Expertos en atención a mayores

El valor de los mejores cuidados en buena compañía

contacta con nosotros
Las mejores residencias de ancianos en A Coruña

Explícanos qué necesitas,
te ayudamos a elegir tu residencia.

Te ayudamos a elegir el centro

Estudiamos tus necesidades y te recomendaremos el centro que mejor se adapte a ti. Nuestro asesoramiento es gratuito.

Reservamos tu cita en la residencia

Podrás visitarla el día y hora que quieras.
Sin compromiso

Llámanos o envía un whatsapp

Rellena este cuestionario y te llamaremos con la mejor opción para ti o tu familiar.

Residencias de ancianos en A Coruña

Actualmente la población logra vivir muchos años más que hace unas décadas y esto hace que el incremento de la edad media de la población sea cada vez mayor, sobre todo en las sociedades desarrolladas. Según el último censo realizado en España, el 16% de la población de España es mayor de 65 años y las comunidades que tienen más personas mayores son Andalucía, Cataluña y Madrid.

Debido a la gran cantidad de personas mayores que viven en España, cada vez se precisan más residencias de ancianos privadas porque las públicas no logran cubrir la demanda. Muchas personas de la tercera edad no cuentan con los cuidados de algún familiar y necesitan asistencia para realizar sus actividades cotidianas o son personas jubiladas que por algún motivo no pueden o no desean permanecer en su propio domicilio. Estas personas logran recibir en las residencias de ancianos de A Coruña los cuidados y atenciones que precisan en cada momento.

Al contrario que los centros de día, tienen implantados diversos protocolos de funcionamiento que rigen la vida de la residencia como son la valoración del uso de sujeciones físicas, de hospitalización, de casos de defunción, etc.

Es importante destacar que las residencias para mayores deben cumplir con numerosos requisitos.

Uno de ellos, y muy importante, es que el trabajo de sus profesionales se realice en equipo y tenga carácter multidisciplinar e interdisciplinar. Todas las actividades que se realicen en la residencia requieren de un abordaje interdisciplinar y que se trabaje en equipo para lograr mejor planificación de las acciones desarrolladas así como un mejor resultado en la atención y el cuidado que se presta a los residentes. Las reuniones de equipo son una herramienta básica para que se trabaje y atiendan adecuadamente las necesidades de todos los residentes y se respeten todos sus derechos.

Estas residencias cuentan con un equipo interdisciplinario formado por profesionales que se dediquen a un área común de atención al residente pero de forma independiente y coordinada. Con esta coordinación comparten una metodología y trabajan coordinadamente para conseguir objetivos comunes en beneficio de los residentes y también de los profesionales y trabajadores del centro.

Fases en la atención al residente

Este trabajo en equipo en las residencias de ancianos de A Coruña tiene dos fases fundamentales en la atención al residente:

Fase de valoración: es la fase inicial cuando el usuario ingresa por primera vez en el centro. En esta fase se debe programar el contacto con el equipo del centro encargado del proceso de admisión y cada miembro debe realizar una valoración del residente para poder identificar y calificar cuáles son las capacidades y sus limitaciones, sus necesidades y si tiene problemas de salud, ya sean cognitivos -demencia senil, alzhéimer, los derivados de un ictus, etc.- o físicos -artrosis de cadera, de columna, problemas auditivos y demás-. Además se hace una valoración psicológica y funcional. También se les hace una valoración a los familiares para determinar en que situación social y familiar se encuentra el residente. De esta manera se puede redactar un perfil para elaborar un plan individual en su tratamiento.

Es muy importante en esta fase escuchar las necesidades e inquietudes del futuro residente en una entrevista personal siempre que sus capacidades cognitivas le permitan expresar sus ideas adecuadamente. Si carece de estas capacidades, serán sus familiares los encargados de transmitir al personal del centro todas las necesidades de su familiar y los cuidados y atenciones que esperan recibir.

Los familiares del residente pueden estar tranquilos respecto a la cualificación de los profesionales del centro ante el tratamiento de posibles complicaciones de salud que puedan aparecer, pues cuentan con una serie de protocolos para ello: de alteraciones de nutrición, de actuación ante úlceras por presión -y también de prevención de las mismas-, de rehabilitación-fisioterapia, etc.

