionan con el ciclismo y las calles. Otras personas pueden simplemente continuar un hábito de toda la vida. Pero a  medida se envejece, pueden enfrentarse a algún problema físico que necesita nuevas soluciones. Los ciclistas de la tercera edad tienen que comprender los beneficios para la salud y ambientales del ciclismo. Los ciclistas pueden tener décadas de experiencia en el tráfico, pero no pueden estar acostumbrados a las formas en que funcionan las bicicletas en el tráfico de la actualidad.

La ley obliga a los ciclistas a transitar por el lado derecho de la carretera, viajar en el sentido del tránsito, no en contra. Eso puede ser diferente de la forma en que personas mayores aprendieron a hacerlo. Los ciclistas de la tercera edad deben saber que: es ley actual, y por lo tanto podrían ser multados. También, deben aprender distintos estilos de bicicletas, acerca de que rodado se adapta mejor a sus necesidades, así como seleccionar y comprar un casco que ajuste correctamente.

Los beneficios de correr en la tercera edad

Cuando se llega a la tercera edad, hacer una actividad física mejora en gran medida la calidad de vida. Correr en la tercera edad es un gran beneficio para la salud. Desde hace varios años, correr ha sido sugerido y promovido para minimizar problemas cardíacos y arteriales. Sin embargo, no todas las personas que van por este momento de sus vidas tienen que iniciar a correr sin antes tener un claro panorama clínico brindado por un médico. Se han hecho diferentes investigaciones  que se relacionan con correr. Se han hecho estudios en los que se evalúan a personas adultas que corren regularmente, y se comparan con un grupo parecido de personas que en su mayoría son sedentarias y en todos los casos no corredoras. Las edades de los individuos que se observan, son en su mayoría de aproximadamente de cincuenta años cuando comienzan las investigaciones.

En muchos de los resultados obtenidos el 34% de laspersonas no corredoras fallen antes que los corredores, En ambos grupos se experimentan problemas físicos, aunque los integrantes delos grupos que correnfrecuentemente manifiestan los malestares muchosmás tarde que los que tienen una vida sedentaria.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de Almería

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.