Operación de miopía con láser en A Coruña

Vista Gutiérrez Amorós

Operación de miopía con láser en A Coruña por 850 €
Hasta
el
10 dic

Corrige de una forma definitiva tus problemas de miopía con BonoMédico

Ya son miles de personas los que se han sometido a esta intervención de cirugía de miopía láser en A Coruña con muy buenos resultados. Aprovéchate tú también de esta oportunidad que te brinda BonoMédico y dile adiós a las gafas y las lentillas de una forma rápida, sencilla y para siempre.

Desde solo 850 € podrás recuperar por completo una visión nítida. Reserva ya sin compromiso y podrás acudir a una primera consulta gratuita en Vista Gutiérrez Amorósdonde te atenderán los mejores especialistas en cirugía ocular. 

Las opciones que tienes son:

  • Operación de miopía con láser Lasik/PRK: 850 € / ojo
  • Operación de miopía con láser Femtolasik: 1.290 € / ojo

Operación de miopía con láser en A Coruña: más información

¿Qué es la miopía?

La miopía es una alteración de la refracción donde los objetos lejanos se proyectan con anomalía, enfocándose por delante de la retina y no sobre ella. Es un defecto refractivo, como lo son la hipermetropía o el astigmatismo, a diferencia de otras patologías oculares, como el estrabismo o el ojo vago, que nada tienen que ver con la alteración de la refracción. Esta alteración provoca que la visión perciba los objetos desenfocados, entre otros síntomas. La diferencia entre una miopía alta y una miopía magna es que, la primera es una patología ocular que se da en personas con un eje anteposterior mayor de 26 mm o con más de 6 dioptrías; mientras que, en la segunda, hay demasiado alargamiento del globo ocular, con una intensa repercusión en la retina, que puede quedar adelgazada, lo que hace que se vean mal los objetos.

El hecho de sufrir una miopía magna no solo tiene que ver con muchas dioptrías, como generalmente se piensa de manera equivocada. Los pacientes con miopía magna tienen más probabilidad de padecer alteraciones oculares. Si cree que puede padecer miopía, acuda a su oftalmólogo, que le dará los consejos adecuados a su caso.

¿Qué es la cirugía refractiva con láser (LASIK)?

En un ojo normal, la imagen exterior es adaptada por la córnea y el cristalino para que se enfoque en la retina. Pero, ese proceso normal no ocurre en el ojo miope, pues es mucho más grande, situando la imagen delante de la retina. Caso contrario sucede en un ojo hipermétrope, que es más pequeño y proyecta la imagen detrás de la retina, mientras que en el astigmatismo se tiene una alteración en la curvatura corneal. El objetivo de las técnicas de cirugía refractiva es reducir o eliminar la dependencia de usar gafas o lentes de contacto por medio de la modificación de la córnea, no influyendo sobre el resto de partes internas del ojo, como la retina, que pueden presentar alteraciones previas e independientes de la intervención. Son técnicas muy seguras y con muy buenos resultados.