Elaboración del plan de atención individual: En las residencias de ancianos de A Coruña los equipos de profesionales llevan a cabo un trabajo interdependiente y de forma conjunta. Las reuniones se convierten en un instrumento primordial para coordinar todas las actividades que realizará el equipo interdisciplinar. Se celebran de forma periódica, con el análisis de su trabajo, revisar los casos, prever contratiempos, como las salidas involuntarias, y brindar las posibles soluciones a todas las situaciones que se presenten.

Las reuniones de equipo permiten que todo el trabajo que se realiza dentro de la residencia no esté limitado a atender las necesidades básicas sino que se plantean objetivos comunes para mejorar la calidad de vida de los residentes.

El objetivo de estas reuniones es ofrecer una atención integral, de calidad y personalizada basada en la dignidad de las personas. Todas las actividades que se realizan son individualizadas y basadas en las prioridades de cada uno de los residentes.

Los objetivos básicos de las reuniones en equipo son tres:

  • Colaboración entre todos los profesionales en la valoración del usuario, realizada individualmente por cada uno y posteriormente elaborar una valoración conjunta.
  • Conocer los problemas, así como las posibles soluciones detectadas en cada área.
  • Priorizar en un plan de atención individual todas las necesidades de cada residente, así como el plazo en el que se ejecutará y los responsables de hacerlo.

Proceso de adaptación de los residentes

Todas las residencias de ancianos tienen perfectamente delimitadas sus líneas de actuación ante cualquier circunstancia que pudiese surgir a lo largo de la estancia, y es por ello que establecen una serie de protocolos de ingreso, de adaptación, de estimulación en planta, de psicogeriatría, de casos de conductas agresivas, etc.

Para lograr la mejor adaptación en las residencias de ancianos se supervisa el ingreso de cada persona, con el objetivo principal de su plena integración, así como la total armonía en las relaciones con su familia. Se intenta que la familia logre incluirse y participar de dicho proceso, para que el residente mantenga un buen estado de ánimo y no se sienta solo. Siempre se promueve un entorno familiar para que ambos, residente y familia, se sientan cómodos.

El preingreso es el primer contacto que tienen las familias y los residentes con la institución, por lo que se brinda una bienvenida muy cordial ya que la primera impresión es determinante y fundamental para lograr una buena adaptación.

En este primer momento es importante que el residente exponga los motivos de su ingreso y sus expectativas en cuanto a la atención a sus necesidades. Siempre se mantiene una posición de escucha activa de sus expectativas y necesidades. La familia es un factor importante y debe participar pero sin dejar en segundo plano al residente.

La observación en esta primera reunión es una herramienta muy útil para apreciar los detalles de la comunicación verbal y no verbal siempre en un ambiente agradable creando así un espacio de confort que favorecerá la comunicación entre todos.

En casos específicos en los que la persona que ingresa presenta algún trastorno o deterioro mental, la información necesaria deben facilitarla los familiares. En esos casos se recomienda que el futuro residente no acuda a la primera entrevista, sólo la familia para proporcionar todos los datos necesarios. Esta primera reunión siempre es muy intensa ya que se necesita mucha información con una explicación exhaustiva, para poder elaborar una valoración adecuada de las necesidades del residente.

Si el futuro residente se encuentra en óptimas condiciones de salud, siempre debe estar presente en esta primera entrevista ya que se van a tratar temas que le afectan directamente. Nunca se le excluye, ni se le niega la oportunidad de opinar sobre su futura estancia en la residencia.

Es bastante común en las residencias de ancianos que la negociación, los contratos, entrevistas e ingresos sean tramitados exclusivamente por los familiares del futuro residente. Los familiares muchas veces toman la decisión incorrecta por falta de recursos económicos, por obligaciones familiares, falta de tiempo o desconocimiento y aceptan la oferta del primer centro que han visitado. En estos casos el futuro residente puede considerar violentado su derecho y sentir cierta frustración por no participar en el proceso de elección de la residencia.

Si su capacidad intelectual permanece en buenas condiciones, la opinión de cada posible residente es fundamental en las residencias de ancianos porque solamente la persona que será residente sabe los servicios que necesita, sabe cuáles son sus gustos y sus pasatiempos preferidos y de qué forma los podría disfrutar mejor. Ella es la más indicada para informar en qué circunstancias necesitará ser asistida y que tareas sabe realizar por sí sola.