Consideraciones previas si desea intervenir su miopía con cirugía láser

  • Si en 2007 se operaron de miopía más de medio millón de personas alrededor del mundo, en 2015 se esperan más de un millón de tratamientos.
  • Una de las principales ventajas es que el láser da una nueva forma a la córnea para focalizar bien la imagen en la retina de los objetos que se perciben. Con la cirugía de miopía láser en A Coruña, la calidad de la visión será igual que la que se tenía con las gafas o lentes de contacto, es decir, tras la intervención se sustituyen las gafas o lentillas. La operación con láser se emplea hasta una graduación máxima: en miopía, hasta 10 o 12 dioptrías, y en hipermetropía y astigmatismo, hasta 5.
  • Aunque parezca increíble, la cirugía tiene una duración muy corta: solo diez minutos en cada ojo, es decir un total de 20 minutos en los dos ojos. La cirugía se realiza de forma ambulatoria y el mismo día regresa a casa a descansar. Unas gotas de colirio anestésico evitarán que sienta ningún tipo de dolor. Y en 24 horas el paciente se incorpora a sus actividades normales y a su trabajo, o a conducir, a excepción de aquellos pacientes que tengan un trabajo donde se requiera un esfuerzo o que practiquen deportes de contacto o muy bruscos que puedan dañar los ojos. Para ese tipo de actividades deberá esperar como mínimo tres semanas. Consúltele a su especialista si utiliza lentes de contacto, porque deberá de dejar de usarlas durante un tiempo antes de la intervención.
  • Una vez corregido el defecto refractivo, desaparecerán las dioptrías y el paciente tendrá una visión de calidad, al igual que cuando usaba sus gafas o lentes de contacto. Sin embargo, es importante que el paciente sepa que la miopía no se cura, solamente se corrige, y un ojo miope o hipermétrope nunca dejará de serlo. Y si antes de la operación de miopía, el paciente tenía presbicia, deberá seguir usando gafas para ver de cerca, igual que antes.
  • También existen excepciones para poder someterse a dicha cirugía, por ejemplo: las mujeres embarazadas o que están en periodo de lactancia, ya que la graduación de su vista se verá alterada en este periodo, ni tampoco pacientes con problemas de cicatrización, con córneas finas o deformadas, personas con glaucoma o infección. En caso de diabetes, lo más aconsejable es que pregunte a su oftalmólogo.
  • Debe contarse con una graduación estable, al menos, en el último año y no se recomienda antes de los 20 años.
  • La persistencia de destellos o halos con baja iluminación se resuelve satisfactoriamente con la aplicación del láser, que se adapta a las peculiaridades del ojo de cada persona.

Lo más recomendable es que visite al médico para que sea él quien le hable sobre los beneficios, riesgos, los exámenes clínicos del preoperatorio que le realizará para valorar si es un buen candidato y mucho más. En caso de que no lo sea, su oftalmólogo le explicará las alternativas a la operación de miopía, tales como el uso de gafas o lentillas, las terapias visuales, la ortoqueratología, etc. En este artículo trataremos de explicarle algunos puntos que tienen que ver con la cirugía de miopía con láser.

¿Cómo se realiza la cirugía?

La operación de miopía con láser en A Coruña consiste en modificar la curvatura de la córnea para corregir el defecto refractivo: hipermetromía, astigmatismo, pero sobre todo miopía. La técnica empleada, normalmente es la LASIK, que se realiza con anestesia tópica (gotas), realizada con un láser de excímero (dímeros excitados). Aparte del láser de excímeros puede emplearse un láser de femtosegundo o, en casos concretos, de forma mecánica con microqueratomo. El tratamiento se lleva a cabo en quirófano con las medidas de esterilidad necesarias y un equipo moderno de última tecnología. 

Para dicha cirugía es imprescindible la colaboración del paciente, debido a que la técnica es personalizada y la persona permanece consciente durante el tratamiento (solo se le aplican unas gotas de colirio anestésico en cada ojo). En los casos en los que el paciente se encuentre demasiado nervioso, el doctor le dará un fármaco para que se relaje. No obstante, el paciente no debe preocuparse por los movimientos involuntarios que pueda realizar el ojo, ya que el instrumental está preparado para dicha eventualidad.

¿Qué cuidados son necesarios después de la intervención?

El periodo de convalecencia tras la intervención de LASIK es casi inexistente. Es un postoperatorio fácil y rápido. El paciente recuperará la visión rápidamente, en el caso que no exista ninguna complicación ni otro tipo de patología asociada. Por eso, es importante que el paciente cumpla con todas las indicaciones que el médico prescribe. Y, con frecuencia, la visión tardará algunos días en ser de buena calidad como la previamente se tenía con las gafas o lentillas que usara antes de someterse a la cirugía.

En las siguientes semanas al tratamiento con LASIK el paciente puede sufrir algunas alteraciones visuales que debe entender como normales:

  1. Halos o destellos al mirar directamente algún foco de luz.
  2. Reducción de la capacidad visual en condiciones de poca iluminación.
  3. Ligeros cambios en la capacidad visual durante el período de cicatrización (esto puede ocurrir durante unas cinco semanas).

En un periodo máximo de dos meses -plazo de tiempo en el que se estabiliza totalmente el proceso cicatricial- se hará una refracción para valorar cómo corregir, si la hay, un defecto refractivo residual. Para los casos en que sean necesarios la utilización de lentes de contacto o gafas, éstas serán de poca graduación y seguro que necesarias únicamente para realizar algunas actividades específicas como: leer o conducir. Si el defecto refractivo residual fuera más serio para el paciente, su oftalmólogo le informará de las alternativas quirúrgicas para solucionarlo, como una segunda operación

Aunque haya pasado bastante tiempo desde que se sometiera a cirugía con láser, debe ir a la consulta de su oftalmólogo si notara una disminución de la visión, una secreción importante, enrojecimiento o dolor intenso en el ojo u ojos operados. En todo caso, sí es importante señalar que no existe riesgo de quedarse ciego durante la operación.

Es relevante que, aparte de las instrucciones específicas  de su oftalmólogo, el paciente cumpla con las siguientes indicaciones:

En el tratamiento:

  1. Lavar cuidadosamente las manos antes de aplicar colirio en el ojo.
  2. Si estuvieran indicados dos clases de colirios en los ojos al mismo tiempo, debe esperar un minuto entre una aplicación y otra.También puede ser necesario que, durante un tiempo, tenga que utilizar lágrimas artificiales.
  3. Una vez empezado, no debe usar ningún colirio más de cuatro semanas. Al pasar ese periodo de tiempo deberá de comprar otro frasco nuevo para utilizarlo. También es importante cuidar si algunos se deben conservar en nevera (suele estar indicado en el envoltorio del producto).

Con las actividades:

  1. Puede realizar una vida normal, incluso si su visión es no es del todo buena tras la intervención, hasta que se normalice la visión hasta niveles de cuando usaba gafas o lentillas.
  2. Nunca debe frotarse los ojos después del tratamiento, ya que esto puede provocar una infección. Asimismo, tampoco es recomendable maquillarse los ojos durante el primer mes.
  3. Debe (y puede) lavarse la cara y la cabeza. Tanto los párpados y la piel que rodea al ojo deben estar limpios. Se le aconseja que utilice un jabón suave de los que se usan con los bebés. Tras lavar su rostro, tenga la debida precaución de secarse cuidadosamente.
  4. Por ningún motivo (al menos que el médico lo haga) tape su ojo, aunque se sienta más cómodo con ello ya que el riesgo de contraer una infección se incrementa con un ojo tapado. En algunas ocasiones, su oftalmólogo puede aconsejarle usar por la noche un oclusor rígido fenestrado.
  5. Debe utilizar gafas de sol cuando salga a la calle, sobre todo las primeras semanas después de la cirugía. Aparte de ayudarle a evitar el deslumbramiento, efecto secundario bastante frecuente después de la cirugía, los lentes contribuirán a proteger el ojo.
  6. No debe bañarse en piscinas al durante el primer mes ni exponerse por largos periodos de tiempo al sol.

 ¿Qué son y cómo funcionan las lentes intraoculares?

Un lente intraocular es un cristal artificial de tipo sintético que es colocado por un oculista en el interior del ojo para remplazar el poder de enfoque del cristalino natural, el cual fue retirado quirúrgicamente. Lente intraocular o LIO es una lente artificial de silicona o material acrílico, la mayor parte de tipo convergente, que es implantada a través de un procedimiento quirúrgico dentro del ojo con el objetivo de corregir o mejorar el enfoque afectado por una disfunción del cristalino, del sistema de acomodación o de la forma de la córnea.

El cristalino del ojo humano es el equivalente a un lente de 15 dioptrías por lo que al insertar una lente intraocular se asegura que se haga con unas dioptrías iguales o superiores a ésta.

Las lentes LIO son colocadas en el saco capsular del cristalino, o en su defecto, entre la cápsula anterior y posterior del cristalino y normalmente son usados para sustituir el cristalino que se ha extraído (o lensectomía) por presentar algún tipo de anomalía, generalmente se detecta que está opaco o se extrae aunque esté transparente, para corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Los LIO fáquicos que se implantan a fin de complementar el cristalino, es decir sin extraerlo, generalmente a manera de tratamiento de defectos de refracción de mucha gravedad como por ejemplo casos de miopías severas y de  hipermetropías altas y presbicia. Este tipo de lentes también puede ser indicadas con graduaciones no tan altas pero en los que ciertas características de la córnea no permitan el tratamiento con láser, o para los cuales no es adecuada la aplicación de otros tratamientos como lentes correctoras externas o cirugía refractiva del tipo de la queratomileusis o de LASIK.