Residencias de ancianos en A Coruña: noticias relacionadas

El papel del cuidador en la demencia senil

Existen muchas acciones que el cuidador puede realizar tanto para asegurar una buena calidad de vida de la persona que está bajo su cargo, así como para prevenir la progresión de la enfermedad, en relación con la dependencia, la demencia senil presenta nuevos retos a la sociedad, pero es necesario que siempre se le brinde autonomía e independencia al paciente, siempre se le debe explicar a él y a la familia sobre los cuidados que se le brindan, así como preguntarle cual es su voluntad y en qué actividades desea que se le ayude, porque se debe respetar su dignidad.

En muchos casos, el cuidador debe tomar el control paulatino de las tareas cotidianas como en la administración del dinero o conducción del coche de la persona de la tercera edad. Eso se tiene que hacer de manera gradual según vaya avanzando la enfermedad y con un especial cuidado para que no interfiera en la autoestima, autonomía o dignidad de la persona de la tercera edad. La clave es que se encuentre el equilibrio entre la independencia del anciano y la seguridad, siempre velando por los dos aspectos importantes de manera simultánea.

Las enfermedades y la actividad física en la tercera edad

A medida en que el número de los adultos mayores va incrementado también se incrementan los problemas de gran impacto en la estructura social y económica, puesto que aparecen enfermedades degenerativas, entre las que destacan la hipertensión, la diabetes mellitus, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. También se fundamentan otros problemas en el ámbito de la salud mental como las demencias, la depresión y los que se relación con el exceso de ingesta de alcohol o uso de medicamentos

Sin embargo, se debe reconocer que el envejecimiento no debe ser entendido como una enfermedad sino como un proceso vital que tiene las mismas características en casi todas las personas, pero también con ciertas diferencias en cada persona, puesto que son también se condiciona por el estilo de vida y por los hábitos como la alimentación inadecuada, estrés, el alcoholismo, tabaquismo o el sedentarismo.

Es por eso que se recomienda que las personas de la tercera edad practiquen algún tipo de actividad física, ya sea moderada o vigorosa, según se lo permita su condición puesto que de esa manera podrá contrarrestar la aparición de enfermedades y mejorar la calidad de vida.

Casa segura para un adulto mayor

Para que una casa sea segura para una persona de la tercera edad, es necesario que la casa tenga pasamanos, porque lo importante es que las personas de la tercera edad se sientan útiles y no una molestia, por lo mismo, se tiene que respetar su autonomía cuanto sea posible y  para eso, una buena solución es colocar pasamanos para que tenga un mejor desplazamiento en los diferentes lugares de la casa.

También se deben colocar interruptores de luz al comienzo y al final de los pasillos, en las escaleras y todas las habitaciones, más si la casa tiene grandes pasillos o muchas escaleras, pero se tiene que evaluar la posibilidad de distribuir interruptores al final de cada uno y sin duda es una forma de facilitar el tránsito habitual de cada uno y evitar gastos innecesarios de energía por tener que dejar las luces encendidas por más tiempo y evitar los peligros de andar a oscuras. 

Asimismo se debe evitar poner cosas en las alturas, para evitar accidentes es importante dejar las cosas que utilizan al alcance de la mano, también se debe evitar el uso de repisas en altura para objetos importantes.

Dialogue con sus padres de una forma equilibrada

El conversar con su padre o madre cuando están en la tercera edad es vital para conocer lo que ellos piensan, sienten y cómo desean vivir esa etapa de su vida.

Lejos de que el diálogo sea algo formal, o peor, autoritario, los especialistas concuerdan, que deberá estar guiado por la negociación justa que solucione de forma equilibrada cuidando la salud mental y física de todos los participantes.

Pero de que hay que hablar, hay que hablar. El temor a conversar sobre estos tópicos hace más complejo el panorama. En muchas ocasiones, siempre se espera hasta el último momento porque existe un miedo latente, como si hablar de las alternativas de cuidados trajerá implica una tragedia. El problema se va callando y sin abordarlo y cuando sucede algo no se tiene previsión, es entonces cuando se descontrola todo y queda destruido el núcleo familiar.

Por esa razón, lo más importante es conversar los temas de problemas de salud del abuelo o abuela para encontrarle una solución a tiempo es importante porque de esa forma se previenen momentos de crisis en la familia ya que las personas tienen una planificación de cómo cuidar a su progenitor y evitar que vaya a sufrir una caída u otro problema con ellos.

Listado de residencias de ancianos en la provincia de A Coruña

Uso de cookies
Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.