Por su lugar de inserción el LIO también pueden ser de cámara anterior, delante del cristalino, de cámara posterior, entre el iris y el cristalino.

La intervención quirúrgica para colocar este tipo de lentes tiene una duración entre 15 y 20 minutos y no necesita puntos. Normalmente los médicos no suelen operar ambos ojos el mismo día. El paciente puede irse a su casa sin necesidad de que se le coloquen vendas, la recuperación suele ser bastante rápida.

En el caso de pacientes que experimentan síntomas de vista cansada o presbicia, el procedimiento más recomendable es la cirugía con lensectomía refractiva e implante de lente intraocular peudofáquico. Pero en todo caso, es el especialista, es decir el oftalmólogo, quien tras estudiar el caso, deberá escoger el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Tipos de lentes según sus características y por la forma de intervenir en el enfoque:

  • Lentes Monofocales: Las lentes intraoculares monofocales pueden utilizarse para brindar un punto de enfoque claro a distancia o de cerca, pero puede elegirse solo un punto de enfoque. Requieren complementarse con lentes externas o gafas.
  • Lentes multifocales: Las lentes intraoculares multifocales evitan la necesidad de gafas ya que brindan dos o más puntos de enfoque pero a expensas de la claridad. Le brindan al paciente la posibilidad de tener una excelente visión lejana, intermedia y cercana simultáneamente. 
  • Refractivas: es decir, que cuentan con muchas zonas ópticas en la lente intraocular.
  • Difractivas apodizadas con tramos difractivos graduales sobre el implante de la lente intraocular que son capaces de crear una transición suave entre los puntos focales.
  • Acomodativas: este tipo de lente cuenta con un punto focal, pero funcionan como si fuera una 40 multifocal, puesto que cuenta con un diseño que tiene una articulación parecida a la mecánica del cristalino y mediante la acción de los músculos del ojo, el único punto focal puede variar para enfocar objetos a diversas distancias. 
  • Lentes teóricos: estos se usan para corregir el astigmatismo.
  • Lente tele dióptrica: estos los usan personas que tienen baja visión o diferencia visual severa.

Las lentes intraoculares pueden ser rígidas o plegables, que también son conocidas como flexibles. Se introducen en el ojo mediante la misma incisión por la que se extrae la catarata y se colocan dentro del saco que envuelven al cristalino. Cuando se trata de las lentes flexibles no hay necesidad de hacer más grande la herida, lo cual evita en algunos casos la necesidad de dar otros puntos de sutura.

Tipos de lentes Intraoculares

En términos generales existen cuatro tipos de lentes: 

Lente Monofocal: Es una lente que remedia los defectos refractivos de lejos, es decir la miopía.

Lentes Monofocal teórica: Se trata de una lente monofocal  asociada  al astigmatismo, la cual mejora tanto los defectos de lejos como astigmatismo, como los problemas de la visión cercana.

Lente difractiva (o multifocal): Es una lente intraocular que corrige los defectos tanto para los que ven de lejos (miopes) como para los que ven de cerca (presbicia o vista cansada)

Lente Diafractiva (o multifocal)  teórica: Es una lente difractiva (o multifocal) asociada al astigmatismo y corrige de lejos (miopía) de cerca presvicia o vista cansada.

Lentes Intraoculares con filtro Amarillo

La mayor parte de las lentes intraoculares implantadas incorporan un filtro amarillo que reduce la absorción de la luz azul y que es el encargado de proteger la retina en el desarrollo de la degeneración macular relacionada a la edad (DMAE), además de ser de material acrílico y tener que incorporar un filtro ultravioleta. 

Escribe un comentario


 
He leído y acepto las condiciones de uso
 
Enviar

    Centros relacionados: cirujanos oculares en A Coruña

    (Los centros y/o especialistas que aparecen a continuación no trabajan con Bonomédico. Se muestran solo a título informativo.)

    NombreDirecciónTeléfono

    Uso de cookies
    Esta página web utiliza cookies propias con fines técnicos, analíticos y publicitarios así como cookies de terceros con fines técnicos, analíticos y de publicidad comportamental. Para obtener más información sobre el uso de cada una de las cookies, consulta nuestra Política de Uso de Cookies. La navegación por el Portal supone la aceptación de nuestra política de cookies.